Alfredo Romano: “El Gobierno utilizaría una devaluación, como último recurso”

Alfredo Romano: “El Gobierno utilizaría una devaluación, como último recurso”

Buenos Aires, 29 de noviembre (PR/22) .- El nuevo Índice de Riesgo Monetario, elaborado por la Universidad Austral y Romano Group, indica que por dos meses consecutivos el país supera el 60%, lo que marca una “gran fragilidad del mercado monetario”.
El economista explica que estos resultados se deben al incremento de pasivos remunerados y la pérdida de reservas, dos de las principales razones que hoy afectan la economía argentina.

La Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Austral, junto a la consultora económica Romano Group, dieron a conocer los resultados del Índice de Riesgo Monetario (IRM). Durante el mes de octubre de 2022, el indicador llegó a la máxima de 66,75%.

“La tendencia para lo que resta del año es de un deterioro de la mayoría de las variables del índice, en un contexto en el cual el Gobierno utilizaría como última alternativa una devaluación discreta de la moneda que estabilizaría ciertas variables macroeconómicas”, pronostica Alfredo Romano, profesor de la Universidad Austral y presidente de Romano Group.

Según se indica en el IRM, el deterioro del último mes está relacionado con el incremento de la deuda remunerada del BCRA, principalmente de las Leliq respecto a Base Monetaria alcanza el 210%, “y ante rumores del lanzamiento de la segunda edición del ‘Dólar Soja’, la tendencia se tornaría más compleja”.

“La última vez que la relación pasivos remunerados contra Base Monetaria superó el 200% fue en 1989, donde la economía argentina se sumergió en una inflación galopante”, profundiza Romano.

Por su parte, los pasivos remunerados alcanzan los $9 billones, en dólares equivalentes a USD 57.000 superiores a las reservas brutas del BCRA.

Con respecto al comercio exterior, el mejor saldo comercial es explicado por el incremento de las exportaciones de bienes primarios -gracias al empuje del “dólar soja”-, sumado al freno generalizado en la importación, que se acentuó previo a la aplicación del nuevo Sistema de Importaciones implementado a comienzos de noviembre, y la administración de divisas por el BCRA en el MULC.Mone.

Además, la entidad monetaria tuvo que deshacerse de USD 498 millones en el mercado de cambios a lo largo de octubre, disminuyendo sus reservas netas.

Otro factor relevante que agrega el IRM es el mejor saldo de la balanza comercial, debido a la reducción notable de las importaciones energéticas. “Agosto, marcó el último mes con importaciones elevadas, en USD 1.600, para luego continuar con una tendencia decreciente en septiembre y octubre”, detalla Romano.

Por el frente financiero, el mejor clima externo marcó una recuperación de la renta fija global y de los mercados globales de equity, marcaron una clara mejora en el Riesgo Argentino con un descenso del Riesgo país de 187 bps, alcanzando los 2625 puntos el en octubre.

Con todos estos datos, Romano manifiesta que “continuará existiendo presión devaluatoria sobre el tipo de cambio oficial y también sobre los dólares financieros en los próximos meses por tres factores fundamentales: la brecha nuevamente en 100OÁo, un contexto complejo por los ingresos de divisa de la cosecha fina y una emisión que no cesa del Banco Central para sostener los precios de los títulos emitidos por el tesoro nacional”.

Sobre el Índice de Riesgo Monetario
Este es un índice de actualización mensual, cuyo mes y año de base es octubre de 2010, con estadísticas oficiales del INDEC y el BCRA. Se construye a partir de distintas variables económicas en términos locales y globales, consideradas “imprescindibles” para mantener la estabilidad monetaria de la economía doméstica:

Pasivos remunerados (Leliq, pases, lebac)
Base monetaria respecto al PIB
Pasivos remunerados respecto al PIB
Pasivos remunerados respecto a la base monetaria
Riesgo país y comparativo contra economías emergentes
Reservas internacionales brutas
Saldo balanza comercial mensual (Exportaciones e Importaciones)
Tipo de cambio oficial
Tasas de interés real
Inflación
PBI
Un índice por debajo del 30% resulta ser un escenario de estabilidad monetaria, mientras que un índice superior al 60% evidencia un escenario de altísima fragilidad monetaria. De este último estadio se puede predecir en un futuro inmediato o mediato, decisiones de política económica de shock para corregir la tendencia.

