Trips y arañuelas: protagonistas de una gruesa marcada por la seca

Trips y arañuelas: protagonistas de una gruesa marcada por la seca

Arañuela roja en soja, la clave está en saber dónde buscar.Foto: Esteban Bilbao, Regional Necochea Aapresid.

Buenos Aires, 28 noviembre (PR/22) — Trips y arañuelas son plagas biológicamente muy distintas, pero que tienen mucho en común: las condiciones de sequía y altas temperaturas son el caldo de cultivo ideal para ambas.

Si no se controlan a tiempo, pueden llegar a provocar daños irreversibles sobre la oleaginosa. Arrancando el tercer año Niña ¿qué estrategias aprendimos para mantenerlas a raya en el cultivo de soja? Fernando Flores (INTA Marcos Juárez) y David Piola (Asesor AFA) llevaron recomendaciones al ciclo diario de entrevistas Agenda Aapresid.

Pensar como trip y arañuela

Para aprender a manejarlas, se hace preciso conocer su nicho y comportamiento. Las arañuelas son arácnidos que suelen expresarse mayormente en estadío vegetativo en zonas de mayor estrés donde no ha cerrado el entresurco, por ejemplo, cultivos sobre lomas arenosas. En cuanto a los trips, aunque pueden tener aparición temprana, el momento de mayor daño se da en estadíos reproductivos entre R3 y R5.

El mayor problema es que son plagas silenciosas y su ciclo es muy dinámico, con nuevas camadas cada 12 o 15 días. En los inicios los ataques se concentran en los estratos inferiores de las plantas y son muy difíciles de detectar. “Entonces los controles llegan tarde, cuando la plaga explota alcanzando estratos superiores”, agregó el asesor de AFA.

La depresión sobre el rendimiento puede alcanzar los 1.000 kg/ha. La magnitud de las pérdidas estarán en función del grupo de madurez del cultivo y la variedad, la densidad poblacional y la condición hídrica.

Hasta abajo: monitoreo desde la base, todo el ciclo

Ambas plagas pueden estar presentes desde temprano y a lo largo de todo el ciclo. Es importante intensificar y mantener el monitoreo constante para detectar su presencia antes de que sea tarde y para adelantarse ante la necesidad de control, si fuera necesario.

Su cuantificación visual se debe hacer con ayuda de una lupa, idealmente en horarios de no tan alta insolación y temperatura, porque los adultos de trips tienden a volarse rápidamente. Se considera alcanzado el umbral de acción cuando se observa al menos un adulto por foliolo. Su presencia da cuenta de la magnitud de la infección a nivel de ninfas, las que usualmente se refugian en el envés de las hojas y generan la mayor parte de los daños.

Por su parte, arañuela es un tanto más fácil de observar porque todo su ciclo lo hace sobre las hojas y da una explosión poblacional muy fuerte, explicaron. Para su monitoreo se recomienda mirar la parte inferior del canopeo o el envés de las hojas, además de evaluar la presencia de telas.

Recomendaciones de manejo

Ante la presencia de las plagas en estadío vegetativo, si se espera baja humedad relativa ambiental y estrés hídrico para las próximas semanas, hay que actuar rápidamente con aplicaciones preventivas de productos que den persistencia. El control temprano hace la diferencia, ya que si suben los estratos superiores el daño será muy grande e irreversible, remarcó Piola.

En lo que respecta a activos, los referentes coinciden en que la abamectina está dando muy buenos resultados. Por el contrario, indicaron ser cuidadosos con los piretroides, porque el control puede no ser tan favorable y, contrariamente, podemos estar fomentando el ciclo reproductivo de la arañuela. Hay que tener en cuenta que una vez que esta formó la tela, es infranqueable y los productos no podrán atravesarla. Por su parte, los IGR y spinosinas pueden andar muy bien para achicar la población de trips, aunque este último no es aconsejable para arañuela.

En suma, es una campaña en la cual el monitoreo constante va a ser fundamental para adelantarse y proteger el rendimiento. Sobre todo estar muy encima desde la etapa vegetativa poniendo especial ojo en sojas de ciclos cortos, organizando bien las tareas de aplicación para llegar a tiempo, señalaron.

