Plásticos: por qué no todos son reciclables y cuál es el daño irreversible que generan

Plásticos: por qué no todos son reciclables y cuál es el daño irreversible que generan

Buenos Aires, 17 mayo (PR/22) — Portador de una gran nocividad para suelos, mares y fauna -como consecuencia de su tardío proceso de degradación, que algunos casos insume miles de años-, suele pensarse en el plástico como uno de los residuos más reutilizables. Sin embargo, no todos los plásticos pueden volver a formar parte del proceso de economía circular para volver a ser consumidos.

En diálogo con Télam, el Coordinador de la Campaña de Residuos de Greenpeace, Leonel Mingo, explicó que en realidad “los plásticos no son los materiales más reciclables, de hecho la menor parte de ellos es la que se puede reciclar”.

A nivel global, en los últimos 50 años la producción de plásticos se disparó de forma preocupantemente exponencial y en especial en la última década: se produjo más plástico que en toda la historia de la humanidad. Se estima que cada año las industrias producen más de 500 mil millones de botellas plásticas, productos que son considerados de “un solo uso”.

“En Argentina hay muy pocos rellenos sanitatrios, son plantas donde los residuos se gestionan en parte, por otro lado, en las plantas a cielo abierto todo lo que se tira ahí no tiene ningún tipo de tratamiento”

Para reconocerlo y clasificarlo, en 1988 la Sociedad de Industrias de Plástico catalogó este material en 7 categorías diferentes: en la primera está el polietileno -PET- que incluye, por ejemplo, a las botellas de agua o gaseosa –de gran consumo a nivel mundial- y es el que más se recicla en Argentina y en todo el mundo.

En segundo lugar están los polietilenos de alta densidad –no reciclable- y dentro de esa categoría se encuentran, por ejemplo, las botellas de lavandina. El plástico PVC –no reciclable- es el que continúa en la lista y lo sucede el polietileno de baja densidad –no reciclable-, un elemento de uso más cotidiano como, por ejemplo, las bolsas de supermercado.

El polipropileno –tapitas de botellas- es el quinto elemento en esta lista y pertenece a los que pueden ser reciclados, mientras que el sexto, el poliestileno –suele utilizarse como aislante- no lo es.

La última categoría está reservada para “otros plásticos” y ahí “la lista se va al infinito”, aseguró Mingo.

Las industrias producen ms de 500 mil millones de botellas plsticas

Las industrias producen más de 500 mil millones de botellas plásticas.

Hay dos razones por las que el polietileno de alta densidad, el plástico PVC, el polietileno de baja densidad y el polipropileno no pueden ser reciclados. La primera remite estrictamente al punto de vista químico: la composición de una botella de agua no es la misma que la de una manguera o la de un teléfono; aunque los tres tengan plástico, el proceso de reciclaje podría dañar las máquinas -según su pureza- y resulta, además, aun más contaminante.

El segundo motivo por el cual esos plásticos no son pasibles de reciclaje es porque resulta más costoso su reincerción que la producción de uno nuevo -por eso es fundamental la aprobación de la ley de envases, que regula el excedente que generan las industrias-, como pasa, por ejemplo, con los potes de los quesos untables.

“Hay estudios que indican que el 80% de nuestro cuerpo tiene microplásticos en el cuerpo, el equivalente a consumir una tarjeta de crédito por semana”

El plástico que no se recicla o no recibe el tratamiento adecuado tiene dos destinos posibles: cuando el usuario los desecha en las calles, a través de los desagues fluviales suelen terminar en arroyos, ríos, cuencas o mares y océanos, o en rellenos sanitarios  o plantas de basura a cielo abierto.

El gran porcentaje que finaliza en los océanos daña irreversiblemente al hábitat. Por caso, 100 mil mamíferos marinos mueren cada año por esta contaminación. Además, se transforma en partículas contaminantes y viaja por el aire, ya que muchos plásticos que no pueden reciclarse son incinerados, lo que produce un altísimo riesgo para las personas que respiran ese compuesto.

Consultado sobre cómo afecta directamente el excesivo derroche de plástico que se vuelca en tierras y mares, Mingo aseguró que el propio proceso de degradación del material “genera microplásticos”, partículas menores a 5 mm que “ya se encontraron en el organismo de diferentes pacientes”.

