Manejo y control de orugas cortadoras, estrategias para cultivos de verano

Manejo y control de orugas cortadoras, estrategias para cultivos de verano

Foto N° 7. Planta dañada por orugas cortadoras.
Autor/es: Ing.Agr. MSc. Néstor Urretabizkaya. Cátedra de Proteccion Vegetal Facultad de Ciencias Agrarias, Universidad Nacional de Lomas de Zamora. Buenos Aires. Argentina

1.Generalidades.
Principales especies
Se trata de insectos que en estado adulto son polillas nocturnas y en estados larvales son orugas que habitan el suelo de nuestros campos. Estas últimas presentan un aparato bucal de tipo masticador con el cual dañan a las plántulas de maíz, soja, girasol, sorgo o cualquier otro cultivo de verano, en su etapa más crítica, esto es en los primeros días en la etapa siembra emergencia de dichos cultivos estivales.

Las especies de polillas de mayor presencia en la zona núcleo de nuestro país, son Agrotis ypsilon “gusano cortador grasiento”; Agrotis malefida “gusano cortador áspero”; Feltia gypaetina “oruga parda”; Peridroma saucia “oruga variada”.

1.1 Aspectos morfológicos y biológicos importantes.

Agrotis ypsilon “gusano cortador grasiento”
Es un insecto cosmopolita con alta capacidad de dispersión. Los adultos pueden alcanzar distancias mayores a los 100 km durante 2 a 5 noches. Otro aspecto negativo reside en la rápida adaptación a diferentes condiciones climáticas.

Descripción: El adulto es una polilla de 35 a 45 mm de expansión alar, la hembra es ligeramente mayor que el macho. Las alas anteriores son de tonalidad parda oscura con manchas claras, el segundo par de alas color blanco plateadas con nervaduras oscuras, antenas filiformes largas.

Ciclo biológico: Los adultos presentan actividad durante la noche, viven 1 ó 2 semanas. Las hembras oviponen entre 1000 a 2500 huevos durante su vida. En otoño, desovan en pequeños grupos o aisladamente en el envés de las hojas basales, en la hojarasca o directamente sobre el suelo. Los huevos son casi circulares, con base plana de aproximadamente 0,5 mm de diámetro. Las larvas nacen a los 15 – 25 días, al eclosionar presentan hábitos gregarios y poca actividad alimenticia, permanecen sobre las hojas y se alimentan durante el día. En los meses de invierno se desarrollan en forma muy lenta. Las larvas del primer estadio miden alrededor de 3 mm de longitud, presentan la cabeza de color rojizo y el cuerpo de coloración grisácea con diferentes tonalidades, su tegumento es liso de apariencia grasienta con tres bandas longitudinales más claras, siendo la central más intensa. A partir del III estadio larval manifiestan un fototactismo negativo, escapando de la luz y permaneciendo durante el día bajo la tierra, enroscadas sobre sí mismas. Durante la noche son muy activas, desplazándose y alimentándose ávidamente. Las larvas presentan con frecuencia un marcado canibalismo. A partir de agosto su desarrollo y daños a los cultivos se aceleran y alcanzan un tamaño máximo de 40 a 50 mm de longitud. En los meses de octubre, noviembre y diciembre las plántulas de maíz son cortadas con gran rapidez. En los meses de verano cesa la actividad (diapausa estival), y se encuentran enterradas a pocos centímetros de la superficie, en cámaras de barro finalizan su estado activo. En general desarrollan 6 estadios larvales. En marzo transcurre el estado de pupa durante 20 a 30 días; mide de 16 – 24 mm de longitud y es de color castaño claro. Posteriormente emergen los adultos, para reiniciar el ciclo.

Agrotis malefida “gusano cortador áspero”
Esta especie se distribuye desde América del Norte hasta Argentina y Chile. Su nombre vulgar se debe a las características del tegumento. Durante su desarrollo la larva puede indistintamente alimentarse de más de un hospedero, así pasa frecuentemente de malezas a los cultivos.

Descripción: El adulto es una polilla de 40 a 45 mm de expansión alar. Antenas bipectinadas en los machos y filiformes en las hembras. Ojos prominentes y globosos. El primer par de alas es de color pardo claro con una amplia zona sobre el margen costal pardo oscura. El segundo par de alas es blanquecino con nervaduras de color castaño claro.

Ciclo biológico: En otoño las hembras depositan entre 1000 – 1600 huevos, que son colocados en  forma aislada sobre las hojas basales de las plantas o en el suelo húmedo próximo a éstas. Son hemiesferoidales y algo achatados. Luego de 20 a 30 días nacen las larvas que desarrollan lentamente hasta fines del invierno, época en que aceleran su desarrollo (40 – 45mm) causando el máximo daño en septiembre, octubre y noviembre. El cuerpo es pardo ceniciento con una banda longitudinal grisácea, con dorso latero ventral presentan una tonalidad clara. La cabeza varía del gris al castaño, con reticulado negro. La larva del último estadio transcurre en diapausa estival en una celda de barro a pocos centímetros de la superficie hasta el otoño en que se transforma en pupa. El estado dura aproximadamente entre 30 a 35 días. Mide de 16 – 24 mm de longitud y es de color castaño claro. Posteriormente emergen los adultos, para reiniciar el ciclo. Poseen 1 sola generación anual.

Feltia gypaetina “oruga parda”
Esta oruga cortadora presenta características biológicas muy similares a la oruga cortadora áspera Agrotis malefida.

Descripción: El adulto es una polilla de 40 a 45 mm de expansión alar. Posee cabeza, tórax y abdomen con pelos y escamas castaños y ocres. Los ojos son globosos y la espiritrompa bien desarrollada. Las alas anteriores son de color castaño, con una franja costal blanquecina y sobre ella tres pequeñas manchas. Las alas posteriores son blanquecinas.

