Buenos Aires, 6 de junio (PR/24) .- Talleres Metalúrgicos Crucianelli, Leaf Agrotronics y el INTA se unieron en un proyecto tripartito para desarrollar e implementar tecnologías de siembra directa y agricultura de precisión con inteligencia artificial y robótica incorporada, en línea con las normativas internacionales. Optimizar el uso de los recursos y aumentar la productividad, el objetivo de estas innovaciones agrícolas de exportación.

Un proyecto tripartito -consolidado en un convenio de vinculación tecnológica- reúne la experiencia, el conocimiento y la trayectoria de los Talleres Metalúrgicos Crucianelli, de Leaf Agrotronics y del INTA. Las tres entidades trabajarán en conjunto y harán sinergia para desarrollar e implementar tecnologías de siembra directa y agricultura de precisión con inteligencia artificial y robótica incorporada.

“El sector agrícola argentino se enfrenta a desafíos significativos vinculados con la optimización del uso de los recursos  y el aumento de la productividad”, explicó Hernán Ferrari -especialista en mecanización agrícola del INTA-. Según señaló, para dar respuesta a estas demandas, “es clave modernizar las tecnologías agrícolas y adoptar nuevas que tengan inteligencia artificial y robótica incorporada”.

De acuerdo con el referente del INTA, el proyecto tripartito tiene como objetivo brindar una solución viable al sector agrícola nacional con tecnologías innovadoras y adaptarlas a las condiciones específicas de las distintas regiones del país. “El proyecto representa una oportunidad significativa para transformar la agricultura argentina y contará con etapas que incluyen la investigación y desarrollo, la implementación en el campo y la capacitación de los agricultores”, agregó.

A su vez, Ferrari reconoció que apuntan a “desarrollar tecnologías agrícolas que cumplan con normativas internacionales, a fin de posicionar a la Argentina como un líder en la exportación de innovaciones agrícolas”.

En cuanto a las expectativas que genera el proyecto, el especialista del INTA aseguró: “Esperamos que la adopción de las tecnologías desarrolladas en este proyecto resulte en un aumento significativo de la productividad y eficiencia de las operaciones agrícolas en la Argentina”. Y agregó: “A largo plazo, el proyecto busca posicionar a la Argentina como un referente global y líder en el sector agrícola en innovación”.

En esta línea, aseguró que la implementación de tecnologías de precisión permitirá una aplicación más exacta y controlada de insumos, lo que resultará en una mayor eficiencia en su uso y menores costos operativos para los agricultores. Además, según Ferrari, se beneficiarán de estas innovaciones tanto pequeños como grandes productores -lo que permitirá una mayor equidad en el acceso a tecnologías de vanguardia- así como los trabajadores, que tendrán condiciones de trabajo más seguras y eficientes.

A su vez, la industria de maquinaria agrícola y las empresas de tecnología agrícola también se verán beneficiadas porque -según explicó- la demanda de nuevas tecnologías impulsará la innovación y el desarrollo de productos, lo que fortalecerá la industria local y generará nuevas oportunidades de negocio.

Ferrari dio un paso más al asegurar que los avances en el campo de la agricultura de precisión y la robótica beneficiará a la comunidad científica y académica porque proporcionará un entorno propicio para la investigación y el desarrollo, lo que fomentará nuevos conocimientos y tecnologías aplicables en el sector agrícola.

Por último, de manera indirecta, también se beneficiarán de este proyecto los consumidores. “Una agricultura más eficiente y sostenible resultará en una mayor disponibilidad y calidad de alimentos, potencialmente a precios más bajos. Los consumidores podrán acceder a productos agrícolas producidos de manera más sostenible y con un menor impacto ambiental”, detalló.

 

Primicias Rurales