“Hay estudios que indican que el 80% de nuestro cuerpo tiene microplásticos, el equivalente a consumir una tarjeta de crédito por semana”, lamentó.

Relacionadas

  • Diez años después, todavía luchamos por el reconocimiento de nuestros derechos laborales

  • Los recuperadores urbanos piden volver a trabajar

  • El valor de la educación en la economía circular

  • Economía circular, la clave para el reciclado

  • La mitad de los residuos domiciliarios son orgánicos y pueden ser reciclados

Los animales son vctimas pasivas del consumo humano del plstico

Los animales son víctimas pasivas del consumo humano del plástico.

“En Argentina hay muy pocos rellenos sanitatrios, que son plantas donde los residuos se gestionan en parte. Por otro lado, en las plantas a cielo abierto todo lo que se tira ahí no tiene ningún tipo de tratamiento”, lamentó Mingo, y denunció: “Los plásticos reciclados no tienen ningún impacto en el medioambiente”.

Además, aseguró que no hubo avances considerables sobre esta problemática respecto de políticas estatales y reafirmó que “hay un estancamiento enorme y preocupante”. Sin embargo, enalteció el rol de los recuperadores urbanos, que “tienen una concientización y un conocimiento del trabajo a nivel operativo y técnico envidiable en todo le mundo”.

“Si es por ellos, estamos en condiciones de llevar adelante una campaña de basura cero en todo el país, aunque es necesario un trabajo mancomunado entre ellos, la ciudadanía y el Estado”, cerró.

Primicias Rurales
Fuente:  POR DIEGO MUDANO – TELAM
Gasoil: cómo hacer rendir al máximo lo que queda del tanque

Gasoil: cómo hacer rendir al máximo lo que queda del tanque

Buenos Aires, 16 mayo (PR/22) — El combustible es el elemento base para toda tarea agrícola mecanizada y representa entre el 18 y el 25% del costo operacional total. Sin gasoil no se puede funcionar. Palabras de Guillermo Marrón, Director del Instituto de Ingeniería Rural del INTA Castelar, quien pasó por el ciclo de entrevistas Agenda Aapresid para compartir tips para optimizar el uso de gasoil en una campaña marcada por faltantes y precios por las nubes.

¡No pare, sigue, sigue!

“En principio, todo lo que sea disminuir las paradas es un beneficio respecto de la optimización del uso del combustible y el costo horario”, puntualizó Marrón. En tareas de pulverización, se puede lograr mayor eficiencia mediante un banderillero satelital, utilizando menor cantidad de agua o haciendo aplicaciones dirigidas, por citar ejemplos. En este caso, “lo más sencillo es ir lo más rápido posible – siempre dentro de los parámetros que aseguren la calidad de la aplicación – aplicando la menor cantidad de producto y agua”, resumió.

En la siembra, ir más rápido también reduce el costo horario. Pero, para eso hay que tener el equipo y el tren de siembra en condiciones, además de mantener la carga constante del cuerpo de siembra, trabajar con dosis variables o con corte por sección. “Hoy en día hay tecnología disponible para lograrlo”, advirtió.

A regular cabezal y cuidar humedad en cosecha

“Todo lo que no es grano adentro de la máquina, es mayor consumo de gasoil en cosecha”, la clave está en una buena regulación del cabezal, señaló. Por otra parte, hay que tener en cuenta el gasto extra asociado a sistemas como flexibles, flotantes o basculantes que se agregan al cabezal para poder captar la mayor cantidad de soja, por ejemplo. Esto se traduce en consumo hidráulico que repercute en más gasto de combustible.

Como consejo práctico, apuntó a mirar la estabilidad de la cosechadora: “si no se mueve el techo, quiere decir que el cabezal va haciendo un buen trabajo”. Por suerte, existen alternativas como el sistema Dual Stream que hace que el cabezal trabaje mejor, aumentando la capacidad de cosecha al mismo tiempo que disminuye el consumo de combustible.

