La creadora del primer trigo transgénico dijo no entender por qué las entidades del agro está en contra

La creadora del primer trigo transgénico dijo no entender por qué las entidades del agro está en contra

Buenos Aires, 17 octubre (PR/20) — La investigadora Raquel Chan, creadora del primer trigo transgénico HB4 resistente a sequías, rechazó hoy las críticas hacia esa innovación ya aprobada por el Gobierno argentino y dijo no entender por qué las entidades del campo están en contra.
Directora del Instituto de Agrobiotecnología del Litoral (IAL), Chan, en una entrevista con el sitio Tranquera, defendió su invención llevada adelante junto con la empresa Bioceres.
Si bien el trigo transgénico ya fue aprobado por el Gobierno nacional, su utilización está sujeta al visto bueno de Brasil, donde genera resistencias, al igual que en Bolsas y Cámaras empresariales de la Argentina, ya que las 178 millones de toneladas del cereal que se exportan en el mundo no tienen transgénesis.
En línea con sus pares argentinos, la Asociación Brasileña de Trigo (Abitrigo) pidió a las autoridades gubernamentales no dar el visto bueno para su comercialización, ya que la Argentina sería el primer lugar en el mundo donde se implementaría y temen que el transgénico genere repercusiones negativas.
A la investigadora dijo causarle “extrañeza” la resistencia de Abitrigo (engloba a los molinos brasileños): “Si bien no soy experta en comercio internacional, hay muchos grupos que están en contra de los transgénicos en general. Me sorprende un poco de los brasileños, porque ya tienen aprobada la caña de azúcar y los porotos resistentes a virus. No entiendo por qué están en contra del trigo. Es un país que siembra transgénicos”.
Por otro lado, señaló que hay organismos ambientalistas que están en contra de cualquier transgénico.
“Actualmente igual se usan herbicidas en el trigo, porque la realidad es que siempre aparecen malezas. Sin duda, hay que buscar soluciones alternativas para combatirlas y reducir el uso de químicos, pero todavía no se han encontrado a pesar de que muchos las están buscando”, dijo la científica del Conicet.
Desde Abitrigo afirmaron que el 85% de los molinos de Brasil no es favorable al uso del transgénico y que el 90% está dispuesto a interrumpir sus compras de trigo argentino si se inicia la producción comercial.
“Este trigo es el primero del mundo con resistencia a sequía que haya llegado a esta etapa. Hay muchas otras tecnologías similares en el mundo, en etapa de ensayo. Pero no hay otra que haya demostrado eficiencia en el uso del agua a través de una serie de ensayos enormes y publicados en una revista internacional”, destacó Chan, de la Universidad Nacional del Litoral.
Para su creadora, el Trigo HB4 tiene “igual rinde con menor necesidad de agua, que es un elemento valioso”, y justamente, por eso cree que es favorable al medioambiente su uso.
“Creo en los desarrollos tecnológicos y en que la ciencia debe llegar a elaborar productos de interés económico”, señaló.

Primicias Rurales

Fuente: NA

Trigo: en Entre Ríos, por la seca, se perderán unos 7.000 millones de pesos

Trigo: en Entre Ríos, por la seca, se perderán unos 7.000 millones de pesos

 Danilo Lima

Paraná, 15 octubre (PR/20) — La sequía, una vez más, golpea fuerte a la agricultura entrerriana y, por estos días, comienzan a conocerse algunas estimaciones sobre posibles pérdidas de producción en trigo, el principal cultivo de invierno en la provincia, que tuvo un arranque optimista al punto que se implantaron unas 460.000 hectáreas, la mayor superficie en lo que va del siglo.

Pero el clima, lamentablemente, no acompañó a los productores. Faltó agua en los meses clave del desarrollo del cultivo y ya todos saben que las pérdidas son inevitables. La situación por la sequía se agrava semana a semana y si no se producen precipitaciones en los próximos días el escenario puede volverse catastrófico.

Pérdidas.

Entre enero y septiembre, de acuerdo con la seria histórica del INTA Paraná –que arranca en 1961–, la cantidad de lluvias en nuestra zona ronda los 700 mm, y entre abril y septiembre precipitan unos 321 milímetros.

