Carne: se pronostica un aumento del precio de la carne entre diciembre y enero

Carne: se pronostica un aumento del precio de la carne entre diciembre y enero

Buenos Aires, 16 de noviembre (PR/20) .- Se espera una suba en el precio de la carne repartiéndose en el transcurso de diciembre y enero: si se demorase un poco, a más tardar en la segunda quincena del primer mes del año que viene.

Este fue uno de los datos que dejó la última Charla Granadera organizada por la Asociación de Frigoríficos de Córdoba (AFIC) y la Federación nacional del sector (FIFRA), con el apoyo del IPCVA, en la cual disertó el analista de mercados ganaderos Ignacio Iriarte.

Con posterioridad a la reunión, Daniel Urcia, director ejecutivo de AFIC y presidente de FIFRA, le comentó a Agroverdad que ese incremento se ubicará en un rango de entre el 10% y 20%, variable según el abanico de categorías.

“Pero –se ocupó en destacar- es sabido que las recomposiciones de precios de la carne se producen en algún momento del año y después “se planchan” por varios meses, de modo que hay que tomarlo como algo que es normal que ocurra en el mercado argentino y no éscandalizarse pensando o hablando de que la ganadería y el sector frigorífico actúan con insensibilidad social e inescrupulosidad: son circunstancias que todos los años suceden y es natural que así sea, los valore no pueden mantenerse estancados cuando todo sube”.

El consumo interno
Iriarte reparó en que, por un lado, la gente vuelve a reunirse para un asado y vienen las fiestas de fin de año y un período de vacaciones veraniegas que, en esta ocasión, será muy particular. “La gente ha vuelto a comer asado”, insistió el analista.

El consumo se ha mantenido, no obstante números negativos de la economía. “Es difícil que baje de los 50 kilos” apuntó Urcía. Iriarte había hecho notar que aún con una elevadísima pérdida de puestos de trabajo, que debieran hacer suponer una caída del consumo y de los precios, éstos se han manenido por arriba del nivel de inflación.

A pesar de todas las adversidades que se han presentado desde marzo, para Iriarte en materia de ganadería y carne “se ha pasado bastante bien la pandemia”,
habiéndose podido abastecer adecuadamente al mercado interno a la vez que se ha mantenido la tendencia al crecimiento en las exportaciones.

Un nuevo proceso
En Argentina, “se va armando un proceso inesperado”, con un consumo per cápita de 50 kilos y una exportación de un millón de toneladas.

Interpretó que esta tendencia exportadora, el actual gobierno nacional “no le pondría freno”. Esta apreciación, tomando en cuenta la experiencia que se ha tenido con administraciones peronistas, pero hoy necesitada imperiosamente de divisas.

Está claro que el motor que ha empujado las ventas externas ha sido China, que terminará el año asignando 30.000 millones de dólares a sus importaciones totales.
En Porcinos, aún cuando continua comprando, también está mejorando sus propios niveles de producción luego de las crisis de la peste porcina africana. “Está recomponiendo sus stocks” con emprendimientos espectaculares, como complejos productivos de 15 o 20 pisos.

Además, está haciendo fuertes compras de maíz, que este año serán de entre “20 y 30 millones de toneladas”, mencionó el experto, lo cual ha introducido un factor desconocido en el mercado.

En producción aviar, China “incrementó en 3,5 millones de toneladas la producción de pollos”.

Primicias Rurales

Fuente: agrocordoba

 

Estrés Térmico en Feedlot, un enemigo recurrente años tras año

Estrés Térmico en Feedlot, un enemigo recurrente años tras año

Por Ing. Agr. Pedro Sueldo– Coordinador Científico – Rumiantes-Vetanco SA

Buenos Aires, 9 noviembre (PR/20) — El estrés por calor en el ganado es una condición fisiológica en la cual la temperatura corporal es más alta que la normal y ocurre cuando la suma del calor interno, producido por el metabolismo, más el calor ambiental supera la capacidad del animal para disipar el calor del cuerpo y mantener su temperatura corporal entre 38°C y 39°C. Como resultado de esto, el animal responde con cambios fisiológicos y de comportamiento. Todo esto lleva a pérdidas de eficiencia de conversión y de rentabilidad en el sistema de engorde.