Yendo a la influencia de la humedad específica a la hora de levantar los granos, “cuando más cerca de la humedad de recibo cosechemos, menos se gasta en combustible, porque el rotor no hace tanta fuerza”, explicó. Además, este menor esfuerzo va asociado a una menor rotura de piezas como correas, “que son muy costosas y no se consiguen”. Para tomar dimensión de una correcta regulación del cabezal y humedad en la cosecha, en maíz esto permite ahorrar hasta un 8 o un 10% de consumo horario, arrojó.

Los neumáticos hacen la diferencia

Lo ideal es contar con neumáticos agrícolas radiales que optimizan la eficiencia tractiva para convertir el gasoil en esfuerzo. Si no, es posible hacer ciertas adaptaciones a los neumáticos que tengamos, ajustando la presión a las condiciones del terreno. “Cuando más suelto está el suelo, la presión de inflado tiene que ser menor ya que se optimiza el consumo de combustible”.

En cuanto al peso del tractor, la relación óptima está en alrededor de 50 kg por caballo de fuerza para un suelo normal. Si el suelo es blando, tenemos que ir a más superficie ya que si los neumáticos se entierran, además del huelleo y los daños que genera para los trabajos posteriores, el equipo gasta energía en desenterrarse, “es como si estuviera subiendo una pendiente, lo que se conoce como rodadura, que se debe tratar de reducir al máximo”.

El especialista remarcó la importancia de las capacitaciones para operarios. “El primer paso es leer el manual del equipo, después, apuntar al sentido común para usar las máquinas y potencia adecuadas para cada labor y situación. “En definitiva, aquel que es más eficiente utilizando la herramienta por hora es aquel que optimiza el uso del combustible”.

 

Primicias Rurales
Fuente:  Aapresid: información que hace rendir tus campañas.

La industria avícola argentina, entre las más sustentables del mercado internacional

La industria avícola argentina, entre las más sustentables del mercado internacional

Buenos Aires, 13 mayo (PR/22) — La industria avícola argentina, entre las más sustentables del mercado internacional. Así lo reveló el análisis de huella de agua y de carbono realizado por el INTI junto al Centro de Empresas Procesadoras Avícolas (CEPA) en 12 plantas industriales de Entre Ríos, Córdoba, Buenos Aires y Río Negro.

Los resultados representan al 46 por ciento de la faena de pollos a nivel nacional y son el puntapié inicial para crear el primer inventario ambiental del sector en la Argentina.

En sintonía con las tendencias mundiales en materia de sustentabilidad industrial, que impulsan el conocimiento de la huella ambiental de un producto en todas las instancias de su cadena de valor, el entramado nacional de la avicultura ya cuenta con datos para armar su primer inventario ambiental.

El Instituto Nacional de Tecnología Industrial presentó los resultados de un análisis de huella hídrica y de carbono realizado junto al Centro de Empresas Procesadoras Avícolas (CEPA) en 12 plantas de faena ubicadas en distintas provincias. El informe concluyó que, en todos los casos relevados, la huella de carbono calculada es significativamente menor a los valores informados en estudios internacionales.

El análisis, que fue llevado a cabo por los equipos de las sedes del INTI de Córdoba, Entre Ríos y Buenos Aires, determina el valor de dichas huellas ambientales para un kilo de carne de pollo faenado y envasado con menudo, de producción intensiva, con un ciclo de aproximadamente 52 días y destino a consumo interno, en la puerta del frigorífico. Además, identifica los puntos críticos o hotspots de cada etapa productiva, con el fin de generar mejoras orientadas a una mayor sustentabilidad, por ejemplo, en el consumo de energía y en el transporte.

Se trata de un reporte de gran utilidad para un sector productivo que en los últimos años incrementó significativamente su oferta de proteínas de origen animal y logró posicionarse en los mercados internacionales más exigentes a nivel ambiental. Según un estudio del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, tan solo en 2020 se faenaron 757,9 millones de aves en la Argentina, de las cuales 356 millones fueron procesadas en las plantas frigoríficas que participaron de este proyecto.

Una radiografía ambiental de la avicultura argentina

El trabajo realizado junto a CEPA constituye, por el volumen de la muestra, un primer paso para conocer el impacto de toda la cadena productiva de esta industria en el país, from cradle to gate (de la cuna a la puerta). Para ello, los especialistas incluyeron tanto los insumos requeridos como las emisiones generadas para la producción de los diferentes tipos de alimentos utilizados en la crianza de los pollos parrilleros y las ponedoras.