Este año, sin embargo, entre abril y septiembre, el período de acumulación de agua y desarrollo del trigo, llovieron 135 mm menos de los esperados. Esto significa, según las estimaciones de los especialistas, que se dejarían de producir entre 891 y 1.053 kilos por hectárea; es decir, alrededor de 1.000 kilos (una tonelada).

Si tenemos en cuenta que en la actual campaña 2020/21 el área sembrada con trigo asciende a unas 460.000 hectáreas, se dejarían de producir unas 460.000 toneladas.

En plata, en tanto, esas 460.000 toneladas no producidas, sobre la base de la cotización del cereal del martes 13 en Rosario (15.400 pesos), significan una pérdida de 7.000 millones de pesos ($ 7.084 millones para ser exactos), o, si se prefiere, casi 42 millones de dólares (blue) o un poco más de 85 millones de dólares al cambio oficial. Mucha plata.

¿De dónde surgen los 1.000 kilos menos?

En la Estación Experimental Agropecuaria Paraná del INTA tienen medido que por cada milímetro de agua que consume, el cultivo de trigo produce entre 6,6 y 7,8 kilos de grano, según le explicó a DOS FLORINES el Dr. Jorge Gvozdenovich, técnico de la unidad.

Esos 135 milímetros que no llovieron entre abril y septiembre –un dato aportado por Gustavo Maffini, el agrometeorólogo del INTA local–, entonces, hicieron que no se produjeran entre 891 y 1.053 kilos.

Si las lluvias no aparecen en estos días, el panorama puede complicarse mucho más y, en consecuencia, las pérdidas de rendimiento –y de plata– serán todavía mayores.

En algunas zonas de la provincia, vale recordarlo, también se produjeron heladas tardías que afectaron algunos lotes, sobre todo los ubicados en los bajos.

Mientras, el ingeniero agrónomo Flavio Galizzi, técnico de la Bolsa de Cereales de Entre Ríos, consultado por este portal, estimó que el rendimiento promedio en la provincia se ubicaría, hasta el momento, en unos 25 qq/ha.

Pero lo que preocupa “es que no está llenando bien el trigo” por lo que seguramente “el peso del grano puede caer muchísimo y ahí estaríamos en unos 20 qq/ha de rendimiento, o menos si la situación se agrava más”, alertó Galizzi.

Primicias Rurales

Fuente: Dos Florines

La siembra de maíz con destino grano comercial mantiene una importante demora en el país

La siembra de maíz con destino grano comercial mantiene una importante demora en el país

Buenos Aires, 15 octubre (PR/20) — La siembra de maíz con destino grano comercial 2020-2021 mantiene una importante demora de 5,2 puntos porcentuales en comparación a la campaña previa, según el Panorama Agrícola Semanal (PAS) de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

“Aún se relevan regulares reservas hídricas en los primeros centímetros del perfil en el centro del área agrícola, lo que complica el avance en las tareas pendientes”, indicó el PAS.

Mientras que “a la fecha ya se logró sembrar el 23,3 % de las 6.300.000 hectáreas estimadas para la campaña en curso, 200.000 menos que las sembradas el ciclo previo ya que la superficie  2019-2020 fue de  6.500.000 de hectáreas. Las labores registraron un avance intersemanal de 2,5 puntos porcentuales”, dijeron los autores del informe.

La siembra de girasol cubre el 27,2 % de las 1,4 millones de hectáreas proyectadas para esta campaña, tras alcanzar un progreso intersemanal de 7,5 puntos porcentuales:  La actividad se concentró en las provincias de Buenos Aires y La Pampa, donde se incorporaron más de 94 mil de las 104 mil hectáreas sembradas esta semana.

Respecto a la fenología, los cuadros emergidos en el centro y norte del área agrícola nacional continúan bajo déficit hídrico, situación que compromete en mayor medida a los lotes más avanzados.

La cosecha de trigo cubre el 1,3 % del área apta, lo que representa poco más de 83 mil hectáreas, que se reparten entre las regiones NOA y NEA, donde la continuidad de las labores quedará ligada a la expectativa de rendimiento de cada lote y a los costos a afrontar por cada productor en particular.

