¿Podrá el mercado externo sostener la actividad económica en el país? Una mirada regional

¿Podrá el mercado externo sostener la actividad económica en el país? Una mirada regional

Por Jorge Day

Buenos Aires, jueves 4 abril (PR/24) — Para la primera parte de este año, se espera un mercado interno deprimido, con bajas ventas, debido al menor poder de compra de la población. Siendo así, un interrogante es si el mercado externo podrá contrarrestar aquella fuerza, contribuyendo a sostener la actividad económica durante este periodo

  • Entre 2011 y 2023 el comportamiento de las exportaciones fue inicialmente de caída, estancamiento y luego una cierta recuperación. Jugaron en contra el tipo de cambio oficial, con recurrentes retrasos y los cepos al cambio y al comercio exterior. Además, con inflación ascendente, aumentó la incertidumbre económica y se desalentaron inversiones. Hacia el final de esta etapa aparecen excepciones en el escenario de estancamiento: los cereales (excluyendo el 2023, que sufrieron la sequía) y las carnes. Y no tan mal en industria alimenticia y en aceites. También se expanden las ventas externas de combustibles
  • Los precios internacionales y las condiciones para exportar productos agroindustriales y combustibles reflejan los cambios ocurridos en la economía mundial tras la invasión de Ucrania por Rusia y un reseteo de la transición energética. Sin embargo, este giro no alteró el rumbo descendente de las exportaciones industriales de la Argentina: desde 2011, las ventas al exterior de MOI han caído nada menos que un 47 % en dólares constantes, merma que es de 8 % para las exportaciones primarias y de manufacturas de origen agropecuario
  • Desde una perspectiva regional, con el mejor desempeño de los cereales y oleaginosas, se ha visto más beneficiada la región pampeana, en especial Córdoba. No ha sido así con otras economías regionales, que están vinculadas a exportaciones de productos primarios (excepto minerales) y agroindustriales. La mayoría de esos productos ha sufrido una fuerte caída, en comparación al año 2011. Un tercer caso es Buenos Aires, más industrial, que ha visto caer sus ventas externas de esos productos. El repunte petrolero está más vinculado a Vaca Muerta, y en 2023 se observa un sustancial incremento en las exportaciones desde Neuquén
  • Aunque se ha intentado comparar el escenario de 2024 en adelante con lo ocurrido después de 2002 (tras la caída de la convertibilidad), hay diferencias significativas con aquella experiencia: en aquellos años, el tipo de cambio oficial para los exportadores era equivalente a $ 1.800 actuales (mayor competitividad cambiaria). Esto compara con una paridad a la mitad en el presente, incluso por debajo del promedio histórico ($ 1.000). Los precios se exportación a partir de 2003 reflejaron la creciente demanda de China por commodities, fenómeno que también se percibió por el lado de los volúmenes del mercado mundial
  • Actualmente, las condiciones de la demanda externa son diferentes a las de principios de siglo, aunque existen “nichos” de mercado que la Argentina podría aprovechar. Hay una recomposición de la producción agroindustrial, y el impacto de Vaca Muerta ya no se discute. Sin embargo, será difícil encontrar ejemplos análogos por fuera de la región pampeana y de Neuquén. Recuperar dinamismo en el resto de las economías regionales es uno de los grandes desafíos de la política económica y de las instituciones.

Primicias Rurales

Fuente: IERAL Fundación Mediterránea

 

Los países emergentes que pasaron a desarrollados, una guía para el Pacto de Mayo (sin olvidar la búsqueda de estabilidad)

Los países emergentes que pasaron a desarrollados, una guía para el Pacto de Mayo (sin olvidar la búsqueda de estabilidad)

Por Jorge Vasconcelos y Maximiliano Gutiérrez 

Buenos Aires, jueves 14 marzo (PR/24) — Cuando se hacen analogías entre el Pacto de Mayo y el de la Moncloa, no puede ignorarse que aquel acuerdo de 1977 en la España posfranquista tuvo como Norte acceder a la Comunidad Económica Europea, con todas las reformas que eso implicaba.

