Microondas: Estrategia tecnológica para la producción de vinos tintos

Microondas: Estrategia tecnológica para la producción de vinos tintos

Por Martín Fanzone*.
Mendoza, 21 octubre (Especial para NA) — Actualmente la tendencia del mercado del vino tinto se encuentra orientada hacia productos con alta intensidad colorante, complejidad aromática y volumen en boca.
Es por ello que resulta fundamental la comprensión de estos parámetros de calidad y de los múltiples factores que inciden sobre los mismos.
Durante el proceso de elaboración de vinos tintos, la estrategia de maceración aplicada en las uvas (contacto del jugo con las pieles y semillas) es clave para controlar y ajustar la extracción de compuestos químicos y su transferencia al producto final.
Entre los principales factores que afectan esta etapa del proceso se encuentran el tiempo de maceración y la temperatura.
Algunos ejemplos de técnicas modernas para manipular estas variables son la termo maceración y la flash-expansión.
Las mismas se basan en calentar las uvas trituradas, antes de la fermentación, para favorecer la extracción de compuestos químicos.
Sin embargo, el principal inconveniente de estas tecnologías consiste en los altos costos de inversión y funcionamiento. Y desde el punto de vista químico-enológico, las elevadas temperaturas de trabajo (> 80°C) y el tiempo de exposición, modifican principalmente la matriz odorante y su expresión aromática en el producto final. .
Una alternativa tecnológica para cumplir el mismo objetivo consiste en la extracción asistida por microondas, con la ventaja de ser una tecnología “verde” de bajo impacto ambiental y menor costo.
La aplicación de esta radiación genera un calentamiento rápido en toda la masa de uva, reduciendo el tiempo de exposición y el impacto de la temperatura (< 60°C) sobre los compuestos termolábiles y las características organolépticas del vino.
El uso de microondas en la industria alimentaria ha demostrado ser una técnica eficaz para la pasteurización o esterilización de diversos productos, con la ventaja adicional de su capacidad de inactivación enzimática.
No obstante, su aplicación en la elaboración de vinos ha sido muy limitada, considerándose una tecnología innovadora y muy atractiva.
Desde el 2015, en la EEA Mendoza INTA se está evaluando esta tecnología para la vinificación de uvas tintas de distintas variedades, con resultados satisfactorios vinculados a la disminución de la carga microbiana de las uvas y a una extracción eficiente de compuestos volátiles y no-volátiles, permitiendo la obtención de vinos de alta calidad química y sensorial.
*Investigador. INTA Mendoza.
fanzone.martin@inta.gob.ar.

Primicias Rurales

Fuente: NA

Innovación y educación, la estrategia de las empresas en la era de la transformación digital

Innovación y educación, la estrategia de las empresas en la era de la transformación digital

