Genocidio que no fue y Justicia que no existe

Genocidio que no fue y Justicia que no existe

Por Alberto Solanet

Es muy difícil alcanzar la verdad cuando la sociedad se deja manipular por el lenguaje. Según el Diccionario de la Academia, la palabra genocidio significa el “exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivo de raza, de religión o de política”. La Asamblea General de las Naciones Unidas, por su parte, se refirió al “genocidio” como la negación del derecho a la existencia de grupos humanos enteros. Como ejemplos de genocidios y de genocidas históricos podemos citar el sanguinario régimen de Stalin, que se estima causó no menos de veinte millones de víctimas y la matanza por hambre y otros medios de cinco millones de ucranianos (el holomodor). O el del maoísta Pol Pot – que asesinó a dos millones de camboyanos – o el exterminio de un millón de armenios a manos de Ataturk.

Este comentario viene a propósito de la capciosa descalificación que hoy se ha generalizado respecto de las Fuerzas Armadas argentinas, por haber combatido contra la agresión de la guerrilla marxista en la década del setenta. Estos guerrilleros, entrenados en Cuba y Angola, con armamento y apoyo financiero brindado por diversos países del extranjero, iniciaron una verdadera guerra en nuestro territorio con el propósito de tomar el poder y convertir a la Argentina en un estado marxista. Y sus organizaciones, hasta hoy, vienen sosteniendo “el orgullo de haber declarado la guerra al régimen burgués, capitalista e imperialista”.

Las Fuerzas Armadas fueron convocadas por el gobierno constitucional de entonces ante la situación planteada por los invasores, que sobrepasó las posibilidades de defensa por parte de las fuerzas de seguridad. La instrucción fue clara y precisa, aniquilar al enemigo. Claramente combatieron con ese propósito, sin otro plan accesorio. No obedecieron a ninguna planificación previa de matar a un grupo de personas por lo que eran, sino por lo que hacían. Además, uno de los rasgos distintivos del “genocidio” es que las víctimas no caen en combate ni están organizadas militarmente.

Estas premisas distinguen claramente el accionar de las FF.AA. en la guerra contra la subversión respecto a un premeditado y perverso plan “genocida”. En esa guerra – ¡en cuál no! – hubo excesos injustificables por parte de las FF.AA., pero ello no autoriza en modo alguno a calificar como genocidas a quienes impartían las órdenes ni a los subalternos que debían obedecerlas. A lo sumo se habrían cometido “crímenes de guerra”, en cuyo caso habrían debido someterse a las normas del Código de Justicia Militar, cuyas penas y castigos son más severas y adecuadas que las disposiciones de la justicia ordinaria.

La calificación de “genocidas” con la que se ha querido demonizar a las Fuerzas Armadas resulta por ende una falsedad política e histórica, usada con fines propagandísticos. Es lo que se ha dado en llamar el relato, impulsado por el CELS, Madres de Plaza de Mayo, Abuelas y otras organizaciones de izquierda, que sobreactúan y manipulan el sentimiento de repudio que en la sociedad suscita la palabra “genocidio”. Detrás está el inmenso negocio o “curro de los derechos humanos” con que lucran esas organizaciones y que ayuda a la propagación del relato. Así lo reveló un exguerrillero, quien aconsejó a dirigentes de esas organizaciones reunidos en Holanda, a donde habían concurrido con el objeto de pedir dinero, que denunciaran al menos 30.000 desaparecidos, a fin de introducir el término “genocidio” y mantenerlo sine die.

De ese modo, aquí y en el mundo, fue instalada la mentira, con el concurso de medios ideologizados, ONG internacionales cooptadas por la izquierda y sembradoras de venganza y odio, gobiernos corruptos, dirigencia política en parte también ideologizada y en parte temerosa, jueces prevaricadores y protervos y un largo etcétera.

Las principales víctimas de esta tenebrosa realidad y de esta justicia asimétrica son los más de 2000 presos acusados de delitos llamados de lesa humanidad por hechos ocurridos hace más de 40 años, ancianos y enfermos, de los que ya han muerto 560 en cautiverio. A ellos, fiscales y jueces, aplicando una odiosa discriminación, les niegan sistemáticamente el derecho a la prisión domiciliaria, contrariando expresas normas legales y los dictados de la prudencia más elemental, ya que se los retiene cautivos y en plena epidemia expuestos al riesgo de contagio.