 

 

Primicias Rurales

Fuente: Aapresid

En Buenos Aires, ya hay 375 productores que cultivan 23.000 hectáreas con agroecología

En Buenos Aires, ya hay 375 productores que cultivan 23.000 hectáreas con agroecología

De acuerdo a un relevamiento de FAO, el 89% de los productores agroecológicos consideran que ayudan a mejorar el cuidado ambiental. Aunque el menor gasto en insumos también es un factor que abre las puertas al cambio productivo.
Buenos Aires, 25 de noviembre (PR/22) .- La producción agroecológica bonaerense se desarrolla en una superficie de 23.000 hectáreas certificadas, que abarcan 81 municipios y 375 productores.

Según explicaron desde FAO, Buenos Aires es la primera provincia en contar con un programa integral de promoción de la agroecología desde el año 2020.

En el marco de una jornada impulsada por el organismo, se analizó el avance de este programa, que también cuenta con la participación del Ministerio de Desarrollo Agrario de Buenos Aires. Viviana Blanco, consultora de FAO, presentó un diagnóstico cuyo objetivo fue evaluar la manera de incrementar el perfil productivo de ese sector.

El estudio consistió en la realización de 190 encuestas y 70 entrevistas, de las cuales la mitad fueron efectuadas a mujeres. “Logramos identificar estrategias agroecológicas en todas las producciones agropecuarias de la provincia y en todas las regiones, y las mismas iban desde un rediseño total de producción hasta quienes querían mejorar el uso de agroquímicos”, explicó.

El trabajo de campo arrojó una serie de datos que permitieron elaborar un perfil de la actividad. Por ejemplo, el 70% de las y los productores hace experimentación en su propio campo y el 90% de las y los encuestados dijo que están agrupados en alguna organización formal o en un grupo de trabajo y que aprenden entre ellos.

“Esto también rompe con el paradigma del aislamiento o la exclusión, donde el técnico es el que sabe y los productores no saben nada y no tienen nada que enseñar”, señaló.

SUSTENTABILIDAD

Una de las preguntas que se repitieron tanto en encuestas como en entrevistas, fue sobre las oportunidades que tiene la agroecología para crecer y ser adoptada por más productores.

En este punto, el 89% de los consultados coincidió en que es una práctica que ofrece la posibilidad de establecer un mayor cuidado ambiental.

“Se reveló que hay más productores que vienen de la agricultura convencional y que encuentran en la agroecología al menos una disminución de costos; y aunque no compren todo el paquete de este enfoque productivo, sí encuentran esa satisfacción”, sostuvo.

 

EL ROL DEL ESTADO

Como parte de la iniciativa, la cartera de Desarrollo Agrario creó un Registro de productores y establecimientos agroecológicos y una Red Provincial de facilitadoras y facilitadores en agroecología. Esta red cuenta con 562 agentes territoriales en 107 municipios.

Para impulsar esta actividad, la provincia ofrece tres líneas de financiamiento específicas para la agroecología a través del Fondo Fiduciario Provincia en Marcha, con montos que ascienden hasta $1,5 millones, con tasas de interés subsidiadas de entre el 15 y el 24%.

Primicias Rurales

Fuente: infocampo.com.ar

La falta de humedad superficial continúa limitando el avance de siembra de los principales cultivos de verano

La falta de humedad superficial continúa limitando el avance de siembra de los principales cultivos de verano

Buenos Aires, 25 noviembre (PR/22) — La falta de humedad superficial continúa limitando el avance de siembra de los principales cultivos de verano indicó el Panorama Agrícola Semanal (PAS) de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

En tanto, la cosecha de trigo cubre el 12,5% de la superficie apta luego de un progreso intersemanal de 2,5 puntos. El
rendimiento medio nacional se ubica en 13,5 qq/Ha. Mientras el norte se encuentra próximo a dar por finalizadas las labores de cosecha, siembras tempranas sobre el centro inician la recolección de cuadros con rendimientos heterogéneos y por debajo a los promedios de las últimas cinco campañas.

La siembra de girasol ya se ubica en el 93,4 % de las 2 millones de hectáreas (MHa) proyectadas para la campaña 2022/23.