Ciclo biológico: Las hembras depositan entre 800 a 1200 huevos en grupos, sobre las hojas basales de las plantas o en el suelo húmedo, al comienzo son ocráceos brillantes, oscureciéndose para finalmente adquirir un color gris. Los adultos pueden ser hallados aún en el otoño, en abril y mayo. Al cabo de 20 a 30 días nacen las larvas. Éstas totalmente desarrolladas alcanzan a medir 35 a 40 mm. El cuerpo de color castaño, con línea medio dorsal blanco cremoso y una banda dorsal castaño clara con granulaciones y manchas castaño oscuras. Espiráculos negros y circulares. Distribuidas por el cuerpo presenta cerdas cortas y finas. En general desarrolla entre 6 – 7 estadios larvales. Luego transcurre en diapausa estival para finalmente empupar a una profundidad de 5 – 6 cm. Poseen 1 sola generación anual.

Peridroma saucia “oruga variada”.
Es una especie de amplia difusión mundial, en Argentina se extiende hasta la provincia de Neuquén.

Descripción: El adulto tiene cabeza, tórax y abdomen recubiertos de abundantes pelos y escamas castañas. El primer par de alas es de color castaño con reflejos cobrizos con una serie de manchitas algo más oscuras. El segundo par son blanquecinas con nervaduras bien definidas de color castaño. La expansión alar oscila entre los 40 a 60 mm.

Ciclo biológico: Las hembras colocan de 500 – 600 huevos, ordenados en una sola capa y en varios grupos, al comienzo son de color amarillo y a medida que transcurre el tiempo poseen color castaño grisáceo con reflejos metalizados. Los adultos pueden ser hallados durante el otoño, en abril y mayo. Luego de casi 30 días de etapa embrional, nacen las larvas que al final de su desarrollo alcanzan a medir entre 4 – 4,5 mm de longitud, color general castaño claro con tonalidad verdosa y manchitas dorsales bien notorias de color amarillento anaranjado en el tercer segmento torácico y varios urómeros. En el dorso del octavo segmento hay una mancha difusa en forma de “W”. La etapa larval dura aproximadamente 25 – 40 días y desarrolla en general 6 estadios. Para empupar se entierra a pocos centímetros de profundidad. Transcurre el invierno como pupa bajo tierra y desarrolla 3 a 4 generaciones anuales.

Foto N° 1. Estados adultos de las principales cortadoras en las zonas agrícolas. (E. Saini)

Manejo y control de orugas cortadoras. Estrategias para cultivos de verano - Image 1

1.2. Bioecología de orugas cortadoras.
Si bien existen distintas especies de cortadoras, como Feltia gypaetina, Agrotis ypsilon, Agrotis malefia y Peridroma saucia, todas presentan diferencias en su ciclo, en lo que respecta fundamentalmente al problema que nos ocupa podemos explicarlo de la siguiente manera.

Los adultos, se aparean y las hembras oviponen sobre el rastrojo, o directamente en el suelo, en los meses de abril y mayo. Pueden oviponer entre 1300 a 2000 huevos, luego de 20 a 30 días nacen las larvas, éstas se desarrollan lentamente hasta la primavera, época en que aceleran su desarrollo causando el máximo daño en los meses de septiembre, octubre y noviembre. Por lo tanto hay que decir que las larvas de cortadoras suelen estar presentes en el lote mucho antes de que el productor realice la siembra de cultivos estivales. Son larvas grandes en general, alcanzan a medir entre 50- 60 mm. de largo por 10 mm. de ancho, de coloraciones que van desde el gris verdoso, con una banda longitudinal ancha y amarilla (A. malefida), castaño, con una línea dorsal blanco cremoso (P. gypaetina), de color gris oscuro, de aspecto lustroso (A. ipsilon), o también oscuras casi negras (P. saucia). En todos los casos presentan tres pares de patas toráxicas y cinco pares de patas falsas en el abdomen.

Pasan el verano en estado de reposo (diapausa estival) a pocos centímetros del suelo en cámaras que prepararon al finalizar su estado activo. Empupan enterradas en el suelo a poca profundidad y este período se extiende por 30 a 35 días. Al finalizar el verano o inicio de otoño emergen los adultos.

Foto N° 2. Principales orugas cortadoras en zonas agrícolas. (E. Saini)
Manejo y control de orugas cortadoras. Estrategias para cultivos de verano - Image 2
Figura N° 1. Ciclo biológico de orugas cortadoras
Manejo y control de orugas cortadoras. Estrategias para cultivos de verano - Image 3
2. Daños realizados en cultivo de maíz
A partir del tercer estadio comienzan a cortar los tallos al ras del suelo o por debajo de la superficie de éste, siendo las plántulas y plantas jóvenes las más atacadas. Se caracterizan por la rapidez y la voracidad con la que comen el cuello de plantas cultivadas (maíz, girasol, soja, etc.) hasta provocar su corte y caída. Se estima que una cortadora puede destruir hasta 10 plántulas, dependiendo del estado del cultivo, presencia de malezas y otros factores. Generalmente la larva después de cortar una planta la abandona, haciendo por esto mucho más destructivo su ataque. A nivel de cultivo se podrán apreciar plántulas caídas. Durante el día las larvas permanecen enterradas en las proximidades de la planta atacada.
Foto N°3. Cultivo de maíz afectado por cortadoras. Cañuelas, Prov. Bs As. (N. Urretabizkaya)
Manejo y control de orugas cortadoras. Estrategias para cultivos de verano - Image 4
Foto N° 4. Oruga cortadora, (Manual Fitosanitario)
Manejo y control de orugas cortadoras. Estrategias para cultivos de verano - Image 5
 Foto N° 5. planta de maíz cortada. (Manual Fitosanitario)
Manejo y control de orugas cortadoras. Estrategias para cultivos de verano - Image 6
3. Manejo Integrado. Estrategias utilizadas
3.1. Monitoreo con trampas de luz de las polillas adultas.
Éstas se encuentran en el otoño, y “nunca” mas en ese año volverá a haber adultos por lo tanto con seis meses de anticipación podemos saber si la presencia de cortadoras será al menos alta, media o baja. El monitoreo con trampas de luz es una instancia muy útil ya que permite anticiparse al problema medio año antes de sembrar cultivos primavero-estivales. Los servicios de alerta contribuyen a una advertencia temprana para el monitoreo a campo y control de cortadoras y otras larvas plaga.
Constituye un sistema muy práctico y económico, tanto por la gratuidad del Servicio de Alerta, su inmediata comunicación zonal (vía mail personalizado), como para permitir en el caso de cortadoras amortizar el costo de una pulverización incorporando un insecticida.
A modo de ejemplo referencial, algunos sistemas de alerta como por ejemplo el del Oeste bonaerense (Ing. Agr. Gustavo Duarte) establecieron pseudo niveles de captura para trampas de luz (nº de adultos por noche) para algunas especies de cortadoras.
Por ejemplo, para el Gusano áspero, Agrotis malefida, con una captura entre 50 a 100 adultos lo califican como semáforo amarillo (alerta) y más de 100 semáforo rojo (peligro); para otra especie, Gusano variado Peridroma saucia una captura entre 20-50 adultos como alerta y más de 50 como peligro. Ello demuestra que resulta necesario investigar los grados de correlación entre las capturas en trampas de luz y el comportamiento de las larvas a campo. Para quienes reciben el ALERTA, esta información zonal resulta de suma ayuda para el monitoreo de problemas de insectos en cultivos.
 