Por Maximiliano Giacri* .
Buenos Aires, 18 octubre (Especial para NA) — La mayoría de nosotros nacimos analógicos, por lo que nuestra manera de pensar y actuar va en sintonía con eso.
Hasta hace no muchos años estábamos acostumbrados a tener equipos de audio, relojes y cámaras en grandes aparatos separados, pero el mundo cambia constantemente y los avances tecnológicos nos sorprenden a diario.
Aplicarlos correctamente a nuestra rutina trae grandes beneficios y nos permite ser más ágiles, prácticos y productivos.
Eso sucede tanto en lo personal como en el plano empresarial: algunas compañías ya tienen estructuras horizontales con empleados conectados y una visión digital, lo que acelera procesos y predice resultados.
Pero no todo es color de rosas. Hay varias que aún no se animan (o no saben cómo) a dar el primer paso, ya sea por cuestiones de dinero, costumbre o miedo a arriesgar.
Algunos términos como analytics, change management, design thinking y six sigma pueden resultarnos muy ajenos y desconocidos.
Lo cierto es que para vencer esas barreras es importante formarse y asesorarse con profesionales que acompañen a quienes deseen evolucionar hacia la cultura del dato.
Durante el proceso de innovación es conveniente invertir en capacitación: luego, los resultados se verán reflejados positivamente en la mejora del funcionamiento del negocio, lo que supone una recuperación de la inversión.
La transformación digital comienza con un cambio de mentalidad y, para eso, la educación in Company es fundamental.
La cultura del dato implica el acceso autónomo a la información: que todos los miembros puedan analizarla y utilizarla de forma online y actualizada.
Pero para aceptar estos nuevos modos de operar tras años de estructuras piramidales, en primer lugar hay que asumir que las compañías están mutando. Luego, hacer algo al respecto.
Invertir en la formación de los trabajadores en todos los niveles internos es el puntapié para el cambio cultural.
Con el tiempo, la organización estará cada vez más alineada y comprenderá los beneficios de innovar. Entenderá que no se debe desaprovechar la data generada en cada acción, muchas veces desestimada.
Por ejemplo, existen alianzas y fusiones en las que las bases de datos quedan en el camino, dispersas: hay que beneficiarse de todo ese contenido lleno de valor. Para tomar buenas decisiones, es importante recopilar información, convertir los procesos a digitales y tener todo en la nube.
Los procesos manuales quedaron atrás, pero para llegar al punto de reemplazarlos no basta con la tecnología. Hay que tener estrategias previas a la ejecución e implementación de instrumentos.
Equiparar visiones será necesario para comprender dónde están las oportunidades y saber cómo encararlas. Conectar las aristas de la empresa permitirá trabajar de forma independiente, pero con un objetivo en común.
Estamos transitando tiempos de cambio acelerado, la coyuntura nos grita que hay que adaptarse y no nos da alternativa. El coronavirus expuso la fragilidad de ciertos negocios para abordarlo, pero aún están a tiempo de hacer el click y entender que es momento de aprender para crecer.
(*) CEO de Nubiral.

Primicias Rurales

Fuente: NA

Señales contradictorias desorientan al mercado cambiario

Señales contradictorias desorientan al mercado cambiario

Por Andrés Boscovich* .
Buenos Aires, 18 octubre (Especial para NA) — Tras el agujero que deja la pandemia en la economía, la expectativa del Presupuesto 2021 estaba centrada sobre la vuelta a la sustentabilidad fiscal que lograra alinear las expectativas del mercado en el mediano plazo (con un compromiso explícito de buscar el superávit y reducir el financiamiento monetario).
Pero la decisión del Gobierno de incrementar los controles cambiarios desorientó al mercado y atentó directamente contra la premisa de avanzar hacia un plan de estabilidad económica.
A pesar del exitoso canje de deuda y de anunciar un Presupuesto 2021 que busca reducir la brecha fiscal, el BCRA tomó nuevas medidas de control en el mercado cambiario, con el objetivo de mantener las pocas reservas netas que en la actualidad promedian unos USD 7.600 millones (incluyendo oro).
Las nuevas disposiciones limitan el acceso a quienes procuran divisas con fines de atesoramiento y para la cancelación de deudas financieras.
Como era esperable, el aumento de las restricciones incentivó aun más las presiones sobre los dólares financieros llevando la brecha a máximos del 121% en el caso del dólar informal.
La explicación de la inestabilidad cambiaria y la sangría de reservas se centra en que, si bien parecería que el tipo de cambio real sería competitivo en comparación histórica dado el elevado superávit comercial, el exceso de pesos en el mercado se canalizó hacia compras del dólar ahorro y cancelación de deudas futuras, dado que ofrecían mayor rentabilidad en comparación con las opciones en pesos.
De este modo, las empresas y las familias se llevaban cerca de u$s 1.600 millones mensuales, reduciendo las disponibilidades líquidas a valores mínimos.
La solución de fondo a la actual inestabilidad es un plan económico integral creíble que lleve las cuentas del Gobierno hacia un equilibrio fiscal, un tipo de cambio competitivo y valores de inflación a la baja (pero cumplibles), junto con un programa financiero basado en el desarrollo del mercado de pesos que incentive al ahorrista.
Sin embargo, en el proyecto de Presupuesto 2021 estas señales brillan por su ausencia, por lo cual las soluciones de fondo continúan siendo un deseo más que una realidad.
(*) Analista de IES Consultores.

