Inauguran una planta única en Latinoamérica para la poscosecha

Inauguran una planta única en Latinoamérica para la poscosecha

El INTA inauguró en Balcarce –Buenos Aires– una planta piloto para la investigación y desarrollo de tecnologías orientadas al almacenamiento, acondicionamiento y procesamiento de granos, semillas y subproductos. Es única en Latinoamérica y es el resultado de la articulación entre el INTA, la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMdP) y el Conicet.

Con una superficie de 600 metros cuadrados, la nueva planta piloto realizará actividades de investigación, desarrollo y capacitación en la temática de almacenamiento, acondicionamiento y procesamiento de granos, semillas y productos derivados. Es única en Latinoamérica y es el resultado de la articulación entre el INTA, la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMdP) y el Conicet. Además, ofrecerá servicios de evaluación de productos y procesos específicos, según las necesidades de la industria.

De la inauguración participaron Nicolás Carlino, representante de Coninagro en el Consejo Directivo del INTA, Horacio Berger, director del Centro Regional Buenos Aires Sur del INTA, y Facundo Quiroz, director del INTA Balcarce, entre otras autoridades regionales.

Durante el acto, Carlino destacó la importancia de inaugurar una planta para la poscosecha de granos. “Sin lugar a dudas, tanto para el sector productivo como para las cooperativas, esta planta es muy relevante. Estamos trabajando con tecnologías que nos van a ayudar a mejorar la calidad de las semillas y, sobre todo, su conservación”. Y agregó: “Para nosotros es un orgullo que estemos a la vanguardia y a la altura de las necesidades que plantea el sector productivo”.

En esta línea, Berger señaló que “es un hito para el INTA y para el Centro Regional, por la posibilidad de escalar los ensayos de laboratorio a una instancia que posibilite la conexión con la fase industrial”.

La planta “es una herramienta que posibilitará la articulación interdisciplinaria con enfoque sistémico para trabajar sobre la valorización integral de los alimentos partiendo de la calidad del producto primario”, indicó Berger quien destacó la implicancia que tendrá para el sector productivo, debido a que “es una forma de mejorar la conservación de los alimentos, reducir las pérdidas y el desperdicio, que es uno de los principales desafíos a escala mundial y uno de los objetivos para el desarrollo sostenible”.

A su turno, Quiroz puntualizó que “la nueva planta piloto será una plataforma de ciencia y tecnología, que nos posibilitará cambiar de escala en lo que va desde los laboratorios a la producción, pero al mismo tiempo actuará como puente entre la investigación y las demandas del territorio”.

“El laboratorio nos permitirá articularnos con la industria”, expresó Quiroz quien añadió que “este enfoque nos acerca a la industria dándole valor agregado a los productos de investigación y desarrollo”.

La nueva planta piloto realizará actividades de investigación, desarrollo y capacitación en la temática de almacenamiento, acondicionamiento y procesamiento de granos, semillas y productos derivados. “Por las características que posee, la planta es única en Latinoamérica”, indicó Ricardo Bartosik, especialista en poscosecha de granos y gestor del Programa Pro-Granos del INTA Balcarce –Buenos Aires–. Y agregó: “Gracias a la articulación con empresas del sector, las nuevas instalaciones cuentan con capacidades adecuadas para el estudio, desarrollo y aplicación de tecnologías orientadas al almacenamiento y acondicionamiento de los granos”.

La planta piloto tendrá capacidades para innovar en tecnologías relacionadas a almacenamiento hermético, atmósferas controladas y modificadas, sistemas de monitoreo y gestión de calidad, sistemas de secado –eficiencia y calidad–, control de plagas, segregación y trazabilidad, evaluación de parámetros de calidad, sanidad e inocuidad en granos, semillas y productos derivados bajo diferentes condiciones de almacenamiento, automatizaciones en procesos de poscosecha y procesos de transformación primaria de los granos, entre otros.

“Nuestro objetivo principal con la creación de esta planta es tener una escala intermedia de investigación y experimentación entre lo que son los procesos de laboratorio y la escala real, es decir, para para realizar investigaciones, pruebas de conceptos de diferentes desarrollos, aplicación de tecnologías y herramientas”, expresó Bartosik quien detalló que la escala de laboratorio queda demasiado micro y la escala real demasiado macro.

