Un trigo de 53 quintales con muy poca agua, la experiencia Quiriko de un productor entrerriano

Un trigo de 53 quintales con muy poca agua, la experiencia Quiriko de un productor entrerriano

En Victoria, Entre Ríos, un productor de la zona cuenta cómo fue la experiencia de sembrar la genética francesa de RAGT Semillas. En resultados destaca que se sorprendió con los rindes y la sanidad, aún sin lluvias.

Victoria, Entra Ríos, 14 de Junio (PR/24) .-  La siembra de trigo ya está en marcha en Argentina y elegir la variedad correcta es la primera gran decisión agronómica de los productores.

Yamandú Debravandere es Ingeniero agrónomo, vive y trabaja en Victoria, Entre Ríos y es un especialista en semillas para la firma Maiocco Cereales, ubicada sobre la Ruta 11 en el Distrito Pajonal, y desde donde producen para todo el departamento Victoria. “Somos una empresa que hace, produce soja, maíz, trigo, colza, carinata, incluso arveja. Somos un semillero de trigo y soja donde multiplicamos semillas de las principales marcas de la argentina” explica Yamandú

“En honor a la verdad, venía siguiendo la variedad RGT Quirico desde hacía un año. Lo había visto en una muestra y leía sobre él en las redes. Hasta que el año pasado nos visitó el Ing. Agr. Pablo Bouzada de RAGT Semillas y llegó la oportunidad de probar el material. Así fue que lo sembré un 26 de Junio del año pasado en un buen lote con un suelo típico de nuestra zona de Entre Ríos. Se sembró con antecesor soja de primera y con una inoculación con fungicida” aclara.

“Como era un intermedio corto lo sembré en un lote a la par de un trigo de ciclo corto y bajo requerimiento de frío de los más conocidos en el mercado, sobre todo para comparar la velocidad de  crecimiento, el ciclo y otras variables que nos interesan. La primera conclusión es que RGT Quiriko es una variedad más intermedia que corta. Tiene un ciclo algo más largo que otros trigos similares. Agronómicamente lo vimos muy sano y con buen porte y nos sorprendió el rinde que terminó siendo de 53 quintales. A nivel sanidad también se comportó muy bien, si bien no fue un año llovedor, tampoco apareció ningún enfermedad. Cabe destacar que, a pesar de la sanidad que se veía, aplicamos fungicida al final de llenado, cuando tenía bandera desplegada, para protegerlo, porque lo queríamos preservar con el objetivo de guardar una semilla de calidad.

Con poca agua y un verde pálido

“Otra de las variables a considerar es que la campaña 2023 fue mala a nivel de agua. Sembramos con buena humedad. Previa a la siembra habíamos tenido 30 milímetros, se sembró y a los pocos días llovieron 20 mm más, y luego no volvió a llover hasta la cosecha. Estaba el perfil lleno y se logró ese rinde prácticamente con el agua del suelo. Lo que me llamó la atención fue el color, en estadios vegetativos Quiriko tenía un verde muy pálido, a tal punto que pensamos que podía haber alguna deficiencia de nitrógeno. En otro lote había dos variedades de otras empresas y ambas lucían un color verde oscuro mientras que RGT Quiriko se veía más pálido. Finalmente desde la empresa nos explicaron que ese color es una característica de la genética. Finalmente luego de la cosecha y de los resultados terminamos adoptando la variedad a tal punto que hoy, a principios de junio, ya estamos sembrando con semilla de primera multiplicación que tenemos” explica.

El primero de RAGT Semillas

El material RGT Quiriko fue la primera variedad de trigo de la empresa que se comercializó en Argentina. Es un trigo con excelente potencial de rendimiento de ciclo Intermedio, muy buen comportamiento a desgrane y vuelco y sin requerimiento de frio. Tiene una densidad de siembra recomendad de 110 a 120 Kg/Ha y su paquete sanitario incluye un excelente comportamiento contra roya amarilla, roya de la hoja y fusarium. Además ofrece buen peso hectolitrito y contenido proteico.

