Se recomienda a los apicultores verificar las reservas alimenticias de sus colmenas

Se recomienda a los apicultores verificar las reservas alimenticias de sus colmenas

Buenos Aires, 17 julio (PR/20) – – El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentario (Senasa) recomienda a los apicultores controlar las reservas alimenticias y el estado sanitario sus apiarios.

“Las temperaturas que se registraron en el otoño dieron a las colmenas el estímulo necesario para ir al campo a buscar alimentos. Esta actividad que las abejas realizaron, probablemente haya impactado en los niveles de reservas de alimentos que los productores dejaron en las colmenas”, explicó Mauricio Rabinovich, coordinador del Programa Nacional de Sanidad Apícola del Senasa.

Sobre esta base, el profesional del organismo sanitario recomienda a los apicultores verificar en los apiarios las reservas nutricionales de las colmenas. “Los productores deben dejar suficiente cantidad de alimentos para que las colonias de abejas lleguen al inicio de la nueva campaña apícola sin carencias nutricionales”, indicó.

También deben “realizar los diagnósticos sanitarios pertinentes como por ejemplo estar atentos a la posibilidad de la reinfestación de varroosis. “La reinfestación de esta enfermedad en las colmenas es un fenómeno recurrente y la magnitud de esta recarga parasitaria puede ser significativa. Sobre esta base es necesario realizar nuevos diagnósticos para verificar los valores de parasitismo”, señaló Rabinovich.

En caso de ser necesario se sugiere proporcionar una alimentación asistida extremando los cuidados y realizar un refuerzo en el control de la varroosis

Además, el Senasa recordó a los productores que deban ingresar a otras provincias para controlar el estado de sus colmenas, que antes de trasladarse se contacten con el responsable apícola de la provincia de destino para verificar los requisitos particulares de cada una de ellas. Dichos requisitos pueden consultarse aquí http://www.alimentosargentinos.gob.ar/HomeAlimentos/Apicultura/

Primicias Rurales

Fuente: Senasa

Erosión: cómo revertir la degradación del suelo

Erosión: cómo revertir la degradación del suelo

Buenos Aires, 17 julio (PR/20) — En la gran región de la pampa ondulada argentina, predominan las producciones en secano (sin riego) al igual que en el resto de la mayoría de las tierras argentinas agropecuarias. Esta situación deriva en sistemas agropecuarios altamente dependientes del agua de lluvia. Por esto, es fundamental incrementar el ingreso de cada gota al suelo. En este sentido, un equipo de investigadores –integrado por especialistas del Instituto de Suelos del INTA, de la cátedra de Manejo y Conservación de Suelos de la FAUBA y de la Agencia de Extensión Arrecifes INTA, analiza la realidad de la agricultura extensiva en secano del norte de Buenos Aires y proponen prácticas para conservarlo.

“Es común observar en muchos lotes agrícolas que el proceso de infiltración del agua de lluvia se ve interferido por la inadecuada fertilidad física de los suelos”, expresó Patricia Carfagno, especialista en suelos del INTA, quien explicó que la fertilidad física de un suelo se traduce como la capacidad de aireación, el estado de compactación y la comodidad que le otorga a la raíz para crecer.

“En suelos con pendiente el agua que no infiltra, escurre en corridas y erosión en surco, que se transforman en cárcavas, con la consecuente pérdida de materia orgánica y nutrientes presentes en la superficie”, señaló Carfagno y agregó que una de las formas de degradación del suelo, tanto superficial como sub-superficial en el horizonte A –la capa más fértil–, puede ser advertido por la presencia de costras y sellos, de estructuras laminares y de otros síntomas de compactación.

“Estos síntomas están relacionados con la falta de rotaciones, uso de maquinarias de alto porte, cultivo de especies anuales que dejan poco rastrojo en superficie, riego con aguas de mala calidad y, en algunos casos, se ve agravado por el pisoteo animal”, indicó Maximiliano Eiza, especialista en conservación de suelos y agua del INTA Balcarce.

Además de la evaluación visual y directa del suelo, existen herramientas –como la determinación de las variables hidrológicas– que sirven para medir cuánta agua de lluvia entra en el suelo y puede ser utilizada por los cultivos, y cuánta se convierte en escurrimiento.