3.2 Control cultural.
Antes de la siembra, observar malezas y plantas guachas atacadas en las cuales se concentra la plaga. Las orugas cortadoras son especies polífagas, entre las malezas de su preferencia se encuentran las de hoja ancha como cardos, ortiga mansa, bowlesia, etc, que favorecen su desarrollo invernal. Por eso, el control de las mismas a través de los barbechos químicos favorece, en inviernos secos, una menor sobrevivencia de la plaga en sus primeros estadios de desarrollo. Los mayores daños por cortadoras se producen cuando se retrasan los controles de malezas de barbecho, tanto por sequía como por falta de piso, donde el sustrato verde atrae a la hembra de cortadoras para oviponer en el lote durante un período prolongado. Por lo tanto, una medida cultural eficiente es el control temprano de malezas.3.3 Uso de cebos tóxicos
En microparcelas de 6-10 m2 que se inspeccionan al día siguiente de su aplicación. Se emplean 4-5 estaciones de 1 m2 con cebo tóxico. El cebo está constituido por grano partido embebido en insecticida; la larva al ingerirlo durante la noche muere dentro de la estación de monitoreo, situación que permite su recuento a la mañana siguiente. Para este caso el UDE es 1 oruga (> 1,5 cm) cada 3 m2, valor que permite predecir un ataque significativo y para el cual se recomienda realizar un tratamiento químico de control en todo el lote
3.4 Umbral de Daño Económico
El umbral de tratamiento en pre siembra está relacionado a la capacidad de consumo de las larvas y el cultivo a implantar ya que ante la misma capacidad de daño, las pérdidas por faltante de plantas repercute en mayor medida en cultivos como maíz o girasol por el menor stand de plantas en comparación con soja donde puede compensar mejor. Para cultivos como maíz se recomienda el control químico con una infestación de una larva por cada 3 a 5 m2 o el 3 al 5 % de plántulas cortadas y la presencia de 3 orugas cada 100 plantas.
 Foto N° 5. Orugas cortadoras y plantas cortadas. (Manual Fitosanitario, Urretabizkaya, N. )
Manejo y control de orugas cortadoras. Estrategias para cultivos de verano - Image 7
3.5 Control biológico
Estas orugas son afectadas por gran diversidad de enemigos naturales, como predadores, patógenos, nematodos y parásitos específicos como la avispa Thimetatis sp (Hymenoptera: Ichneumonidae). Sin embargo, se presentan grandes fluctuaciones en el control biológico citándose valores desde 20 hasta 60% (Aragón, 1997). Larvas de carábidos y otros insectos pueden destruir gran parte de la población de cortadoras durante los primeros estados larvales, larvas más desarrolladas son consumidas por aves y otros animales silvestres, en planteos de labranza convencional.3.6 Recurso fagoalimentario
El agregado de azúcar en la aplicación del insecticida cumple la función de estímulo alimentario. Es decir, que las cortadoras tenderán a ingerir la parte del vegetal donde se encuentren gotas del caldo insecticida que está “azucarado”. Con ello se evitan daños de corte ya que la superficie mayoritaria del vegetal no tendrá deposición de insecticida, por mejor aplicación que se haga. Aparte de disminuir los potenciales daños que la oruga pueda realizar antes de llegar a intoxicarse, aumentará la eficiencia de control y en menor tiempo.
Este agregado de azúcar transforma al caldo de aplicación en un “cebo líquido”, estimulando la alimentación donde se encuentre depositado el tóxico. Una aplicación corriente logra una cobertura exigua en todo el vegetal. Mucho más difícil aún es contar con impactos de gotas en el lugar donde normalmente la plaga produce los cortes, que no es en hojas de la plántula (donde hay buena llegada), sino en un sector ubicado verticalmente, la base del pequeño tallito de una plántula emergida. Por lo tanto, estimular a las cortadoras que comiencen a ingerir vegetal contaminado facilitará su contaminación. La recomendación para el agregado de azúcar consiste en solubilizarla previamente en un balde con agua, a razón de 1 kg cada 100 litros de caldo en la tachada, y vertirla una vez cargado el equipo.
Foto N° 6. Orugas cortadoras. (N. Urretabizkaya)

Manejo y control de orugas cortadoras. Estrategias para cultivos de verano - Image 8

4. Control químico
4.1 Tratamiento de semillas
Esta práctica es muy común desde hace muchos años, donde el productor ya no duda en “curar” la semilla, ya que el sistema de siembra directa empleado en casi la totalidad de las hectáreas cultivadas, nos “obliga “ a proteger la semilla antes de sembrarla.