No existe ninguna razón valedera para privarlos de ese derecho. Sin hacerlos pasar por tamiz alguno, sino dentro del marco de corrupción que impera entre los jueces, centenares de delincuentes – desde violadores seriales hasta narcotraficantes – fueron liberados o enviados a sus domicilios. Pero a aquellos otros, falsa y fraudulentamente calificados como “genocidas” y, con toda propiedad, reales y verdaderos presos políticos, se les hace saber que para ellos no hubo, ni hay, ni habrá justicia.

Presidente de la Asociación de Abogados por la Justicia y la Concordia

Por: Alberto Solanet – Presidente de la Asociación de Abogados por la Justicia y la Concordia

Fuente: La Nación

Primicias Rurales

 

Mercados y liquidación de divisas: nada es lo que parece

Mercados y liquidación de divisas: nada es lo que parece

Buenos Aires, 9 mayo (PR/20) — Por Catalina Ferrari y Sebastián Salvaro– En el mes de abril la cosecha en Argentina continúo avanzando, el progreso se encuentra por encima del promedio de la campaña pasada a igual fecha. La producción de soja se proyecta por debajo de lo previsto a principio de campaña, en un volumen de 49,5 mill. de t según la BCBA. El maíz, por su parte, alcanzaría las 50 mill. de t.

Con respecto al avance de cosecha, las noticias en el último mes se centraron en el retraso en la liquidación de divisas de parte del sector exportador en pleno ingreso de mercadería. Como se observa en el gráfico, en el mes de abril, el volumen fue de 1.524 mill. de u$s, encontrándose por debajo de lo acontecido hace un atrás, de 1.915 mil. de u$s e inclusive, por debajo del promedio de los últimos 5 años de 1,938 mill. de u$s. Esto es consecuencia de los problemas económicos internos (renegociación de deuda, brecha cambiaria, etc) y, al contexto mundial debido a la pandemia del coronavirus que se encuentra afectando al comercio y la economía del mundo.

La menor liquidación de divisas no está relacionada en esta oportunidad con el volumen de ventas por parte del productor. El total comprometido (maíz, soja, girasol y trigo) es de 63,6 mill. de t vs las 51,9 mill. de t a igual fecha del año anterior. De las cuales, 41,8 mill. de t ya se encuentran con precio cerrado vs 33,3 mill. de t de la campaña pasada.

El mayor ritmo de venta por parte del productor se debió principalmente a la incertidumbre que se presentó luego de las elecciones primarias donde el peso argentino se devalúo fuertemente frente al dólar y, comenzaron las especulaciones sobre los cambios de derecho de exportación. De hecho, como se observa en el gráfico esto llevó a un récord de liquidación de divisas en el último trimestre del año anterior.

Centrando el análisis en el ritmo de venta por parte del productor, al 29 de abril, según datos publicados por el Ministerio de Agricultura, el volumen de compromiso de la cosecha de soja 2019/20 alcanza las 20,7 mill. de t., por encima de las 17,7 mill. de t. de igual fecha del año anterior, y de las cuales 10 mill. de t ya se encuentran con precio cerrado vs las 6,8 mill. de t. de la campaña pasada a igual fecha. A pesar del mejor ritmo de venta, se observa que en las últimas semanas debido a la baja en las cotizaciones de los granos por efecto del coronavirus, los negocios a precio hecho se han reducido; incrementándose los negocios con precio a fijar. Esto ocurrió tanto en maíz como en soja.

En Argentina tenemos dos efectos marcados de porque se dieron las bajas de los precios internos: por un lado, el ingreso de la cosecha y la confirmación de un buen volumen de cosecha y; por el otro, la caída de los precios internacionales por efectos del coronavirus que provocó la reducción en la demanda de los granos. El valor de la soja mayo-20 promedió el último mes los 214 u$s/t vs los 220 u$s/t. del mes de marzo y, disminuyendo -11% frente al dos de enero de 2020. El maíz, por su parte, también cotizó a la baja alcanzando valores en torno a los 125 u$s/t para el disponible y los 117 u$s/t para la posición julio. El trigo, por su parte, continuó con valores por encima del los 190 u$s/t para el disponible y la posición futura enero-21 cotiza en un rango entre los 160 a 170 u$s/t.