Las principales estrategias de mitigación de los problemas generados por el estrés térmico incluyen el uso de razas más tolerantes (cruzamientos con razas índicas), modificaciones de la alimentación para reducir la acumulación de calor metabólico y el desarrollo de estructuras e instalaciones para proteger al ganado contra las temperaturas altas.

A lo anterior se pueden sumar medidas de manejo según las pautas de bienestar animal tendientes a disminuir el estrés, evitando además trabajar con los animales en las horas de más calor.

Las medidas de mitigación se centran en el suministro de sombra y agua de bebida. Otras estrategias se basan en el manejo de los horarios de comida y en la restricción del consumo. Si se dan dos comidas, se puede dar un tercio del total a primera hora y el resto cuando comienza a bajar el sol; si se da una sola comida, conviene hacerlo en dicho momento.
Con respecto a los alimentos, los fibrosos generan en la digestión mayores incrementos de calor (por unidad de EM) que los que contienen más carbohidratos (granos).

La mayoría de las investigaciones apuntan al uso de una mayor proporción de estos últimos en las dietas denominadas “frías”, que sumarían menos cantidad de calor. Sin embargo, para algunos autores no hay evidencia concluyente en este sentido y una dieta moderadamente fibrosa, con fibra de alta calidad y baja en energía generaría menos calor que una muy concentrada. Un exceso de proteínas degradables en el rumen también contribuye al incremento de calor, por lo que la utilización de proteína pasante puede ser conveniente.

La utilización de grasa pasante en la dieta en reemplazo de parte del grano ha sido propuesta para contribuir a disminuir la producción de calor. Es posible que el suministro de distintos aditivos sean un complemento importante en la prevención del estrés calórico.

Acerca de Vetanco
Vetanco es un laboratorio veterinario internacional que desde hace más de 30 años desarrolla, elabora y comercializa productos innovadores para la salud y la producción animal. 

Unas 11,59 millones de cabezas vacunas se faenaron en lo que va  del año

Unas 11,59 millones de cabezas vacunas se faenaron en lo que va del año

Rosario, 9 noviembre (PR/20) — Unas 11,59 millones de cabezas vacunas se faenaron en lo que va del año, lo que
representa una suba del 1,2% con respecto a los primeros diez meses de 2019, siendo ésta la mayor cifra de faena en 10 años.
Así lo consignó el Mercado Ganadero Rosgan al afirmar que “si bien la faena de vacas sigue muy alta producto de la fuerte
demanda que aún ejerce China, en lo que va del año ha mermado en términos absolutos un 10% respecto de lo faenado en igual período del año pasado”.
Esto significa: unas 240 mil vacas menos desde las 2340 mil cabezas faenadas de enero a octubre de 2019.
En octubre último, en relación a igual mes del año pasado, la faena bovina cae.
De acuerdo a los datos provisorios dados a conocer por el Registro Único de Operadores de la Cadena Agroindustrial (RUCA), en octubre la faena bovina alcanzó los 1,26 millones de cabezas, un 3,7% por debajo del mismo mes del año pasado, pero levemente superior (14.700 cabezas) al dato de septiembre.
“Si tomamos la participación relativa respecto del resto de las categorías faenadas, octubre marca el quinto mes consecutivo a la baja. En los últimos tres meses la participación logró estabilizarse por debajo del 45%, nivel considerado de equilibrio
en función de la composición y dinámica productiva del rodeo nacional”, sostuvo el informe Rosgan.
Recordó que “ese número ha llegado a superar el 50% entre mayo y abril del año pasado. Si bien ese pico fue temporal y no llegó a configurar un proceso liquidatorio per se, ha llevado a una pérdida de más de 550 mil vacas y 200 mil vaquillonas en el
último ciclo”.
A diferencia de entonces, la composición de las hembras que han estado llegando a faena este año resulta más racional desde el punto de vista productivo.
“En los primeros diez meses del año, la faena de vacunos alcanzó los 11,6 millones de cabezas, el nivel más alto en los
últimos diez años. A priori, analizado de manera aislada este número podría ponernos en una situación de alerta respeto del
futuro del stock”, indicó.
Sin embargo, consideró que “en términos relativos al stock disponible, tenemos una tasa de extracción que -medida a igual
fecha- viene creciendo en los últimos 5 años en forma sostenida, sin comprometer significativamente el nivel de stock general”.
De manera implícita, esto da cuenta de una mayor eficiencia productiva del rodeo por el trabajo de los ganaderos.