La primera opción que surge es la de insecticidas sistémicos, que se traslocan por la plántula, luego de la ruptura de la dormición de la semilla, en este aspecto se han posicionado los neonicotinoides, como el Imidacloprid y el Tiametoxam, cuya residualidad se extiende a 15 – 20 días, luego de emergencia. Es posible mezclarlo con fungicidas para ampliar el espectro de control a patógenos del suelo.
Los neonicotinoides pertenecen al grupo IRAC 4 A
Acción en el insecto: contacto, ingestión.
Acción en la planta: posee buen movimiento sistémico por vía apoplasto en raíz y hoja nuevas. En ciertos casos hay acción translaminar. Por esta acción es considerado un excelente producto para proteger semilla y plántula. Actúan sobre la acetilcolina de manera diferente a los fosforados y carbamatos; entran al espacio sináptico y se unen a los receptores nicotínicos a los que debería unirse la acetilcolina para transmitir el impulso nervioso. Por lo tanto, si bien los receptores están permanentemente estimulados por los neonicotinoides la acetil colinesterasa no puede descomponerlos, lo que lleva a hiperexcitación, convulsiones, parálisis y muerte del insecto. Controlan homópteros, coleópteros, algunos dípteros y lepidópteros, se pueden aplicar a semillas o en post emergencia. Son bastante solubles en agua, lo que los hace muy móviles en el xilema, pero no se movilizan por floema. Poseen transporte translaminar; en bajas concentraciones tienen acción anti alimentaria. Son tóxicos para pájaros y abejas y para algunos predadores.
También es factible algún insecticida de contacto como Clorpirifos, que si bien no circula en la plántula, produce un rechazo o repelencia a las orugas, gracias a la tensión de vapor generada.
 
