Inseguridad rural: recuperan 112 vacunos tras un robo de hacienda valuado en 18 millones de pesos 27deSeptiembre de 2021

Inseguridad rural: recuperan 112 vacunos tras un robo de hacienda valuado en 18 millones de pesos 27deSeptiembre de 2021

Buenos Aires, 27 de setiembre (PR/21) .–Un nuevo hecho de inseguridad rural sufrió el campo: esta vez en Buenos Aires. A diferencia de otros robos, este tuvo un final feliz que terminó con la recuperación de los vacunos.

Según informaron las fuentes policiales, fueron 112 vacunos y recuperación está valuada en 18 millones de pesos.

La denuncia la realizó el encargado de la estancia “La Blanqueada”, destacó el portal local. La Brújula. El establecimiento está en French, cerca de la ciudad de 9 de Julio, constatada.

Los propietarios de la estancia notaron un faltante de vacunos y ahí realizaron la denuncia correspondiente. Se trata de animales raza Holando y el hecho sigue bajo investigación

Inseguridad rural
Tras la denuncia, la Policía comenzó a investigar hasta dar con un dato importante. En ese entonces, los agentes policiales determinaron que una persona local trasladó los animales a otro establecimiento que encuentra entre French y La Niña

Con estos datos y la decisión del fiscal de avanzar, se aprovechó para montar un operativo y recuperar las cabezas de ganado. Se recuperaron 112 animales vacunos, 108 vacas y 4 vaquillonas de raza Holando.

Los animales poseían marca legible que se utiliza en el establecimiento rural “La Blanqueada”. Esto permitió que se recuperen lo animales valuados en 18 millones de pesos.

Primicias Rurales

Fuente: Agrofy News

Los sub-40 desarrollan la ganadería intensiva sustentable

Los sub-40 desarrollan la ganadería intensiva sustentable

Buenos Aires, 23 de setiembre (PR/21) .– Tras avanzar de la cría al ciclo completo en Patagonia Norte, logran 90% de preñez y producen 1.800 kg de carne/ha bajo riego. Instalaron un parque solar para suministrar energía al sistema, comenzaron con pastoreo regenerativo y junto a una decena de jóvenes ganaderos crearon el primer CREA regional. “El campo es una oportunidad para las nuevas generaciones”, dice el Ing. Agr. Nicolás García.

Nicolás García, 37 años, es ingeniero agrónomo, vive en Neuquén y proviene de una familia dedicada a la logística de la industria del petróleo que, a modo de diversificar, compró un campo abandonado, pero con potencial, sobre la costa del Río Negro. En diálogo con Valor Carne, el profesional contó cómo, junto a una veintena de colaboradores, también jóvenes, desarrolló en poco más de una década una empresa ganadera de punta que hace cinco años terminaba 300 cabezas/año y hoy, mediante la intensificación sustentable, supera las 4.200.

“Fui a estudiar agronomía a Río Cuarto, Córdoba, a pesar de existir una facultad regional, orientada a la fruticultura, pero pudo más mi interés por la ganadería. Además, tenía en claro que quería plasmar los conocimientos en mi provincia”, afirmó García, Gerente de Agropecuaria Don Manuel, quien volvió con un compañero, el Ing. Ag. Julián Leali que se radicó en la zona. “Le propuse sumarse a la aventura de desarrollar la Patagonia, una región desafiante, llueve muy poco, 280 mm anuales y si el agua del río no se utiliza se pierde en el mar. Teníamos que aprovecharla para producir alimentos y generar ingreso local”, planteó.

Recría en pastoreo en parcelas diarias tipo pizza.

El campo tiene 20 mil ha, de las cuales hay 3 mil de valle y 17 mil de meseta, a unos 130 metros de altura. “Inicialmente era todo monte, en 2009, comenzamos a desarrollarlo y a poner hectáreas bajo riego”, relató. Para ello, con tecnología láser, hicieron un relevamiento del terreno, diseñaron las parcelas, con pendientes controladas y construyeron una red de canales, para que fluyera el agua. Hoy cuentan con 400 ha regadas, incluyendo 240 ha por gravedad y el resto con pivotes centrales, traídos de Nebraska.