En el centro del área agrícola, el cultivo de trigo continúa comprometido por el déficit hídrico y  hacia el sur del área agrícola, las expectativas se mantienen elevadas, de acuerdo con la evaluación del PAS.

Primicias Rurales

Fuente: PAS de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires

 

 

La sequía recorta al trigo nacional en otro millón de toneladas

La sequía recorta al trigo nacional en otro millón de toneladas

Rosario, 15 octubre (PR/20) — La primera estimación nacional de producción de trigo 2020-2021 arroja un volumen de 17 millones de toneladas, casi un 6% menos de lo que se proyectaba un mes  atrás por lo que la sequía recorta un millón de toneladas.
Así lo consignó la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) al señalar que “ya van 8 meses sin lluvias importantes en el norte argentino y 6 meses en el oeste y centro de la región pampeana”.
“La falta de agua se agudiza en el momento en que el área atraviesa sus etapas más críticas. Es urgente la necesidad de lluvias importantes a gran escala para poder completar los granos y detener la caída de rindes que se viene corroborando”, sostuvo GEA.
Ocurre que el extenso período seco le ha quitado al trigo las posibilidades de alcanzar siquiera los 18 millones de toneladas  que se proyectaban hace un mes atrás.
Según el análisis, septiembre y los primeros 15 días de octubre mantienen el patrón seco que domina en gran parte del oeste, norte y centro de la región pampeana.
“Ya se estiman casi 400 kilos menos de los 3250 kilos que se proyectaban al inicio de la campaña, cuando el escenario  productivo tenía por horizonte superar los 22 millones de toneladas, con una superficie de siembra de 7 millones de hectáreas que quedó muy lejos de concretarse”, expresaron los autores del informe.
La primera estimación deja números muy distintos, finalmente se sembraron 6,5 millones de hectáreas, según sus cálculos.
Así, la pérdida de lotes es otro factor alarmante: se evalúa que por los daños que han provocado la falta de agua y el efecto de las heladas, en forma total o parcial, no se cosecharán 608 mil
hectáreas.
El impacto en el rinde es dramático en algunas provincias, sólo por las muy buenas condiciones que tiene el trigo en Buenos Aires se sostiene a nivel nacional un rendimiento de 2880 kilos
por hectárea.
GEA manifestó que “el resultado de todo esto ajusta la estimación de trigo de Argentina a 17 millones de toneladas para el ciclo 2020-2021”.
Por su parte la Sociedad Rural de Rosario difundió un comunicado en el que afirmó: “Estamos otra vez frente a una impiadosa sequía”.
“Como resultado de ello, se observa un deterioro significativo en la evolución del trigo, que en estos momentos están llenando el grano. De esta manera, se presentan muy desmejorados, con baja
potencialidad de rendimiento, donde alrededor del 8% de los lotes presentan daños irreversibles y no se van a cosechar”.
Además, “y observando la producción ganadera, existe gran preocupación por la falta de rebrote de los pastos, afectando tanto a los rodeos de cría, que están a máximo requerimiento forrajero pudiendo afectar el servicio, como a los tambos que ya no tienen más reservas de pasto para utilizar”, precisó la entidad.
“Ante esta realidad, como productores de materias primas, vemos con mucha preocupación el horizonte productivo que tenemos por delante”, dijo la institución al reclamar que “también se
necesitan desde la dirigencia política reglas de juego claras para la más correcta planificación y ejecución, evitando cambios y alteraciones que afecten el resultado final”.

Primicias Rurales

Fuente: GEA de la BCR y Sociedad Rural de Rosario

Manejo inteligente de plagas

Manejo inteligente de plagas

Buenos Aires, 15 octubre (PR/20) — Así como las malezas comenzaron a ser un problema importante y hubo que reaprender mucho sobre su control, se observa una trayectoria similar en el caso de las plagas y, en ese marco, es crucial contar con herramientas que permitan actuar con anticipación.

“Por ese motivo, desde el año 2018 CREA y la Asociación Semilleros Argentinos (ASA) llevan adelante el Proyecto Plagas con el propósito de analizar el uso de buenas prácticas orientadas a la preservación de las tecnologías Bt en maíz, soja y algodón”, explica Lucas Cazado, coordinador del proyecto.