4.2 Tratamientos postemergencia.
Estas plagas tomaron mayor relevancia a medida que se fueron acumulando años de siembra directa, la cual ha favorecido la formación de una buena cobertura de los suelos debido a la formación de una capa de rastrojo de cierta importancia, generando un microambiente beneficioso para su desarrollo. Esto además complicará la aplicación de insecticidas. Si bien hay variaciones en cobertura de lote a lote, en general se puede decir que la siembra directa origina una dificultad en el control mucho mayor por la cobertura que deja, en comparación con la siembra convencional de épocas pasadas. Esto es así porque el rastrojo se constituye en un obstáculo para la llegada del insecticida a la superficie del suelo, lugar donde el producto debe tomar contacto con las isocas cortadoras allí presentes.
Queda claro que entonces la única forma de controlar a estas plagas es haciendo contacto con las mismas, y cuando hablamos de “calidad de aplicación apropiada” para cortadoras es la que permite llegar con buena cantidad de gotas sobre la superficie del suelo, o sea debajo del rastrojo. (Ianonne, N. 2016).
El destino de la aplicación debe ser debajo del rastrojo y no en la parte superior de la misma como ocurre generalmente, porque las cortadoras no suelen deambular ni por el medio ni por arriba de dicha cobertura. Pero en caso de no hacerse la aplicación apropiada entonces las larvas sólo podrán “intoxicarse” después de cortar y comer partes del vegetal que tengan deposición del plaguicida, o sea donde existan gotas que hayan podido impactar en la base del tallito de la plántula, lugar donde las isocas se alimentan.
Foto N° 6. Daño de orugas cortadoras en cultivo de maíz. (D. Igarzábal)
Manejo y control de orugas cortadoras. Estrategias para cultivos de verano - Image 9
5. Pautas en el control de cortadoras.
Si priorizamos factores a tener en cuenta para resolver las fallas de aplicación más corrientes frente a cortadoras, seguramente podemos mencionar a los tratamientos nocturnos, hacer gotas chicas, usar pico cono hueco, usar un estimulante alimentario mediante el agregado de azúcar al 1% del volumen de caldo, no usar altos caudales, y aplicar con una presión ligeramente superior a lo normal. Estos aspectos a tener en cuenta constituyen las pautas de aplicación que resultan claves para asegurar la llegada y el contacto con las orugas cortadoras, en situaciones normales. La llegada de las gotas y el contacto con las cortadoras, son objetivos esenciales para el logro de una buena aplicación (apuntar bien al blanco, o sea “pegarle” a las orugas) y poder lograr así el máximo potencial de eficiencia de un producto y dosis (o sea, “la bala”). Muchos usuarios, ante la frustración de una falla en el control de cortadoras y en algunos casos de manera reiterada, se han preocupado por cambiar de productos y/o dosis elevando las mismas, en ciertos casos llegándose a usar dosis tres veces mayores a las necesarias. Dicha tendencia de comportamiento no sorprende con ésta ni con otras plagas, ya que es una actitud tan errónea como normal que existe desde siempre y que cuesta muchísimo erradicar o minimizar. No suelen ser los productos y la dosis las herramientas sobre las que debiera focalizarse el análisis del porqué de los malos resultados.
6. MANEJO DE INSECTICIDAS
Como quedo establecido en los párrafos anteriores, la principal alternativa de control con las orugas cortadoras en la vía del contacto, es utilizar insecticidas que atraviesen la cutícula del insecto con la mayor velocidad. Sin duda que estas características están muy bien representadas por los insecticidas piretroides. Estos insecticidas son clasificados como moduladores del canal de sodio y según (IRAC, Comité Internacional de Acción para la Resistencia de Insecticidas) pertenecen al grupo3A.
6.1 Piretroides
Son compuestos sintéticos (ésteres de ácido crisantémico) semejantes a las Piretrinas en su estructura química, aunque mas toxico para los insectos y mas fotoestables. Alto grado de lipofilicidad. Poco selectivos para la fauna benéfica.
En la tercera generación aparecieron los primeros piretroides agrícolas, debido a su excepcional eficacia a baja dosis, y más fotoestables. (Permetrina) y en la cuarta generación, la eficacia es aún mayor a dosis muy bajas. (Bifentrin, cipermetrina, betaciflutrina, deltametrina, esfenvalerato, gammacialotrina, lambdacialotrina), mayor fotoestabilidad.
Acción en el insecto: de contacto, kow alto los hace lipofílicos y de fácil penetración en cutícula e ingestión. Esto explica el alto poder de volteo.
Acción en la planta: solo de contacto, no hay sistémicos.
Mecanismo de acción: Pertenecen a éste grupo aquellos insecticidas que tienen la propiedad de alterar el equilibrio de pasaje de los iones sodio y potasio a través de la membrana axónica. Un canal iónico es un complejo proteico transmembranario que forma un poro lleno de agua a través de la  doble capa lipídica, y en él se pueden difundir iones inorgánicos según gradientes electroquímicos. Cuando actúa un insecticida piretroide, éste se adhiere fuertemente a la membrana axónica.
Debido a que los axones cubren todo el cuerpo del insecto, incluidos los órganos sensoriales a nivel de la cutícula y nervios terminales motores, los piretroides causan síntomas apenas ingresan al cuerpo, por lo que se considera de acción rápida.
Al tratarse de moléculas de gran tamaño, se deforman las “puertas o canales“ por donde se produce el intercambio iónico entre el sodio y el potasio y se convierte en un proceso continuo. Los canales quedan abiertos. Entonces la célula afectada transmite información en forma permanente a la siguiente y ésta a las sucesivas, como si el impulso nervioso fuese permanente. Esto ocasiona un gasto constante de ATP, tanto en la neurona afectada como en las próximas, que el organismo no alcanza a reponer y, por lo tanto agota las reservas energéticas del insecto.
Síntomas que se observan: hiperexcitación de patas e incoordinación de movimientos, temblores generales, incoordinación de pasos, flexiones y extensiones rápidas de las patas. Esto se da entre 1 a 2 minutos. Luego le sigue la falta de movimientos (ataxia) y descoordinación muy rápida (volteo o knockdown). Terminados los temblores, los únicos movimientos que detectan son los de las antenas, palpos, tarsos, y cercos.
Asimismo, los piretroides producen un potencial excitatorio que actúa en los músculos liberando calcio, lo que explica la contracción muscular. Este efecto está relacionado con el poder de volteo del piretroide.
En el ambiente, se degradan rápidamente en suelo y plantas. Los principales mecanismos de degradación son a través de la luz UV, agua y oxígeno. No se magnifican en el ambiente, ya que tienen baja solubilidad en agua y son fuertemente adsorbidos a las partículas del suelo, lo que resulta en baja movilidad en el mismo y es mínimo el potencial de lixiviación.
Ejemplos: Alfametrina, Betaciflurina, Bifentrin, Ciflutrin, Cipermetrina, Deltametrina, Esfenvalerato, Gammacialotrina, Lambdacialotrina, Permetrina, Zetametrina.
6.2 Criterios de uso según formulaciones del insecticida
Las formulaciones flow son rápidamente arrastradas bajo el rastrojo, las formulaciones EC son retenidas en el mismo, con lo que la dosis efectiva de uno y otro será muy distinto luego de una lluvia. Los gránulos dispersables (WG), si bien funcionan mejor que las EC, tienen algo de tenacidad y retienen producto en el rastrojo. (Igarzábal, D. 2014)
6.3 Criterios de uso según piretroide
Existe dos aspectos importantes a la hora de elegir un piretroide, una es la persistencia en hojas y la otra la estabilidad a las altas temperaturas. Cipermetrina es la que menos tiene ambas cosas (¿2-3 días? Quizás menos). Si no hace contacto, después ya por ingestión funciona muy poco. Alfametrina y Zetametrina son muy parecidos. Ambas son Cipermetrina depuradas, (ingrediente activo más concentrado). Duran más ambos en hojas (¿5-6 días?). Lambdacialotrina depende de la formulación. Si es microencapsulada, dura más que las anteriores, pero es más susceptible al lavado y tiene algo menos de volteo a las dosis normales de marbete. Deltametrina se encuentra en rangos intermedios. Tiene baja penetración en sustancias grasas como la cutícula de insectos y cera de las hojas. Su duración depende de la concentración.
6.4 Organofosforados
Éstos son inhibidores de la acetil colinesterasa (Según IRAC grupo 1B). Cuando un compuesto fosforado está presente se une a la acetilcolinesterasa impidiendo su acción sobre el mediador (acetilcolina). La enzima así afectada se denomina fosforilada y, al no poder actuar sobre el neurotransmisor la acetilcolina continua adherida a los receptores de la membrana post sináptica, transmitiéndose en forma permanente el pasaje de un impulso nervioso. Así se agotan las reservas energéticas del insecto. Los síntomas de envenenamiento son: agitación, hiperactividad, temblores, convulsiones, y, finalmente, parálisis. El mas usado en estos casos sería el Clorpirifos. Este insecticida aplicado al suelo controla gusanos cortadores. Posee tensión de vapor elevada y se introduce fácilmente entre el rastrojo llegando a la base de las plantas cerca del suelo donde puede hacer contacto con las orugas.
Acción en el insecto: éste es un insecticida que actúa por contacto, ingestión, inhalación.
Acción en la planta: contacto y translaminar
En los últimos tiempos se están usando otros productos que no están catalogados como tratamientos para ésta plaga en nuestro país, como Clorantraniliprole (pertenece al grupo de las Diamidas las cuales afectan la activación de los receptores de rianodina de los insectos que desempeñan un papel crítico en la función muscular) y Metoxifenocide (pertenece al grupo de las Diacilhidrazina que son análogos de la hormona de la muda, acelerando la metamorfosis). No se recomienda la aplicación preventiva de insecticidas sin la justificación técnica brindada por el monitoreo previo del lote (Flores, F. 2014).
7 Aplicación.
7.1. ¿Es posible aplicar en forma conjunta con herbicida?
La insuficiente o deficiente llegada del producto al blanco sucede por diversos motivos, pero los más frecuentes se evidencian por aplicaciones de gotas medianas y grandes (al utilizar los mismos picos empleados para herbicidas y sobre todo por el tamaño de gotas, más grandes, que normalmente se usa en la aplicación del glifosato) en situaciones de abundante broza o densa cobertura de malezas (ya sea porque todavía no fueron controladas o por un quemado tardío).
El problema de la aplicación conjunta del herbicida con el insecticida es que ambos agroquímicos necesitan ser aplicados con distintos tamaños de gotas. Gotas medianas y grandes para el herbicida (con objeto de reducir los riesgos de deriva), y gotas chicas para el insecticida (a fin de lograr penetración y llegada debajo de la broza presente donde se encuentran las orugas).
Los resultados de las aplicaciones conjuntas contra cortadoras y malezas en abundante cobertura, normalmente, son fáciles de inferir: un buen mojado con el insecticida pero sólo del “techo” de la cobertura presente, con poca o nada penetración y muy escaso contacto con las larvas de cortadoras. En consecuencia, los resultados de eficiencia de control de la plaga son más fáciles aún de imaginar.
Lo que penetra son las gotas chicas. Es el principio de la zaranda, las gotas grandes quedarán arriba, y en el caso de control de cortadoras debemos necesariamente llegar al suelo, atravesando toda la broza. No se soluciona la llegada aumentando el caudal en equipos terrestres, sino todo lo contrario, frecuentemente se lo agrava, ya que al usar un mayor volumen de caldo se tiran gotas todavía más grandes, porque casi nunca se dispone de una regulación adecuada para cada situación.
Se logra ayudar a la penetración por medio del uso de picos cono hueco, los cuales aportan su buen efecto de torción o vórtice. En cambio, si se tratara de campos “limpios” (ej., a suelo vivo) los efectos del uso del abanico plano y del cono hueco se aproximan o igualan, para el caso de control de cortadoras.
 