Si el índice supera el 60%, es predecible anticipar un shock en la economía doméstica. “Ese shock puede ser de confianza (reestructuraciones de deuda privada, acuerdo con un organismo multilateral, ingreso de divisas extraordinario por mejoramiento de las condiciones locales o internacionales) o de desconfianza (asociado a corridas cambiarias, devaluación de la moneda, reestructuraciones forzosas de activos, y, por ende, incidencia en la estabilidad monetaria de la economía doméstica)”, detalla Romano.

“Se trata únicamente de una referencia que intenta explicar el contexto monetario. Frente a determinados valores, podría predecir eventos extraordinarios, como una devaluación de la moneda doméstica”, concluye Romano.

Primicias Rurales

Fuente: Universidad Austral

Dólar soja: qué dice el decreto que lo reestableció

Dólar soja: qué dice el decreto que lo reestableció

Por Gerardo Choren
Buenos Aires, 28 noviembre (PR/22) — La nueva etapa del Programa de Incremento Exportador arrancó oficialmente este lunes. El Gobierno espera que ingresen unos US$3.000 millones.y Como primer efecto, el precio de la tonelada para el productor saltó de $ 68.000 a $ 80.000 en el mercado.

Dólar soja: qué dice el decreto que lo reestableció

A través de un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) el Gobierno reestableció oficialmente el denominado “dólar soja”, a un valor de $230, con vigencia hasta el 30 de diciembre próximo.

Se trata del “Programa de Incremento Exportador”, que el Poder Ejecutivo había lanzado originalmente el 4 de septiembre último y que desde este lunes tiene una nueva etapa.

Según lo dispuesto, el Programa es de adhesión voluntaria y será de aplicación efectiva respecto de los productores que se sumen y que cuenten con registraciones de Declaraciones Juradas de Venta al Exterior (DJVE), de corresponder, realizadas antes o después de la fecha de entrada en vigencia del DNU.

Respecto de las destinaciones definitivas de exportación para consumo, las DJVE, “como así también cuando se cumpla con una prefinanciación o postfinanciación de exportaciones del exterior o un anticipo de liquidación, los productores efectuarán el pago de los derechos, tributos y demás conceptos en las condiciones y plazos que establece la normativa aplicable, no debiendo superar ese plazo el 30 de diciembre de 2022, inclusive, y correspondiendo aplicar la alícuota del Derecho de Exportación respectivo del Decreto Nº 790 del 4 de octubre de 2020 vigente al 18 de marzo de 2022”, de acuerdo con el texto oficial.

El Gobierno aclaró que es requisito para la adhesión voluntaria renunciar, en forma previa, a la promoción de cualquier procedimiento judicial o administrativo cuya finalidad sea reclamar la aplicación de procedimientos distintos a los previstos de manera extraordinaria en el decreto y respecto de las operaciones alcanzadas por este.

Además, puntualizó que se destinará una proporción de lo recaudado por esta nueva etapa del dólar soja (que el Ministerio de Economía calcula en unos US$3.000 millones) a “financiar
programas que tengan como objeto atender a las economías regionales y cadenas de valor local”.

Economía, la AFIP, el Banco Central y la Comisión Nacional de Valores (CNV) podrán dictar normas complementarias a lo dispuesto en el DNU.

Por su parte, la Secretaría de Agricultura podrá, por cuestiones comerciales y logísticas debidamente acreditadas por los sujetos que adhieran al Programa, ampliar de manera extraordinaria y excepcional los plazos de cumplido de las DJVE.