El objetivo de integrarse al mercado europeo, tras décadas de aislamiento, fue el verdadero hilo conductor del plan que se formalizó en octubre de 1977 y que reconoce hitos posteriores como el Tratado de Adhesión a la CEE rubricado en junio de 1985 y la incorporación efectiva en enero de 1986, seguidos de la Unión Monetaria, entre otros

  • Después de la Segunda Guerra Mundial, los países que se lograron acercar a la categoría de “desarrollados”, viniendo de “emergentes”, tuvieron una característica en común, que fue la de haber logrado un cambio cualitativo en su inserción en el mercado mundial. Esto no tiene que ver con el concepto de la “restricción externa”. Se trata, en realidad, de la diferencia en la forma en la que se organiza una economía cuando está o no expuesta a la competencia global. Los casos de nuevos desarrollados incluyen países como Corea e Israel, pasando por Nueva Zelanda, Irlanda, España, Noruega, entre otros
  • En cambio, el PIB por habitante de la Argentina comparado con el de los Estados Unidos se achicó de dos tercios a un tercio en los últimos setenta años. Mientras en 1953 la Argentina registraba un PIB per cápita equivalente al 63,3 % del de los Estados Unidos, para 2023 ese guarismo había caído a un 33,0 %. Subyacente a ese fenómeno, nuestro país ha venido experimentando una formidable pérdida de inserción en el mercado mundial. En 1953, las exportaciones de la Argentina capturaban 1,34 % del mercado mundial, para caer a sólo el 0,36% en el presente
  • Si la agenda del Pacto de Mayo se lograra ordenar en función de una exitosa reinserción de la Argentina en la economía mundial (el punto 10 de la convocatoria oficial), no perdería sentido ninguno de los 9 ítems restantes, pero sí habría que reconfigurar objetivos e instrumentos, pasando a tener en cuenta su impacto en términos de competitividad
  • Salvo el caso de España y otros emergentes que pasaron a desarrollados dentro de la Eurozona, el resto de los países que integran este selecto pelotón funcionan, en general, bajo un régimen que ha pasado a ser el “lugar común”, con Bancos Centrales independientes, metas de inflación y flotación cambiaria. Los casos excepcionales que han adoptado una moneda común como es el euro, han podido testear en sucesivas crisis la tremenda importancia de contar con un “prestamista de última instancia” como es el Banco Central Europeo
  • Los pre requisitos para desembocar en “competencia de monedas” son tan exigentes como los que debieron cumplirse cuando se ingresó en la convertibilidad. Entre ellos, no pueden faltar la Gobernabilidad, haber prescindido del impuesto inflacionario, haber resuelto el problema de la “inflación inercial” y entrar al nuevo régimen con precios relativos “corregidos”, junto con la eliminación de trabas y cepos al funcionamiento del comercio exterior y del mercado cambiario. Asimismo, la reforma monetaria debería apuntar a “inflación internacional” desde el primer día
  • Luego de la baja de tasas de interés dispuesta el lunes 11 por el Banco Central, la emisión generada por el pago de los intereses de los pasivos remunerados del Central pasaría a 1,97 billones de pesos/mes, equivalente a 5,0 % de la base monetaria amplia actual. Aun cuando se ha reducido, sigue siendo demasiado elevada como emisión endógena, y constituye una “mochila” demasiado pesada para una moneda que se proponga competir de igual a igual con las divisas.
  • A diferencia de la dolarización, que demandaría contar con unos 35 mil millones de dólares para rescatar todos los pesos, entrar en competencia de monedas requeriría reservas por una fracción de aquella suma. De allí que las autoridades reconocen estar gestionando una cifra del orden de los 15,0 mil millones. Aunque más acotada, esa masa crítica de divisas no es tan sencilla de lograr, pero es imprescindible para poder ofrecer en el arranque de la “competencia” la libre elección de monedas a los tenedores de pesos. En esa fase de la reforma el mercado habrá de determinar tanto el tipo de cambio como las tasas de interés (en pesos) en las que oferta y demanda se equilibran
  • La reciente baja de tasas de interés también puede responder al temor del gobierno a una recesión más profunda y prolongada que la prevista inicialmente. Al respecto, los indicadores de febrero sobre el nivel de actividad no cuentan una historia muy diferente de enero. Del lado de la demanda, los salarios de los trabajadores registrados cayeron un 22 % interanual en términos reales en enero y acumulan una merma del 18% en el bimestre diciembre y enero, para ubicarse en valores similares a los de mayo de 2006
  • Aquellos sectores que cuentan con una mayor apertura exportadora están logrado “surfear” la recesión de un modo mucho menos apremiante, particularmente cuando se compara con aquellos rubros con menor inserción externa y baja competitividad. La caída de producción no se observa en sectores como hidrocarburos y procesamiento de carne vacuna, justamente por tener capacidad de derivar producción al mercado externo y/o profundizar la sustitución de importaciones