La planta está ubicada en un edificio de la Unidad Integrada Balcarce –INTA y Facultad de Ciencias Agrarias de la UNMdP, Buenos Aires– y ya cuenta con capacidad para recibir mercadería granel y almacenarla en Big Bags –bolsones para el transporte y almacenamiento de granos–. En este sentido, Bartosik adelantó que se encuentran desarrollando tecnología para poder almacenar en atmosferas herméticas, para controlar plagas sin agregado de productos químicos, etc. “Esta línea de trabajo tiene que ver con la inocuidad, con la trazabilidad de la mercadería, entre otras cuestiones que surgen desde el Programa Pro-Granos”.

 

La parte externa de la planta tiene un espacio dedicado donde se puede recibir mercadería a granel y almacenarla en tres silos metálicos de 5000 kilos de capacidad cada uno, con cinta portátil para carga y descarga. También posee una unidad de secado en tandas, que permite realizar tratamientos térmicos hasta 60 °C y otras herramientas y tecnologías, como tolva para llenado de big-bags, termoselladora industrial, sistema de inyección de gases (N2 y CO2), rotámetros y caudalímetros para crear atmósferas específicas, sistemas para evaluar hermeticidad en envases herméticos y equipamiento necesario para tomar muestras de granos, manipularlas y realizar determinaciones de calidad.

Otro aporte de significancia de la planta piloto es en el área de capacitación, ya que va a permitir la realización de cursos, talleres y jornadas para el público general o a demanda para instituciones o empresas, entrenamiento para operarios en diferentes tecnologías y demostraciones prácticas. Para ello, la Planta Piloto cuenta con un aula taller con capacidad para 30 personas.

De esta manera las nuevas instalaciones complementan las opciones actuales del Pro-Granos (cursos a distancia y cursos teóricos presenciales) con la posibilidad de realizar capacitaciones teórico-prácticas en un ambiente específicamente dedicado y pensado para ello. Finalmente, los alumnos de la Facultad de Ciencias Agrarias de Balcarce (grado y posgrado) se van a beneficiar con instalaciones modelos para aprender sobre las diferentes tecnologías de poscosecha y para realizar tesis de grado y posgrado en la temática.

 

Primicias Rurales

Fuente: INTA Informa

La importancia del cuidado del patrimonio zoofitosanitario de la Argentina

La importancia del cuidado del patrimonio zoofitosanitario de la Argentina

General Roca, Rio Negro, 3 mayo (PR/22)  – Ante la inminente reapertura de los Pasos Fronterizos Cardenal Samoré y Pino Hachado -que unen la provincia del Neuquén con Chile- para la población en general, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) reitera que existen restricciones para el ingreso de alimentos, animales, vegetales y productos agropecuarios a la República Argentina.

Los alimentos, animales, vegetales y productos agropecuarios que ingresan al país sin las medidas cuarentenarias y sanitarias correspondientes, ponen en riesgo la salud de la población, la producción agropecuaria, el cuidado del medioambiente, el trabajo y la economía de la Argentina.

“Se debe tener presente que el ingreso sin autorización de estos productos y subproductos de origen animal, vegetal o animales vivos puede introducir plagas y enfermedades al territorio y afectar la producción nacional”, señaló Julio Legnani, inspector fitosanitario en el Paso Internacional Cardenal Samoré.

En este sentido, Legnani recordó que “la región patagónica tiene un Patrimonio Zoofitosanitario destacado internacionalmente, lo que le permite exportar su producción agropecuaria a los mercados más exigentes y fortalece el desarrollo de las economías regionales”.

Por otra parte, el profesional del Senasa resaltó que para lograr esta prevención “se trabaja los 365 días del año en los puntos de ingreso al país, tales como los pasos fronterizos terrestres, con el objetivo de detectar productos que puedan poner en riesgo la producción agroalimentaria y la salud de nuestra población”.