El Ministerio de Economía fue autorizado a emitir Letras en dólares a diez años de plazo “por hasta un monto tal que cubra la diferencia patrimonial por las operaciones del presente decreto acaecidas al Banco Central”, dispuso el texto oficial.

El Gobierno justificó esta medida al señalar que “todo estímulo exportador redunda en ingresos fiscales incrementales a través del cobro de derechos de exportación como tributos nacionales y provinciales”.

“El aumento en la oferta de divisas contribuye a aliviar el impacto negativo en las importaciones locales de la suba en los precios de combustibles y energía que afecta severamente la
disponibilidad de reservas externas”, añadió.

Primicias Rurales

Fuente: NA

 

El recorte productivo continúa dando sostén al trigo

El recorte productivo continúa dando sostén al trigo

Por Agustina Peña – Emilce Terre – Julio Calzada de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR)

Rosario, 25 noviembre (PR/22) — Restando una semana para iniciar la campaña 2022/23 del trigo argentino, los precios tanto en el disponible como en cotizaciones futuras reflejan la limitada producción y se ubican en rangos superiores a los observados en los mercados de referencia internacionales.

El siguiente gráfico muestra los precios del trigo Pizarra Rosario convertidos a dólares por campaña comercial, contemplando la campaña 2012/2013 junto a los tres últimos ciclos. Vemos como la curva de color rojo, que representa a los precios del cereal en el corriente año, evidenció una suba considerable de la mano del conflicto ruso ucraniano a principios de año, para luego estabilizarse por debajo de esos niveles en el trimestre julio-septiembre, cuando se mantuvo en el rango de US$ 250/t a US$ 275/t.

Sin embargo, cuando la sequía en Argentina comenzaba a debilitar sustantivamente la producción y el fatídico recorte se empezaba a descontar, el precio del trigo local retomó la senda positiva y, a una semana del empalme efectivo de cosechas, las cotizaciones a diciembre no sólo no han disminuido, sino que están por encima de los precios de las anteriores campañas y del último trimestre.

En condiciones normales el mercado actúa a la inversa ya que, dada la mayor afluencia del cereal en el último mes del año, los precios tienden a caer cuando comienza la campaña. Como muestra la siguiente imagen, aún en el ciclo 2012/13 donde la situación a nivel macro y la sequía fue muy perjudicial para el país, el empalme de cosechas generó la baja de los precios hacia el mes de noviembre.

Se agranda la brecha entre futuros de trigo MatbaRofex y futuros de Chicago 

Si comparamos la evolución de las cotizaciones de futuros de trigo según MatbaRofex para la plaza doméstica (posición noviembre 2022) contra los futuros de trigo de mayor volumen operado de Chicago, vemos que, al 22 de noviembre, el precio del cereal en el país norteamericano anotó US$ 295/t, mientras que a misma fecha los precios pizarra de Rosario cotizaban a US$ 351/t.

En el siguiente gráfico se observa como esta brecha comienza a crecer a partir de octubre entre los dos mercados; la competitividad de Argentina se vuelve aún menor como resultado del efecto adverso del clima y la preocupación por el abastecimiento de cara al nuevo ciclo.

Otra novedad en el mercado de precios que pone de manifiesto la situación excepcional de esta campaña se puede ver en las puntas FOB del trigo para la posición diciembre. Esta semana se observaron ofertas de venta de trigo de Brasil (US$345/t) y de Uruguay (US$370/t), que se ubicaron por debajo de las posiciones vendedoras más cercanas (diciembre de 2022) de nuestro país (US$ 405/t), según han relevado corredoras internacionales.

Si bien son precios que existían, no se informaban para Argentina, pues nuestro país es el principal exportador y referencia en la región. Se puede interpretar que la necesidad de mayor abastecimiento podría generar que otros países del Cono sur cubran parte del suministro que en condiciones normales sería abastecido con cereal argentino.