Buscan producir más y emitir menos aprovechando el Lotus

Buscan producir más y emitir menos aprovechando el Lotus

Buenos Aires, 5 noviembre (PR/20) — Ocho países latinoamericanos desarrollaron una plataforma de investigación con apoyo internacional para intensificar la ganadería con leguminosas. «En la Argentina nos enfocamos en Lotus tenuis, la única forrajera de esa familia naturalizada en suelos salinos y sódicos de la Cuenca del Salado, zona que está avanzado al ciclo completo», afirma el Ing. Agr. Alejandro Costantini del INTA.

Un proyecto de investigación apuntalará a la ganadería latinoamericana a fin de mitigar la emisión de gases de efecto invernadero, la creciente amenaza que pesa sobre la producción de carne en el mundo global. La Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay, Chile, República Dominicana, Ecuador y Nicaragua concentran, bajo pastoreo directo, 400 millones de cabezas de vacunos, el 20% de las existencias mundiales, pero cuentan con bajos índices de eficiencia, variables de gran impacto en las emisiones de la actividad.

Para abordar este desafío, los institutos nacionales de investigación de esos países desarrollaron una plataforma que articula conocimientos y tareas para aprovechar el potencial de las leguminosas existentes en sus territorios, con el objetivo de mejorar la productividad animal cuidando el ambiente. La iniciativa cuenta con el soporte de FONTAGRO, mecanismo de cooperación que promueve la innovación agropecuaria en América Latina y el Caribe, y de PROCISUR, un programa de los países del Cono Sur que también trabaja en esa línea.

¿Por qué leguminosas? “Tienen la capacidad de fijar nitrógeno (N) en el suelo, que nos puede ayudar a mejorar la calidad del forraje y, por lo tanto, la productividad bovina, ahorrando fertilizantes. Esto no sólo significa una ventaja económica sino también ambiental”, afirmó el Ing. Agr. Alejandro Costantini del INTA, institución que lidera el proyecto.

En ese sentido, la mitigación de las emisiones (medidas como equivalente de CO2/kg carne) será analizada desde múltiples variables.

“Con una leguminosa fijamos N en el suelo, pero esto podría generar emisiones de óxido nitroso, algo no deseable. Por otro lado, ese N nos puede ayudar a incrementar el stock de carbono, o sea a incorporar materia orgánica en el perfil, que mitiga la emisión. Un punto a favor. Además, al ser un forraje de mayor digestibilidad, es posible que disminuya las emisiones de metano entérico, las más importantes de la ganadería. Son cuestiones que tenemos que comprobar”, explicó el investigador.

“Varios de estos estudios se están llevando adelante mediante tesis de posgrado y los resultados, que serán de uso público, se irán difundiendo a medida que se obtengan”, anticipó.

En la Cuenca del Salado

Para el especialista, un gran desafío es realizar el estudio en la región pampeana, que cuenta con el mayor stock de ganado del país.