“Apenas sistematizamos las primeras hectáreas, arrancamos con la cría del Hereford y luego incorporamos el Angus. Un tiempo después, ya lográbamos preñeces de 85-90% y vendíamos el ternero destetado con 100-120 kg”, recordó García, destacando que, una vez que la zona se declaró libre de aftosa sin vacunación, y con un mercado cárnico insatisfecho, se generó un buen estímulo entre los productores y fue creciendo el stock.

A medida que Don Manuel aumentaba la superficie bajo riego, empezaron a hacer los primeros cultivos de alfalfas, verdeos y maíces, y a la par avanzaron con la recría y luego con el ciclo completo. “Teníamos que seguir agregando valor y generando más kilos dentro del establecimiento. Para ello, construimos corrales con capacidad para 1.200 animales y completamos las dietas comprando maíz en campos vecinos y en La Pampa”, sostuvo.

También se armó un sólido equipo humano, un punto estratégico para una zona agropecuaria en desarrollo. “Necesitábamos personal para hacer las labores, siembra, pulverizaciones, dado que aquí no hay contratistas con equipos tecnificados, por la poca historia en estos cultivos intensivos. Hubo que generar los perfiles, para que pudieran cubrir todos los frentes, hay muchos procesos en el campo”, aseguró García, resaltando que hoy la firma cuenta con 22 empleados, todos jóvenes, y hace poco incorporaron una veterinaria recién recibida.

Ganar eficiencia

Pastoreo de alfalfa con preoreo.

“Como cuesta tanto hacer producir cada metro cuadrado, pusimos los cañones en recriar en parcelas diarias, con pastoreo horario y encierre nocturno”, detalló. De cualquier modo, para darle volumen al negocio, adquieren invernada y cuando la carga de las pasturas se completa, recrían a corral, con silaje de autoconsumo.

El engorde también se hace bajo encierre, para lograr los últimos 90-95kg, en 85 días promedio. “Antes comprábamos el 100% del maíz y terminábamos 300 animales; ahora, sólo el 20% y seguimos avanzado para ser autosuficientes en granos, tenemos más superficie regable”, anticipó, justificando el salto de las ventas de hacienda que se multiplicaron 14 veces desde 2014.

Hoy, produciendo 1.800 kg de carne por hectárea bajo riego, terminan 4.200 novillos y vaquillonas de 410-420kg promedio, que se comercializan a través de matarifes y se distribuyen en Neuquén.

Nicolás García en el ensayo con remolacha forrajera.
“Eso sí, los costos de producción son altos, estamos enfocados en ganar eficiencia y aprovechar mejor los recursos, es nuestro desafío”, advirtió.

En ese sentido, están haciendo una prueba con remolacha forrajera para la terminación de los animales en pastoreo, una novedad que surgió de una gira por Nueva Zelanda organizada por el INTA Valle Medio.

“Allí se usa mucho, está masificada. Es un alimento altamente concentrado en energía, en el tubérculo, y la hoja es rica en proteína, o sea, que permite balancear bien la dieta”, explicó. ¿Costos? “En promedio ronda los USD1.800-1.900 por hectárea y se pueden obtener 30 toneladas de MS/ha. Como no necesita cosecha mecanizada, se come a diente, nos interesó. Este año va a ser de testeo porque es una hortícola que requiere bastante atención, hay que mimarla para que genere esos rindes”, detalló.

¿Otros avances? “Recientemente, adoptamos un sistema de nivelación con GPS, para relevar el terreno con precisión y diseñar las parcelas de riego buscando mover los menores metros cúbicos posibles, un rango de 850 a 1200 m3/ha. La idea es que el suelo arranque más rápido y que el costo sea menor”, aseveró.

Parque solar en Agropecuaria Don Manuel.

También están comenzando con la ganadería regenerativa para favorecer la biodiversidad y aumentar la oferta de los pastizales. “Queremos conocer bien las especies, saber cómo manejarlas, darles tiempos de descanso suficiente para generar mayor cobertura y fijar más carbono en los suelos. Hace un mes, plasmamos nuestro primer plan de pastoreo, lo bueno es que involucra a todo el personal, genera compromiso y hay evaluación de resultados”, resaltó García, aludiendo a la iniciativa que llevan adelante con Ovis 21, una consultora patagónica especializada en manejo holístico.