Ensayos realizados en suelos de Arrecifes (con y sin cobertura) con lluvias simuladas determinaron que un suelo adecuadamente estructurado y sin problemas físicos posee una capacidad de infiltración promedio de 26 milímetros por hora, mientras que los que presentan alta frecuencia de aparición de estructuras laminares oscilan entre 7 y 11 milímetros por hora de manera independiente a la cobertura. No obstante, la cobertura tuvo un efecto importante en la disminución de la pérdida de suelo.

“Estos ensayos se llevaron a cabo en el campo de la Fundación Angélica E. Stegmann, donde se encuentran lotes con presencia de cárcavas causadas por el avance de la erosión hídrica”, señaló Cecilia Contreras, jefa de la Agencia de Extensión Rural Arrecifes del INTA, quien destacó la importancia de estos estudios para generar espacios de intercambio con los productores, asesores e investigadores.

Una de las formas más racionales para evitar la pérdida de suelo y favorecer la infiltración del agua de lluvia es la incorporación de prácticas conservacionistas que favorezcan el manejo adecuado de los recursos suelo y agua.

Simulador de lluvias que mide la capacidad de infiltración del suelo.

En este sentido, Daiana Sainz –especialista del Instituto de Suelos del INTA– puntualizó en la importancia de “mantener la cobertura del suelo, debido a que le proporciona protección y evita el impacto disruptivo de las gotas de lluvia, favorece el proceso de infiltración y disminuye, en términos generales, la generación de escurrimientos, además de aportar materia orgánica”.

Sin embargo, “en suelos donde la degradación física es muy avanzada y con alta proporción de estructuras laminares, por ejemplo, el efecto positivo de la cobertura puede verse opacado y es necesario incorporar prácticas de manejo mecánicas que mejoren la estructura edáfica”, expresó Sainz.

En cuanto a las recomendaciones que apuntan a la preservación del suelo, Celio Chagas –investigador de la cátedra de Manejo y Conservación de Suelos de la FAUBA– detalló: “Incorporar rotaciones (diversificación de cultivos), evitar la prevalencia de un mismo cultivo e impedir el pastoreo del ganado en suelos muy húmedos”.

La composición mineral del suelo en sus diversas fracciones granulométricas, como la proporción y las características de arcillas, limos y arenas que posee, juegan roles determinantes en el comportamiento químico y físico.

En esta línea, Filipe Kraemer –investigador de la FAUBA y del Conicet– consideró que estas características afectan la agregación, la estabilidad del suelo y las diversas variables físicas, como la densidad aparente y la conductividad hidráulica saturada. “Las estructuras laminares se componen de partículas de suelo agregadas en forma de láminas finas que se acumulan horizontalmente una sobre otra y dificultan notablemente la circulación del agua en el perfil del suelo”, explicó.

Por esto, los suelos con alta proporción de limos y arcillas del tipo illítica del norte de la Provincia de Buenos Aires son propensos a presentar estas estructuras que se agravan en suelos con degradación física.

“Con técnicas de manejo ampliamente difundidas, como incorporar cultivos de servicios, e intensificar las secuencias de cultivos, realizar siembras en contorno o terrazas cuando sea necesario y combinarlas para cortar la pendiente, es posible revertir los procesos de degradación superficial del suelo”, aseguró Sainz.

Primicias Rurales

Fuente: INTA Informa

Situación de la maquinaria agrícola en la Argentina: el sector cuenta con 1200 empresas

Situación de la maquinaria agrícola en la Argentina: el sector cuenta con 1200 empresas

Situación de la maquinaria agrícola en la Argentina
Buenos Aires, 14 julio (PR/20) — En el país hay 1.202 empresas que operan en el sector de la maquinaria agrícola. La mayor cantidad de firmas se ubica en Santa Fe, seguida por Córdoba y Buenos Aires.

Es un sector con un alto componente de inversión de capital nacional que emplea en forma directa a alrededor de 26.500 personas.

El Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (IERAL) de la Fundación Mediterránea realizó una nueva edición del “Relevamiento Estructural del Sector de Fabricantes de Maquinaria Agrícola y Agropartes en Argentina” con el objetivo de generar información primaria estructural, mediante un relevamiento del universo de empresas que componen el sector.

El mismo contó con el apoyo de la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (CAFMA), la Asociación de Fabricantes de Maquinaria Agrícola y Agrocomponentes de Córdoba (AFAMAC), Asociación Santafesina Industrial de la Maquinaria Agrícola (ASIMA), Maquinaria Agrícola de Buenos Aires (MAGRIBA), el Ministerio de Producción de la Provincia de Santa Fe, el Ministerio de Industria, Comercio y Minería de la Provincia de Córdoba y el Consejo Federal de Inversiones (CFI).

Del trabajo se desprende que en el país hay 1.202 empresas que operan en el sector. En cuanto a la localización, la provincia de Santa Fe cuenta con 533 empresas, Córdoba con 398 y Buenos Aires con 163. El resto del total de compañías se encuentran distribuidas en otras provincias de la Argentina.

En cuanto a la especialización de cada una de estas empresas, 119 son fabricantes de acoplados en todo el país, seguido de 73 empresas de tolvas, 54 empresas de silos y secadoras, y otras 47 que producen máquinas de embolsado y extracción de granos.

Además, 45 firmas fabrican mixers/dosificadoras y otras 39 son productoras de sembradoras (grano fino, grueso y combinado). Asimismo, se encontraron 31 empresas generadoras de fertilizadoras, 17 de pulverizadoras de arrastre y otros; misma cantidad que para los fabricantes de cabezales y plataformas.

Del mismo modo, se encontraron 16 firmas en cada uno de los rubros de sembradoras de otros cultivos y experimentales, y 15 empresas fabricantes de pulverizadoras autopropulsadas.

También, se detectaron 13 productores de tractores, 8 de cosechadoras de granos (finos y gruesos), 10 de cosechadoras de otros cultivos y 7 de roto/enfardadoras. Por último, se detectaron 5 fabricantes de motores.

Otras cuestiones indagadas concernientes a la caracterización de las empresas es el origen de su capital, se identificó un alto componente de capital nacional, mayoritario en todas las provincias. Además, las empresas familiares representan el 85% de las firmas. Por otro lado, 90% de las compañías cuenta con un solo establecimiento productivo.

En cuanto al servicio de posventa, en su gran mayoría es provisto por las propias empresas, que redunda en la reducción de costos y tiempo de espera para los productores.

En lo concerniente al empleo, el sector emplea en forma directa a 26.500 personas, de los cuales 11.900 corresponden a Santa Fe, 9.900 a Córdoba, 3.600 a Buenos Aires y cerca de 1.100 al resto del país.

Primicias Rurales

Fuente: CAFMA

El Ministerio de Agricultura lanza convocatoria al sector AgTech

El Ministerio de Agricultura lanza convocatoria al sector AgTech

Buenos Aires, 14 julio (PR/20) — El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca lanza su convocatoria al sector AgTech con el propósito de conocer la oferta de desarrollos tecnológicos que hay en el país, lo que permitirá vincularlos con las necesidades del sector productivo, convocarlos a reuniones, eventos, mesas de negocios, y generar espacios de difusión de las nuevas tecnologías.

Esta convocatoria será útil también para implementar políticas públicas que favorezcan el desarrollo de emprendimientos AgTech en la Argentina. Asimismo, permitirá posicionar al país como referente en tecnología para el sector.

Desde el Ministerio se relevará la información de los emprendimientos de AgTech interesados a través de un formulario que describe las principales características de cada uno. De este modo, se podrá organizar el trabajo entre empresas, instituciones y productores.



La incorporación de AgTech en la producción agrícola abarca desde sistemas de gestión hasta desarrollos de robótica, y es aplicable a todas las escalas, incluso en la agricultura familiar. La convocatoria permite validar los modelos de negocios y generar oportunidades más accesibles para Pymes y emprendedores.

AgTech en la Argentina

Las Agtech son tecnologías de la agricultura de precisión, pero con una expansión creativa ilimitada que además, se complementa y retroalimenta permanentemente.