En cuanto a la demora interanual en las labores, al presente informe se ubica en 2,8 p.p. Gran parte de los lotes que restan
por incorporar se corresponden con planteos tardíos y de segunda ocupación ubicados en la provincia de Buenos Aires. En cuanto a la condición del cultivo del área ya sembrada, el 86 % de los cuadros registra una condición entre normal y excelente.

La falta de humedad superficial continúa demorando las labores de siembra de soja. A la fecha, y con una demora interanual de casi 20 p.p., el 19,4 % de las 16,7 MHa proyectadas para la campaña 2022/23 ya fueron incorporadas. En números absolutos dicho avance representan más de 3,2 MHa con un 40 % de dicha superficie concentrada sobre ambos núcleos.

En paralelo, la siembra de cuadros de maíz con destino grano comercial no toma ritmo. Gran parte de los lotes incorporados se corresponden con planteos tempranos del cereal. Luego de relevar un progreso intersemanal de 0,2 puntos porcentuales, el avance en las labores ya se ubica en 23,8 % de nuestra proyección de siembra para la campaña 2022/23 de 7.300.000 Ha.

Por otro lado, se mantiene una demora interanual a nivel nacional de 6,2 p.p. en las labores.

Finalmente, la siembra de cuadros de sorgo granífero dio inicio luego de las mejoras registradas en la humedad de los perfiles. Gran parte de los avances fueron relevados en el centro y sur del área agrícola nacional. A la fecha el avance de siembra se ubica en 16,7 % de un área estimada para la campaña 2022/23 en 950.000 Ha., un 5 % inferior al ciclo previo (Superficie campaña 2021/22: 1.000.000 Ha.). A la fecha las labores registran una demora interanual de 9,4 puntos porcentuales.

 

 

Primicias Rurales

Fuente: PAS

La incorporación del control eléctrico, novedad en una Jornada de Manejo Integrado de Malezas en el centro-norte de Córdoba

La incorporación del control eléctrico, novedad en una Jornada de Manejo Integrado de Malezas en el centro-norte de Córdoba

Con el propósito de mostrar combinaciones novedosas para el manejo de la borreria, en la zona de Monte Cristo se realizó una jornada a campo en el establecimiento Monte Seco, ubicado en camino a Capilla de los Remedios, dirigido por la ingeniera Adriana Arnaldo.

El encuentro, en el que participó más de medio centenar de productores y técnicos, fue organizado por Curupaití Agropecuaria, y contó con la participación de las firmas Basf, Agroindustrial y Agro-Thrive. Esto fue así, ya que la muestra a campo consistió en la combinación de controles químico y mecánico, y la novedad para la zona de control de malezas a través de impulsos eléctricos.

Dos décadas de borreria en lote

“En este campo venimos trabajando con rotación de 50% maíz y soja, y la principal complicación que tenemos, de ahí que hicimos esta jornada, es la presencia de borreria, que empezó en este lote hace más de 20 años”, explicó Adriana Arnaldo.

“Como la realidad indica que aún no tenemos alternativas de control es que venimos realizando distintos ensayos. Muchas empresas han pasado por acá a lo largo del tiempo. Lo que hoy pudimos ver es una estrategia más amplia de control combinando diferentes alternativas”, puntualizó la productora e ingeniera agronóma.

“Los resultados concretos seguramente los veremos de acá a un tiempo, los primeros días de enero cuando podamos sembrar, pero siempre es una buena noticia seguir probando”, agregó.

Por su parte, el ingeniero Marcelo Valdez, de Curupaití, resumió la jornada en tres pasos: “Lo que se mostró fue un trabajo integrado de tres tecnologías diferentes. Por un lado BASF con sus fitosanitarios, que desarrolló una secuencia de aplicaciones y presentó una novedad que van a lanzar el año que viene; luego un control mecánico, a cargo de la gente de Agroindustrial, con un Carpidor; y lo más llamativo lo trajo Agro-Thrive: un equipo cuyo método de control de malezas es a través de impulsos eléctricos”.

Para “seguir la corriente”

Como mencionó Valdez, el aspecto novedoso fue ver en acción un innovador dispositivo de control de malezas desarrollado por la empresa Agro-Thrive, de General Deheza. El mismo funciona con energía eléctrica y no requiere la utilización de agroquímicos, y si bien ya se viene probando en zonas del sur y sudeste cordobés, es la primera vez que trabaja en el centro-norte de Córdoba.