Justamente, la comercialización en la presente semana estuvo signada por compras del sector exportador que totalizaron 5.200 toneladas (a misma fecha de la campaña anterior se habían comprado 0,34 Mt), mientras que las compras de la industria ascendieron a 73.500 toneladas, ya que este sector necesita abastecerse continuamente para mantener su proceso productivo.

Aunque sigue la tendencia marcada de cautela en el mercado, la disponibilidad del trigo que efectivamente se está cosechando está orientado a abastecer el consumo interno, cuya demanda tenderá a reacomodarse a la baja en un 8,33% (5,5 Mt contra 6 Mt en el promedio de años anteriores) y a los compromisos de exportación ya declarados con anterioridad.

Las coberturas de futuros y opciones de trigo se duplicaron en octubre

Otro dato que se desprende de la situación macroeconómica de la nueva campaña del trigo viene de la mano del valor casi duplicado en la cobertura de futuros y opciones de trigo para el mes de octubre. Como indica el siguiente gráfico, el décimo mes del año alcanzó un valor récord en transacciones de futuros y opciones de MatbaRofex e hizo que en el acumulado anual (enero-octubre), el 2022 sea el año con mayores coberturas para el cereal hasta el momento.

Si bien la posibilidad de aplazar esta entrega por 360 días que se derivó del comunicado oficial lanzado un mes atrás logró desplazar el compromiso presente, muchos exportadores aún tienen incertidumbre respecto al abastecimiento de cara a un tercer año niña y la oferta limitada está destinada a los compromisos que ya se han pactado anticipadamente.

 

 

 

Primicias Rurales

Fuente: BCR

Dólar soja: qué dice el decreto que lo reestableció

De cara al vencimiento del contrato noviembre, la soja sube 16% en la semana

Por Guido D’Angelo – Emilce Terré de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR)

Rosario, 25 noviembre (PR/22) — La semana que pasó deja novedades en el mercado físico de granos de Rosario en materia de precios.

Con presencia del sector industrial, el precio estimativo de la soja en la Cámara Arbitral de Cereales (CAC – BCR) subió un 16% respecto a la semana anterior, pasando de $ 62.000/t el viernes pasado a $ 72.000/t este miércoles. Si lo consideramos en dólares tipo de cambio comprador BNA, el valor Pizarra evidenció un repunte desde US$ 381/t a US$ 436,64/t.

El robusto contexto comercial y las complejidades climáticas no son lo único que explica esta suba, sino que también el mercado se vio condicionado por la expectativa de una reanudación del Programa de Incremento Exportador, que establece un tipo de cambio diferencial para las liquidaciones de ventas al exterior de soja, para el mes de diciembre. Al cierre de esta edición, persistían las expectativas, aún sin anuncios oficiales.

Cabe destacar que los presentes gráficos de precios en pesos se encuentran expresados al tipo de cambio divisa comprador del Banco de la Nación Argentina, siendo el mismo un tipo de cambio de referencia del mercado. La única excepción a este tipo de cambio lo encontramos en gran parte de septiembre del 2022, durante el cual estuvo vigente el Programa de Incremento Exportador, que implicó un tipo de cambio de $200 por dólar para la soja. Sin embargo, estas consideraciones no deben perder de vista el importante nivel de distorsiones que hoy en día existen en diversos mercados argentinos, lo que necesariamente afecta este análisis.

En este marco de atención, los precios de exportación de la soja argentina cayeron cerca de un 8% entre el 17 y el 23 de noviembre, pasando de US$ 587/t a US$ 540/t. De esta manera, su diferencial de precio con otros orígenes de exportación se ubica más de US$ 50/t a favor de la Argentina, algo notable para esta época del año cuando Estados Unidos registra el ingreso de su cosecha 2022/23.