Con la misma visión, el establecimiento incorporó un parque solar para alimentar el sistema de riego. “No queremos gastar energía convencional. Instalamos 198 paneles fotovoltaicos y estamos vinculados a la proveedora de energía de acá, EDERSA, somos los primeros en inyectar energía de media tensión a la red, cuando tenemos excedentes. Si bien hoy cubrimos el 15% de lo requerido anualmente, la idea es que la oferta siga creciendo”, aseguró.

Formando redes

Para García, un aspecto clave en la mejora de la eficiencia es compartir información con otros empresarios. “Empezamos a reunirnos en nuestros campos para intercambiar experiencias y en 2016 decidimos formalizar el grupo, así surgió el CREA Alto Valle-Valle Medio, el primero de la Patagonia. Somos diez productores, todos jóvenes”, subrayó, detallando que están dando un empujón fuerte a la región y hoy ya hay otros ocho grupos, dentro de la organización, formando una red que potencia el conocimiento.

“Queremos mostrar a la sociedad la ganadería sustentable, sacarla del banquillo de los acusados, creo que si vieran cómo se produce, con tecnologías amigables con el ambiente, y si los políticos nos tomaran como aliados, sería una estrategia para sacar el país adelante. Tenemos pasión por la Argentina y, sobre todo por la Patagonia, hay mucho campo para desarrollar”, finalizó García.

Por Ing. Agr. Liliana Rosenstein, editora de Valor Carne

Primicias Rurales

Ganadería Sustentable: claves para su desarrollo productivo

Ganadería Sustentable: claves para su desarrollo productivo

Buenos Aires, 16 septiembre (PR/21) — Investigadores del INTA analizaron cómo se puede avanzar en la sustentabilidad de los sistemas ganaderos argentinos y cuáles son las claves para su perfección. Siguiendo esa línea, los especialistas señalaron distintas herramientas que podrían contribuir en el mejoramiento del manejo actual respecto a los aspectos higiénicos y sanitarios de los alimentos que se consumen.

En ese sentido, Aníbal Pordomingo –referente en ganadería del INTA–, señaló: “los sistemas ganaderos bovinos tienen varios atributos que en la ganadería argentina son particulares e interesantes a nivel global, en tanto nos referimos a una plataforma muy amplia de producción que va desde su gran geografía hasta la diversidad de condiciones climáticas”.

Consecuentemente, Pordomingo refirió que “la ganadería puede ser parte del problema, pero también parte de la solución, es decir que tiene la oportunidad de generar negocios y participar de la diversidad territorial con diferentes improntas regionales”. Asimismo, el especialista explicó que la ganadería argentina es, en general, una ganadería de bajos insumos, que “por sus restricciones, a veces económicas, ambientales o de negocios, no es una ganadería intensiva, aunque a veces la imagen de un corral de engorde diera esa sensación”. Y agregó: “el 80 por ciento de la carne o de la cantidad de energía para construir un kilo de carne de góndola tiene su origen en pastizales y pasturas, no necesariamente en el corral, que es lo que a veces se ve como imagen final”.

Según el referente, “que la ganadería argentina sea mayoritariamente pastoril no implica que sea poco tecnificada”. “Justamente tiene asociado a esa estrategia de bajos insumos una tecnificación bastante prolija y eficiente para hacerla competitiva”, apuntó.

Sobre las claves para una ganadería exitosa desde el punto de vista de la sustentabilidad, Pordomingo explicó que “si bien el bovino es naturalmente un emisor de carbono, si el manejo del pastizal o pastura es adecuado, es decir, si no se abusa de su uso, podremos capturar en raíces y en biomasa subterránea y de cobertura tanto o más carbono que lo que emite el animal”.