Ahora bien, pensando en lo que puede llegar a suceder en los próximos meses a nivel económico y de precios, con la campaña 2020/21 por delante es momento de comenzar a hacer números y ajustar el lápiz, y mirar con buenos ojos las tasas que se están ofreciendo en el mercado, antes de que estas desaparezcan.

(Los autores son analistas de mercados de AZ Group).

Primicias Rurales

Fuente: Agro24

El problema no es el campo, es el gasto descontrolado de la política 

El problema no es el campo, es el gasto descontrolado de la política 

Por Jorge Chemes (Presidente de CRA)

La decisión poco inteligente del gobierno nacional de aumentar los derechos de exportación, que es un impuesto negativo y que en cualquier porcentaje, retrae y desalienta la producción, nos obliga a poner de nuestro bolsillo para solucionar el gasto público que, en términos simples, no es otra cosa que el resultado de las malas decisiones políticas. Aportamos cada vez más, y sin embargo, el déficit crece y la pobreza nunca baja. Si los gobiernos no discuten las causas, la calidad y el tamaño del gasto, no habrá derechos de exportación, ni impuestos que alcancen porque la cuestión de fondo es el agujero negro de la política que gasta más de lo que puede y mal. El problema no es el campo, es el gasto descontrolado de la política.

Lo poco que va a recolectar el gobierno con más retenciones se contrapone a lo mucho que podría ganar si, en vez de quitarnos, pone el esfuerzo en originar más inversiones y confianza, porque, en rigor, para solucionar la pobreza lo que hay que generar es más riqueza.

El campo es una polea, que al girar, produce dólares frescos, alimentos, empleo genuino y, sin embargo, los gobiernos en sus más variadas ideologías y a lo largo de la historia, lo ha reducido a una caja sin fondo donde busca para pagar lo que gastan sin medida. Ese simplismo es el que explica también porqué el país está como está y porqué, otros países, con menos potencial pero más aspiraciones hacia el desarrollo y el progreso y más cuidado en el gasto, han despegado tanto. Es una utopía pensar que el crecimiento llega sin planificación y sin esfuerzos y que alcanza sólo con los enormes bienes que nos ha dado la naturaleza.

Nos preocupa la constante tentación de la política de explicarnos las dificultades pero eludir la autocrítica a la hora de asumir sus responsabilidades por sus malas decisiones. Sin asumir los errores, no hay posibilidad diseñar un futuro diferente al preocupante presente que hoy tenemos.

Somos pequeños y medianos productores que tratamos, cada día, de sostenernos y cumplir la meta de la competitividad y lo hacemos con el acompañamiento de un par de profesionales y el conocimiento que nos da años y años de trabajo. La paradoja es que con nuestro trabajo sostenemos enormes estructuras burocráticas que hasta ahora no han hecho ningún esfuerzo por ser eficientes, menos aún competitivas y menos aún generadoras de ideas para el crecimiento de la producción en cualquiera de sus segmentos. Hasta acá lo que ha logrado el campo es gracias a la imaginación, la perseverancia y el esfuerzo de las familias que todos los días le ponen ganas y esperanza donde otros no ponen nada.

Somos burros empujando un enorme carro en el que, cómo calabazas, la política pone más y más carga impositiva para aguantar los beneficios que a nosotros, los del campo, nunca nos llegan. El engranaje de este carro debería estar aceitado con proyectos y políticas que le den al campo futuro, tecnología, mercados, desarrollo y un porvenir. Sin embargo, la rueda cruje por la sequía de ideas, lo que nos produce un atraso enorme en términos comparativos con otras regiones.