Incluso ya está “en la calle” la segunda variedad: RAGT Borsalino, un material de ciclo largo ideal para siembras tempranas y tolerante a las tres principales royas recomendado para el Sur de la pcia. de Buenos Aires.

Al respecto Marcos Kaspar Líder de I+D de RAGT para Latinoamérica agrega: “En trigo contamos con un programa de mejoramiento localizado en la ciudad de Balcarce, en Argentina, donde se desarrollan los cruzamientos de los parentales, la cría de los mismos y luego hacemos aquí la evaluación de los materiales en diferentes zonas. RGT Quiriko es un trigo que tiene potencial de rendimiento, calidad y un excelente perfil sanitario” sostuvo

Primicias Rurales

Lluvias sobre el sur del área agrícola  mejoran la humedad superficial para la siembra de fina

Lluvias sobre el sur del área agrícola mejoran la humedad superficial para la siembra de fina

Buenos Aires, jueves 13 junio (PR/24) — La siembra de trigo ya cubre el 46,3 % de las 6,2 millones de hectáreas (MHa) proyectadas para esta campaña, marcando un progreso intersemanal de 20,6 puntos porcentuales, indicó el Panorama Agrícola Semanal (PAS) de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

En las zonas del centro y sudoeste del área agrícola, la siembra registró progresos regionales de más de 22 p.p. en comparación a la semana previa, respondiendo a la necesidad de cubrir la
mayor superficie posible aprovechando la humedad disponible, a la espera de nuevas lluvias que podrían incrementar el área destinada al cereal.

En simultáneo, sobre el Sudeste de Buenos Aires, la intención de siembra se renovó luego
de las lluvias, pero el ritmo de avance se desaceleró. No obstante, sobre el norte del país, la falta de humedad superficial ralentiza la entrada de las máquinas, lo que podría comprometer el cumplimiento de los planes de siembra.

Asimismo, la siembra de cebada, luego de un avance interquincenal de 11,1 p.p., ya cubre el 14,5 % de la superficie proyectada. Las labores se concentran principalmente sobre la región central, mientras que sobre los núcleos cebaderos del sur las últimas precipitaciones han mejorado la humedad superficial que permitirán retomar las labores.

Cabe mencionar que sobre el Sur de La Pampa-Sudoeste de Buenos Aires, donde se encuentra la segunda mayor superficie, colaboradores informan un importante avance en la siembra temprana de ciertas variedades para evitar el golpe de calor de noviembre.

En paralelo, colaboradores sobre el Núcleo Sur, reportan una buena emergencia de los
lotes sembrados.

Por su parte, luego de un progreso intersemanal de 3,8 p.p. la cosecha de soja a nivel nacional transita su recta final habiéndose recolectado el 96 % de la superficie apta.

Las labores se concentran principalmente sobre el norte del área agrícola y el Centro-Este de Entre Ríos. Por otro lado, la cosecha de soja de segunda, próxima a finalizar, ha obtenido rendimientos por encima del promedio histórico, principalmente sobre ambos núcleos, Norte de La Pampa – Oeste de
Buenos Aires y Sur de Córdoba.

Las precipitaciones ocurridas a partir de la segunda quincena de febrero han sido oportunas para las siembras tardías, permitiendo impactar sobre los componentes del rendimiento. Esta situación amortiguó la caída de los rindes por debajo del promedio sobre el NEA.

“Bajo este contexto mantenemos nuestraproyección de producción en 50,5 millones de toneladas (MTn) de soja”, indicó el PAS.

Por último, la cosecha de maíz grano comercial avanzó satisfactoriamente, centrándose en los planteos del norte y tardíos del centro agrícola con resultados que vienen demostrando el impacto tanto del estrés hídrico y térmico como de la chicharrita del maíz.

Hasta el momento, se ha cosechado 21,7 % de los planteos tardíos, obteniéndose un rinde de 60,3 qq/Ha. La zona más afectada corresponde al NEA, que registra un rinde medio de 25 qq/Ha lo que demuestra el impacto de las adversidades mencionadas.