En la campaña 2019/20 los integrantes del Proyecto Plagas monitorearon 97 sitios de maíz tardío localizados en 14 regiones CREA del norte y centro argentino. Las evaluaciones detectaron que en la mayor parte de las zonas agrícolas los eventos biotecnológicos funcionaron de manera adecuada para el manejo de Spodoptera frugiperda en etapas vegetativas del cultivo, aunque se detectaron fallas en algunos sectores de Entre Ríos, Santa Fe, Córdoba, Chaco y NOA, en los cuales se presentó una elevada presión de la plaga.

De todas maneras, la extensión del uso de híbridos de maíz que contienen el evento Vip3 (Viptera 3, Leptra y Power Core Ultra) permitió mejorar de manera notable el control de Spodoptera frugiperda en aquellas regiones productivas con alta presión de la plaga.

“El evento MIR 162 que produce la proteína insecticida Vip 3A se encuentra en los materiales Viptera 3, Leptra y Power Core Ultra, los cuales ofrecen una alternativa efectiva de control de Spodoptera frugiperda, pero, ante una elevada presión de la plaga, debemos instrumentar todas las alternativas agronómicas disponibles para cuidar ese modo de acción porque no existe otra tecnología en ciernes que pueda reemplazarlo”, señala Lucas.

Tanto Spodoptera frugiperda como Helicoverpa zea fueron detectadas en etapas reproductivas (R4) en todas las regiones productivas (H. zea con mayor presencia en el sur de la región pampeana). En todos los casos los híbridos Bt evidenciaron un control efectivo de las plagas en espigas.

En lo que respecta a Diatrea saccharalis, se detectó nuevamente en la campaña 2019/20 daños en etapas reproductivas del cultivo de maíz tardío en algunos refugios localizados en la zona central argentina, pero la efectividad de control de los materiales Bt resultó exitosa en toda las regiones.

Tanto en la macrozona norte como en la sur se detectaron mayores daños de Spodoptera frugiperda en etapas vegetativas en refugios sembrados entre la segunda quincena de diciembre y la primera de enero.

En la campaña 2019/20 se relevó que un 74% de los refugios de maíz tardío en la macrozona norte recibieron aplicaciones de insecticidas, mientras que esa proporción había sido del 46% en 2018/19.

“En algunos lotes se relevaron en la campaña pasada hasta tres aplicaciones en refugios, cuando el propósito de los mismos es, justamente, ser fuente de individuos susceptibles que, al cruzarse con eventuales insectos resistentes provenientes del Bt, generen descendientes también susceptibles, contribuyendo así a preservar en el tiempo la efectividad de la tecnología de control de insectos”, explica el técnico CREA

IRAC Argentina, capítulo argentino de Insecticide Resistance Action Committee, recomienda realizar hasta dos aplicaciones antes de la etapa vegetativa intermedia (V8) para luego interrumpirlas en el resto del ciclo productivo del cultivo.

“Vamos a trabajar en un modelo de gestión de refugios en las diferentes zonas productivas para garantizar el mayor rendimiento posible en los mismos sin dejar de cumplir con el propósito original del mismo, que es la producción de individuos susceptibles”, anticipa Lucas.

En lo que respecta al uso de principios activos empleados para el control de S. frugiperda, si bien las diamidas eran las más utilizadas hasta el ciclo 2018/19, en la última campaña su uso ha decrecido a la par del aumento de las piretrinas y spinosinas.

“Un gran logro del Proyecto Plagas es haber podido consensuar un protocolo unificado de monitoreo de plagas con una metodología que, además de ser sencilla, permite gestionar grandes volúmenes de datos con bastante rapidez en diferentes regiones productivas”, remarca Lucas.

El relevamiento sistemático de datos en campañas sucesivas, con distintas condiciones ambientales, es un aspecto clave para poder identificar en cada una de las regiones las mejores prácticas de manejo agronómicas que pueden emplearse para reducir la incidencia de plagas, con un enfoque integral, tanto en cultivos Bt como en el refugio.