También contemplaron los recursos energéticos y materiales utilizados en la postura e incubación de los huevos, engorde del pollo parrillero, faena y procesado en la planta frigorífica, que incluyen energía eléctrica, combustibles, materiales para la cama de pollo, envases, productos de limpieza y desinfección, entre otros. Para su análisis, el sistema productivo fue dividido en subsistemas: producción agrícola, producción de alimento balanceado, producción de carne, producción de padres y transporte.

Los resultados indican que la huella de carbono fue de 1,50 kg de CO2eq/kg de carne de pollo (unidad funcional elegida) para el promedio ponderado de los 12 casos de estudio, distribuido en las etapas del frigorífico (25 por ciento), granjas de parrilleros (29 por ciento), plantas de alimentos balanceados/piensos (42 por ciento), granjas de postura (1 por ciento), granjas de recría (0,5 por ciento) y plantas de Incubación (2 por ciento).

Respecto a la huella de agua por escasez, el resultado fue de 0,54 m3eq/kg de carne de pollo, distribuido en las etapas del frigorífico (38 por ciento), granjas de parrilleros (10 por ciento), plantas de alimentos balanceados/piensos (47 por ciento), granjas de recría (0,6 por ciento), granjas de postura (1,3 por ciento) y plantas de Incubación (2,3 por ciento).

Según el informe, uno de los principales puntos críticos aparece en la producción de los granos para alimento de las aves. En tanto, los traslados hasta la planta de piensos también representan un hotspot, pero que puede verse reducido si se incentiva la compra a productores ubicados en cercanías de las plantas.

En lo que respecta al subsistema incubador, el mayor aporte a la huella se detectó en el consumo de energía eléctrica y, sobre todo, de combustible. Para el subsistema granja, se destacan los aportes de los alimentos para engorde de las aves, la fermentación entérica y gestión del estiércol, el consumo de energía eléctrica y el transporte de insumos, principalmente, de cama de pollo. Dentro del subsistema frigorífico, el uso de energía eléctrica, las emisiones de la laguna de tratamiento de efluentes y el transporte son los puntos que generan mayor huella.

Por otra parte, en lo que tiene que ver con el análisis de huella de agua por escasez, los piensos, la energía y el transporte explican la mayor contribución en el impacto de las granjas de recría, reproductoras y parrilleros.

En tanto, el subsistema incubador muestra un ligero aporte al total en el que se destaca el consumo de energía eléctrica. Por último, la huella de agua del subsistema frigorífico se explica, en suma, por el consumo energético, los productos de limpieza y el cartón utilizado para el packaging.

Con estos datos, el sector cuenta con un diagnóstico exhaustivo de su impacto ambiental y con herramientas para realizar mejoras en los procesos y consumos, de manera eficiente y sustentable.

 

Primicias Rurales

Fuente: INTI

Las innovaciones 2022 en equipos forrajeros

Las innovaciones 2022 en equipos forrajeros

Buenos Aires, 13 mayo (PR/22) — La evolución de las máquinas forrajeras en el mercado argentino se alimenta en 2022 con la aparición de tecnologías que alcanzan a varios procesos.

El denominador común es la búsqueda de mayor eficiencia y de mejores condiciones en el material procesado para confeccionar reservas.

En la mayoría de los casos, son empresas nacionales las autoras de las innovaciones, aunque también las multinacionales se anotan en novedades de envergadura.