Por otra parte, el Centro-Norte de Córdoba reporta un rinde de 55,7 qq/Ha, resultando por encima de lo esperado. En este contexto, el PAS mantIene su proyección de producción en  46,5 MTn, lo que significa una reducción del 8,5 % respecto al promedio 2018/23.

Primicias Rurales

Fuente: PAS

Monitorean la chicharrita del maíz para analizar su evolución

Monitorean la chicharrita del maíz para analizar su evolución

Un equipo de especialistas en protección vegetal del INTA realizará un monitoreo de la plaga durante el periodo otoño-invernal para estudiar su evolución poblacional y las enfermedades que transmite. Mediante tres métodos, analizarán la variación de abundancia de adultos invernantes, su dinámica de vuelo, identificarán los sustratos de vegetación en los que se refugian y reunirán evidencia del efecto de diferentes regímenes meteorológicos sobre la población del vector.

 

Buenos Aires, jueves 13 junio (PR/24) — La chicharrita del maíz, vector de patógenos que producen el achaparramiento del cultivo se expandió desde el norte argentino hasta la zona núcleo, lo que provocó diversos problemas en el desarrollo de las plantas.

La intensidad de la epifitia, en muchos casos agravada por las condiciones de estrés hídrico y térmico, resultó en cuantiosas pérdidas económicas. Según los especialistas del INTA, uno de los ejes para diseñar una estrategia de manejo es conocer la dinámica poblacional de la plaga.

De acuerdo con Evangelina Perotti -entomóloga del INTA Oliveros, Santa Fe-, “la iniciativa tiene como objetivo principal generar información para una amplia área geográfica que contribuya a la toma de decisiones de los productores y asesores del sector agrícola”.

Esta iniciativa del INTA se suma, además, a la participación en la Red Nacional de Trampas de Monitoreo de Dalbulus maidis donde ya se trabaja para conocer la dinámica de vuelo e infectividad del vector y generar información desde diferentes regiones del país.

Para esto, según detalló Juan Carlos Gamundi -especialista del INTA Oliveros, Santa Fe- es fundamental muestrear a la chicharrita a fin de conocer y entender qué sucede con la dinámica de su población y sus posibles efectos en la próxima campaña agrícola.

“El área de estudio abarca aproximadamente 1.600 kilómetros de norte a sur y 750 kilómetros de oeste a este. En este estudio participarán 18 experimentales del INTA”, especificó.

Durante el periodo otoño-invernal, hasta la siembra de maíz, la chicharrita manifiesta una escasa movilidad refugiándose en diferentes ambientes. “Se la puede muestrear en el aire o en sustratos vegetales como cultivos de cereales o montes debajo de los árboles-”, explicó Gamundi. Para caracterizar la curva de evolución para las zonas de transición y zonas templadas, los entomólogos del INTA propusieron dos métodos complementarios para evaluar este insecto: las redes de arrastre y las trampas de emergencia.

En cuanto a las trampas para aire, Gamundi explicó que se utilizan trampas adhesivas: “Al ser de color amarillo, el insecto es atraído y queda adherido a la misma permitiendo su identificación y conteo”. De todos modos, reconoció que presenta algunas desventajas para la identificación de los insectos. Otro método para trabajar sobre sustratos vegetales es la red de arrastre, similar a las que se utilizan para capturar mariposas, pero construidas con un soporte más rígido. “Así, permite capturar las chicharritas golpeando sobre los diferentes cultivos y áreas de vegetación natural en banquinas, cortinas de árboles y montes”, reconoció Gamundi.

A su vez, los especialistas hicieron referencia a otro método utilizado sobre sustratos vegetales: las trampas de emergenciaSegún Gamundi, “se trata de la adaptación de un método previamente diseñado y utilizado para la captura de trips en el cultivo de soja. “Lo adaptamos y calibramos para incrementar el tamaño de la superficie de captura”. La ventaja de este método es que capturaría aproximadamente el 95 % de lo que realmente hay en el sustrato, agregó el especialista”. “En esta trampa las chicharritas son atraídas hacia la luz, que penetra por la parte superior de un recipiente cilíndrico negro. Resultados preliminares indican una alta eficiencia de captura”, aseguró el especialista del INTA.