“Pese a no ser una planta autóctona, el Lotus tenuis se naturalizó muy bien en la Cuenca del Salado, una de las áreas con mayor extensión de suelos salino/sódicos en zonas húmedas del mundo. Es la única leguminosa que funciona en esos ambientes”, subrayó, detallando que incluso podría ser una opción interesante para mejorar su calidad edáfica.

“Tenemos que comprobar si la combinación de efectos de esta leguminosa acaba dando una reducción de emisiones, o bien una compensación, por el almacenaje de carbono en el suelo. Y aún cuando no hubiera una disminución neta, si conseguimos producir más carne emitiendo lo mismo, seremos más eficientes”, planteó Costantini.

En la práctica

Hace 15 años, la Chacra Experimental Manantiales (INTA-Ministerio de Desarrollo Agrario), Chascomús, comenzó a evaluar el desempeño del Lotus tenuis que se encuentra en el banco de semillas del suelo de algunos potreros.

“Atentos a las promociones de raigrás, que hacíamos para el invierno, pensamos de qué manera podíamos generar forraje en los bajos, apuntándole al verano, cuando estábamos más cortos. Notamos que, luego de los inviernos lluviosos, venía una gran cantidad de Lotus. Pero los animales lo seleccionaban y no dejaban que expresara su potencial, ya que se pastoreaba en forma continua. Era una planta que veíamos en forma esporádica”, recordó el Ing. Agr. Matías Bailleres, Director de la Chacra.

A partir de ahí el equipo de la experimental empezó a estudiar la especie y a hacer ensayos. “Advertimos que el Lotus se perjudicaba muchísimo con la competencia. Entonces, comiendo al ras el pasto de invierno y con aplicaciones estratégicas de herbicidas, en junio o julio, lo liberamos de malezas y gramíneas. Así, entraba buena luz y se favorecía el crecimiento inicial, que es bastante lento. Luego, dando algún descanso a la parcela, nos encontramos prácticamente con una pastura pura de la leguminosa”, contó.

Para el técnico, “esto es muy importante en la zona, donde también avanzaron los cultivos de verano (maíz, sorgo y soja), con lo cual el bache forrajero estival pasó a ser mucho mayor, sobre todo en calidad”.

Ante estas problemáticas, desde la Chacra desarrollaron un ‘protocolo’ para hacer pasturas de Lotus. “La clave es apuntar a potreros que alguna vez hayan tenido Lotus con buena floración. La especie tiene un enorme potencial de multiplicación de semillas, que son de tegumento duro y quedan por muchos años en el suelo. Le dimos en la tecla”, aseveró Bailleres, agregando que al igual que el raigrás en algunos potreros la sembraron al voleo.

“El crecimiento en ambos casos es fenomenal. Produce más de 1.000 plántulas por metro cuadrado y tiene 18-20% de proteínas, que para una vaca con ternero al pie es excelente e incluso resulta estratégico para terneros de destete anticipado (120-140 kg)”, indicó. En tal sentido, su alto contenido proteico ayuda a mejorar la digestión de las fibras, principalmente de las gramíneas pasadas de verano, y con ello mejora la conversión de materia seca en carne.

Con estos antecedentes, hicieron ensayos para monitorear la producción de forraje logrando muy buenos rendimientos (suelos clase IV) y compararon las ganancias de peso vivo de novillitos en invernada sobre Lotus y sobre pasturas base alfalfa, en lotes agrícolas.

“Las altas ganancias diarias confirman la calidad del recurso. Por supuesto, con alfalfa, la cantidad de materia seca es mucho mayor; se puede tener más carga y la producción de carne/ha es más importante”, aseguró.

“El Lotus se está difundiendo cada vez más entre los productores de la zona. Era una planta que daba alguna florcita linda en el verano y, ahora, se transformó en un recurso forrajero de impacto en la productividad animal”, finalizó Bailleres.