7.2 ¿El horario de la aplicación es importante?
Hecho este análisis también recomendamos aplicaciones nocturnas, ya que es en este momento donde podemos hacer contacto con la cortadora, cualquier otro momento del día será erróneo el tratamiento porque justamente perdemos esa posibilidad de contactar a la larva.
Esta deficiente llegada del producto al blanco significa que las gotas no logran hacer contacto con las orugas. La falta de contacto del insecticida con las orugas al momento de aplicar, implica restarle una importante acción insecticida al producto usado, que es ni más ni menos la acción de contacto, y por ende significa renunciar al tan necesario volteo para el caso de cortadoras, y ello también implica reducir la eficiencia final en el control de la plaga.
Es esperable que ocurran fallas de control de cortadoras cuando las aplicaciones no se hacen nocturnas, anulándose por nuestra propia decisión la acción insecticida de contacto. En este sentido, muchos usuarios “asumen” que aplicar a la tardecita contra cortadoras resulta lo mismo que de noche. Sin embargo, erróneamente se piensa que ambos momentos tienen resultados similares por una cercanía horaria, sin entender que la cortadora a fin de la tarde NO ESTÁ expuesta, y por ende no la contactaremos con el insecticida. Por lo tanto, hacer el tratamiento contra cortadoras a la tardecita sería lo mismo que si se aplicara a las 10 de la mañana o a las 4 de la tarde… ya que las orugas estarán igualmente protegidas fuera del alcance de las gotas de aplicación.
 
7.3. Temperatura y humedad ¿influyen?
Noches excesivamente frías, con baja humedad en la superficie del suelo, inducen a las cortadoras a no salir hacia la superficie, y por ende a alimentarse cortando más abajo de lo normal.
8. Conclusiones
Si queremos tener éxito en el control de cortadoras tener en cuenta los siguiente:
+ Curar semillas…indispensable.
+ Tratamientos nocturnos.
+ Gotas chicas.
+ buena penetración.
+ usar pico cono hueco.
+ Bajo volumen 40 lts/ha.
+ aplicar con presión ligeramente superior a lo normal.
+ Bajar el botalón de la pulverizadora
+ Bajar la velocidad de avance. 

Referencias bibliográficas

Primicias Rurales

Fuente: engormix.com

Aireación y Refrigeración

Aireación y Refrigeración

Autor/es: Ing. Agr. Domingo Yanucci, Consulgran – Granos

Buenos Aires, 20 de febrero (PR/21) .– Cuando me toca dar charlas o cursos sobre aireación frecuentemente planteo algunas preguntas, por ejemplo:
  • ¿En cuánto tiempo se renueva todo el aire de un granel?
  • ¿Cuánto tiempo tarda en enfriarse el grano?
  • ¿Qué enfría más: un aire frío y seco o un aire frío y húmedo?
  • ¿Qué diferencia de manejo hay si insuflamos o extraemos el aire?
  • ¿Cuál es la presión estática de trabajo?
  • ¿Conoce el caudal específico del silo?
  • ¿Cómo sale el aire del silo cuando se está aireando por un foco de calentamiento central?
  • ¿Qué enfría más rápido un aire de 20°C o un aire de 13°C?
  • ¿Cuántas horas se aireó en todo el almacenaje?
  • ¿Cómo hacer para que el grano gane humedad con la aireación?
  • ¿Cuánta humedad extraerá en el sistema de post-enfriado en silo?
  • ¿Cuántos kWh/t consumió?
  • ¿Cuál es el efecto de secado por minuto?

Solo concretando algunas de estas preguntas ya podemos definir si el responsable del manejo de granos tiene un conocimiento básico de lo que es una aireación y de como trabaja. Lamentablemente puedo decir que la gran mayoría de las veces no se responden correctamente. En definitiva prácticamente todo el mundo tiene aireación pero la mayoría no sabe como trabajaVamos a tener que hacer una nueva edición de nuestro libro de Aireación y Refrigeración.

E.S.E. & INTEC
Enlace recomendado
ENFRIADORES DE CONTRAFLUJO

Por otro lado no es poco común cuando hablamos de refrigeración artificial, que muchos opinen que es caro, innecesario, difícil de amortizar, etc., ideas equivocadas sobre esta noble tecnología.