Por su parte, los precios pizarra del maíz se ubican casi un 26% por encima de los valores del año pasado para los valores promedio de noviembre. A pesar de ello, cómo se ha destacado en más de una oportunidad, merece la pena destacar que estos valores nominales se encuentran lejos de ser récords absolutos, considerando que en los últimos diez años la inflación en dólares acumulada se ubicó por encima del 31%.

En el frente externo, esta semana se da por finalizada la cosecha de soja en Estados Unidos, mientras que en maíz ya se avanzó sobre el 90% del área de intención. Según las últimas estimaciones del USDA, en el caso de la oleaginosa, la producción americana 2022/23 acabaría con un recorte del 3% respecto al año anterior, con 118,3 Mt, incluso a pesar de la mayor superficie sembrada. Frente a ello, el mayor ajuste relativo lo sufrirán las exportaciones de poroto, que caerían un 5% interanual a 55,7 Mt, el volumen más bajo en tres años, en tanto que el uso de soja para crushing subiría un 2% a 61,1 millones de toneladas, un récord histórico. En este sentido, la absorción doméstica de aceite de soja en Estados Unidos viene creciendo a pasos agigantados, explicando estas proyecciones.

Con relación al maíz, la combinación de menor área sembrada y los efectos del déficit hídrico acabaron por recortar la producción estadounidense 2022/23 un 8%, a 353,8 Mt. En este caso, el uso del cereal para industria, alimento y semilla, que reúne principalmente el procesamiento para la producción se etanol se mantiene casi sin cambios (cede apenas un 1%) a 170,8 Mt, y representa casi tres veces lo que se exportaría como grano. En efecto, según el USDA, los embarques americanos caerían un 13% respecto al ciclo previo a 54,6 Mt, el volumen más bajo desde la 2019/20.

En línea con lo anterior, las ventas externas ya comprometidas por EE. UU. suman a la fecha 17,75 millones de toneladas, un 50% por debajo de lo anotado a la misma altura del año anterior, y en línea con los volúmenes más bajos anotados a noviembre en la última década.

Primicias Rurales
Fuente: BCR
Refugo de vacas: valores que comienzan a afirmar un piso ante un escenario aún incierto

Refugo de vacas: valores que comienzan a afirmar un piso ante un escenario aún incierto

Rosario, 25 noviembre (PR/22) — En las últimas semanas hemos estado viendo una parcial recuperación del valor de la vaca luego de casi dos meses de abrupta caída. Aun con tibias señales desde el mercado externo, la industria ha comenzado a afirmar el paso en las compras ante una oferta ya bastante limitada.

Habiendo tocado un piso a fines de octubre, la vaca de conserva en el MAG logra recuperar casi un 30% de lo perdido desde inicios de septiembre. Al cierre de la semana pasada, el piso para la categoría se afirmaba en torno a los $170 el kilo, lo que refleja una mejora de unos $20 o 13% respecto de los mínimos registrados tan solo tres semanas atrás.

Con China dando señales de un paulatino relajamiento en las medidas de control del Covid necesarios para dar oxígeno a su economía, el mercado se prepara para una potencial reaparición de los compradores, una vez digeridos los elevados volúmenes carne que, se estima, aun acumulan los canales de distribución local.

Sin embargo, estacionalmente no son tiempos de abundante oferta de vaca flaca, más allá de la prolongada salida que ha generado la seca.

En los primeros 10 meses del año, la faena de vacas fue de casi 2,06 millones cabezas, un volumen significativamente superior al registrado en igual período del año pasado, con 1,8 millones de cabezas. Si bien el año pasado la faena de vacas se vio fuertemente afectada por el cepo impuesto a la exportación, en la comparativa histórica el 2022 también se encuentra dentro de los años de mayor faena de vacas, solo superado por los registros de los años 2008/09 y 2018/19, con promedios que alcanzaron los 2,6 y 2,2 millones de cabezas, respectivamente. Medido en términos relativos al stock inicial registrado para la categoría, la actual relación de faena sobre stock arroja unos 9,1 puntos porcentuales contra 9,9 puntos en 2019 y máximos de 10,2 y 12,5 puntos porcentuales alcanzados durante la liquidación de 2008 y 2009, que dejara como saldo más de 3 millones de vacas menos en stock.