Por Ing. Agr. Liliana Rosenstein, Editora de Valor Carne

Primicias Rurales

Fuente: Valor Carne

La impronta regional y el arraigo: fortalezas de la ganadería

La impronta regional y el arraigo: fortalezas de la ganadería

Buenos Aires, 1 noviembre (PR/20) … El sector ganadero se enfrenta a mercados exigentes, que plantean una responsable gestión ambiental de las producciones y demandan mayores controles sanitarios. Se trata de un verdadero cambio de paradigma, alentado por consumidores informados y profundizado por la pandemia del coronavirus.

Para Aníbal Pordomingo –referente en ganadería del INTA–, “la producción de animales no es estática, y sus formas, su interacción con el ambiente, con los recursos naturales y con la sociedad se adaptan permanentemente a los nuevos contextos”.

“En 20 años, el sector se adaptó a los desplazamientos por competitividad generados por la agricultura: el engorde a corral, la suplementación en cría y recría, la genética animal y las forrajeras megatérmicas generaron nuevos modelos de competitividad”, explicó el especialista. En esta línea, agregó: “Se configuró como instrumento de agregado de valor, de diversificación, de ahorro, de refugio de capital y de modulación financiera”.

Según Pordomingo, la remoción de los bovinos, ovinos o caprinos no sería la solución para una gestión ambiental responsable, “porque los ecosistemas intervenidos por la acción antrópica durante siglos no podrían revertirse con el solo descarte de la producción animal”.

En este sentido, el sector busca adecuarse a sus externalidades, ya sea para mitigar los efectos nocivos o eventualmente potenciar los positivos. “El desmonte sin diseño o poco pensado sobre modelos de sustentabilidad ambiental, el pastoreo abusivo por sobrecarga, y el uso indiscriminado de insumos ofensivos del ambiente, desdibujan la oportunidad regenerativa que ofrece la producción animal en el extensivo”, explicó el investigador del INTA Anguil –La Pampa–.

Además, “las producciones animales son estructurales de sistemas, culturas y formas de vida en muchas regiones del interior del país, y por lo tanto el tránsito repentino hacia otros modelos de producción, sin animales, implicaría cambios catastróficos para la estructura económica, social y cultural de gran parte del territorio nacional”, consideró.

“Por eso, la impronta regional y el arraigo aparecen como las fortalezas de la ganadería y son la raíz de su resiliencia, aunque esto puede conducir a la autojustificación, muchas veces simplista y sesgada en su propia historia”, analizó Pordomingo.

En este marco, el especialista señaló que “la virtuosidad y las resultantes positivas –ambientales y sociales– de la ganadería deben encontrar su justificación objetiva y, fundamentalmente, una estrategia de comunicación social que permita dar cuenta de la importancia de la ganadería para las economías regionales”.

Según el referente, el sistema de producción pastoril, con estrategias distintas, puede aportar a la sustentabilidad e incluso ofrecer servicios ecosistémicos. “Hablamos de una trayectoria que no es simple de definir en los modelos productivos si no se conoce el efecto de las contribuciones de las partes, y la sinergia y las competencias de las mismas”, indicó.

A su vez, sistemas sin árboles también pueden ostentar neutralidad o mejora de balances y huellas ambientales menors y “allí, nuevamente, la interacción entre los componentes define la eficiencia final y el sentido de la tendencia”, aseguró Pordomingo.

Así, el diseño de los sistemas ganaderos teniendo en cuenta primero la combinación de recursos forrajeros en el uso del suelo pensado en función de los efectos y resultados sobre la dinámica del carbono, “probablemente nos conduzca a planteos diferentes a los actuales, cuyas restricciones primarias no estén en la productividad por animal o unidad de superficie”, enfatizó.

Con respecto a las experiencias del pasado, el investigador del INTA Anguil reconoció que “la simple rotación de suelos entre cultivos anuales y pasturas perennes no sería condición suficiente para contener o revertir la degradación, menos para construirse en “pileta” de carbono”, y consideró que “la investigación de la integración de recursos y tecnologías debería proporcionar pautas para guiar la estrategia de combinación de elementos en función de ese objetivo”.