Primicias Rurales

Fuente: IERAL Fundación Mediterránea

Milei y los gobernadores: una relación donde por ahora prima la desconfianza

Milei y los gobernadores: una relación donde por ahora prima la desconfianza

Por José Calero.
.
Buenos Aires, jueves 14 marzo (PR/24) — El Gobierno logró el primer paso de que los mandatarios provinciales acepten ir a la Casa Rosada para escuchar la propuesta con la que Javier Milei pretende destrabar los restos de su ley ómnibus.
Reimplantar el impuesto a las Ganancias para quienes ganan más de $1,5 millones con el objetivo de que las provincias recuperen fondos, fue una de las propuestas.
Por ahora los gobernadores “no la ven”. Creen que la Nación pretende usarlos para compartir el costo político de una medida que caerá muy mal entre los trabajadores.
El ministro del Interior, Guillermo Francos, es quien encabeza las dificultosas negociaciones. El objetivo es que el Congreso dé vía libre a lo que antes rechazó, y llegar al 25 de mayo con un plan de metas de aspecto fundacional.
Mientras esa negociación espinosa se lleva adelante, Milei confía en un cambio en la composición de las cámaras en las elecciones de medio término que lo pueda sacar de la situación de debilidad parlamentaria.
En este escenario, Milei parece haber abierto la puerta para que la discusión con los mandatarios provinciales tenga como resultado un apoyo amplio al megaproyecto de ley, que naufragó en las sesiones extraordinarias, a cambio de un alivio fiscal para las alicaídas arcas provinciales.
Una posibilidad es la restitución de la cuarta categoría de Ganancias, pero en este aspecto ya hubo alguna aspereza: la Nación quiere achacarle esa idea a los gobernadores y estos tampoco quieren absorber el costo político de reducirle el salario a un amplio grupo de trabajadores en un contexto de profunda recesión económica.
La convocatoria del presidente Javier Milei a una nueva ronda negociadora con los gobernadores vuelve a poner sobre la mesa algunos artículos y medidas que están relacionadas con el ajuste fiscal que busca Luis Caputo y que necesitaban respaldo parlamentario.
El fracaso del primer intento de sanción de la Ley Ómnibus le había costado al Poder Ejecutivo casi 1,5% del PBI del ajuste total de 5 puntos del PBI que necesita este año.
Aún no está claro si el texto completo de la segunda versión del megaproyecto será o no idéntico a la última versión negociada sobre el filo en Diputados, que había logrado el respaldo en el tratamiento en general, justo antes de que el oficialismo decidiera retirarlo ante la falta de apoyos en la votación en particular.
Antes de que fracasara la Ley Ómnibus en el primer intento de debate en el recinto de Diputados, la hoja de ruta de Caputo exhibía que casi el 60% del ajuste fiscal que buscaba para 2024 estaba explicado en una poda presupuestaria para algunos sectores como las transferencias discrecionales a provincias, la obra pública -estos dos son señalados como las erogaciones que con mayor rapidez sufrirán un guadañazo- junto a subsidios, jubilaciones, programas sociales y otros gastos de funcionamiento del Estado.
Otro casi 40% se sostiene por subas de impuestos, principalmente la del impuesto PAIS para las importaciones, un incremento generalizado de derechos de exportación, el aporte de la moratoria, el blanqueo y el pago anticipado de Bienes Personales. Esos tres últimos integraban el megaproyecto de ley que se negoció el Congreso. Aquel 40% fue puesto en duda tras el naufragio de la ley ómnibus y empezó a tener mayor peso aquella proporción que correspondía a la “motosierra”.
Aún no está claro qué alcance tendrá el nuevo envión que tendrá la Ley Ómnibus, pero en el equipo económico creen que la modificación en la fórmula de actualización trimestral de haberes y la iniciativa de Ingresos Personales que haga volver a pagar el impuesto a unos 800.000 asalariados tenían “buen consenso” durante las discusiones preliminares. En algunas provincias ya asoma, de todas formas, una resistencia a restituir la cuarta categoría de Ganancias.
De todas formas, el Gobierno sigue sumando sectores de la sociedad alarmados por el ajuste: la radiografía muestra que durante el primer bimestre, la reducción total del gasto primario habría sido de $3,9 billones en moneda de febrero de 2024.
Una vez más, los jubilados y pensionados habrían sido el grupo más afectado por esta reducción, contribuyendo con el 43% del total, equivalente a $1,68 billones. Le seguirían las transferencias totales a provincias, aportando el 6%, y el gasto salarial con el 5%. El 46% restante del ajuste habría sido distribuido entre los demás rubros.
Otro debate es qué porcentaje del ajuste fiscal que llevó adelante corresponde a “licuadora” y cuál a “motosierra”.
Milei dice que por ahora es más motosierra que licuadora. Pero los números no estarían indicando ese resultado.
Según el economista Leandro Ziccarelli, el 51% del ahorro en términos reales fue por el efecto licuador de la aceleración inflacionaria y el 49% de ajuste de partidas presupuestarias.
Un resultado demasiado pobre para el aspecto fundacional que Milei pretende imprimirle a la primera etapa de su gobierno.