Asimismo informó que “el personal del Senasa tiene la responsabilidad de decomisar aquellos productos que no cumplan con las autorizaciones correspondientes”, por lo que apeló al sentido social de las personas que ingresan al país, teniendo en cuenta que “todas y todos podemos colaborar para prevenir el ingreso de plagas y enfermedades”, señaló Legnani.

Productos no autorizados

A continuación se detallan los productos de ingreso restringido al país, alguno de los cuales solo pueden ingresar respetando las normativas sanitarias vigentes para cargas comerciales.

Alimentos: productos de manufactura casera, carnes de cualquier especie animal, chacinados, embutidos, jamones, miel, productos y derivados lácteos, alimentos sin identificación o rótulo.

Vegetales: frutas y hortalizas frescas; flores y plantas de jardín; plantas frutales, ornamentales y forestales; vegetales y sus partes (semillas, raíces, yemas, etc.)

Animales vivos de todo tipo: En el caso de mascotas se deberán tramitar los correspondientes documentos sanitarios de egreso/ingreso desde el país que se viaja.

Otros productos: alimentos para animales, productos apícolas (cera, propóleos, etc.), productos veterinarios (sueros, vacunas y otros), insectos, bacterias, hongos, material reproductivo y otros microorganismos para investigación.

Finalmente, Legnani detalló que “tampoco se puede ingresar tierra y artesanías de origen vegetal, sin tratamiento cuarentenario”.

 

 

 

Primicias Rurales

Fuente: Senassa

Creció el número de personas empleadas con más de 50 años

Creció el número de personas empleadas con más de 50 años

Buenos Aires, 27 abril, (PR/22) —  En los últimos quince años el número de personas de más de 50 años que se encuentran empleadas en el sector privado se incrementó entre 2006 y 2021 un 52%, según datos del Ministerio de Trabajo de la Nación.

“Muchas veces se piensa la inclusión al mundo del empleo solo para los más jóvenes. Lo cierto es que las organizaciones están incorporando también personal con experiencia y trayectoria, sobre todo para puestos donde el recorrido profesional suma mucho valor a sus responsabilidades”, explica Samanta Queipo, Responsable de Cultura Organizacional de Grupo Gestión.

De acuerdo con datos recientemente publicados por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social de la Nación, el mayor incremento se observa en el grupo de más de 60 años, que aumentó su empleabilidad en un 76% durante los últimos 15 años, comparando el tercer trimestre de 2006 y 2021. En esta línea, el empleo para las personas de entre 50 y 59 años se incrementó en un 52%, seguido de cerca por el segmento etario de 35 a 49 años, con un 51%. Por el contrario, las y los jóvenes de entre 18 y 24 años empleados disminuyó un 9%.

“En nuestra compañía, en 2021, el grupo de personas mayores de 40 años representó el 15,38% de los ingresos de personal, donde 6 de cada 10 fueron mujeres. Esto representa un incremento del 100% respecto de los números netos de 2011 para ese grupo etario”, expresa Juan Pablo de Mendonça, Gerente de Recursos Humanos de Grupo Gestión.

Respecto al empleo según sexo, la tasa en mujeres aumentó 2,7 puntos porcentuales y en hombres disminuyó 1,3 puntos porcentuales. Por otro lado, según las cifras oficiales del Ministerio, en todos los niveles educativos disminuyó la cantidad de personas empleadas entre 7,7 y 0,1 puntos porcentuales dependiendo de los estudios realizados.

Desde Grupo Gestión, empresa que cuenta con más de 1.000 clientes en distintos puntos del país, también puntualizan que “el número de oportunidades eventuales que se dan para personas con este perfil ha ido creciendo a partir de los cambios que se dieron durante los últimos 18 meses en el mercado”, donde las modificaciones de estilo de vida, las ausencias por enfermedad y la apertura de nuevas áreas de negocio buscan sumar rápidamente personas con conocimientos previos bien sólidos”.