Al analizar la evolución del stock de vacas en los últimos 15 años en relación a la faena, dentro de parámetros normales de mortandad y reposición, podríamos decir que la tasa de extracción de equilibrio para los primeros 10 meses del año se ubicaría en torno a los 8 puntos porcentuales. Esto significa que el ritmo en que se está faenando este año, a priori, no sería neutral para el stock que se contará a fin de año. Por contrario, podría significar una nueva reducción de la cantidad de vacas.

Si analizamos ese ritmo de esos envíos a faena a lo largo del año, vemos que este este año se produjo cierto adelantamiento de los descartes respecto del patrón de años anteriores, siempre medidos en relación al stock inicial. En efecto, el dato de octubre refleja una baja más pronunciada respecto de la curva promedio, probablemente también influenciado por la baja de valores registrada en el mercado.

Si bien este adelantamiento de los envíos de vacas a faena, claramente puede asociarse a una anticipación de los refugos producto de la seca que ya venían transitando algunos campos, sumado a las perspectivas de un invierno aún más limitante en cuando a lluvias, otro factor que sin dudas ha influido en la decisión de venta durante la primera mitad del año fue el precio, en especial si se lo mide en términos relativos a la reposición.

 

En efecto, hasta agosto y parte de septiembre, reponer una vaquillona preñada medido en equivalente vaca de descarte, costaba entre un 5% y un 15% menos que el promedio. Esto es, con la venta de 2 a 2,3 vacas de descarte se podía comprar una vaquillona preñada. Esta relación, se revirtió a partir de octubre con la caída del valor de estos refugos, pero también por una revalorización de los vientres jóvenes, en especial durante el último mes con la llegada de las primeras lluvias. Actualmente, se necesitaría el equivalente a la venta de 2,4 vacas viejas para reponer una vaquillona preñada, valuada en unos $170.000 promedio.

Esto es lo que ha permitido en muchos campos que se encontraban en una mejor condición relativa para ingresar al invierno, reponer vientres nuevos mediante el refugo de los más viejos.

Esta especie de limpieza de los rodeos se ve reflejada en los números de faena. La cantidad de vaquillonas enviadas a faena este año asciende a 2,96 millones de cabezas, una retracción del 12% respecto de lo faenado dos años atrás y, en términos de stock, supone una retracción de más de 5 puntos porcentuales.

Por tanto, si analizamos conjuntamente la extracción total de hembras en lo que va del año -vacas más vaquillonas- nos encontramos con una tasa del 16,5%, lo que marca una ligera disminución respecto del año pasado (16,7%) y unos 2,5 puntos menos respecto de lo registrado en 2019 y 2020, donde este mismo indicador alcanzaba el 19% del stock. En concreto, a pesar del elevado número de vacas enviadas a faena durante este año, podríamos afirmar que aún no estamos ante un proceso de liquidación neta de vientres.

No obstante ello, es necesario seguir de cerca esta incipiente recuperación de valores que comienza a registrar la vaca, en un escenario donde para muchas zonas la recomposición de los potreros se sigue dilatando y, muy probablemente, la deficiencia en los servicios pueda llegar a dispar nuevas salidas de los campos durante el verano.

 

 

Primicias Rurales

Fuente: ROSGAN

Advierten que más de un cuarto del precio del pan, la carne y la leche son impuestos

Advierten que más de un cuarto del precio del pan, la carne y la leche son impuestos

El consumidor pagó en promedio $320 el kilo de pan, de los cuales $80 corresponden a la carga tributaria.El consumidor pagó en promedio $320 el kilo de pan, de los cuales $80 corresponden a la carga tributaria.NA.