Desarrollos

Logística  Aparece en el mercado argentino el concepto de piso móvil para los carros forrajeros, un sistema que está difundido en Europa. Es una de las características distintivas del carro CF 400 de 40.000 litros de capacidad que sumó Richiger. El piso cuenta con un dispositivo de cadenas móviles, accionadas hidráulicamente, que facilitan el movimiento del material en la descarga. Además, opera con rodados de alta flotación y sistema de balancín para copiar las irregularidades del terreno.
Andanas  Se sumaron nuevas versiones de rastrillos giroscópicos con cualidades orientadas a mejorar la calidad del material tratado. Un punto sobresaliente es la versatilidad que aporta el dispositivo de dos rotores para la confección de andanas en distintas disposiciones, según los usos que se le dará al material. Además, incorporan una tercera rueda para optimizar el copiado del terreno y generar menos contaminación del forraje. En este renglón, las novedades son aportadas por el rastrillo giroscópico Liner 3100 de Claas y el MF RK 802 TRC PRO de Massey Ferguson.
Henificación  Las innovaciones apuntan a mejorar el ancho de trabajo, a la adaptación a distintos terrenos y a mejorar las condiciones del material cortado. Son cualidades que resaltan en la segadora acondicionadora SE 938 de Montecor, que incorpora un alto número de componentes de desgaste con recambio simple, menor necesidad de mantenimiento y mayor capacidad para adecuarse a los contornos del suelo.
Corte e hilerado  Uno de los grandes lanzamientos de 2022 es el recolector hilerador RHD-8200, de tipo draper, presentado por Piersanti, para trabajar con pasturas y también en el sector porotero. Fue desarrollado para adaptarse a distintos tipos de segadoras autopropulsadas disponibles en el mercado argentino. El objetivo del producto es brindar, respecto a los rastrillos convencionales, un mejor tratamiento de las pasturas. Como la pastura hilerada es transportada sobre lona, no se incorpora tierra o residuos como excrementos, lo que redunda en un material de mayor calidad nutricional. Además, genera una disminución de las pérdidas de hojas, por lo que la pastura recolectada contiene mayor nivel de proteínas para alimentar a los animales.
Rollos y fardos  Los cambios tecnológicos se concentran en el agregado de distintas configuraciones en rotoenfardadoras, como los sensores de humedad, la alarma de llenado, rodados de alta flotación, recolectores más anchos y opciones en correas. En este terreno, Yomel ya suma 18 configuraciones diferentes para sus líneas de rotoenfardadoras. Por su parte, en enfardadoras de fabricación local, resalta la incorporación del sistema de ventilación-limpieza de los atadores, como el que adicionó Mainero en el modelo 5730.
Picado  En el caso de las picadoras de forrajes, un avance es la nueva alternativa de motorización que permite reducir el consumo de combustible. En este sentido, Claas reemplazó el tradicional motor Mercedes Benz V8 que equipaba las picadoras Jaguar 900 Serie 502 por el motor de 6 cilindros que incorpora la nueva tecnología Turbo Compound. Consiste en un segundo turbo que toma y reutiliza los gases de escape que libera el motor. Además, agrega un cabezal de plegado más veloz, con modificación del ángulo de ataque para trabajar en cultivos caídos. Otra novedad presentada oficialmente este año es el medidor de humedad Scio Cup Forrajes. Opera con el método NIRS y una aplicación en el celular para establecer en segundos el tenor de materia seca del forraje que se picará. Mide 6 tipos de silajes y es apropiado para feedlots y tambos.

Primicias Rurales

Fuente: Maquinac

¿Cambio de paradigma en sembradoras?

¿Cambio de paradigma en sembradoras?

Por Jorge Freites
+54 351 6640905
jfreites@maquinac.com
Buenos aires, 9 mayo (PR/22) — En el negocio argentino de sembradoras va despuntando una mutación de las preferencias de los usuarios respecto al formato de máquinas que buscan.

“El mercado nos está diciendo que ya no busca más ancho de máquina como ocurría en años anteriores”, define un fabricante líder del sector.

“Ahora nos piden que una sembradora tenga más prestaciones. Que con el mismo ancho tenga mayor calidad de siembra, sea más eficiente y más veloz”, agrega.

En la década pasada, el perfil de las máquinas de siembra se orientó a modelos con amplios anchos de trabajo, tolvas centrales, sistemas de conducción por aire y, en muchos casos, al pliegue frontal.

El objetivo era disponer de mayor autonomía y capacidad para trabajar más superficie en menor tiempo.

Disruptivas

En las últimas temporadas, la irrupción de nuevas tecnologías en siembra está provocando una revalorización de la sembradora y de su eficiencia.

El planteo podría resumirse así: ¿Hasta dónde sirve el mayor ancho de trabajo y la superior autonomía si no van acompañados de una siembra de calidad?

Precisamente, las tecnologías disruptivas lanzadas en el mercado argentino contribuyen a sembrar mejor y permiten manejar cuestiones agronómicas que potencian el futuro del cultivo desde que la semilla llega al surco.