Acerca de Grupo Gestión  

Grupo Gestión es hoy la compañía líder en la prestación de Servicios Profesionales de búsqueda, selección y gestión de capital humano. Con un equipo de 450 profesionales y por medio de su red nacional de más de 20 sucursales distribuidas en los principales polos productivos del país, la compañía brinda servicios de valor agregado a más de 1.000 empresas nacionales y multinacionales que operan en Argentina, en más de 25 industrias y actividades productivas.

Grupo Gestión es pionero en el desarrollo de metodologías y parámetros de gestión en tiempo real del mercado laboral, aspectos que garantizan la eficiencia y celeridad que requieren los clientes más exigentes al momento de resolver sus necesidades de capital humano.

     Primicias Rurales

Desarrollan un calculador de huella de carbono para el trigo

Desarrollan un calculador de huella de carbono para el trigo

Buenos Aires, 26 abril (PR/22) — Desarrollan un calculador de huella de carbono para el trigo. Con el objetivo de conocer el impacto ambiental de toda la cadena productiva, un equipo de investigación del INTI y el INTA creó una herramienta para productores, molinos y fábricas. Esta información estará disponible en códigos QR, en línea con las nuevas exigencias de los mercados y demandas de los consumidores.

Considerada una metodología destacada a escala mundial, la huella de carbono es una herramienta de estimación de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) cuantificadas en emisiones de CO2 equivalente, generadas a lo largo de una cadena productiva.

Estos datos permiten conocer el impacto ambiental de una cadena, lo que habilita al diseño de estrategias de mitigación hacia procesos más amigables con el ambiente. Con esa premisa, el Programa Argentino de Carbono Neutro (PACN) convocó a especialistas del INTI y el INTA para generar un calculador de huella de carbono para los actores involucrados en la cadena de valor del trigo.

“Con el calculador, les dejamos a los usuarios la posibilidad de generar un diagnóstico y, como se trata una herramienta abierta, también tienen la posibilidad de ir construyendo escenarios alternativos para observar cómo varía la huella de carbono a medida que se evalúan esos cambios en parámetros como las distancias recorridas, el tipo de transporte, procedimientos, insumos, y energía utilizada, entre otros”, expresó la especialista en Ingeniería Ambiental del INTI, Leticia Tuninetti, quien encabeza el proyecto junto al coordinador de la Plataforma Huellas Ambientales del INTA, Rodolfo Bongiovanni.

Por su parte, Bongiovanni señaló: “el calculador de huella de carbono es una herramienta desarrollada en base a una serie de solapas desplegables y opciones estandarizadas, de modo tal que constituye un paquete para el usuario final que puede ser un productor, un molino o una fábrica que permite determinar el impacto ambiental”.

El desarrollo se basa en las especificaciones de la Norma ISO 14.067 para ocho unidades declaradas. Es decir, se estudia el impacto ambiental de una hectárea de cultivo de trigo, de una tonelada de grano de trigo en la tranquera del campo, a la salida del acopio y en la bodega de un buque (condición FOB). Además, se estudia el impacto de un kilo de harina de trigo a la salida del molino harinero, en el puerto o cliente del molino, así como de un kilo de pasta larga seca a la salida de la fábrica de pastas y en el puerto o cliente de dicho fabricante.

“Para esto, –detalló Bongiovanni– se tuvo en cuenta el análisis de ciclo de vida, es decir, contempla el impacto ambiental desde la cuna hasta el puerto o el cliente y considera todos los insumos utilizados en los procesos productivos”. Y agregó: “El calculador se dispone a través del programa argentino carbono neutro”.

Esta herramienta está destinada a las entidades nucleadas en la Mesa Sectorial del Trigo del PACN que representan todos los eslabones productivos de este cereal y sus derivados, como la elaboración de harinas y pastas secas. Los usuarios también contarán con un manual de uso del calculador y otro de buenas prácticas de gestión ambiental para optimizar aquellos indicadores que generan mayor huella.

Para su diseño, se basaron en las guías dispuestas por el Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC) de Naciones Unidas y diversos parámetros para el análisis de ciclo de vida de los productos que permiten producir información transparente y contrastable sobre cada etapa productiva.