Primicias Rurales

Fuente: Noticias Argentinas

Finanzas en el Agro 2024. ¿Qué cambios urgen realizar?

Finanzas en el Agro 2024. ¿Qué cambios urgen realizar?

¿Qué cambios urgen realizar en la gestión financiera de la campaña 2024?

Pasemos al valor de los casos, e información de la macro para ir desgranando juntos las respuestas.

¿Convino endeudarse en pesos? 

Si bien es cierto, que quienes hayan seguido nuestros consejos,  anticipando la compra de insumos con financiamiento en pesos, en trigo se encontraron mejor posicionados,  necesitando vender alrededor de un 50% menos de granos para honrar sus compromisos.

En cambio, para cumplir la gruesa, la película hacia adelante anticipa otro final, considerando que el volumen comercializado y con precio fijado se encuentra entre los más bajos de la última década.

Vayamos al ejemplo concreto de productores que guardaron soja y tomaron financiamiento en pesos a tasas del 120% anual. Por una compra de U$s 10.000, hicieron un cheque de $ 5.478.000.  De haber fijado precio, habrían comprometido unas 28 tn de maíz o 16 tn  de soja.

Sin embargo, la mayoría no fijó precio. A las cotizaciones futuras actuales deberán abrir la tranquera y entregar 4 tn. más de maíz,  ó 3 tn más de soja, ( 15% y 18% más respectivamente).  

Redondeando, en promedio,  unos $ 800.000 menos en el bolsillo o en el silo, cada U$s 10.000  de endeudamiento.

Calendario

Descripción generada automáticamente

Hay que tener en cuenta, que más del 50% del capital que los productores necesitaron para sembrar (léase enterrar dólares), se financiaron gracias al apoyo incondicional de la cadena comercial, que le siguió dando la mano en el momento que más lo necesitó, con forwards, en dólares.

Por  lo tanto, pasemos el mismo ejemplo base de compra de  insumos por  U$s 10.000,  en la divisa norteamerica, con la misma mecánica de analizar la situación fijando y no fijando precio:

Escala de tiempo

Descripción generada automáticamente

Como puede observarse quienes se endeudaron en dólares y no fijaron precio, perderían fuera del lote,  7 tn de maíz ó 5 tn de soja, por cada U$s 10. 000,  que equivalen  a unos $ 1.1/$ 1,5 M. 

Menos kilos y menos plata en el bolsillo para poder honrar  deudas y enfrentar la nueva campaña.

¿Cómo seguimos?

Mirando hacia adelante,  de acuerdo a las cotizaciones matba rofex, la tasa de devaluación implícita esperada, a un año apenas supera el 103%. Mientras la inflación interanual esperada de acuerdo al REM (1) se ubica en el 210% a diciembre de 2024,  58% a diciembre 2025 y 31% a diciembre de 2026. La media de la inflación esperada a un año ronda el 147%. 

Por otro lado, las tasas en pesos que siguen ofreciendo los bancos, para quienes tienen stock de granos se sigue ubicando en el 120% anual (por encima de la devaluación esperada), u ofreciendo tasas menores, en muchos casos cobran comisiones adelantadas, que llevan la efectiva por encima de la devaluación. Si bien expoagro habilita la posibilidad de préstamos en $ a tasa subsidiada con convenios de empresas de maquinarias, por lo general cuando se hace la cuenta fina entre la brecha de un negocio directo o con convenio deja sabor a poco. (más allá que el retraso histórico del dólar, llevó a una inflación en dólares que ubica a nuestros insumos e inversión, por encima de nuestros competidores globales).

En tanto,  las tasas en dólares se ubican de acuerdo a plazo entre el 0 y 5% anual.

En consecuencia, desde el financiamiento el endeudamiento en dólares, y más aún,  las destinadas a inversiones de más mediano plazo,  enciende luces verdes de oportunidades, ya que su valor futuro se encuentra por debajo de la tasa en pesos a la que realmente se puede acceder, y a la inflación esperada.

Por el lado de las inversiones, una tasa de plazo fijo mínima del 110%, representa  una tasa efectiva del 171,46%, muy por encima de la tasa que devengan los granos y de la propia devaluación esperada, cambiando el foco de nuestras decisiones de inversión de dólares a pesos o activos que ajusten por una inflación que correrá más veliz.

La firma del Pacto de Mayo, propuesto por nuestro presidente Javier Milei,  contiene entre sus puntos claves “ el equilibrio fiscal innegociable”,    echando luces de esperanzas a una  inflación que debería ir quedando en la historia.