 “Por otro lado, si los corrales ayudan a modular la carga de los sistemas para no caer en la sobrecarga y sobreuso de pasturas y pastizales, el corral se convierte en una herramienta de gestión de carbono y no una herramienta de emisión, es decir, ayudan a ordenar la carga animal y evitar el sobrepastoreo”, puntualizó Pordomingo y agregó: “Ese es probablemente uno de los roles más importantes que tiene el corral de recría o de engorde en la Argentina”.

A su vez, para el investigador, “la mayor deuda que tiene el sector ganadero en relación con la emisión de gases es la ineficiencia de la cría bovina, o sea la cantidad de vacas por ternero logrado”, y precisó que en ese aspecto se encuentra otra de las claves: “Hay que aumentar el peso en faena porque tiene implicancias en la productividad y participa de huellas ambientales muy fuertes. La producción de pocos kilos por animal a faena nos deja con la mitad de la producción posible por ejemplar nacido”.

En esa línea, el especialista aseguró que “es posible aumentar sustancialmente la producción de carne por unidad de superficie con la misma cantidad de terneros que tenemos, considerando también el manejo eficiente de los pastos”, pero advirtió que “producir más kilos por animal nacido depende de la consolidación de un mercado global porque el mercado interno puede absorber una parte de eso, pero no la totalidad de los cortes”.

Primicias Rurales

Fuente: Rematar

Vaca a China: el Gobierno bloqueó a dos frigoríficos que querían exportar falda y tapa de asado

Vaca a China: el Gobierno bloqueó a dos frigoríficos que querían exportar falda y tapa de asado

Por Agrofy News

Buenos Aires, 15 septiembre (PR/21) — La Dirección General de Aduanas (DGA) evitó que dos frigoríficos exporten cortes de carne que no están permitidos. Según informó el organismo que conduce Silvia Traverso en un comunicado, “las operaciones que intentaban eludir la normativa vigente estaban destinadas a China”.

La funcionaria precisó que “los frigoríficos denunciados falsearon sus declaraciones y las etiquetas de los paquetes con el objetivo de enviar a China cortes de carne no permitidos”. “Las empresas informaron la supuesta exportación de cuarto delantero incluso incompleto, cuando en verdad se trataba de falda y tapa de asado, cortes cuya venta al exterior está interrumpida como parte de las medidas del Gobierno para cuidar al mercado interno”, subrayó la Aduana.

Además, el organismo impidió que una empresa realice exportaciones con las que habría superado el cupo habilitado.

Aparte de impedir la salida de la Argentina de esos embarques, la Aduana denunció a los exportadores por las infracciones.

En el primer caso, las presuntas declaraciones inexactas, por un total de 44.525 kilos, fueron llevadas a cabo por los frigoríficos Offal Exp y Madeka.

La Aduana detectó y denunció que estas empresas intentaron exportar cortes de carne simulando otros cuya venta al exterior no está alcanzada por las medidas dispuestas por el gobierno nacional.

La otra operación donde se detectaron irregularidades corresponde a un frigorífico que intentó sacar del país un 10% más del cupo habilitado en el permiso de embarque.

Los agentes aduaneros verificaron la mercadería en un depósito de Campana, en la provincia de Buenos Aires, y denunciaron al frigorífico Alberdi por las infracciones. En la verificación se encontró que había un pallet de más, con casi 2.000 kilos de recortes de carne que no estaban declaradas ni en el permiso de embarque ni en la documentación respaldatoria. Por esta maniobra, se procedió a bloquear la salida del país de la mercadería.

Estas maniobras, con las que se busca exportar eludiendo la normativa vigente, se suman a las identificadas días atrás por la Aduana cuando se halló que los frigoríficos Login Food, Alberdi, Black Bamboo y Exportmeat, intentaron vender a China cortes de carne no permitidos, de acuerdo con el decreto 408.

Según el comunicado, la verificación de la DGA sobre el depósito fiscal y el exportador permitió detectar, por ejemplo, que el embarque de la firma Black Bamboo rotulado como “punta de hueso lumbar”, era en realidad “asado”, un corte prohibido por la normativa vigente. A través de la DGA, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) trabaja de manera coordinada junto con los ministerios de Desarrollo Productivo y Agricultura.