Agroverdad dialogó con Pedro Torre, integrante de la firma, quien explicó la breve historia de este implemento y cómo funciona. “En el año 2016 iniciamos la investigación y el desarrollo en control eléctrico de malezas, y ahora estamos trabajando principalmente en rastrojos de soja y maíz logrando hasta un 90% de eficiencia”, comenzó.

“El implemento aplica electricidad, y tenemos un sistema desde la cabina del tractor, desde el cual se da la orden de descarga y se puede regular la intensidad, cuyas opciones son muy simples: alta, media y baja. No queríamos complicar demasiado con valores eléctricos. Es un diseño propio, y en este momento estamos fabricando 5 unidades, lo que sería nuestra pre-serie. Calculamos tener una salida comercial con este producto en marzo del año que viene”, detalló.

“Se trabaja a una velocidad de 4 kilómetros por hora, y apuntamos principalmente a periurbanos, ya que este equipo no tiene ningún tipo de derivas, al ser eléctrico. Cada año vemos noticias sobre malezas resistentes a nuevos herbicidas.  Nosotros, más que focalizarnos en las condiciones de la maleza, nos enfocamos en las condiciones del ambiente, porque se pueden generar arcos voltaicos. Aplicamos con una humedad relativa ambiente superior al 40%” graficó Torre.

Finalmente aclaró que “en cuanto a la maleza, mientras no sobrepase una altura de 40 centímetros podemos trabajar; a partir de ese tamaño vamos específicamente sobre los manchones, reduciendo la velocidad y aumentando al doble la potencia eléctrica entregada. Hay que remarcar que se debe combinar el uso de este sistema con controles químico y mecánico”.

Basf mostró Voraxor, que lanzará en 2023

“El control químico para la borreria es complicado porque es una maleza perenne. Lo que presentamos aquí es una estrategia de doble golpe: en un primer momento generamos un estrés que no la termina matar, para luego dar el golpe de secado, y de esa manera el control es mucho más efectivo”, dijo Daniel Ulla, de Basf.

“Para eso mostramos una paleta de productos. La primera intervención en el lote fue con Interfield, para producir el estrés, y después fuimos con nuestra batería de secado, aplicando Heat y también en mezcla con glufosinato de amonio. De todas maneras, el principal tema aquí es determinar cuál es el momento oportuno de las aplicaciones, porque a veces no se combinan todos los elementos necesarios. En líneas generales es en el momento de rebrote cuando hay que estar atentos”, explicó.

Y adelantó para Agroverdad una novedad con vistas a 2023: “Aprovechamos este encuentro para presentar un nuevo herbicida, Voraxor. Lo interesante es que es una nueva molécula, después de tantos años en que la industria química no hacía nuevos lanzamientos. En el caso de Voraxor, es trifludimoxazin, que ya está comercial en Estados Unidos y Australia, y aquí lo vamos a estar presentando el año próximo. Su característica principal es que se trata de un producto de secante y que tiene persistencia en el suelo, con lo cual es muy versátil para lo que es la situación de barbecho corto previo a la siembra”.

Con carpidor, control eficiente

Por último, el control mecánico a través de un carpidor, fue comentado para Agroverdad por Fernando González, de la empresa Agroindustrial: “Se hicieron unas pasadas en lote demostrativo, para combatir la borreria. Y en 24 horas hemos visto unos resultados excelentes, controlado prácticamente el 100% de la maleza”.

Sobre su funcionamiento, detalló que “es una máquina con cuchillas de corte que tiene rejas planas y trabaja hasta una profundidad de 10 a 12 centímetros, aunque lo normal es hacerlo a unos 4 o 5 centímetros. Lo que hace básicamente es cortar las raíces de maleza sin mover la cobertura. Es una herramienta más para combatir la problemática de manera integrada con otros sistemas de control”.

El éxito del equipo se sustenta en que la fábrica de Laguna Larga lo desarrolló hace tres años (con un primer año de prueba y demostración), y al día de hoy se han entregado más de 200 unidades.

Como se mencionó más arriba, la jornada a campo sobre nuevas tecnologías para el control integrado de borreria fue organizada por Curupaití Agropecuaria, una empresa que pilotean desde Monte Cristo Esteban Tronfi, Marcelo Valdez y Esteban Ciravegna.