Conceptos como densidad, distribución, singulación, emergencia y nutrición ya son usuales cuando se valora la performance de una sembradora.

Además, los recursos tecnológicos que hoy están disponibles posibilitan la refuncionalización de sembradoras usadas, que pueden dar un salto de eficiencia incorporando el nuevo equipamiento.

Progresos

La última ola tecnológica en sembradoras ha traído consigo herramientas que permiten medir y reducir los factores que pueden provocar caídas de los rindes.

También posibilitan el ahorro de insumos, tanto de semillas y fertilizantes, por lo que ayudan a mejorar los márgenes.

El cuadro de recursos para sembradoras nuevas y usadas que contribuyen a elevar la productividad, incluye:

Pantallas integrales  Concentran la información necesaria para la toma de decisiones y permiten visualizar el desempeño de la máquina y las condiciones del lote.
Controladores  Son equipos que regulan la carga en los cuerpos de siembra para que funcionen de acuerdo con la variabilidad que encuentran en un lote.
Dosificadores y motores  Junto con otras variantes, incorporan la posibilidad de hacer dosis variable y corte surco por surco.
Velocidad  También se agregan alternativas que apuntan a acelerar el trabajo de las sembradoras, sin resignar precisión.
Monitoreo  Los afirmadores de semillas o sensores brindan la información sobre la situación del surco en cuanto a humedad, materia orgánica, residuos y temperatura. De esa forma, se puede saber en tiempo real si la semilla encuentra un hábitat adecuado para prosperar.
Sensores  Los nuevos modelos hacen posible medir sólo la semilla, distinguiéndola del polvo y los dobles. Así se determina si la sembradora está operando con la densidad correcta.
Conectividad  Las sembradoras hoy pueden trabajar con tecnología ISOBUS para que desde la cabina del tractor se controlen sus funciones. Otra variante consiste en incorporar una ECU en la sembradora, reemplazando los cables, y hacer la conexión wifi entre la máquina y la pantalla del tractor.
Nube  A través de la Agricultura Digital que abarca las plataformas, las máquinas pueden enviar información a la Nube y recibir datos de ella.

Primicias Rurales

Fuente: Maquinac

El RENATRE finalizó un Operativo de Registración donde se alcanzó a 427 trabajadores rurales de Salta

El RENATRE finalizó un Operativo de Registración donde se alcanzó a 427 trabajadores rurales de Salta

Salta, 6 mayo (PR/22) — La Delegación del Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores (RENATRE) en Salta, finalizó un Operativo Móvil de Registración para trabajadores rurales dedicados a los cítricos, hortalizas, porotos y arándanos donde se emitieron un total de 286 Libretas de Trabajo Rural y se recibieron cerca de 135 consultas de diferentes áreas del organismo.

“Durante el operativo se logró brindar una atención integral, garantizar el acceso a la Libreta de Trabajo Rural y a la Prestación por Desempleo, así como el asesoramiento, a los trabajadores rurales de las principales zonas productoras del sur este de la Provincia”, afirmó el Delegado del RENATRE en Salta, Gonzalo Caro Dávalos.

Las acciones se localizaron en Rosario de la Frontera, Metán, Joaquín V. González, Las Lajitas y Apolinario Saravia, entre el 25 y el 29 de abril, donde además de la emisión de Libreta se recepcionaron 4 prestaciones por desempleo y 2 certificaciones de servicios.

 

Los operativos tienen el objetivo de registrar y emitir la Libreta a los trabajadores rurales. Durante estas acciones se aprovecha la oportunidad para contactarse directamente con los trabajadores, informarles a ellos y a empleadores sobre las funciones de RENATRE.

Durante el operativo se realizó una capacitación en conjunto con el Comité Ejecutivo de Lucha contra de la Trata y Explotación de Personas a los alumnos de la Tecnicatura en Gestión Agropecuaria de la localidad de Joaquín V. González, en la que asistieron 50 estudiantes.

El RENATRE realiza actividades de registración masiva de trabajadores con el objetivo de incorporar al trabajador rural al mercado formal de empleo y brindarle acceso a los beneficios de la seguridad social.

 

 

Primicias Rurales

Fuente: RENATRE