En verdad, el campo, desde hace mucho tiempo está muy lejos de la visión romántica de magníficos atardeceres en estancias con platería. Somos, en rigor, miles de productores que nos hemos empobrecido junto con en el progresivo empobrecimiento del país y que hoy, trabajamos a destajo sin políticas, sin caminos, sin infraestructura, sin escuelas ni universidades que generen arraigo y enfrentando la avaricia constante de la política que desde hace años gasta más de lo que recauda y disfraza como déficit fiscal el enorme gasto público que crece con el mismo vértigo que la pobreza.

El gobierno ha tomado una decisión. Ellos tienen el poder político. Nosotros, el campo, la fuerza del trabajo. Esta magra y pobre estrategia sin táctica de aumentar los impuestos no es otra cosa que impulsar un conflicto y empobrecernos más. No sólo para el campo. También para el gobierno porque el presidente Alberto Fernández fue uno de los hombres que terció, en la 125, para evitar la confrontación y hoy, unilateralmente, nos empuja a tomar medidas.

El campo puede producir mucho más en un escenario diferente. La política deberá resolver si se va a quedar en los diagnósticos o avanza en la soluciones. Nosotros hacemos nuestra parte, históricamente solidarios, exhortamos al gobierno a hacer la suya porque el problema no es el campo, es la política.

Primicias Rurales

Fuente: CRA

 

Agustín Bilbao: “Las malezas resistentes son el error que comete el protagonista a los 30 minutos de la película y el punto de partida para que se replantee su vida”

Agustín Bilbao: “Las malezas resistentes son el error que comete el protagonista a los 30 minutos de la película y el punto de partida para que se replantee su vida”

Por Lola López

Buenos Aires, 3de mayo (PR/20) – Agustín Bilbao es ingeniero agrónomo y su nombre resuena asociado al manejo de malezas resistentes y a tecnología de procesos. Es asesor en Agroestudio Viento Sur, en el CREA Necochea Quequén, provincia de Buenos Aires, y socio de AAPRESID. Tiene un hermano, Esteban, que es un agrónomo de avanzada y trabaja junto con él.

-¿Cuáles considera que son los dilemas del agro moderno?

-El primero, producir más y al menor costo versus producir sosteniblemente, o sea, más y al menor costo conservando el suelo, la biodiversidad y la calidad de vida de nuestros empleados, consumidores y pueblos cercanos.

-Ya suena a mucho. ¿Hay más?

-Hay. Otro dilema es agricultura sostenible versus agroecología… aunque este no es un dilema verdadero, son sólo palabras, o un dilema-falacia, porque el verdadero dilema es: producimos sosteniblemente y con eso alcanza o además tenemos que mostrarlo de forma explícita para que nos “vean” los consumidores y la sociedad.

-Sigamos con los dilemas…

-Sigamos con otro dilema relacionado a lo anterior: Ser los más eficientes tranqueras adentro (es lo que históricamente venimos buscando) versus trabajar también en comunicación tranqueras afuera (para acercarnos más a la sociedad) y cabildear. Otro: Vernos como “el campo” y hacer una defensa corporativa del mismo versus enfrentar y denunciar a los que hacen las cosas mal.

-¿Qué papel juegan las malezas resistentes?

-Un papel central. Son el error que comete el protagonista a los 30 minutos de la película y el punto de partida para que se replantee los aspectos profundos de su vida…

-¿Para tanto?

-Sí.

-¿Y hacia dónde vamos en esa pelea?

-Gran parte de “el campo” ya se chocó el problema y entendió que la solución es manejo integral, no solo usar el mejor herbicida… el problema es que ¡todas las mañanas cuando nos levantamos nos olvidamos! Y hay que reflexionar para volver a entenderlo. Somos como El día de la marmota. Pero la pelea es ganable.

-¿Y cómo?

-Tenemos que entender que 1) en verdad no es una pelea, es la naturaleza; las malezas son parte de nosotros y debemos aprender a convivir y poner más naturaleza sobre esa naturaleza; 2) que si manejo bien las malezas y mi vecino no maneja bien las malezas, entonces no estoy manejando bien las malezas; 3) que con arrendamientos anuales tenemos la pelea perdida, incluso sin pelea.

-¿Cómo trabaja usted las aplicaciones inteligentes?