Sin embargo, décadas de inflación nos hicieron adictos al endeudamiento,  que permitía licuar y apalancar nuestras actividades. Un horizonte más claro sin emisión ni inflación,  nos exige ir preparándonos para trasladar a nuestra micro un superávit real que haga sostenibles nuestros negocios.

Conclusión

La realidad demuestra, que aún tomando decisiones apropiadas  de financiamiento, las mismas no son suficientes. 

Es importante y urgente aprender a gestionar, el riesgo precio de los activos en las que estamos invertidos,  y que será necesario desprenderse para honrar dichos compromisos.  

No hacerlo, puede dejarte con menos capital para la campaña siguiente.

Para acompañarte en la optimización de tus decisiones de financiamiento e inversiones, desde la comunidad Agroeducación te invitamos a nuestro Programa “FINANZAS en el AGRO” donde te compartiremos herramientas financieras concretas, facilitándote el análisis práctico y la flexibilidad que necesitás entrenar cuando cambia el contexto.

Por Mónica Ortolani – Tónica Online | Docente de AgroEducación

Primicias Rurales

El poder disciplinador de la caja ¿y después?

El poder disciplinador de la caja ¿y después?

Por Jorge Vasconcelos
jvasconcelos@ieral.org

Buenos Aires, martes 5 marzo (PR/24) — El desafío que habría de enfrentar el gobierno que asumiera el 10 de diciembre era triple; revertir los déficits gemelos, fiscal y externo; generar “visión de futuro” para que la “ambulancia” del sector privado rescatara a los heridos por los ajustes que se imponían en el estado, y también dar soporte institucional a las reformas “urgentes e importantes”.

El desafío que habría de enfrentar el gobierno que asumiera el 10 de diciembre era triple; revertir los déficits gemelos, fiscal y externo; generar “visión de futuro” para que la “ambulancia” del sector privado rescatara a los heridos por los ajustes que se imponían en el estado, y también dar soporte institucional a las reformas “urgentes e importantes”, introduciendo “Responsabilidad Fiscal” a Nación y Provincias y
modernizando el funcionamiento del mercado laboral al estilo de lo que hizo Brasil en 2017 bajo la presidencia de Temer, una de las razones por las que en el vecino país se crearon 3,7 millones de nuevos puestos de trabajo en el sector formal en los últimos seis años.

En lugar de ese trípode, sea por un mal diseño de la secuencia de reformas que impulsó el Ejecutivo, sea por la acción de defensores del “statu quo” que no están dispuestos a respetar el mandato de las urnas, la cuestión es que la gestión de gobierno ha quedado apoyada en poco más que un instrumento, el férreo control de la caja.

En enero, esta dinámica sirvió para lograr un superávit primario de casi 2,0 billones de pesos, con varios ítems de gasto en los que la suba nominal fue la mitad de la variación de los ingresos respecto de enero 2023.

La licuación del gasto del sector público nacional apunta a seguir mejorando estos guarismos a lo largo de este primer trimestre, pero la tarea de consolidación fiscal deberá recurrir a instrumentos más genuinos.

De acuerdo a cálculos de Marcelo Capello y Nicolás Cámpoli de IERAL, para pagar intereses de la deuda con superávit, en 2024 la Nación debería ajustar sus gastos por el equivalente a 3,43 % del PIB y las
provincias por 1,66 puntos. La pulseada recién comienza.

Aferrarse a la caja no sustituye, de todos modos, la necesidad de generar “visión de futuro”, tampoco a las reformas que sólo serán duraderas si pasan por el filtro de Congreso.

En la medida en que los otros dos pilares del trípode demoren en construirse, el Gobierno quedará muy dependiente de las buenas noticias que pueda comunicar.

Tanto aquellas que tiendan a confirmar que no hay peor cosa que la “casta”, como las relacionadas con una desaceleración sustentable de la tasa de inflación.

Obviamente, la dependencia del gobierno de las “buenas noticias” induce un sesgo más cortoplacista a la gestión. Así, se mantiene la posibilidad de liquidar el 20 % de las exportaciones por el CCL para achicar la brecha cambiaria (al costo de demorar la normalización del pago de importaciones); se fuerza la pauta del 2 % mensual para la variación del dólar en el mercado oficial en aras de llegar lo antes posible al dígito de
inflación; se pueden posponer actualizaciones de tarifas, complicando la reducción de subsidios y las metas fiscales, y así sucesivamente.

En principio, las perspectivas para la balanza comercial y la posibilidad de seguir recuperando reservas son auspiciosas para 2024, pero condicionadas a un segundo semestre en el que no haya atrasos en el tipo de cambio real de exportación ni ampliación significativa de la brecha cambiaria.