Por su parte, Adriana Saluso -investigadora del Laboratorio de Entomología del INTA Paraná, Entre Ríos- se refirió al protocolo para el monitoreo de la chicharrita del maíz con red de arrastre en cultivos invernales. “Este documento establece los aspectos a tener en cuenta al momento del monitoreo, tales como horarios de inicio y finalización de los muestreos, frecuencia en la colecta de insectos, así como las actividades que se deben realizar en el gabinete”, detalló.

A su vez, Saluso subrayó que el protocolo va acompañado por una serie de capacitaciones para los entomólogos que participan en el monitoreo. En las mismas se abordarán diversas temáticas, entre ellas, el manejo de la red de arrastre y técnicas adecuadas para la conservación y manipulación de las muestras, así como el reconocimiento, por morfología externa, de las chicharritas capturadas, separándolas por sexo y estado de desarrollo.

A partir del análisis conjunto de los datos registrados con cada método de muestreo se realizarán reportes quincenales para dar a conocer al sector público y privado, la evolución de la población del vector. Esto contribuirá a la evaluación del riesgo de infección en diferentes zonas del país.

Primicias Rurales

Fuente: INTA Informa

El USDA sigue dibujando números de cosecha con una maestría tal que ya está para exhibir obras en una galería de arte

El USDA sigue dibujando números de cosecha con una maestría tal que ya está para exhibir obras en una galería de arte

 Por Valor Soja

Con la excusa de que los equipos del USDA se toman todo el tiempo necesario para actualizar las estimaciones iniciales en función de la nueva evidencia que vaya surgiendo, las planillas difundidas por el organismo terminan siendo un “mapa” bastante inexacto de la realidad presente y, mucho menos, de la esperada.

En lo que respecta a la Argentina, este miércoles el USDA mantuvo la estimación de cosecha de maíz 2023/24 en 53,0 millones de toneladas cuando la Bolsa de Cereales de Buenos Aires proyecta  46,5 millones en el mejor de casos.

El daño generado por Spiroplasma en cultivos de maíz tardío –que se estarán recolectando hasta el mes que viene– aún está por verse y no son pocos los que creen que el número final de la cosecha argentina terminará siendo inferior al previsto a la fecha.

En Brasil el USDA insiste que ese país logrará cosechar 122,0 millones de toneladas de maíz 2023/24, un número que está lejísimos de las 111,6 millones de toneladas estimadas hace un mes atrás por el organismo oficial Conab.

Algo similar sucede con la soja brasileña 2023/24, donde el USDA proyecta una cosecha de 153,0 millones de toneladas y Conab, sin considerar el desastre climático ocurrido en el estado de Rio Grande do Sul, preveía no más de 147,6 millones de toneladas un mes atrás.

Adicionalmente, la semana pasada las autoridades de Rio Grande do Sul comunicaron que, luego de realizar un relevamiento general de los daños productivos provocados por las inundaciones ocurridas el mes pasado, calcularon una pérdida de 2,71 millones de toneladas de soja.

Otro tanto puede decirse de la campaña 2024/25 de trigo ruso, donde el USDA proyecta cosecha de 83,0 millones de toneladas con una oferta exportable de 48,0 millones, cuando la entidad que agrupa a los mayores exportadores rusos (Rusgrain Union) pronostica que tales cifras son de 79,5 y 40,2 millones de toneladas.

El “inflado” de tales cifras desvirtúa cualquier análisis general que se pueda elaborar con el documento del USDA, aunque, por tradición, el mismo sigue teniendo impacto en las cotizaciones de los futuros negociados en el CME Group (“Chicago”).

Primicias Rurales

Fuente: Bichos de Campo

Diseñan estrategias para mejorar el uso del nitrógeno y el agua en caña de azúcar

Diseñan estrategias para mejorar el uso del nitrógeno y el agua en caña de azúcar

NOA, jueves 13 junio (PR/24) — Un equipo de especialistas del INTA trabaja en la puesta a punto de prácticas de manejo para mejorar el rendimiento y la rentabilidad de cultivo, que representa una actividad clave en el entramado agroproductivo de las provincias de Salta y Jujuy.