-Con sensores que detectan dónde está la maleza. Hay equipos en el mercado que aplican en barbecho solo donde está la maleza. Leen las malezas en tiempo real, y nos permiten reducir el uso de herbicidas en un 65 a 70%, según la zona.

-¿Qué beneficios implica?

-Esto se traduce en que controlamos mejor las malezas (ya que las aplicamos en el estadio indicado y con 2 modos de acción) y reducimos el impacto en el medio ambiente en 65 a 70%, sobre todo disminuyendo el uso del socialmente delicado glifosato en un 75 a 80%. También representa importantes ahorros en dinero por usar menos herbicidas que, según zona y escala, permite que la tecnología “se pague” en unos 2 a 3 años.

-O sea, un ejemplo de cómo mejorar tecnologías de procesos y disminuir insumos.

-Así es. En Necochea, donde trabajo, en 2018 no había ningún equipo de éstos. En 2019 llegó el primero y, para mayo de 2020, habrá 7. Esto no para y es sólo el comienzo, ya que dentro de unos años se podrá aplicar también dirigido adentro de los cultivos (no solo en barbechos), y no sólo químicos, sino también métodos físicos. Y con robots.

-¿Qué opina de la producción agroecológica, sin uso de fitosanitarios?

-La producción agroecológica es un concepto amplio y no certificado, o sea, sin reglas claras, y por eso hay diferentes versiones. Entiendo que considera ampliar la mente, para producir mientras conservamos el suelo y de forma sostenible como antes dije. La mayoría de estos conceptos en la teoría coinciden con los defendidos desde hace años por Aapresid, CREA, INTA, universidades. El problema siempre aparece cuando lo llevamos a la práctica… Creo q hablar de agroecología está de moda.

-Usted menciona el “activismo hipócrita”. ¿A qué se refiere?

-A defender algo sin entenderlo, levantar banderas porque es romántico. Es ir en contra de algo que se está haciendo pero sin plantear una solución verdadera en su reemplazo. Muchas veces los activistas blanden soluciones que no tienen nada que ver con el problema, por eso lo de hipócrita, es frivolizar temas profundos para ir en contra de “el sistema”. A los 16 años tocaba la guitarra en una banda punk, y era antisistema. Me parece muy normal y lógico. Pero opino que los adultos que siguen yendo en contra sólo porque les gusta ir en contra son… inmaduros. Ojo, también existe el activismo no hipócrita y eso es otra cosa.

-¿Hay algo que quiera agregar?

Voltaire decía: “La ignorancia afirma o niega rotundamente. La ciencia duda”.

Por ejemplo, una verdad es que todos los cultivos son modificados genéticamente. Todos los seres vivos lo son. La discusión debería ser hasta adónde el ser humano tiene el derecho de modificar a la Naturaleza. Y ahí la ciencia sólo puede aportarnos algunas certezas y muchas dudas. Lo afirmo rotundamente porque sé que soy un ignorante en muchas cosas.

Primicias Rurales

Fuente: Bichos de Campo

Luis Wall “La biología bien considerada es una gran aliada para la producción”

Luis Wall “La biología bien considerada es una gran aliada para la producción”

Luis Gabriel Wall – Doctor en Ciencias Bioquímicas -Licenciado en Ciencias Bioquímicas e investigador del Conicet

Por: Juan Carlos Grasa

En el marco del encuentro de la Regional Chacra de Aapresid, estuvimos con Luis Wall y Cesar Belloso, dos referentes importantísimos dentro de este planeta campo. Investigadores, estudiosos, científicos que hace años trabajan en función de sostener la calidad del suelo. La ciencia aplicada con la mirada puesta en el largo plazo. Ideas que renuevan y traccionan el conocimiento.

Luis Gabriel Wall – Doctor en Ciencias Bioquímicas -Licenciado en Ciencias Bioquímicas e investigador del Conicet

Importancia del proyecto Chacra de Aapredid

«El proyecto Chacra Pergamino de la Regional AAPRESID Pergamino –Colon nos sirvió para hacer ciencia básica, terminamos desarrollando conocimientos sobre microbiología y bioquímica del suelo. Lo interesante es que eso sirve como herramienta para monitorear los procesos de manejo que les interesan a los productores para chequear que realmente estén haciendo las cosas bien, y por otro lado para acceder a la biodiversidad microbiológica.

