Alarma en Santa Fe: comprueban que por una canilla del centro de una ciudad fluye herbicida

Alarma en Santa Fe: comprueban que por una canilla del centro de una ciudad fluye herbicida

Buenos Aires, 11 febrero (PR/20) — Científicos de la Facultad de Ingeniería Química de la Universidad Nacional del Litoral () hallaron residuos del  en el agua de la canilla de una vivienda ubicada en el centro de la localidad santafesina de María Juana, en el departamento de Castellanos.

Según informaron los análisis fueron solicitados por una agrupación local llamada “Pueblo Vivo”, que está conformada por ciudadanos que buscan concientizar sobre el impacto de la actividad agroindustrial en el ambiente y la comunidad.

Mediante la Resolución 30/2018, la secretaría de Alimentos y Bebidas del Ministerio de Agroindustria de la Nación autorizó la comercialización del granos de  que contengan los eventos que confieren tolerancia al herbicida.

La organización difundió un comunicado detallando que primero seleccionaron muestras de tierra del Camping Comunal y de Paseo Boero, y que los resultados de esa  comprobaron que no había presencia de ningún tipo de agroquímico.

Sin embargo, continuaron haciendo más investigaciones y en segundo lugar lo hicieron con agua. “Pero los resultados de las muestras de agua determinaron que en una casa de familia, en el centro de la localidad, se detectó atrazina en el agua de la canilla de la cocina, agua de pozo que se eleva al tanque y se utiliza para todo en el hogar“, explicó la organización según informó La Capital.

Para profundizar estos análisis los especialistas de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) llegarán a la localidad a fines de febrero o principio de marzo y estudiarán la contaminación de suelo, aire y agua“, explicó a La Capital Ricardo Bustos, integrante de Pueblo Vivo

Primicias Rurales

Fuente: Infocampo

Nueva política de aguas de Trump permite contaminar ríos y lagos

Nueva política de aguas de Trump permite contaminar ríos y lagos

Buenos Aires, 6 febrero (PR/20) — He estado observando como los medios de comunicación cubren la nueva “Regla de Protección de Aguas Navegables”, que fue recientemente finalizada por la administración Trump.

La regla ha sido objeto de mucho debate. La división más notable se da entre dos grupos: los agricultores y los ecologistas.

Como agricultor desde hace más de cuatro décadas, mi pregunta es: ¿por qué estos grupos deben estar en desacuerdo entre sí? La respuesta es que no tienen por qué estarlo.

La Regla de Protección de Aguas Navegables fue finalizada por la Agencia de Protección Ambiental (EPA) y el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos el 23 de enero de 2020. La nueva norma cambia los parámetros de la norma de las aguas de los Estados Unidos de 2015, reduciendo la definición de “aguas de los Estados Unidos” mediante la eliminación de arroyos, humedales y otras masas de agua que sólo corren durante un evento de lluvia o deshielo.

Estos retrocesos amenazan la protección de más de la mitad de los humedales de la nación y de millones de millas de arroyos, que finalmente fluyen hacia los ríos y lagos que proporcionan agua potable a millones de personas.

La norma se considera una victoria para los agricultores de los Estados Unidos, ya que permite una mayor flexibilidad normativa y aclara el alcance de la EPA en las explotaciones agrícolas individuales. Los ecologistas, por otro lado, se oponen a la norma, afirmando que el debilitamiento de las protecciones de agua limpia es una flagrante evasión de la Ley de Agua Limpia que pone en peligro a todos.

¿Por qué se obliga a los agricultores a trabajar en oposición a los ecologistas cuando se trata de cuestiones como el agua limpia? En lugar de regular la industria para apaciguar a un grupo sobre el otro, hay una tercera opción: revisar nuestro sistema agrícola.

El Instituto Rodale, desde su fundación en 1947, se ha dedicado a unir las esferas de la agricultura y la protección del medio ambiente. Ampliamente reconocido como líder mundial en agricultura orgánica regenerativa, somos una institución de investigación sin fines de lucro que da prioridad a la ciencia rigurosa, la capacitación de los agricultores y la educación de los consumidores para destacar los beneficios de un sistema de alimentos orgánicos basado en la salud del suelo y el agua limpia.

En el Instituto Rodale, estamos trabajando en el tipo de solución que la Regla de Protección de Aguas Navegables pretende que sea imposible. Nuestro Ensayo de Impacto en la Cuenca, que se está llevando a cabo en colaboración con el Centro de Investigación del Agua Stroud y financiado por la Fundación William Penn, investiga la conexión entre las prácticas de gestión de las granjas y la calidad del agua, y cómo el cambio de la forma en que cultivamos puede tener un impacto significativo en el agua.