Trataremos entre otros los siguientes temas:

Objetivos de la Aireación y la refrigeración:

  • –              Bajar temperatura.
  • –              Uniformar temperatura.
  • –              Eliminar olores.
  • –              Ayuda a la fumigación (uso de conductos no de ventiladores)
  • –              Mantenimiento de grano húmedo.
  • –              Secado de grano natural y de grano caliente (secado combinado).

Cada uno de estos objetivos tiene requerimientos diferentes y esto podemos visualizarlo definiendo el caudal específico.

Caudal Específico: Lo definimos como la cantidad de aire que pasa por una tonelada de grano en una determinada unidad de tiempo. Por ejemplo si tenemos un ventilador centrifugo de 100 m3/min en una masa de granos de 1000t, el caudal específico será:

100 m3/min = 0,1 m3/min t
   1000t

Este es el parámetro básico que nos dice para que sirve una determinada aireación, claro que va a depender fundamentalmente del grano y la región en que se encuentra.

 

OBJETIVO

CAUDAL ESPECIFICO M3/MIN t

Enfriamiento

0,1 a 0,3 **

Mantenimiento grano húmedo

0,4 a 0,6

Seca aireación

0,8 a 1

Post-enfriado en silo

0,35 a 0,45

** Depende de la región.

Claro está que para definir el CE Ud. debe conocer cual es el caudal que está entregando su o sus ventiladores y cuál es el volumen de grano que está trabajando.

Otro aspecto relevante es la uniformidad en la distribución del aire. Es decir que no podemos tener zonas donde por un problema de resistencia el aire no pasa suficientemente. El aire como cualquier fluido sigue la ley del menor esfuerzo.


Principios de manejo

Este es un aspecto que despierta siempre cuestionamientos, los responsables se preguntan: ¿Cuándo (momento del día), cuántas horas (continuo o discontinuo), cuándo dar otra tanda,  qué pasa si llueve? Etc.

 

Sabemos que para definir el accionamiento de la aireación necesitamos 5 datos:

1) Temperatura del aire
2) Temperatura del grano
3) Humedad del grano
4) Humedad relativa del aire
5) Objetivo de la aireación.

Conociendo estos 5 datos básicos, en un marco de la historia previa del grano y su destino, podemos definir un manejo. Por ejemplo un aspecto importante es el manejo en TANDAS y por lo tanto cuando es necesario dar una tanda más.

Equipos de monitoreo y automatización

Cuando se habla de aireación no solo interesan los ventiladores y la superficie perforada. También son importantes los exaustores, sombreros o extractores, los cuenta horas, los sensores de aire servido, la termometría, la casilla meteorológica. Todos estos elementos deben estar adecuadamente diseñados y trabajando en forma idónea, para poder tener una aireación eficiente.

Muy comúnmente no se dispone de cuenta horas que nos indiquen cuanto tiempo de aireación recibió un determinado granel. Mucho menos podemos encontrar en los techos de los silos sistemas de medición de humedad relativa y temperatura del aire servido, de manera de conocer qué es lo que la aireación o refrigeración están produciendo en la masa de granos.

Es imprescindible conocer como varían factores como temperatura y humedad a lo largo del almacenaje, como funciona el diagrama de Mollier, como se comporta el grano (Isotermas de sorción de humedad), así como los posibles ritmos de calentamiento o desarrollo de plagas durante la conservación.

California Pellet MILL (CPM)
Enlace recomendado
Enfriadora CPM

Costos de Aireación y Refrigeración

Es común que se visualice el gasto de energía eléctrica y se asocie esto al costo. Entonces por ejemplo para enfriar un trigo recién cosechado, se compara para un silo de 1000t una aireación convencional de 0,1 m3/min t contra una refrigeración.

Aireación: considerando una potencia unitaria de aireación de 0,02 CV/t de producto y 400 horas de aireación, para silo de 1.000t tendremos un ventilador de 20CV y un consumo promedio de energía eléctrica de 6.900kWh. Considerando el precio medio del kWh es de 0,15 U$S, tendremos un costo total de U$S 1.037 para airear este silo.

Refrigeración: considerando un equipo de frío de 30.000 kcal/h de potencia frigorífica, con potencia eléctrica total de 16,7 kW,refrigerando a una tasa de 80 t/24 h, tendremos un consumo total de energía eléctrica de 5.000kWh lo que representa un costo de U$S 750 para enfriar el mismo silo.

Es decir, se trata de un verdadero mito, o gran desconocimiento de la tecnología de refrigeración afirmar que su consumo de energía eléctrica es elevado. En el peor de los casos, el consumo de energía eléctrica de la aireación convencional es igual a la de la refrigeración, con la gran diferencia que este último efectivamente reduce la temperatura granaria a niveles seguros, reduciendo mermas, controlando las plagas, manteniendo las propiedades físicas, sanitarias, nutricionales y sensoriales del grano, con mejor rentabilidad para el almacenador.

La aireación requiere varias tandas, en la práctica más de 4 a 5 para llegar a los niveles de temperatura de la refrigeración.

El logro de baja temperatura en forma rápida, sin depender del tiempo, disminuye las pérdidas por respiración (volatil) de la masa de granos. Cada 5°C menos disminuye a la mitad la pérdida. Es decir que una masa de granos a 25ºC pierde 4 veces más que el mismo grano a 15ºC. Esto solo ya justifica la refrigeración.

  • Si el grano está más frío puede mantenerse más rayero, evitando pérdida de peso de agua innecesaria.
  • Si se aplicó algún plaguicida residual el mismo duplica su tiempo de protección.
  • Disminuye más drásticamente el desarrollo de hongos y la posible producción de micotoxinas.
  • Dispone de un grano de mejor calidad, con mejores condiciones de conservación.
  • Evita la perdida de poder y energía germinativa, esencial en semillas o cebada para malta.
  • Reduce el aumento de acidez propia de la degradación de materia grasa, proteínas, etc.

En definitiva con una visión más amplia en prácticamente todas las zonas productoras de granos/semillas de nuestro continente, la refrigeración es más económica que la aireación y su inversión se amortiza en 1 o 2 campañas.