Tuvimos la oportunidad de medir distintas variables durante 5 años, un tiempo importante para ver la dinámica de los procesos. Con el conjunto de datos recolectados tenemos oportunidad de medir las actividades enzimáticas del suelo, y esto nos permite monitorear procesos y diagnosticar el estado de la salud del suelo»

Suelo prístino

«Encontramos que los suelos con rotación tienen unas relaciones de metabolismo de carbono, nitrógeno y fósforo comparables a un suelo prístino, mientras que un suelo con historia de sojizacion se corre de ese “normal”; entonces la idea es empezar a decir en términos de la fisiología del suelo que éste está funcionando mal en un caso, y en otro está funcionando bien»

Datos novedosos en función a las rotaciones

«Datos que nos parecieron novedosos es empezarle a encontrar significado  a los datos que aparecen del análisis de los lípidos del suelo, para empezar a entender cómo cambia la calidad de la materia orgánica del suelo y esto estrechamente emparentado con el valor de la materia orgánica en la agregación de las partículas del suelo, siempre en función a las rotaciones. Hay que ver cómo una rotación más intensiva y más equilibrada en términos de gramíneas y leguminosas terminan teniendo en el corto plazo mejor estructura física a nivel de micro-agregados y que la calidad de la materia orgánica en términos de composición de ácidos grasos termina siendo diferente»

Ácidos grasos

«Nuestra interpretación es que hay mejor calidad de lo que funciona como sustancias segmentantes de las partículas minerales. Es curioso encontrar que los ácidos grasos que empiezan a ser los más importantes en cuanto a la descripción de los buenos suelos, terminan siendo ácidos grasos insaturados como los que nos hacen comer para tener una buena dieta. Aun no tenemos valores de referencia, si bien sabemos que un manejo es mejor que otro en términos de productividad, estamos empezando a armar datos biológicos para cerrar un modelo que antes no existía.

No solo observamos la bioquímica y microbiología, sino que también miramos junto a la gente de la universidad de Rio Cuarto la relación con las lombrices y los bichitos de la meso fauna. Cuando uno hace el análisis de las distintas variables, vemos que se superponen, los distintos manejos modifican las diferentes variables de manera muy similar, entonces se plantea que el sistema funciona como un sistema integrado.  Como un todo»

La biología como aliada

«Los suelos tratados con insumos son suelos donde uno le agrega las cosas que le hace falta a la planta para crecer pero sin tener en cuenta la biología, entonces lo que se agrega puede estar inhibiendo los procesos biológicos y que podrían ser aprovechados. La biología bien considerada es una gran aliada para la producción. Tener en cuenta la biología como parte de la agricultura es una elección muy inteligente a futuro. La gran mayoría de lo que vive en el suelo contribuye a una mayor producción y además mejora la cuestión ambiental»

Mirada a largo plazo

«Una de las cosas que deberíamos hacer como país es avanzar en tratar de conseguir valores de referencia para poder tener indicadores, eso podría hasta exportarse al mundo porque es un conocimiento que se podría vender. Aquí, en Argentina, con la agricultura y la producción  se da una situación desde la comunidad muy particular, porque son los productores los que traccionan hacia dónde va el desarrollo del conocimiento»

Cesar Belloso – Ingeniero agrónomo. Productor y presidente honorario de Aapresid. Pionero de la siembra directa.

Presentación biológica de años de ensayos

«En estos años se trabajaron en distintos sitios dentro de la regional, que definían agroecológicamente distintas situaciones en cuanto a suelo, paisaje, lluvias etc. Cinco rotaciones que iban desde las menos intensas: trigo-soja-maíz-soja a las más intensas que era pastura permanente, donde se hicieron mediciones a través de los años evaluando parámetros físicos, químicos y biológicos. Lo que se mostró es el resultado general de todo estos años, de la cantidad de datos recolectados. Se está haciendo primero la parte biológica, otros años fuimos haciendo resumen de la parte física y la química.