El sector AgTech, en el que se combinan la agricultura, la tecnología y los servicios basados en el conocimiento (SBC) es uno de los sectores con mayor potencial de la economía argentina. El manejo de muchas labores se puede gestionar desde un celular o una computadora con un software que junta la información de las diferentes aplicaciones en un mismo lugar. No se trata de una solución única y automática, sino de un complemento de muy alto valor que permite resolver y asegurar un manejo preciso de la generación de información y del cumplimiento de procesos que nos conducen a obtener resultados más previsibles.

El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca considera fundamental trabajar junto a emprendimientos y productores en eventos tanto virtuales como presenciales, en todas partes del mundo, posicionando a nuestro país entre los más importantes en producción de sistemas innovadores para el agro. Para eso conformó, dentro de la estructura de la Subsecretaría de Agricultura, una Dirección de Innovación y Tecnología Agrícola.

Desde aquí el Ministerio participa activamente, junto a diversas instituciones especializadas, en la Mesa Agtech Nacional (MAGNA) que convoca la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional. Esta iniciativa se suma a las propuestas de políticas tecnológicas que nutren con certezas al Plan de 200 millones de Toneladas de Cereales, Oleaginosas y Legumbres (200 MT COL).
Primicias Rurales
El RENATRE fiscalizó trabajadores frutícolas, olivícolas, avícolas y de pasturas en Mendoza

El RENATRE fiscalizó trabajadores frutícolas, olivícolas, avícolas y de pasturas en Mendoza

Mendoza, 13 julio (PR/20) — La Delegación de Mendoza del RENATRE (Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores) fiscalizó 11 establecimientos dedicados a actividades frutícolas, olivícolas, avícolas y de pasturas, ubicados en los departamentos Maipú, San Martín, y Lavalle entre los días 10 al 26 de junio, con un total de 55 trabajadores relevados, donde se encontraron irregularidades.

“Estas iniciativas promueven el trabajo formal y decente, además en estos momentos de la Pandemia concientizan sobre el uso de los protocolos de seguridad como el uso de barbijos entre otros. Asimismo le acercan a los trabajadores en situación vulnerable la información imprescindible sobre sus derechos”, afirmó el Delegado del RENATRE en Mendoza, José Luis Zárate.

Del total de los 11 establecimientos relevados, 6 no se encontraban registrados y tampoco sus trabajadores por lo que estaban en situación de informalidad. En estos casos además se pudo detectar que no les proveen de barbijos y otros elementos de protección personal.

En todas las inspecciones el personal informó a los trabajadores sobre los alcances y beneficios de la Ley 25.191 y se iniciaron las actuaciones administrativas correspondientes.

Las acciones estuvieron coordinadas por el Delegado Zárate, los inspectores provinciales y los secretarios generales de UATRE (Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores) de cada jurisdicción.

Las políticas de fiscalización implementadas por el RENATRE tienen como finalidad comprobar que los trabajadores y los empleadores estén debidamente inscriptos en el organismo y fortalecer las acciones que promuevan el trabajo decente y la lucha contra el trabajo informal.

Ante cualquier denuncia por malas condiciones de trabajo, trabajo infantil y/o explotación laboral, el RENATRE cuenta con la página www.renatre.org.ar o la línea gratuita 0800-777-7366, donde podrán ser atendidos en forma anónima por profesionales capacitados en la materia.

Primicias Rurales

Fuente: RENATRE

¿Qué sucede luego de veinte años de siembra directa?

¿Qué sucede luego de veinte años de siembra directa?

Informe-ML-30-Agosto-1Estudio de largo plazo del INTA Anguil en lotes de empresas CREA de la región Oeste.

Buenos Aires 12 de julio (PR/20).- En las últimas dos décadas la agricultura en siembra directa permitió mantener los valores de materia orgánica de los suelos. Tal es la conclusión de un estudio de larga duración realizado por técnicos del grupo “Gestión ambiental, agua, suelo y vegetación natural” de la EEA INTA Anguil y la AER Gral. Pico en ocho lotes de empresas CREA de la región Oeste localizados en 30 de Agosto (El Correntino) y Mari Lauquen (Nueva Castilla).