Una vez que los usuarios obtuvieron el diagnóstico de su huella de carbono y ubicaron los “hot spots” o etapas que explican la mayor cantidad de emisiones, pueden diseñar alternativas de mitigación y/o compensación sobre la base del manual de buenas prácticas de gestión ambiental, que desglosa cada instancia del ciclo y sus variadas formas de optimización sustentable.

A la hora del armado de este manual, el equipo de especialistas del INTA se centró en la etapa agrícola y los especialistas del INTI se encargaron de la etapa industrial, en la que colaboraron técnicos especializados en alimentos, gestión de residuos, energía, transporte y packaging.

“Con el calculador, les dejamos a los usuarios la posibilidad de generar un diagnóstico y, como se trata una herramienta abierta, también tienen la posibilidad de ir construyendo escenarios alternativos para observar cómo varía la huella de carbono a medida que se evalúan esos cambios en parámetros como las distancias recorridas, el tipo de transporte, procedimientos, insumos, y energía utilizada, entre otros”, expresó la especialista en Ingeniería Ambiental del INTI, Leticia Tuninetti.

Un ciclo de articulación virtuosa

El INTI y el INTA llevan varios años de trabajo conjunto, lo que les valió el reconocimiento en distintas cadenas de valor agroindustrial como referentes en análisis ambientales. En 2021, su estudio sobre el ciclo de vida, la huella de carbono y la huella de agua de la carne bovina producida en el frigorífico Logros de Río Segundo, de la provincia de Córdoba, recibió el premio a la Excelencia Agropecuaria La Nación-Banco Galicia en la categoría “Mejor trabajo de Investigación”.

De hecho, fue una incursión en el análisis de cadenas de valor de cereales la que los condujo a este nuevo proyecto. “En el año 2020 -recuerda Tuninetti- tuvimos la posibilidad de colaborar con Argentrigo en el estudio de la huella de carbono de 16 regiones geográficas productoras de trigo de la Argentina, con tres modelos de desarrollo tecnológico diferente -alto, medio y bajo- en cada una de ellas, contemplando no solo el trigo en la tranquera, sino que también la producción de harina y pasta seca. Debido al éxito de ese trabajo, los referentes del PACN nos convocaron para desarrollar esta nueva herramienta”.

Por su parte, Bongiovanni ponderó el trabajo interinstitucional: “Logramos desarrollar una estrategia colaborativa sinérgica entre ambas instituciones por la que estamos todos muy contentos”, reconoció, al tiempo que agregó que construyeron “un verdadero equipo de trabajo interinstitucional armado específicamente en trigo”.

Si bien el trigo argentino ya cuenta con estas ventajas competitivas, Tuninetti concluyó que, a partir de los diagnósticos que realicen los usuarios, se pueden encontrar instancias para avanzar hacia una carbono neutralidad, y vaticinó que el próximo desafío será conducir esta y otras cadenas productivas hacia el uso de energías renovables. El equipo de la especialista en INTI se completó con Mariano Minaglia, Claudia Falabella y Maximiliano Zito.

Para acceder a los manuales del PACN, escribir a carbononeutro@bc.org.ar.

Esta herramienta está destinada a las entidades nucleadas en la Mesa Sectorial del Trigo del PACN que representan todos los eslabones productivos de este cereal y sus derivados, como la elaboración de harinas y pastas secas.

Primicias Rurales

Fuente: INTI

Las sembradoras tuvieron el mejor período de los últimos 10 años

Las sembradoras tuvieron el mejor período de los últimos 10 años

Por Néstor Sargiotto
+54 351 3455074
nsargiotto@maquinac.com
Buenos Aires, 25 abril (PR/22) — Durante el año pasado se comercializaron en Argentina 2.727 sembradoras, alcanzando el nivel más alto de los últimos 10 años, según las estadísticas oficiales del INDEC.
10 AÑOS. Ventas de sembradoras en Argentina (unidades). Fuente: INDEC.2012201320142015201620172018201920202021050010001500200025003000

AñoUnidades
20122.358
20132.315
20141.481
20151.117
20162.028
20172.224
20181.765
20192.010
20202.511
20212.727

El pico anterior se remonta a 2011, cuando se vendieron 3.771 unidades en el país.