    El nitrógeno es un nutriente esencial para el crecimiento de la caña de azúcar, pero un uso excesivo de este insumo puede tener impactos negativos en el medio ambiente. Por su parte, el agua es un recurso escaso en diversas regiones del NOA, por lo que es crucial eficientizar su uso en la producción de caña de azúcar.

    En este sentido, investigadores del INTA Salta y de Yuto trabajan sobre la identificación de estrategias específicas que permitan maximizar la eficiencia en el uso del nitrógeno y el agua en caña de azúcar. Esto se traduciría en una mayor productividad y rentabilidad para los productores, al mismo tiempo que se reduciría el impacto ambiental asociado al uso excesivo de insumos.

    De acuerdo con Hugo Fernández, investigador del INTA Salta y Yuto, “estas prácticas no solo contribuirán a una mayor sostenibilidad en la producción de caña de azúcar, sino que también ofrecen una oportunidad para mejorar la calidad de los cultivos y aumentar la competitividad en el mercado”.

    “Este trabajo se enfocó en evaluar y estudiar cómo varía la eficiencia en el uso del nitrógeno y el agua en el cultivo de caña de azúcar, en dos zonas de manejo homogéneas caracterizadas por las condiciones edáficas (zona arcillosa y zona arenosa) y según las condiciones ambientales en las que se encuentre el cultivo”, afirmó Fernández. La caña de azúcar se encuentra fuertemente asociada a estos dos recursos, que inciden directamente en el rendimiento.

    Las características edáficas presentan una gran variabilidad a nivel de lote, principalmente asociadas a variaciones físicas. “En este estudio determinamos a qué se debe la variación en la eficiencia en el uso del nitrógeno y agua; para ello, trabajamos sobre un lote determinando sus características fisicoquímicas. Además, se hicieron evaluaciones con imágenes satelitales, que sirvieron para establecer patrones y correlacionarlos con las características de este lote. Este tipo de información permite delimitar zonas que se comportan de manera homogénea”, destacó el especialista.

    Resultados de la investigación

    Los resultados permitieron determinar los cambios del rendimiento para ambas zonas. Con un mismo manejo agronómico, y en promedio de ambas campañas, la zona arcillosa rindió un 18 % más que la zona arenosa. A su vez, aplicando nitrógeno como urea en el rango de 0 a 173 kilos de nitrógeno por hectárea, el rendimiento se incrementó 0,22 toneladas por kilo de nitrógeno aplicado.

    “En cuanto a las eficiencias, los valores fueron mayores en la zona arcillosa para ambas campañas, encontrándose una diferencia entre zonas promedio del 9 % para la eficiencia en el uso del nitrógeno y del 19 % para la eficiencia en el uso del agua”, determinó Fernández, y agregó: “Estos avances en la investigación permiten proporcionar información más precisa y que el productor sepa qué cantidades de insumos van a ser óptimas para cada ambiente al momento de planificar su campaña”.

    Los resultados obtenidos permiten determinar la eficiencia en el uso y aplicación de los insumos de acuerdo con la zona y las características del lote, evitando así hacer un manejo homogéneo que no respete los requerimientos adecuados a cada lote en particular. Además, el retorno económico seguramente sea menor en casos donde se utilizan los insumos de forma homogénea, sin tener en cuenta la variabilidad que existe dentro de cada lote.

    Por otro lado, “es importante tener en cuenta que esta eficiencia puede variar según sean las condiciones ambientales de la campaña o del año. En este estudio, detectamos que en años más lluviosos la diferencia entre zonas de manejo homogéneas tendió a igualarse, y en años más secos, esta diferencia de eficiencia tendió a ser un poco más alta” dijo Fernández.