Ya en noviembre de 2023 las proyecciones de IERAL apuntaban a un superávit comercial de 25,0 mil millones de dólares para 2024, una mejora de 32,0 mil millones frente al déficit de 7,0 mil millones de 2023.

Desde entonces, hubo ajustes a la baja en los guarismos de las exportaciones agrícolas, pero éstos fueron en parte compensados por una ampliación del superávit esperado en el sector energético, y también por el hecho que la recesión estará provocando una caída más acentuada en las
importaciones.

Se espera ahora un superávit comercial de 23,0 mil millones de dólares para 2024, producto de un incremento de 13,2 mil millones de las exportaciones en relación a 2023 y de una merma de las importaciones del orden de los 16,7 mil millones.

Interesa subrayar que la expansión de las ventas al exterior tendría un aporte incremental de 8,0 mil millones de dólares de la agroindustria, de 1,5 mil millones por energía y de 3,7 mil millones por el resto, incluyendo industria y economías regionales.

Del lado de las compras al exterior, no toda la merma se explicaría por la recesión, ya que habría “sustitución de importaciones” del orden de los 3,5 mil millones de dólares en el sector energético y cercana a los 3,0 mil millones por la menor utilización de granos de Paraguay y Brasil en la molienda de la presente campaña (admisión temporaria).

Considerando el conjunto de movimientos dentro del balance de pagos, lo que permitiría terminar el 2024 con reservas netas cercanas a cero (meta modesta, de por sí) es un recorte importante en el déficit de los servicios reales, del orden de los 3,0 mil millones de dólares (traccionado por turismo) y pasar a saldo neutro en los flujos con el FMI, luego de un negativo cercano a los 8,0 mil millones en 2023.

De todos modos, siempre hay que tener en cuenta la sensibilidad de las cuentas externas a la evolución del tipo de cambio real, es decir, al sesgo de los incentivos para las exportaciones e importaciones de bienes y servicios.

Y, en este plano, los guarismos son muy ajustados, dada la decisión del gobierno de usar al dólar como
“ancla” para la inflación.

Para marzo, el tipo de cambio multilateral apunta a ubicarse en un índice 96,5 con base 100 en julio de 2019. Es decir, ya estaríamos 3,5 puntos menos competitivos vs una referencia válida, ya que en aquel año la cuenta corriente del balance de pagos se acercó al equilibrio.

El deterioro de la competitividad cambiaria es acelerado, y esto es más nítido cuando se utiliza la canasta de monedas contra el peso, en lugar del indicador bilateral contra el dólar.

Con la actual tablita del 2 % mensual a la que se desliza el tipo de cambio y aún aceptando la ambiciosa proyección de una inflación anual de 149,4 % (la que figura en el Staff Report del FMI), a diciembre de este año se habrían perdido casi todas las ganancias de competitividad originadas en la devaluación de diciembre, quedando el índice de tipo de cambio real demasiado cerca del guarismo de noviembre de 2023, antes de la devaluación.

Y, respecto de la inflación, contrariamente a lo que se presume, si se dispusiera una “competencia de monedas” de modo apresurado, el impacto inicial sería el de un rebote en los índices de precios, ya que la demanda de dinero podría caer todavía más, lo que implica mayor velocidad de circulación de los pesos.
Más lógico es que, como parte de la imprescindible “visión de futuro”, se busque comenzar a crear condiciones para una eventual “competencia”, al estilo de Perú.

Sabiendo que hay mucho terreno por recorrer. Si bien la brecha cambiaria se ha recortado en forma significativa en las últimas semanas, no debe ignorarse que el “apretón monetario y fiscal” involucra factores que no dejan de ser transitorios.

Entre ellos, la liquidación del 20 % de las exportaciones por el CCL; el hecho que se está pagando sólo el 20 % de las importaciones devengadas; una esterilización de 11,7 billones de pesos por el BOPREAL y el rescate de deuda del Tesoro en los últimos dos meses que no es extrapolable.

Del otro lado, se tiene que la licuación de Pasivos Remunerados del Central no ha sido todo lo profunda que, seguramente, el gobierno esperaba. Así, en el arranque de marzo, la emisión endógena generada por el pago de los intereses de Leliq y Pases significan para el Banco Central 2,3 billones de pesos por mes, equivalentes al 7,3 % de la Base Monetaria Amplia. Es un piso demasiado elevado para la emisión monetaria  y debilita los cimientos para poner al peso a competir contra las divisas.