Primicias Rurales

Fuente: NA

Argentina debe intensificar el uso de biocombustibles

Argentina debe intensificar el uso de biocombustibles

Por Claudio Molina*.
Buenos Aires, 14 octubre (NA) — Existe un nuevo paradigma energético en el mundo, que lleva a ofrecer a los consumidores, por cuestiones de salud y de medio ambiente, combustibles más funcionales a esos objetivos.
Los combustibles minerales no solo hacen daño al ambiente, sino que también lo generan sobre la salud pública.
Por ello, paulatinamente se van estableciendo normas que determinan plazos de vencimiento del uso de los mismos en importantes países del mundo.
En 2006 se sancionó en Argentina la Ley 26.093, que promueve la producción, comercialización y uso sustentable de biocombustibles, la que fue reglamentada por Decreto 109/07.
Posteriormente, la misma fue complementada por Ley 26.334 y una serie de normas emitidas por el Poder Ejecutivo.
Esa normativa permitió la creación de una importante capacidad de producción de biocombustibles para abastecer el mercado interno, mientras que el complejo exportador de biodiesel, se venía desarrollando en forma paralela, sin depender de esa normativa.
La medida más importante establecida por el mencionado régimen, fue el establecimiento de un mandato de corte para que todas las naftas y el gasoil comercializado en Argentina, tuvieran como mínimo un 5% de bioetanol y de biodiesel.
Con el tiempo, ese porcentaje fue creciendo, para ubicarse hoy en el 12% y 10% respectivamente.
Sin embargo, han existido errores y omisiones muy importantes por parte de las distintas gestiones que tuvieron a cargo la administración de las facultades de la autoridad de aplicación en la materia, los que han impedido un cumplimiento riguroso de esa exigencia y han sido consecuencia de recurrentes crisis, que afectaron negativamente la economía de los productores de biocombustibles, poniendo a muchas empresas al borde de la bancarrota.
No obstante, el programa referido permitió un desarrollo medianamente importante para el país. El mismo, además de diversificar la matriz energética nacional, contribuye a:
– Dar cumplimiento de las metas de ahorro de gases efecto invernadero -causantes del cambio climático global-, en el marco de los compromisos internacionales asumidos por nuestro país.
Por ejemplo, en el caso del bioetanol de maíz, la reducción de la huella de carbono es superior a un 70 % promedio.
– A la mejora de la salud pública, reduciendo las emisiones dañinas que generan la quema de combustibles minerales.
– Industrializar materias primas agropecuarias en origen, con el consiguiente impacto positivo en la generación de empleos.
– Sustituir importaciones, abriendo nuevas posibilidades para lograr una buena cantidad de empleos sustentables – principalmente en zonas extrapampeanas-, incluso mejorando el balance de divisas en muchas ocasiones.
– Diversificar el destino de nuestras exportaciones.
El 12 de mayo de 2021, expira la vigencia del citado régimen, aunque el mismo otorga la facultad al Poder Ejecutivo de computar los quince años de duración estipulados, desde el inicio del mandato de corte -ocurrido en 2010-, por lo que esa vigencia puede prorrogarse hasta el 31 de diciembre de 2024.
Hacia el interior de la industria argentina de biocombustibles existen dos posiciones definidas al respecto: La de aquellos que promueven la extensión de la Ley 26.093 y la de los que promueven la sanción de una nueva ley.
Considero que es fundamental lograr esto último, a pesar del escaso tiempo disponible hasta el vencimiento de la actual ley.
Las razones para sostener esta posición, son las siguientes:
1. Han transcurrido más de catorce años desde la sanción de la Ley 26.093, hecho que aconseja una revisión, más aún considerando que el foco del régimen de promoción instituido por ella, está vinculado a una industria nueva, donde se registran rápidos avances científicos y tecnológicos.
2. Los graves problemas registrados a lo largo de la vida del régimen, derivados de la administración estatal del mismo, hacen aconsejable contar con una legislación más autónoma, que limite los grados de libertad de la autoridad de aplicación y que al mismo tiempo, minimice la judicialización de las controversias, que actualmente alcanza altos niveles, como consecuencia de los citados problemas.
3. Es necesario establecer un sendero de crecimiento del contenido de biocombustibles en las mezclas con combustibles minerales, que sea previsible y que facilite la incorporación de programas como el de Flex Fuel, para introducir en el país vehículos aptos para usar nafta con distintos cortes con bioetanol -por ejemplo, un E27,5-, e incluso bioetanol cortado con 15% de nafta –E85-.
4. Debe promoverse el desarrollo de programas regionales de uso de biocombustibles puros.
5. Debe generarse un fuerte compromiso para con la investigación y desarrollo en distintos campos que puedan impactar positivamente en el futuro de los biocombustibles, mejorando su eficiencia a lo largo de su cadena de valor.
El Poder Ejecutivo y el Congreso de la Nación, junto con las provincias deben lograr un gran acuerdo a la brevedad, para consolidar a los biocombustibles en el marco de una política de estado para los próximos quince años.
(*) Director Ejecutivo de la Asociación Argentina de Biocombustibles e Hidrógeno.