La Aduana estableció a lo largo de este año valores referenciales para la exportación de 28 cortes de carne bovina.

Los valores de referencia son una herramienta que permite detectar potenciales maniobras de subfacturación en las exportaciones, que busca desarticular posibles maniobras de evasión de impuestos y prácticas abusivas que afectan el ingreso de divisas al mercado cambiario.

Asimismo, Traverso denunció a fines de mayo a 19 frigoríficos que realizaron operaciones fraudulentas de exportación de carne. Las multas totales impuestas por el organismo alcanzan un monto cercano a los US$ 6 millones.

A las medidas dispuestas por la Aduana se suman las fiscalizaciones iniciadas por la Dirección General Impositiva (DGI), que encabeza Virginia García, sobre los 150 frigoríficos de mayor envergadura del país donde se identificaron maniobras de subfacturación o no declaración de operaciones en 9 de cada 10 de los establecimientos controlados.

Primicias Rurales

La Argentina apunta a concretar su primera gran exportación de ganado en pie en mucho tiempo: Serían unos 30.000 ovinos para Arabia Saudita

La Argentina apunta a concretar su primera gran exportación de ganado en pie en mucho tiempo: Serían unos 30.000 ovinos para Arabia Saudita

Buenos Aires, 15 septiembre (PR/21) –La Argentina apunta a concretar su primera gran exportación de ganado en pie en mucho tiempo: Serían unos 30.000 ovinos para Arabia Saudita

La exportación de animales en pie siempre fue un tema áspero en nuestro país, no solo por lo complicado de la operación, que supone lograr que los animales lleguen a destino en buenas condiciones, sino por las tensiones que genera con los frigoríficos, en especial de bovinos, que afirman ver sus negocios afectados. Pero la organización de una venta de ovinos vivos rumbo a Arabia Saudita parecería indicar que la discusión se zanjó o se ablandó, por lo menos para los animales de dicha especie.

El proyecto fue organizado por LAMB.AR, una agrupación de productores ovinos que busca vender animales del campo al cliente sin intermediación, con el apoyo expreso de la Cancillería y del área de exportación de la Provincia de Buenos Aires. De concretarse este negocio, pautado para diciembre próximo, sería la primera exportación de animales a pie del país en muchísimos años. Por supuesto nos referimos a negocios a gran escala de animales para faena, pues es permanente la exportación de reproductores de todas las especies.

Posiblemente antes de esta operación haya que remontarse a la época en que la Argentina hacía buenos negocios con la Venezuela de Hugo Chávez, para observar la carga de un barco con cientos y hasta miles de animales vivos desde nuestros puertos. En aquella oportunidad zarparon dos cargados de vacas lecheras.

En el caso de ovinos, el diario La Mañana de Neuquén rememora en esta nota una vieja exportación de 35.000 cabezas para Medio Oriente, que se realizó desde el Puerto de San Antonio Oeste en 1993. Es decir, hace casi treinta años.

De nuevo se trata de vender corderos. “Me llamaron para pedirme enviar un barco de ovinos rumbo a Arabia Saudita. Nos pidieron 500.000 ejemplares pero les dije que como primera experiencia no podía mandar eso, y acordamos por 30.000. Es el más chico de los barcos”, contó a Bichos de Campo María García Ferrada, coordinadora de LAMB.AR.

Proyecto LAMB.AR: Se está armando el primer consorcio de exportación de carne ovina de la provincia de Buenos Aires

Si bien éste era uno de los objetivos por los cuales se creó esta agrupación, ya que los precios internacionales representan un margen de ganancia más que interesante para los productores, lo cierto es que venían más enfocados en conseguir un frigorífico habilitado para la faena y exportación de la carne de los ovinos, para agregar aquí valor al producto de este consorcio de ovejeros.

Que sean ovinos lo que se busca exportar no es un dato que pase desapercibido. El mercado de vacunos cuenta con cerca de 400 frigoríficos o lugares de faena, y al menos un centenar son exportadores. De allí que las propuestas para exportar directamente terneros o novillos levanten una intensa polémica cada vez que surgen. Pero para el sector ovino esa situación es bien diferente. Los pocos establecimientos habilitados que hay se concentran en las localidades más australes del país, en especial en Río Gallegos, y los que están más al norte requieren de importantes inversiones para acondicionar sus instalaciones para negocios de exportación. Los productores que aportarán estos animales son sobre todo bonaerenses.