Buenos Aires, 23 noviembre (PR/22) — Uno de cada cuatro pesos del valor del pan, la carne y la leche son impuestos, de los cuales el 75% corresponden a tributos nacionales. Así lo señaló un informe de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA) que puntualizó que el trigo representa sólo el 13% del precio del pan: “del trigo al pan el precio se multiplica más de siete veces”, graficó la entidad.

FADA puntualizó que en la última campaña de trigo, la Argentina produjo 23 millones de toneladas y se espera que este verano, como consecuencia de la sequía, se cosechen apenas 11 millones de toneladas.

En esta campaña ingresarán unos US$ 4.000 millones que el verano pasado, sobre un mercado cambiario ya complicado por las bajas reservas internacionales del Banco Central, estimó la Fundación. En consecuencia, vaticinó que se registraría una suba en el precio del trigo, pero no impactaría de lleno en el valor del pan.

LEER MÁS: La Secretaría de Comercio lanzó el Observatorio de Precios

“El pan termina subiendo por otros factores, más ligados a la inflación general que al trigo. Un ejemplo de ello se ha visto entre febrero y agosto de este año. En esos seis meses, el trigo subió 59%, esto quiere decir que, el pan francés no debería haber aumentado más de $16 por kilo (8%) por efecto del trigo. Sin embargo, el pan aumentó $118. Es decir, aumentó por efecto del trigo $16 y por otros factores $102”, analizó el economista jefe de FADA, David Miazzo.

La entidad puntualizó que el consumidor pagó en promedio $320 el kilo de pan, de los cuales $80 corresponden a la carga tributaria. Al analizar la composición de ese importe, en el estudio se detalla que el 57% son costos, el 25% impuestos y el 18% ganancias. De los impuestos que paga la cadena, el 79% son nacionales, 19% provinciales y 2% municipales; Ganancias e IVA concentran el 70% de los impuestos pagados por el sector.

Por otra parte, según los resultados del informe los granos representan una pequeña parte del precio final de los alimentos. “Es falso decir que la leche o la carne suben porque sube el maíz, cuando el grano es el 5% del precio final del sachet de leche y el 11% de la carne vacuna que compramos. En el caso de la carne de cerdo es el 14% y 19% en la aviar. Con esto vemos que una suba en el valor del maíz incide en el precio de la carne y la leche, pero el impacto es mucho menor a los aumentos que se ven mes a mes, hay otros factores que influyen en esa suba constante, principalmente el proceso inflacionario”, analizó la economista de FADA Natalia Ariño.

El peso de los impuestos en la carne y la lecha

En el caso de la carne de vaca, el 27% del precio final son los impuestos de la cadena. Del precio que paga el consumidor por el kilo de carne, la cría representa el 28%, el feedlot 25%, frigorífico 6%, carnicería el 14% y los impuestos el 27%, de acuerdo con el trabajo. La carga impositiva representa el 27% del precio, el 63% son costos de la cadena y 10% ganancias; de esos impuestos, el 76% son nacionales, 19% provinciales y el 5% municipales. El impuesto a las Ganancias y el IVA, que son los de mayor participación, en conjunto representan el 65% de los impuestos totales.

En tanto, el informe arroja que, en el precio del sachet de leche entera, el tambo representa el 32%, la industria el 31%, el comercio 11% e impuestos el 26%. “Dicho de otro modo: para el mes de la medición, en promedio el sachet tuvo un precio de $164, de los cuales $43 son impuestos”, aclaró Ariño.

También se analizó la composición de los precios según los costos de producción, los impuestos y el resultado: en el caso de la leche, el 79% son costos de producción, 26% impuestos y -5% pérdida de la cadena.

 

Primicias Rurales

Fuente: NA Escrito por