Claro que a la largo de la década, el segmento cambió mucho, tanto en el tamaño medio de los equipos como en el nivel de tecnología incorporada.

De allí que las 2.727 sembradoras negociadas en 2021 suponen un valor muy superior a los equipos comercializados 10 años atrás.

En dólares

EN DÓLARES. Ventas de sembradoras en Argentina (millones de dólares).200220032004200520062007200820092010201120122013201420152016201720182019202020210100200300400

AñoMillones de dólares
200261,4
2003125,9
2004129,9
2005133
2006143,6
2007177,7
2008195,7
2009133
2010209,2
2011291,2
2012205,2
2013213,7
2014143,6
2015106,4
2016182
2017230,4
2018144,1
2019161
2020255,4
2021379,2
Fuente: Estimación propia, sobre datos del INDEC.

Medida en dólares, la facturación del segmento de sembradoras marcó un récord histórico durante el año pasado, con operaciones por U$S 379,2 millones.

La cifra surge de dividir las ventas informadas por el INDEC ($ 36.732,2 millones) por la cotización promedio del dólar a lo largo de 2021 ($ 99,50).

La cifra alcanzada es la más alta para el rubro desde que el INDEC informa las ventas de maquinaria agrícola en el país (2002).

En 2011, por ejemplo, usando la misma metodología la facturación en dólares del segmento sumó U$S 291,2 millones.

En soja

EN SOJA. Ventas de sembradoras en Argentina (en equivalente a toneladas desoja).20022003200420052006200720082009201020112012201320142015201620172018201920202021020000040000060000080000010000001200000

AñoToneladas de soja
2002401.790
2003717.346
2004708.106
2005777.716
2006824.211
2007810.818
2008721.632
2009519.570
2010784.647
2011947.513
2012556.642
2013677.387
2014489.422
2015500.065
2016708.250
2017940.293
2018562.038
2019707.453
20201.037.801
20211.124.732
Fuente: Estimación propia, sobre datos del INDEC.

También fue récord la comercialización de sembradoras en 2021 si se la mide en soja, posiblemente la «moneda de cambio» más representativa del negocio agropecuario en Argentina.

En este caso, la facturación del rubro durante el año pasado sumó el equivalente a 1,12 millón de toneladas de soja, el valor más alto de la serie histórica iniciada en 2002.

El récord anterior había sido alzanzado en 2020, con ventas de sembradoras por el equivalente a 1,04 millón de toneladas de soja, superando el techo de 947.513 toneladas vigente desde 2011.

 

Primicias Rurales

Fuente: Maquinac

SR presentó la fertilizadora DPX 4000 Flexy

SR presentó la fertilizadora DPX 4000 Flexy

Buenos Aires, 20 abril (PR/20) —Fertilizadoras SR amplió la gama de productos con el lanzamiento del modelo DPX 4000 Flexy, un equipo de 4.000 litros de capacidad, apto para la distribución de fertilizantes granulados o en polvo.

“Es una máquina intermedia entre los equipos de 3.000 y 5.000 litros, que son nuestros caballitos de batalla de la línea de fertilizadoras doble disco”, destaca Matías Zárate, directivo de la empresa bonaerense.

“Incluye una versión de arrastre y una versión para montar sobre chasis de pulverizadoras autopropulsadas, que habitualmente tienen capacidad de carga de 4.000 litros, por lo que pueden aprovechar todo su potencial”, agrega.

Características

La fertilizadora DPX 4000 Flexy fue presentada en sociedad en el marco de Expoagro 2022.

Opera con sistema de distribución doble disco, con el que alcanza un ancho de cobertura de 30 a 40 metros, dependiendo del producto y las condiciones climáticas.

Cuenta con dosificación regulable mediante cinta transportadora de PVC (810 mm) y apertura/cierre de guillotina trasera.

El chasis tiene una trocha de hasta 2,10 metros, lo que permite trabajar entre líneas de maíz.

Demanda una potencia de 80 a 120 CV y, opcionalmente, puede incorporar dosificación variable, sistema de guillotina eléctrica con mando remoto, mapeo satelital y balanza con cuenta hectáreas.