Esa puede ser una de las razones que hicieron que García consiga llenar el barco de corderos de forma muy rápida. “Participarán alrededor de 106 productores, de los cuales seis o siete son grandes. Pensé que estaríamos un mes para llenarlo, pero a los cinco días de abrir la convocatoria lo completamos. Llamó un montón de gente para sumarse. De hecho tengo 5000 animales más”, afirmó la coordinadora.

Y atado a esto está la cuestión del precio. “A los frigoríficos no les conviene este barco realmente. Pensá que los corderos acá se venden entre 4000 y 4500 pesos, cuando nosotros los pagaremos a 7900 pesos. Es mucho más” lo que los productores cobrarán por sus animales, precisó.

El archivo recuerda que esta polémica se ha suscitado en otras oportunidades, especialmente con la posibilidad de exportación de novillos a pie a los países de medio oriente, que es algo bastante común en Uruguay y Brasil. Durante la gestión de Cambiemos se intentó fomentar esta modalidad de venta al exterior, sin embargo los frigoríficos se opusieron –y probablemente lo sigan haciendo- con el argumento de que ese tipo de negocios les quitaría trabajo en las plantas procesadoras.

Aunque no puede negarse que este tipo de negocios con hacienda en pie afectaría un poco el panorama laboral, también es cierto que el sector ovino tiene una capacidad de faena mucho menor a la bovina, y que muchos productores buscan resguardar su producción, apuntando por ello a mercados que ofrezcan precios más competitivos. En el mercado interno, además, hay poca cultura de consumo de la carne ovina.

Argentina se ha quedado así atrás regionalmente, mientras que Brasil y Uruguay sí han aprovechado las oportunidades comerciales presentadas por los países de Oriente y han acomodado su oferta en función de la demanda, enviando animales a pie cuando apareció la posibilidad.

El otro punto áspero que implica este tipo de exportaciones es la cuestión del bienestar animal. Los productores deben engordar a los animales y prepararlos para un viaje que será largo, y de lo cual depende en parte la ganancia. Si muchos ejemplares llegan en malas condiciones o hasta muertos, es probable que los compradores no deseen repetir la transacción.

En el caso de este proyecto que persigue LAMB.AR, se le ha pedido a los participantes que envíen solo animales que superen los 25 kilos, porque eso asegura su subsistencia durante la larga navegación, durante la cual reciben alimento suplementario y atención sanitaria. Las categorías acordadas para el envío son corderos, ovejas adultas y carneros.

Hay países ganaderos que ya anunciaron que, para cumplir con las normas de protección de los animales, prohibirán los negocios de este tipo por las circunstancias mencionadas. Así lo hizo Nueva Zelanda en abril de este año, anticipando que a partir de 2023 la exportación marítima no se podrá realizar más. Sucedió que un navío tuvo un accidente en el que fallecieron dos tripulantes y se perdieron 6000 bovinos.

Aunque Argentina no ha dado ese debate todavía, sobre todo porque no es un tipo de negocio que se realice aún aquí, la agenda mundial y este proyecto en particular pueden favorecer el inicio de una discusión…

En el mientras tanto, desde LAMB.AR indicaron a Bichos de Campo que en octubre estiman firmar la carta de oferta que sentará el compromiso de las partes para llevar a cabo esta transacción. Eso implicaría un adelanto del 10% para ayudar a los productores a cumplir con lo prometido. Si todo sale bien, en diciembre se haría un nuevo depósito similar, y los animales partirían rumbo a Arabia Saudita.

Por Sofia Selasco

Fuente: Bichos de Campo

Primicias Rurales

Diagnóstico diferencial y estrategias de control del VDVB

Diagnóstico diferencial y estrategias de control del VDVB

Buenos Aires, 14 septiembre (PR/21) — Recientemente, Bioinnovo, la primera empresa público-privada de Base Tecnológica (EBT) formada por Vetanco y el INTA, dedicada a la investigación, diseño y desarrollo de anticuerpos IgY, vacunas recombinantes y prestación de servicios especializados orientados a la salud animal, realizó el Taller “Diagnóstico diferencial y estrategias de control del VDVB”, en el marco del Primer Congreso del VDVB.

