Yo y el Padre somos uno.»

Jesús: «Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna; no perecerán para siempre, y nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre, que me las ha dado, supera a todos, y nadie puede arrebatarlas de la mano del Padre.

Barrow: Modulo Agroecológico en cultivos extensivos

INTA Marcos Juárez – Pensando una agricultura sostenible. Entrevista a Santiago Sarandón