Primicias Rurales

Fuente: Agroverdad

 

Maíz tardío: ¿Cuáles son las dos tecnologías para el manejo de plagas que no pueden faltar?

Maíz tardío: ¿Cuáles son las dos tecnologías para el manejo de plagas que no pueden faltar?

Buenos Aires, 22 de noviembre (PR/22) .- En su último informe, la Red de Maíz Tardío de Aapresid (RMT), muestra el rol del uso de fungicidas y biotecnologías insecticidas sobre el éxito del cultivo.
¡No te pierdas el informe completo de la RMT!
La Red de Maíz Tardío de Aapresid (RMT) publicó su último informe con datos sobre la campaña 21/22 que incluye ensayos comparativos de rendimiento así como ensayos de evaluación de tecnologías para el cultivo.

En esta última edición, se muestran resultados sobre el impacto del uso de fungicidas y biotecnologías insecticidas sobre la performance de maíces en distintas zonas. Los resultados ponen en valor la importancia de invertir en estas tecnologías para no sacrificar rendimientos.

Fungicidas en roya y tizón marcan la diferencia en rindes

La red integra 5 sitios en la región central, abarcando las provincias de Buenos Aires, Entre Ríos, Córdoba y Santa Fe donde se probaron 17 híbridos de diferentes empresas. Todos los experimentos se realizaron en secano y siguiendo las prácticas de manejo de cada productor. El rango de fechas de siembra fue desde el 14 de diciembre al 5 de febrero, y las precipitaciones durante el ciclo fluctuaron entre 133 y 663 mm.

Para evaluar el efecto del uso de fungicidas, se aplicó alrededor de V10 un tratamiento de acción sistémica de amplio espectro para el control de enfermedades foliares. Entre R2 y R4 se evaluó la incidencia y severidad de Roya (P. sorghi) y tizón foliar (E. turcicum) en lotes tratados vs. no tratados, y se vio que en 5 de los 4 sitios el uso de fungicidas tuvo efectos positivos en el rinde, alcanzando en el sitio de mayor respuesta diferencias de 2500 kg versus lote no aplicado.

Esto muestra la importancia de los tratamientos fungicidas en planteos tardíos para construir rinde, a tal punto que la productividad ganada supera con creces el costo del tratamiento fungicida, que hoy en día ronda los 100 kg/ha de maíz.

Esta fuerte respuesta a la aplicación de fungicidas se viene viendo a lo largo de varios años de ensayo en la RMT, que estima un promedio de respuesta interanual de 600 kg/ha.

Biotecnologías insecticidas en cogollero

El gusano cogollero es una de las principales plagas del cultivo de maíz tardío. Hoy en día, el uso de híbridos Bt es la principal herramienta para controlarla. Estos maíces modificados genéticamente expresan su efecto de control de la plaga a través de diferentes proteínas insecticidas: Cry1A.105, Cry2Ab2 y Vip3A.

En un ensayo liderado de forma conjunta con la Red de Mango de Plagas de Aapresid (Rem) se buscó comparar la efectividad de esta gama de eventos biotecnológicos.

Se usaron 11 sitios de la RMT y 5 híbridos, cada uno con un evento insecticida distinto. Se siguieron las prácticas habituales de cada productor y en este caso, las fechas de siembra fueron desde el 6 de diciembre de 2021 al 6 de enero del 2022, con monitoreos en V6 y V7.

Si bien la presión de la plaga fue baja en 21/22 y en la mayoría de los sitios no se alcanzó el umbral de daño económico los ensayos revelaron una gran sorpresa: aquellos híbridos cuya resistencia estaba dada por proteínas de grupo Vip mostraron un 16% más de control de cogollero respecto de aquellos con proteínas Cry.

Los resultados de la RMT en cuanto a uso de fungicidas para tratar enfermedades como de materiales resistentes a insectos muestran el rol clave de estas herramientas a la hora de lograr maíces tardíos exitosos.