“La red de monitoreadores del proyecto, además de realizar un seguimiento sistematizado de las principales plagas que afectan al maíz, es útil para detectar también, de manera temprana, presencia incipiente de nuevas plagas que puedan llegar a transformarse en un problema”, afirma.

Otro de los aportes fundamentales del Proyecto Plagas es concientizar a los técnicos y empresarios agrícolas sobre la importancia de realizar monitoreos sistemáticos en cultivos de maíz, algo que permite detectar umbrales de control, dado que muchos de los productos disponibles no son efectivos si se los aplica en momentos inadecuados.

El Proyecto Plagas CREA-ASA se inició en la campaña 2017/18 en lotes de maíz tardío para luego relevar cultivos de soja a partir de 2018/19. En 2019/20 se evaluaron también lotes de algodón en Norte de Santa Fe. El propósito del programa es analizar el uso de buenas prácticas orientadas a la preservación de las tecnologías Bt, de manera tal de promover herramientas efectivas que contribuyan a realizar una utilización generalizada y adecuada de las mismas.

El presente artículo fue publicado en la última edición de la Revista CREA.

Primicias Rurales

Fuente: Valor Soja

La antigüedad promedio de las diez variedades de soja más sembradas en 2019/20 es de siete años

La antigüedad promedio de las diez variedades de soja más sembradas en 2019/20 es de siete años

Buenos Aires, 13 de octubre (PR/20) .-La antigüedad promedio ponderada de las diez variedades de soja más sembradas en la Argentina en la campaña 2019/20 es de siete años.

La variedad de soja más utilizada en la Argentina el ciclo 2019/20 fue Don Mario 40R16, la cual ocupó un 9,7% de las 14,9 millones de hectáreas sembradas el año pasado, según informó el Instituto Nacional de Semillas (Inase) en base a datos de las declaraciones de productores realizadas ante el Sistema de Información Simplificado Agrícola (SISA).

En los siguientes puestos del ranking se ubicaron los cultivares Don Mario 4612 RSF (9,1%), Nidera A 5009 RG (8,9%), Don Mario 46R18 (4,5%), Don Mario 4615 (4,2%), 60I62 RSF IPRO (2,0%), Don Mario 3810 (1,8%), SY 5×1 (1,7%), Don Mario 3312 RSF (1,7%) y NS 5258 (1,6%).

Si bien la proporción de uso del cultivar Don Mario 40RT16 viene creciendo en los últimos años, muchos productores prefieren seguir sembrando las variedades Don Mario 4612 RSF y Nidera 5009 RG que fueron introducidas en el mercado argentino en 2012 y 2007 respectivamente.

Para la campaña 2019/20 los productores declararon en el SISA el uso de 719 cultivares diferentes de soja. Entre las diez primeras acumulan el 45,5% de la superficie total sembrada. La antigüedad promedio de los 719 cultivares de soja sembrados en 2019/20 es de trece años.

El porcentaje de uso de semilla de soja fiscalizada estimado para el ciclo 2019/20 fue del 30,1%. Se trata del mayor nivel desde la campaña 2013/14. El porcentaje restante comprende uso de semilla de propia multiplicación (“uso propio”) en los función de lo dispuesto por la Ley de Semillas (Nº 20.247), que habilita esa práctica siempre que el productor pueda demostrar la compra legal de la semilla original.

Las variedades pertenecientes a los grupos de madurez IV y V representaron en 2019/20 más del 70% de la superficie total sembrada de soja en la Argentina; si se considera además los grupos III a VI, los mismos representan más del 93% de la superficie total del país.

Los datos del SISA evidencian que penas un 10% de las empresas agrícolas concentraron un 57,2% del área argentina de soja en 2019/20, mientras que esa proporción fue del 81,5% para un 30% de las empresas.

Precisamente, ese 30% de empresas –cuyo número absoluto es 17.532– comprende la categoría denominada por el Inase como “Grandes Usuarios de Semillas” (GUS), la cual es el objetivo principal de los controles y auditorías orientados a verificar el uso de semilla legal.

El listado completo de uso de variedades de soja en 2019/20 puede verse aquí.