Asimismo, el especialista no dudó en subrayar que la ganadería bovina actual tiene la posibilidad de producir más carne con la misma cantidad de terneros que genera en una magnitud no menor.

“La eficiencia requiere de alta producción y calidad de forrajes, condiciones necesarias para capturar y retener carbono, aunque la posibilidad de rol ecosistémico de la ganadería no dependerá solamente de la eficiencia de sus partes, sino de la capacidad para integrarlas y dimensionar objetivamente sus aportes”, puntualizó Pordomingo.

Una jornada, cuatro encuentros
Bajo el lema “Potenciando la producción agropecuaria del norte argentino”, se organizó la semana ganadera en el INTA Chaco Formosa del 3 al 6 de noviembre. Se trata de una serie de encuentros que tienen por objetivo difundir las tecnologías disponibles para potenciar la ganadería del norte argentino.

Este espacio de encuentro del sector público y privado tiene la intención de compartir experiencias y exponer los avances en temas limitantes para la producción agropecuaria con una visión integral que abarque tanto la coyuntura como el mediano plazo, para generar los recursos que mejoren los aspectos tecnológicos.

Las cuatro jornadas son abiertas, de acceso libre y gratuito. Cada encuentro abordará un tema central. Durante las mañanas se abarcarán temas relacionados a políticas públicas, relaciones institucionales y perspectivas del sector agropecuario. Mientras que, por las tardes, se expondrán temas técnicos de actualidad por profesionales expertos.

Al finalizar las disertaciones, una mesa de cierre con los profesionales que conducen la gestión del desarrollo e implementación de tecnologías en INTA, así como invitados de otras instituciones, que expondrán sobre las acciones necesarias para potenciar la producción bovina del norte del país.

Primicias Rurales

Fuente: TodoAgro

Se vendió toda la hacienda en el remate de gordos de AgroActiva Virtual

Se vendió toda la hacienda en el remate de gordos de AgroActiva Virtual

Santa Fe, 29 de octubre (PR/20) .- En total salieron a la venta 600 animales. El novillito osciló entre los 110 y los 115 pesos, el novillo de 110 a 113, la vaquillona de 105 a 110, la vaca gorda de 100 a 105, la manufactura de 90 a 95 y la conserva de 80 a 90 pesos. Mientras que los toros alcanzaron precios de hasta 115 pesos.

Este jueves por la mañana se llevó a cabo el concurso y remate de hacienda con destino a faena que se realizó en el predio que Agricultores Federados Argentinos tiene en la localidad santafesina de Cañada Rosquín y se transmitió por la plataforma de AgroActiva Virtual con un resultado más que positivo ya que se vendió la totalidad de las cabezas que salieron a la pista.

AFA es la consignataria oficial del sector ganadero de AgroActiva, que este año y hasta este viernes 30 de octubre, se desarrolla de manera virtual en www.agroactivavirtual.com. Allí los productores y las personas relacionadas al agro tienen un espacio hecho a la medida para poder realizar los mejores negocios del año.

En el marco del remate realizado en las instalaciones que AFA posee en Cañada Rosquín salieron a la pista 600 animales entre novillitos, novillos, vacas y toros que se vendieron en su totalidad.

“Estamos muy conformes con el remate de hoy porque pudimos vender la totalidad de la hacienda que encerramos que colmó la capacidad de nuestras instalaciones”, destacó Alejandro Milano, gerente de Hacienda de AFA, quien agradeció a los asociados de la cooperativa que remitieron sus animales y a todos los compradores que participaron del remate.

En todas las categorías que se subastaron se reflejaron valores muy firmes. El novillito rondó entre los 110 y los 115 pesos, el novillo de 110 a 113, la vaquillona de 105 a 110, la vaca gorda de 100 a 105, la manufactura de 90 a 95 y la conserva de 80 a 90 pesos. Mientras que los toros alcanzaron precios de hasta 115 pesos.

Primicias Rurales

Fuente: Mariano Rossi