Tomando la investigación de vanguardia de nuestro Ensayo de Sistemas Agrícolas a largo plazo de 40 años y ampliándola a 40 acres de terreno inclinado en el condado de Chester, Pennsylvania, el Ensayo de Impacto de la Cuenca Compara cuatro sistemas diferentes de gestión de cultivos que se encuentran comúnmente en el sistema agrícola actual. El objetivo del ensayo es entender la escorrentía agrícola, el suelo y los productos químicos que se desprenden de los campos agrícolas y llegan a nuestras vías fluviales. Mediante el seguimiento de los residuos de pesticidas, fertilizantes, suelo y otros contaminantes que se encuentran en los arroyos y riachuelos, los investigadores pueden determinar los efectos relativos de cada sistema de gestión en la calidad del agua.
Por mis años en la agricultura, sé de primera mano: ningún agricultor quiere contribuir a la degradación del agua. El agua es un recurso crítico que es tan esencial para el negocio de la agricultura como para la vida humana.

A pesar de este hecho, las protecciones de agua limpia a menudo se comercializan a los agricultores como un exceso de gobierno que exigiría prácticas de gestión que costarían más y serían menos eficaces. Esto enfrenta directamente los intereses de los ecologistas que trabajan para proteger el agua limpia con los intereses de los agricultores que tratan de ganarse la vida en sus tierras.

Sin embargo, la investigación del Instituto Rodale muestra que la protección de nuestros preciosos recursos no tiene por qué significar la pérdida de un medio de vida. Se ha demostrado que la aplicación de prácticas agrícolas regenerativas, como los cultivos de cobertura, las estrategias de no labranza y la rotación de cultivos, así como el uso de productos orgánicos, aumentan la rentabilidad de las explotaciones agrícolas al tiempo que protegen la calidad del agua, reduciendo los costos de los plaguicidas y los insumos convencionales y recibiendo un precio superior en el mercado.

Estas prácticas mejoran la salud del suelo al mejorar la materia orgánica del suelo para gestionar mejor el agua en las explotaciones agrícolas, así como al atrapar el carbono que, de otro modo, contribuiría al cambio climático. El suelo que tiene un crecimiento constante de los cultivos de cobertura, no se rompe con la labranza y se le da tiempo para recuperarse de la siembra se mantiene unido mejor que el suelo gestionado convencionalmente, reduciendo el riesgo de que el suelo se escurra hacia las vías fluviales; en los sistemas agrícolas convencionales, este suelo tiene el potencial de llevar consigo productos químicos, fertilizantes y otros contaminantes nocivos.

“Estas prácticas mejoran la salud del suelo al mejorar la materia orgánica del suelo para gestionar mejor el agua en la granja, además de atrapar el carbono que de otro modo contribuiría al cambio climático”, dice Jeff Moyer.
El Ensayo de Sistemas Agrícolas del Instituto Rodale ha demostrado que la agricultura orgánica regenerativa produce rendimientos de cultivos que son competitivos con los convencionales, y también ha demostrado tener un mejor desempeño en tiempos de eventos climáticos extremos como la sequía. Debido a que la agricultura orgánica no utiliza productos químicos sintéticos, el riesgo de contaminación de las vías fluviales por estos productos es inexistente. Las prácticas orgánicas regenerativas mejoran activamente la salud del suelo en lugar de degradarlo, lo que conduce a una menor escorrentía y erosión, a menos prácticas intensivas en energía y combustible y a menos emisiones de carbono.

La agricultura orgánica regenerativa es la clave para que la agricultura sea aún más respetuosa con el medio ambiente sin que los agricultores sacrifiquen su modo de vida.

Los agricultores son indudablemente los administradores de la tierra: para alimentar al mundo, tenemos que tener suelo fértil, agua limpia, aire seguro y abundante biodiversidad. ¿Por qué, entonces, debemos enfrentar a los agricultores contra los ambientalistas que comparten objetivos similares? Hace mucho tiempo que dejamos de presentar la agricultura y el ecologismo como intereses contrapuestos.

La agricultura orgánica regenerativa puede cruzar esta brecha, apoyando a los agricultores tanto financiera como ambientalmente y mejorando activamente los recursos naturales sobre los que los agricultores construyen sus medios de vida.