    La investigación es un paso importante hacia una agricultura más productiva, ya que los resultados permiten afirmar que sería posible diagramar estrategias de manejo de la fertilización nitrogenada y el riego en caña de azúcar, considerando zonas de manejo homogéneas. Este manejo podría permitir un incremento en la eficiencia en el uso de recursos e insumos que repercutiría en una mayor productividad y rentabilidad; es decir que, con el conocimiento y las herramientas adecuadas, los productores podrán aprovechar al máximo los recursos disponibles y contribuir al desarrollo del sector agrícola de la región.

    Primicias Rurales

    Fuente: INTA Informa

    Presentan una nueva variedad de arroz de alta calidad culinaria

    Presentan una nueva variedad de arroz de alta calidad culinaria

    Buenos Aires, miércoles 12 de junio (PR/24) .- Se trata de Angiru INTA CL, el último logro del equipo de especialistas en genética del INTA, que se destaca por sus altos valores de granos enteros, alto rendimiento y una calidad culinaria destacada. El nuevo material estará disponible para los productores en la campaña 2024-2025 y será producido por Fundación Proarroz. Un aporte tecnológico clave con potencial para la exportación.

     

    Entre los cereales más producidos y consumidos en el mundo, el arroz ocupa un rol protagónico. El 90 % de su producción se concentra en el continente asiático, donde es considerado el alimento básico para su población. Fuera de Asia, Brasil es el principal país productor de arroz, cuyas plantaciones se ubican en Rio Grande Do Sul. En este estado se registraron en las últimas semanas fuertes lluvias e inundaciones que afectaron diversas actividades productivas, entre ellas la arrocera.

    Frente a este escenario, Brasil autorizó la importación de arroz para enfrentar los efectos de los eventos climáticos extremos y asegurar la seguridad alimentaria de su población. Para José Colazo -coordinador del grupo de mejoramiento genético de arroz del INTA Concepción del Uruguay, Entre Ríos-, “esto representa una oportunidad comercial para los países vecinos. Puntualmente para la Argentina, esta medida puede ser beneficiosa, ya que implica ventas a corto plazo”.

    Según detalló, “la cosecha de arroz en el territorio nacional está finalizando y se espera que no supere el millón de toneladas de base elaborado. De esta producción, se prevé destinar un 40 % a la exportación, en la que Brasil podría convertirse en nuestro principal destino, absorbiendo el 50 % de esa oferta”.

    Con el objetivo de acompañar al sector arrocero nacional, se presentó una nueva variedad: Angiru INTA CL cuyo nombre significa “compañero del alma” y proviene de los vocablos guaraníes anga (alma) e iru (compañero).

    “Este último avance en genética del grupo de mejoramiento genético de arroz del INTA estará disponible para los productores en la campaña 2024-2025”, especificó Colazo, quien aclaró que “la semilla original de este cultivar será producida por la Fundación Proarroz en el marco del convenio con el INTA”.

    Según detalló Colazo, “esta nueva variedad se destaca por su calidad culinaria e industrial” y, en este sentido, detalló que presenta altos valores de granos enteros y alto rendimiento total. “El grano de Angiru INTA CL tiene dimensiones similares a las de GURI, pero es más ancho y voluminoso. Esta característica se traduce en un mayor peso de mil semillas (+1 punto) y un mayor peso de mil granos elaborados (+1.5 puntos)”, agregó.

    En cuanto a su calidad culinaria, Colazo detalló que el cultivar cumple con parámetros de alta amilosa en grano y baja temperatura de gelatinización acorde a los mercados y preferencias de nuestros consumidores. Posee una cocción seca y suelta con una textura firme.

    Según su ciclo, el especialista recomendó su siembra en la primera quincena de octubre en Entre Ríos. Este cultivar presenta un vigor germinativo similar al de GURI, la misma capacidad de macollaje, un porte de planta más erecto y una distribución grano/biomasa más equilibrada, con un índice de cosecha de 0.5. Durante cuatro campañas seguidas en la Provincia de Entre Ríos, fue la genética que presentó mayor rendimiento agrícola.

    Primicias Rurales

    Fuente: INTA informa