Primicias Rurales

Fuente: IERAL – Fundación Mediterránea

Gobernadores en la mira: Milei crispa su relación con las provincias antes de ir en búsqueda de una “selfie” con Trump

Gobernadores en la mira: Milei crispa su relación con las provincias antes de ir en búsqueda de una “selfie” con Trump

Por Emiliano Rodríguez*.
Buenos Aires, lunes 26 febrero (Especial de NA- PR/24) — El Gobierno decidió tensar aún más la cuerda en su ya crispada relación con mandatarios provinciales y sumó a su agenda un nuevo conflicto con el que deberá lidiar en los próximos días, al restringir el envío de fondos coparticipables a Chubut con motivo de una deuda, según argumentó, de ese distrito con la Nación.
El gobernador chubutense, Ignacio “Nacho” Torres, amenazó con dejar de entregar petróleo y gas al resto del país si esa provincia no recibe los recursos que, a su entender, le corresponden por ley. En medio de su disputa con la Casa Rosada, el funcionario obtuvo un masivo respaldo del arco político en general, incluyendo a su colega bonaerense, Axel Kicillof, aunque también se convirtió en blanco de ácidas críticas de conspicuos usuarios libertarios en redes sociales.
Varios de esos comentarios fueron republicados en X por el presidente Javier Milei, que en las últimas horas viajó a Estados Unidos para asistir a una cumbre de dirigentes conservadores en ese país, donde se encontró con el ex mandatario Donald Trump, recientemente condenado allí por fraude. “El Gobierno nacional nos retuvo ilegalmente en febrero $13.500 millones, es más de un tercio de nuestra coparticipación mensual”, despotricó Torres, que también recomendó al fundador de La Libertad Avanza y a sus asesores más cercanos tuitear menos y gestionar más. “Por Twitter son muy guapos, se pelean con Lali (Espósito), pero no dan ninguna pelea contra las mafias, contra el narcotráfico”, insistió.
El Gobierno explicó que Chubut contrajo una deuda con el Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial que se comprometió a pagar con recursos coparticipables y que por ese motivo se le acreditó menos dinero. La Nación consideró que es momento de que ese distrito comience a saldar su pasivo acumulado, en tanto “Nacho” Torres cuestionó esa decisión, de igual modo que la postura de “conflicto permanente” que, a su criterio, impulsa Milei desde que asumió como Presidente el 10 de diciembre pasado.
“Hoy me tocó a mí, mañana será otro. Todos los días hay alguien nuevo para pelearse”, subrayó el mandatario provincial, que desestimó incluso la posibilidad de que la Casa Rosada haya restringido el envío de fondos a Chubut como represalia por el fracaso de la Ley Ómnibus en el Congreso, dado que, según aseguró, sus diputados votaron en favor de la iniciativa oficial.
“Ni el kirchnerismo se animó a hacer lo que están haciendo, es extorsivo y es ilegal”, subrayó el gobernador, del PRO, en declaraciones a radio Rivadavia, en el marco de un raid mediático que protagonizó en las últimas horas. Milei, por su parte, le recordó en redes sociales que podría terminar preso si desiste de proveer recursos energéticos al resto del país. Torres recogió el guante, una vez más, y le respondió que no le tiene miedo.
En este contexto de efervescencia política el Gobierno culminó una semana caracterizada -también- por la presencia de dos visitantes ilustres en la Argentina, como lo fueron la número dos del Fondo Monetario Internacional (FMI), Gita Gopinath, subdirectora gerenta de ese organismo, y el secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, quien previamente pasó por Brasil para regañar al presidente del vecino país, Luiz Inácio Lula da Silva, por sus comentarios sobre la guerra en Gaza.
Lula comparó días atrás a la ofensiva militar israelí en Gaza con el Holocausto perpetrado por los nazis y en las últimas horas avanzó un paso más al plantear que Israel está cometiendo un genocidio contra los palestinos en ese enclave de Oriente Medio.
“Esto ya sucedió cuando (Adolf) Hitler decidió matar a los judíos”, enfatizó el mandatario brasileño, que recientemente fue declarado “persona no grata” por el Gobierno israelí a causa de sus comentarios.
Además, esta semana Da Silva recibió en el Palacio de la Alvorada, la residencia oficial en Brasilia, al ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, justo en vísperas del segundo aniversario de la invasión de ese país a Ucrania (se cumplió este sábado 24 de febrero) y días después de que el Kremlin reportara la muerte del líder opositor ruso Alexéi Navalni en una cárcel ártica. El canciller del régimen que lidera el ex espía de la KGB Vladimir Putin viajó a Brasil para reunirse allí con sus colegas del Grupo de los 20 (G-20).
.
¿Cierra o no cierra el INADI finalmente?
.