El Dr. Andrés Wigdorovitz, Director Científico de Bioinnovo, realizó la apertura de la jornada presentando el origen y la misión de la empresa, que es “transformar los desarrollos innovadores del sistema científico en productos que estén al alcance del productor ganadero, con el objetivo de abastecer de alimentos a la población mundial, respetando el medio ambiente y promoviendo el concepto de una salud”.

Luego, el Dr. Lucas Gentillini, Product & Application Professional Latam Sartorius Argentina S.A., tuvo a su cargo la presentación “Una nueva generación de vacunas”. Se considera vacunas de nueva generación a las vacunas con vectores virales, vacunas a ADN o ARN y vacunas a subunidad, que ganaron protagonismo durante la pandemia ya que representan el 83% del total de vacunas aplicadas contra el Covid-19. “Solo el 17% son vacunas tradicionales”. Esto se debe principalmente a las ventajas de este tipo de vacunas que están erlenmeyer diseñadas para aumentar su efectividad y a las plantas de producción que utilizan “sistemas descartables o single-use, que posibilitan la producción de este tipo de vacunas modernas, con una mayor flexibilidad, disminuyendo los tiempos de proceso, donde, además no existe riesgo de escape de microorganismos patógenos que puedan propagar la enfermedad y a su vez, reducen el impacto ambiental”.

Por último, Gentillini destacó las similitudes que hay entre este tipo de desarrollo y la forma de producir Vedevax Block de Bioinnovo, una vacuna moderna que utiliza la misma tecnología de vanguardia que las vacunas contra el Covid, diferenciándose de las vacunas tradicionales para bovinos.

Una vez concluidas las presentaciones, comenzó el taller propiamente dicho, en el cual se plantearon distintos casos de campo para ser analizados en grupos reducidos. Cada grupo fue moderado por un especialista del Servicio de Diagnóstico Veterinario Especializado del INTA Balcarce, los Dres. Anselmo Odeón, Germán Cantón y Dr. Enrique Louge Uriarte, así como también especialistas en producción de vacunas y salud animal como la Dra. María Marta Vena, consultora privada y el Dr. Demian Bellido, líder del proyecto de vacunas recombinantes bovinas de Bioinnovo.

La dinámica del taller consistió en el análisis por parte de cada grupo de trabajo de los casos planteados junto con un moderador. Luego los moderadores presentaron las conclusiones de cada caso, marcando las diferencias y similitudes de las estrategias planteadas por cada grupo. A esto, le siguió una ronda abierta, donde los participantes de todos los grupos pudieron intercambiar opiniones y experiencias que enriquecieron el debate.

Los grupos estuvieron integrados por veterinarios referentes, especialistas en reproducción, asesores en sanidad y técnicos responsables de laboratorios de diagnóstico de las distintas regiones del país.

Para finalizar la actividad, el Dr. Odeón presentó distintas estrategias de control basadas en la vigilancia epidemiológica y la vacunación de los animales con vacunas de probada eficacia y, a su vez, se planteó la necesidad de que los centros de inseminación, las cabañas y productores en general controlen la presencia del Virus De La Diarrea Viral Bovina en su plantel de reproductores, en el semen que utilizan para inseminación y en las donantes y receptoras de embriones.

Como cierre de la jornada, el Med. Vet. Adrián Balbi, gerente de Ganadería de Vetanco, agradeció a los disertantes, moderadores y participantes por haberse sumado a esta actividad que contó con un gran nivel técnico.

Acerca de Bioinnovo
Bioinnovo es la primera empresa público-privada de Base Tecnológica (EBT) formada por Vetanco y el INTA, dedicada a la investigación, diseño y desarrollo de anticuerpos IgY, vacunas recombinantes y prestación de servicios especializados orientados a la salud animal.

Primicias Rurales