Retroceder en las protecciones a nuestra agua limpia no es la respuesta. La respuesta al debate sobre el agua limpia es tratar a nuestras granjas -y a nuestros agricultores- mejor dándoles las herramientas que necesitan para tener el mayor éxito posible. Cuando nos reunimos

Primicias Rurales

Fuente: Instituto Rodale

Mesa Técnica para abordar la crisis hídrica de la cuenca del Río Colorado en la provincia de Buenos Aires

Mesa Técnica para abordar la crisis hídrica de la cuenca del Río Colorado en la provincia de Buenos Aires

La Plata, 4 febrero (NA) — El ministro de Desarrollo Agrario de la provincia de Buenos Aires, Javier Rodríguez,  decidió el armado de una Mesa Técnica para Abordar la Crisis Hídrica que afecta la cuenca del Río Colorado luego de reunirse con referentes de los regantes agrupados en Consorcio Hidráulico del Valle Bonaerense, los intendentes de Patagones y Villarino, José Zara y Carlos Bevilaqcua, respectivamente y representantes de la Corporación de Fomento del Valle Bonaerense del Río Colorado (CORFO).

La Mesa Técnica se decidió luego de visitas que realizaran funcionarios del área en el Valle Bonaerense y de analizar varios informes que alertan sobre la gravedad que atraviesa la producción agropecuaria y hortícola por la merma en el caudal de agua.

“Hemos decidido trabajar en forma conjunta para buscar un mejor aprovechamiento del agua frente a la crisis actual.  Si llega el agua hay producción y trabajo”, sostuvo el Ministro.

En ese sentido Rodríguez señaló que “no sólo es ver la eficiencia del recurso natural sino también su uso y para eso vamos a armar la Mesa Técnica para buscar las soluciones al problema la cual arrancará la próxima semana”.

Los representantes de los regantes agradecieron ser invitados por el Ministro Rodríguez dado que “hace 5 años que nos recibe nadie”.

Semanas atrás el Jefe de Gabinete, Jonatan Sánchez mantuvo encuentros no sólo con los funcionarios de CORFO sino también con los regantes quienes transmitieron su preocupación por el recorte de los aportes provinciales que empezó en 2018.

Las autoridades municipales explicaron que en la actualidad la falta de deshielo que viene desde Mendoza y que provee de agua a las zonas de Villarino y Patagones, hace que empiecen a disminuir las reservas del Dique Paso de Piedra lo que anticipa para 2021 un escenario complicado para el riego.

En la actualidad la CORFO tiene jurisdicción cobre 503.419 hectáreas las cuales 137.565 hectáreas, son derivadas por un sistema de tomas ubicadas a ambos márgenes del río que abastecen a cinco canales principales.

El sistema de riego se utiliza para la actividad hortícola en especial la producción de cebollas, pero también en cultivos de fina: trigo, cebada y avena y en otros como maíz y girasol.

Primicias Rurales

Recursos hídricos para potenciar la producción en el sudoeste bonaerense

Recursos hídricos para potenciar la producción en el sudoeste bonaerense

Buenos Aires, 21 enero (PR/20) — El Jefe de Gabinete del Ministerio de Desarrollo Agrario de la Provincia de Buenos Aires, Jonatan Sánchez y el director de Innovación Productiva, Edgardo Grunfeld, recorrieron junto a funcionarios y autoridades municipales, las instalaciones de la Corporación de Fomento del Valle Bonaerense del Río Colorado (CORFO), donde se coincidió en trabajar en conjunto en las futuras líneas de acción para optimizar los recursos hídricos a favor de de la producción.

Siguiendo las líneas del ministro de Desarrollo Agrario Javier Rodríguez, el jefe de Gabinete afirmó que se va “a avanzar en el trabajo articulado para ser más eficientes en el manejo del agua que permita poder paliar la necesidad del recurso natural y lograr impulsar la producción, y el trabajo en el sector agropecuario”.

Las autoridades municipales explicaron que en la actualidad la falta de deshielo que viene desde Mendoza y que provee de agua a las zonas de Villarino y Patagones, hace que empiecen a disminuir las reservas del Dique Paso de Piedra lo que anticipa para 2021 un escenario complicado para el riego.

“El riego viene complicando en los últimos años por el poco deshielo y si a esto se le suma el recorte presupuestario que empezó en la gestión anterior no hace más que agravar la situación de los productores dado que encarecerá el uso del agua”, sostuvo la Directora de Agroindustria del Municipio de Villarino, Leticia Raiser.

Los funcionarios de la cartera agraria se reunieron también con representantes de los regantes agrupados en Consorcio Hidráulico del Valle Bonaerense del Río Colorado, quienes también transmitieron su preocupación por el recorte de los aportes provinciales que empezó en 2018.