“Si bien no se realizan pasturas (importante aporte de carbono), también es necesario tener en cuenta que se han minimizado las pérdidas por erosión que tenían lugar durante la secuencia de cultivos anuales que se realizaban con labranzas”, explica el informe del INTA.

Gráfico 1. Contenidos de materia orgánica en función de arcilla+limo para diferentes estratos superficiales de ocho lotes de producción bajo agricultura continua en siembra directa.

“Es decir que, si bien los aportes pueden ser en promedio menores, las pérdidas también resultan menores y, con ello, estaríamos en un balance similar que no ha modificado en veinte años los contenidos de materia orgánica de los estratos superiores del suelo”, añade.

Los contenidos de fósforo (P) cuando se iniciaron los muestreos en 1998 diferenciaban dos zonas: Mari Lauquen con valores promedios de 20 partes por millón (ppm) y 30 de Agosto con contenidos inferiores a las 10 ppm en los primeros 18 centímetros del perfil del suelo.

Gráfico 2. Contenidos de P (0-18 centímetros de profuncidad) en suelos de Mari Lauquen (1 a 4) y de 30 de Agosto (5 a 8).

“Luego de veinte años sorprende la importante caída de los niveles de P en Mari Lauquen a menos de 10 ppm, mientras que en 30 de Agosto se mantienen niveles bajos; en estos últimos seguramente el aporte de fertilizantes fosforados ha ido aumentando de la mano de la agricultura (en relación al planteo mixto) y se observan leves aumentos puntuales, aunque lejos de recuperar niveles adecuados del nutriente”, advierte el informe del INTA.

Ensayos de fertilización con distintas dosis de nitrógeno (N) y P sobre la producción de materia seca de raigrás utilizado como verdeo de invierno en el establecimiento El Correntino (30 de Agosto) mostraron que cuando no se aplica N (barra blanca del gráfico 3.a) no hay respuesta a dosis creciente de P y también que cuando no se aplica P (P0) prácticamente no hay respuesta a N. Sin embargo, cuando se aplican ambos nutrientes llega a duplicarse la producción respecto del testigo.

En tanto, ensayos de verdeos de invierno realizados en San Hermenegildo-El Carmen (Mari Lauquen) mostraron que la biomasa del testigo sin fertilizar contenía 1,6 kg.P/ha, mientras la que se fertilizó con N y azufre (S) sin agregado de P contenía cerca de 3,5 kg.P/ha (gráfico 3.b). “Es decir que la fertilización nitrogenada (muy necesaria y frecuente) en los suelos de Mari Lauquen habría acelerado la disminución de los contenidos de P de esos suelos”, sostiene el informe.

Gráfico 3.a) Respuesta en materia seca de raigrás a la fertilización con N y P en el Establecimiento el Correntino (30 de Agosto) y 3.b) contenidos de P en biomasa de centeno para los tratamientos testigo y fertilizados con P, con N-S y con N-P-S en el Establecimiento San Hermenegildo-El Carmen (Mari Lauquen).

El CREA Oeste se localiza en la región subhúmeda y en la transición semiárida-subhúmeda pampeana. Hasta mediados de la década del ‘90 los sistemas de producción eran mixtos y basados en una rotación de cultivos anuales (forrajeros y de cosecha) y pasturas de alfalfa pura y con gramíneas perennes. Los sistemas de labranza (discos y vertical), secuencia de cultivos y uso de rastrojos por la ganadería daban frecuentemente lugar a muy bajos niveles de cobertura, propiciando la erosión eólica y el planchado de los suelos.

Ante la magnitud de estos procesos, en 1998 se incorporó en forma significativa la siembra directa con la premisa de mitigar esos efectos y mejorar la eficiencia de uso del agua. Complementariamente, se decidió regular el uso de los rastrojos por la ganadería a fin de mantener niveles de cobertura superiores al 50% y realizar ajustes oportunos de la fertilidad nitrógeno-fosforada considerando que bajo siembra directa la mineralización es menor.

Fuente: CREA
Primicias Rurales