Primicias Rurales

Fuente: Aapresid

Soja: bioinoculantes incrementan la calidad y reducen emisiones

Soja: bioinoculantes incrementan la calidad y reducen emisiones

Buenos Aires, 22 noviembre (PR/22) — En el mundo, la agricultura produce el 63 % de la emisión de óxido nitroso (N2O), uno de los tres principales gases de efecto invernadero responsables del calentamiento global. Con el objetivo de revertir esto e impulsar innovaciones tecnológicas climáticamente inteligentes, un equipo de investigación de Argentina, Chile, Brasil, Colombia, España y Uruguay desarrolló bacterias que permitirán incrementar la producción y la calidad nutricional de los cultivos de América Latina y el Caribe, reduciendo las emisiones de óxido nitroso.

Nicolás Ayub, líder del proyecto e investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas del Laboratorio de Microbios Beneficiosos IGEAF (CICVyA-INTA) aseguró que “la agricultura es muy sensible al cambio climático, de allí la importancia de impulsar la innovación tecnológica y de bioinoculantes climáticamente inteligente”.

De acuerdo con el especialista, “se trata de bacterias que tienen la capacidad de realizar aportes económicos y ecológicos sobre los cultivos. Dentro de los económicos, se destacan mayor productividad y calidad nutricional bajo distintas condiciones climáticas. Y dentro de los ecológicos, se destaca una menor emisión de N2O (gas de efecto invernadero) y una mayor actividad de degradación de residuos de herbicidas en suelo”.

Y agregó: “Para lograrlos, se trabaja en la producción de nuevos inoculantes como un paquete tecnológico que conjugue tres bondades en forma simultánea: que sea aplicable a una amplia variedad de cultivos relevantes de la región, que incremente la producción y la calidad de estos cultivos, y que reduzca drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero, en especial el óxido nitroso”.

Para Ayub, “la agricultura moderna transita una nueva etapa en la que las nuevas tecnologías desarrolladas deben garantizar un aporte económico en el momento de difusión comercial y asegurar la sustentabilidad del sistema agropecuario en el mediano y en largo plazo”.

Según el investigador, resulta “clave” contar con una nueva generación de bioinoculantes climáticamente inteligentes y capaces de mejorar la productividad de los cultivos en condiciones de estrés abiótico, reducir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEIs) y degradar los herbicidas aplicados en forma masiva.

Con este objetivo, el proyecto Fontagro “Mayor producción agrícola con menor emisión de óxido nitroso” de cooperación técnica multilateral entre la Argentina, Chile, Brasil, Colombia, España y Uruguay se extenderán los beneficios tradicionales proporcionados por los inoculantes. Así, se incorporarán nuevas características de reconocido valor ambiental como es la reducción de la emisión de N2O y alto impacto económico mediante el uso de tecnologías de mejoramiento.

“El INTA cuenta con una extensa trayectoria en materia de ingeniería genética para incrementar la productividad y la calidad nutricional de los cultivos de alfalfa y de soja en condiciones de salinidad y sequía (estrés abiótico), degradar herbicidas y el óxido nitroso (GEI) presentes en estos cultivos de leguminosas”. En esta línea, destacó la labor del grupo de Microbios Benéficos y de Ingeniería Genética de Leguminosas del Instituto de Genética (IGEAF) del CICVyA-INTA.

Frente a un contexto de cambio climático y en el marco de una cooperación internacional que busca mejorar la sustentabilidad de la agricultura regional, el INTA aporta su conocimiento y las estrategias de mejoramiento desarrolladas para editar los genomas de los bioinoculantes utilizados en distintos países de América Latina (Uruguay, Colombia, Chile y Brasil) y Europa (España).

En este sentido, Ayub destacó algunos hitos del IGEAF-CICVyA-INTA en el mejoramiento genético de rizobios para soja como son el incremento significativo del contenido de nitrógeno y la reducción drástica del impacto de herbicidas.

El grupo Microbios Benéficos del INTA contó con la colaboración de los especialistas Gabriela Soto, Silvina Brambilla, Karen Liebrenz, Cristina Gómez, Romina Frare, Margarita Stritzler y Nerina Fussoni.

A su vez, se destacó la gestión de Gabriela Pacheco, directora del IGEAF, Ruth Heinz, directora del CICVyA, Ana Montanari, especialista en planificación del CICyA, y Sergio Feingold, director del PNBIO.

 

 

Primicias Rurales

Fuente: INTA Informa