En la actualidad la CORFO tiene jurisdicción sobre 503.419 hectáreas, de las cuales,  137.565 hectáreas son derivadas por un sistema de tomas ubicadas a ambos márgenes del río que abastecen a cinco canales principales.

El sistema de riego se utiliza para la actividad hortícola en especial la producción de cebollas, pero también en cultivos de fina: trigo, cebada y avena y en otros como maíz y girasol.

Por otro lado también se mantuvieron encuentros con trabajadores y responsables de las Chacras Experimentales  de Blanca Grande y Patagones, dependientes del Ministerio de Desarrollo Agrario, en la cual participaron productores vinculados a las mencionadas chacras.

La Chacra Patagones se destaca por sus líneas de experimentación en conjunto con el INTA del Valle Inferior, la Universidad Nacional del Sur y de Río Negro, en la genética porcina y ovina, así como también el manejo de montes y pastizales para el aprovechamiento del ganado bovino.

Primicias Rurales

Crisis del agua en Mendoza: los registros muestran una de las peores sequías de la historia

Crisis del agua en Mendoza: los registros muestran una de las peores sequías de la historia

Mendoza, 20 enero (PR/20) — Crisis del agua en Mendoza: los registros muestran una de las peores sequías de la historia
Así lo advirtió el Departamento General de Irrigación. El nivel de agua del embalse Potrerillos está en 60% y es el que mejor situación presenta.

En un año donde, en promedio, hubo un 30% menos de agua producto de las pocas nevadas. El organismo provincial de Mendoza podría restringir la entrega del mismo.

El superintendente de Irrigación, Sergio Marinelli, encabezó diversas reuniones técnicas con otros funcionarios y el personal en las subdelegaciones de Aguas, encargadas de manejar los embalses, para tomar medidas ante la crisis hídrica que afecta a Mendoza. El objetivo: definir, para cada una de ellas, qué hacer, según la situación en la que se encuentran, para llegar lo mejor posible a la primavera.

“El embalse Potrerillos, que se encuentra a un 60% y es el que mejor está en su nivel de agua. Pero el alto porcentaje de demanda de agua para el uso poblacional es muy preocupante”, afirmó Marinelli.

En la misma línea agregó que el río Mendoza, que abastece al Área Metropolitana, se lleva casi el 40% del total del volumen del río para el agua potable y esto genera que se deban aplicar restricciones en otros usos, como el agropecuario.

“Se riega desde agosto hasta noviembre, cuando el nivel de los embalses baja. Nuevamente, a fines de ese mismo mes, empiezan a subir los caudales y los embalses a recuperarse. No obstante, en 2019 eso no sucedió”, aseguró Sergio y para ampliar el panorama poco alentador que muestran los embalses agregó que “no hay nieve para que vuelvan a subir los niveles hídricos significativamente”.

“Estamos más complicados de lo que creímos en octubre del año pasado, cuando anunciamos el pronóstico de caudales de los ríos. Hay un 30% menos de agua. Los caudales no han subido, y cuando lo han hecho, ha sido muy poco. Hoy estamos con caudales similares a los de noviembre. La situación de los embalses es bastante crítica”, aseguró Rubén Villodas, director de Gestión Hídrica de Irrigación.

Asimismo agregó que se trata de una situación extrema y aclara que el pronóstico que se realiza desde Irrigación es algo estadístico y no hay estadísticas de estos niveles, ni volumen de nieve, que es en lo que se basa el pronóstico. Motivo que explica que existan errores mayores a los que tenía históricamente. El margen de error es de 20%.

El registro de datos de los ríos que administra Irrigación, varía según el río. En Atuel, por ejemplo, el registro empezó en 1907, mientras que en el río Mendoza, en 1957. Cada río se empezó a trabajar desde la Secretaría de Recursos Hídricos de la Nación o desde Irrigación, en distintas épocas.

Primicias Rurales

Fuente: Infocampo

Mendoza derogó la ley 9209 de minería luego de las masivas protestas por el agua

Mendoza derogó la ley 9209 de minería luego de las masivas protestas por el agua

Mendoza, 30 diciembre (PR/19)  — Este lunes, la Legislatura de Mendoza derogó la Ley 9209 luego de las intensas movilizaciones que se realizaron en toda la provincia en defensa del agua y que incluso continuaban esta mañana.

La normativa reemplazaba a la 7722 y permitía el uso de cianuro y ácido sulfúrico para darle vía libre a la minería a cielo abierto.