El campo y la protección ambiental

El campo y la protección ambiental

Por Ignacio Stegmann* .
Buenos Aires, 11 octubre (Especial para NA) — Mantener el campo argentino libre de envases vacíos de fitosanitarios es un gran desafío que involucra a muchos actores, tiempo, estructura y esfuerzo conjunto.
Es un desafío enorme sobre el que empezamos a trabajar hace aproximadamente dos años con el firme compromiso de superar año a año el recupero de envases vacíos de fitosanitarios.
En 2019 se recuperaron más de 235 mil kilos y en lo que va del 2020 el plástico recuperado ya asciende a más de 507 mil kilos, representando entre enero y agosto más del doble de lo que se recolectó durante todo el año pasado.
Hoy 99 empresas están adheridas al sistema de gestión integral de envases vacíos de fitosanitarios de CampoLimpio, que representan alrededor de 90% de los envases que se utilizan en el campo.
Sin embargo, queda mucho por hacer y para lograr extender sistemas efectivos de recuperación de estos envases, es fundamental trabajar con las comunidades locales, productores, distribuidores y entidades, promoviendo el lavado de los envases, perforado para su inutilización, almacenamiento temporal en buenas condiciones y entrega en lugares designados para, su reciclaje y correcta reutilización.
Ningún sistema es exitoso si no se suma a toda la comunidad agropecuaria a estas acciones para impulsar un cambio de hábito en las personas para el cuidado del medio ambiente y recuperar, entre todos, los envases vacíos de fitosanitarios y así evitar que los mismos sean destinados a actividades que se encuentran prohibidas por Ley tales como el comercio de los mismos, enterrarlos, quemarlos o abandonarlos.
.
Avance progresivo dentro del marco que permite la ley
.
En 2016, se sancionó la Ley 27.279 de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental para la de Gestión de Envases Vacíos de Fitosanitarios que establece las obligaciones de todos los actores de la cadena en el tratamiento de los envases vacíos, siendo las empresas registrantes las responsables del armado de un sistema de gestión integral.
El sistema de gestión de envases vacíos de fitosanitarios se presentó en 23 provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
De éstas, 19 ya designaron su autoridad competente y 5 han aprobado el sistema de gestión: Buenos Aires, La Pampa, Salta, Corrientes y Entre Ríos.
El sistema comienza en cada provincia con la designación de una Autoridad Competente (AC). Se presenta a la AC de cada provincia el Sistema de Gestión Integral de Envases Vacíos de Fitosanitarios de Campo Limpio.
Para diagramar la estrategia, se toman en consideración los Centros de Almacenamiento Transitorio (CAT) existentes y cuáles podrían ser involucrados en el sistema para garantizar la eficiencia y eficacia de la estrategia de gestión integral de los envases.
Al momento de diagramar el sistema de logística se tiene en cuenta la normativa provincial así como uno de los principios rectores de la ley que es la interjurisdiccionalidad.
Se presenta ante la autoridad competente una propuesta de logística para reciclado y disposición final y se avanza en acuerdos.
El sistema contempla el desarrollo de Centros de Almacenamiento Transitorio (CAT), la implementación de una logística integral, la capacitación y concientización de todos los actores de la cadena y una trazabilidad de los envases vacíos para enviar los mismos a reciclar, recuperar, reutilizar y revalorizar, impulsando la economía circular para el beneficio de todos.
La cadena de valor es fundamental para generar acuerdos de colaboración. Ejemplo de acuerdos exitosos son los firmados con la Federación de Distribuidores de Insumos Agropecuarios (FEDIA), Unión de Cámaras y Asociaciones de Buenos Aires en Manejo de Plagas Ambiental (CAITPA) y la Unión de Cámara y Asociaciones de Buenos Aires en el Manejo de Plagas Urbanas (UCABA), que acompañan el compromiso, seriedad y transparencia para llevar a cabo las acciones.
Pero aún queda mucho por hacer. Otros países como Brasil, lo han logrado y sabemos que Argentina puede conseguirlo también.
Solo dependerá de nosotros y de la responsabilidad de cada uno de los actores, de cumplir con el rol que le toca en esta importante misión de preservar el medioambiente.
(*) Director Ejecutivo de Asociación CampoLimpio.