Mientras Lula se “destaca” por su pirotecnia verbal contra Israel y su particular agenda internacional, aquí en la Argentina Milei busca estrechar sus vínculos con Estados Unidos y también con el Gobierno israelí, aliado de Washington. Sin embargo, más allá de haberse entrevistado en Buenos Aires con un funcionario estrella de la administración que conduce Joe Biden, en su viaje al país de América del Norte el libertario se fotografió junto al controversial Trump, que pugna por regresar a la Casa Blanca: las elecciones presidenciales en aquella nación serán el próximo 5 de noviembre.
Milei procura transformarse en un referente político en esta región del mundo para los ojos de Occidente y avanzó un casillero más en esa misión con sus encuentros con Blinken y anteriormente con Gopinath, junto a quien había posado incluso para una “selfie” en el Foro Económico Mundial de Davos el mes pasado, acompañados ambos por la titular del FMI, Kristalina Giorgieva. Ahora voló rumbo a Washington anhelando una foto con Trump. No obstante, en su afán reformista y de “conflictividad en continuado” en el ámbito doméstico, como plantea “Nacho” Torres, el jefe de Estado mordió la banquina en el epílogo de la semana al manifestar que “cerraba” el INADI.
El Gobierno lanzó de ese modo otra bomba de humo en medio de la compleja coyuntura económica doméstica, como ocurrió días atrás con el enfrentamiento mediático de Milei con la actriz y cantante Lali Espósito, a quien llamó “Lali Depósito” por el dinero estatal que recibe para asistir a determinados shows (financiados con fondos públicos). Después de que el vocero presidencial Manuel Adorni realizara ese “anuncio”, debió salir al ministro de Justicia, Mariano Cúneo Libarona, a aclarar que, en realidad, el Instituto contra la Discriminación (INADI) “no se puede cerrar porque fue creado por ley” (número 24.515, de 1995). “Y para terminar con una ley se necesita otra ley”, indicó.
De todas maneras, Cúneo Libarona sostuvo que el organismo sí dejará de funcionar en el edificio de la Avenida de Mayo 1401, en la ciudad de Buenos Aires, y se mudará a la sede del Ministerio de Justicia con “gente nueva e idónea”. Tras la polvareda que levantó el Gobierno con su fallida resolución sobre el INADI, Milei igual logró mantenerse en el centro de la escena antes de su viaje a Estados Unidos al intensificar su embestida contra gobernadores, ahora enfocando su mira en el chubutense Torres, luego de su reciente intercambio de dardos con Martín Llaryora, de Córdoba, y otros mandatarios provinciales.
En este sentido, los gobernadores que buscan velar por los intereses de sus distritos y desafían el plan “motosierra” de Milei también esperan, según pudo averiguar Noticias Argentinas, que el Gobierno los convoque a una mesa de diálogo, al tiempo que resaltan la necesidad de acompañar el programa de ajuste fiscal que impulsa la Casa Rosada con medidas de “contención social” frente a la disparada inflacionaria de los últimos meses especialmente y que preserven la actividad productiva.
“Lo que nosotros le reclamamos a la Nación es que cumpla con la ley. Los fondos para el transporte y para los docentes están establecidos por ley y Milei lo que quiere hacer es dejar de pagarlos”, dijo a esta agencia una fuente cercana a un mandatario provincial de la zona central del país. “Nuestro primer reclamo es que se defienda la producción. Por ejemplo con las retenciones nosotros no vamos a transar, porque afecta directamente nuestro entramado productivo”, agregó.
La misma fuente planteó que “el superávit de enero es una mentira, porque Milei no nos pagó la deuda que tenía que pagar”.
La semana pasada, el ministro de Economía, Luis “Toto” Caputo, anunció que en enero las cuentas del Sector Público Nacional (SPN) registraron un saldo financiero positivo por primera vez desde agosto de 2012, con $518.408 millones a favor. “¿Hasta cuándo van a esconder la realidad?”, agregó la fuente consultada por NA.
“Nosotros creemos en la necesidad de avanzar hacia un equilibrio fiscal, pero vemos que al plan económico le está faltando la pata productiva y la pata social”, insistió.
“Esto más temprano que tarde debería terminar en una mesa de diálogo seria y constructiva con el Gobierno nacional. Las provincias estamos para aportar, para contribuir con la contención social que consideramos necesaria en medio del ajuste”, remarcó. Y terminó diciendo: “Nuestro interlocutor natural es el ministro del Interior (Guillermo Francos). Hemos hablado muy bien con él en algunas ocasiones, pero no hemos podido lograr prácticamente nada porque luego se lo ha desautorizado. Entonces, se potencian los problemas de ese modo, en lugar de atenderlos para tratar de solucionarlos. A nosotros nos gustaría poder sentarnos a discutir mano a mano con Milei; nos encantaría realmente”.

(*) – Director periodístico de la agencia Noticias Argentinas (NA); erodriguez@noticiasargentinas.com.ar; X: @efrodriguez012.