Cesar Belloso – Ingeniero agrónomo. Productor y presidente honorario de Aapresid. Pionero de la siembra directa.

El hecho de ir trabajando con distintos grupos de investigadores – la Universidad Nacional de Quilmes con los indicadores biológicos, la Universidad Nacional de Rio Cuarto con Jose Camilo Bedano y su equipo de meso fauna, la colaboración del INTA Castelar y Pergamino, etc. – toda esta interacción permitió llegar a un grado de profundización mayor.  La aspiración es poder tener en los próximos años más indicadores de los que hoy tenemos.  Está claro que cuando uno va a sistemas más intensificados, la salud del suelo mejora. El objetivo está también en identificar suelos sanos pero de mayor calidad porque es allí donde mejor se puede producir»

Aapresid está cumpliendo 30 años y el lema siempre verde, siempre vivo.

«Es siempre verde los lotes y siempre vivo el suelo.  Es interesante que si le sumamos el Biospas (ya tiene 15 años), significa que la mitad de la vida de Aapresid se fue generando una información que es inédita a nivel mundial.  Lo interesante es que está traccionado por los productores, los centros de investigación y las empresas. El conocimiento lo vamos a poder aprovechar en la regional pero es un conocimiento generado compartido, abierto a la información»

Escala de datos

«Es necesario valorar la visión en un proyecto, tener la paciencia de esperar el  tiempo necesario para que trabajos de este tipo florezcan y hoy veo que una de las conclusiones más importantes es que teniendo todas estas puertas abiertas hay mucha información dispersa de distintos centros de investigación – INTA, CONICET, Chacras Experimentales etc . -que podrían empezar a reunirse para hacer evaluaciones y generar una escala de datos más grande que permita afinar estas líneas que deja abierto este trabajo»

Perseverancia

«El nivel de inversión y el nivel de exposición en un país que no protege al que produce –la realidad nos muestra que está sobre impuestado –  hace que uno pueda entender porqué se toman decisiones de simplificar las rotaciones, pero no quedan dudas que en la medida que uno persevera en el tiempo con las buena prácticas, se beneficia el sistema en el largo plazo»

Primicias Rurales

Fuente: Horizonte A

Fundación Libertad y Progreso rechaza la posición oficial de apartar a la Argentina del Mercosur

Fundación Libertad y Progreso rechaza la posición oficial de apartar a la Argentina del Mercosur

Buenos Aires, 28 abril (PR/20) — La Fundación Libertad y Progreso acerca de la posición del gobierno frente al Mercosur:

Nuestra Fundación lamenta la decisión oficial de apartarse de sus socios del Mercosur en la negociación de nuevos acuerdos de libre comercio. Esta decisión, adoptada en el limitado ámbito del entorno presidencial, aparta a la Argentina del camino que debería seguir para integrarse al mundo e impulsar su desarrollo.

Además, ha puesto al país al borde de su abandono definitivo del Mercosur. La política de apertura está hoy bien comprendida por los gobiernos del Brasil, Uruguay y Paraguay y lo fue por el de la Argentina cuando acertadamente se buscó y se alcanzó un acuerdo con la Unión Europea, que aún deben convalidar los Parlamentos.

La Argentina debería establecer, como política de Estado, un modelo económico abierto, integrado al comercio internacional, que tenga como objetivo generar una permanente mejora en la productividad y competitividad.

Este es el único camino que puede asegurar un crecimiento del salario real y del empleo. De esa forma no solo se potenciarían las exportaciones, sino además, a través de un mayor poder adquisitivo, también el mercado interno.

El proteccionismo está en la esencia del crónico estancamiento de nuestra economía. Los beneficios de la apertura resultan contraintuitivos para el hombre común, circunstancia que ha sido y es aprovechada por quienes abogan y se privilegian con una economía cerrada.

El Mercosur debe converger a un arancel externo común uniforme y moderado y a una estructura institucional compatible con la concreción de los acuerdos de libre comercio que se están negociando, y otros más. La Argentina no debe quedar fuera, pues si así lo hace no tendrá otro destino que el club del atraso.

Primicias Rurales

Fuente: Fundación Libertad y Progreso