Primicias Rurales

Fuente: NA

La agroindustria cervecera, importante pilar agroexportador y de consumo masivo

La agroindustria cervecera, importante pilar agroexportador y de consumo masivo

Por Alejandro Berlingeri*.
Buenos Aires, 4 octubre (Especial para NA) — La Argentina se destaca por su producción de cereales en el mundo.
Es por esto que durante 2019 la cebada generó importantes ingresos de divisas para el país.
Según un informe realizado por el INDEC sobre complejos exportadores, la agroindustria cervecera representó 1,6% del total de exportaciones, alcanzando 1.029 millones de dólares.
En lo que respecta al 2020, según datos de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA), el complejo agrocervecero exportó en el primer semestre u$s 423 millones entre cebada cervecera, forrajera, malta y cerveza.
A lo largo de los últimos años, la Argentina se ha convertido en un actor relevante en el mercado internacional de cebada y malta, gracias a su excelente calidad de granos y el trabajo articulado con los productores agropecuarios.
En cuanto a la exportación de la materia prima, la agroindustria cervecera genera significativos ingresos para el país, y cada año sus rindes y cosechas mejoran.

Tal es así que, en el último tiempo, la agroindustria se convirtió en el décimo complejo exportador, lo que permitió posicionar a la Argentina como un actor agroexportador en el mundo; destacándose como uno de los 5 países exportadores de cebada, junto a Francia, Rusia; Australia y Canadá.
En Argentina, la agroindustria cervecera es una actividad con 130 años de trayectoria, con una cadena de valor federal que va desde la producción de lúpulo, cebada, malta y cervezas, que emplea en toda su cadena de valor a más de 127.000 trabajadores, que hacen llegar el producto a 400.000 puntos de venta de todo el país.
A pesar de los buenos o malos momentos, la agroindustria cervecera constantemente ve la manera de invertir, de estar junto a los argentinos para generar empleo, para dar mensajes de consumo moderado y responsable, innovando en productos que se adecuen a las necesidades de nuestros consumidores.

(*) Director Ejecutivo de la cámara que agrupa a exportadores de cebada, productores de malta de cebada, y cerveza.

Primicias Rurales

Fuente: NA