Esto y mucho más que Ud. podrá confirmar con cualquier usuario de refrigeración artificial Cool Seed en su zona. Por si se pregunta porqué la mención a una marca en particular, es por que se trata de una tecnologia desarrollada regionalmente, ampliamente difundida en nuestro continente, que cuenta con la apoyatura técnica local.

Contrariamente a lo que muchos piensan que la refrigeración solo puede usarse sobre grano acondicionado buscando una mejor conservación, se equivocan. La refrigeración se puede usar sobre:

–              Grano húmedo antes del secado.

–              Sobre grano semi humedo (luego de pasar por un primer secado).
–              Sobre grano caliente salido de secadora (para terminar de acondicionar).
–              Sobre grano acondicionado para conservar.

Primicias Rurales

Fuente: engormix

Síndrome de las raíces atrofiadas III. Toxidez de glifosato

Síndrome de las raíces atrofiadas III. Toxidez de glifosato

Tsuioshi Yamada

Egresó de Escuela Superior de Agricultura ‘Luiz de Queiroz’. MSc. (1981) y Ph.D. (1989) en Suelos y Nutrición de Plantas en la misma escuela. Estudió fertilidad de suelo y nutrición de plantas en Japón (Kyoto Prefectural University) y en Curso Internacional de Hortalizas en Holanda (International Agricultural Centre). Colaboró con los Dres. Römheld (Hohenheim University, Alemania) y Cakmak (Sabanci University, Turquía), discípulos del legendario Dr. Marschner. Director en Brasil (1977-2007) de lo que hoy es International Plant Nutrition Institute (IPNI). En 2008, creó su consultora AgriNatura

TOXIDEZ DEL GLIFOSATO
He comenzado esta serie de artículos afirmando creer que el principal problema que afecta la productividad de la soja es el mal desarrollo del sistema radicular que, debido a su ocurrencia tan generalizada, denominé Síndrome de las Raíces Atrofiadas. Y que, exceptuando la compactación del suelo, tres causas químicas- aislada o simultáneamente- pueden contribuir a: toxicidad de aluminio, deficiencia de boro y toxicidad de glifosato. La tercera causa – toxicidad de glifosato – será el objetivo del presente artículo.

CARACTERIZACIÓN DEL SÍNDROME DE LAS RAÍCES ATROFIADAS

Recolectar aleatoriamente 100 plantas en un lote de la propiedad y calcular el porcentaje de plantas sin raíz pivotante bien definida y desarrollada. El valor observado es el índice de raíces atrofiadas (IRA), expresado en porcentaje. He observado valores que giran entre 70 a 80% de raíces atrofiadas. A falta de una mejor definición, considero importante tomar medidas correctivas cuando el índice de raíces atrofiadas es superior al 30% (IRA> 30%).

TRANSFERENCIA DEL GLIFOSATO DE LA PLANTA-OBJETO A LA PLANTACIÒN OBJETIVO
Trabajando desde 2000 con el manejo de Cítricos, sospeche que el síndrome de la muerte súbita podría ser consecuencia del efecto tóxico del glifosato utilizado en el control de las malezas. Esto porque sabía que el glifosato inhibe la síntesis de ácido indolacético (AIA) (Lee, TT, 1982. Fisiología Plantarum, 54: 289-294) y, por lo tanto, podría reducir el crecimiento vegetativo, típico de la muerte súbita, enfermedad que culmina con el secado completo de la planta (Figura 1).

Figura 1. Efecto del glifosato en la síntesis del ácido indolacético y citricos con el síndrome de muerte súbita.

Varios ensayos realizados con soja y frijoles consolidaron la sospechosa de que el glifosato estaba siendo transferido de la planta objetivo (matorral), e incluso del suelo, a la planta-no objetivo (cultura económica), como se muestra en la Figura 2.

Figura 2.
 A la izquierda: mecanismo de transferencia del glifosato de la planta objetivo a la plantación objetivo; a la derecha y por encima: transferencia de glifosato a dosis crecientes – aplicado en talque y plantar de la braquial para el frijol;
a la derecha y abajo: transferencia de glifosato del suelo a la soja, sembrada un día después de la aplicación del glifosato en el suelo.

El hecho que presento a continuación fue constatado en un área de cerca de 20 hectáreas cultivada con pinus, en Uberlândia (Minas Gerais, Brasil) que, después de ser erradicada para plantación de soja convencional, cultivar Conquista,
tuvo una mitad sembrada con milíto, posteriormente manejada con glifosato en pre-emergencia de la soja, y la otra mitad conducida bajo sistema de manejo convencional. Se observó que en el área manejada con glifosato, había acamamiento de plantas y éstas presentaban raíces atrofiadas, lo que no ocurría con las plantas cultivadas en sistema de manejo convencional (Figura 3). Este efecto se reflejó en la productividad de la soja, con un aumento de 10,4 sc ha 1 en favor de la soja cultivada bajo sistema convencional.

Figura 3. Sistema radicular da soja Conquista sob dois sistemas de manejo: plantio convencional (à esquerda) e plantio direto com glifosato (à direita). Crédito da foto: T. Yamada, 13/03/2007.


El estudio realizado por Bott, del equipo del entrañable Profesor Römheld, de la Universidad de Hohenhein (Stuttgart, Alemania), mostró que el glifosato adsorbido a las arcillas puede ser desorbido (o liberado) para la solución del suelo por acción de fertilizantes fosfatados ácidos, tales como superfosfato triple, MAP o DAP, y así afectar el crecimiento de las raíces, como se puede observar en la Figura 4. Se observa que en los tratamientos sin adición de fósforo prácticamente no hubo diferencia en el desarrollo radicular de las plántulas, tanto en la ausencia como en la presencia de glifosato en el suelo. Sin embargo, con la adición de dosis crecientes de P aparecieron daños crecientes en las raíces. Aunque este resultado se ha obtenido en laboratorio, es posible que el fenómeno pueda ocurrir también en condiciones de campo, principalmente en los suelos arenosos y con el uso de fuentes de P ácido aplicadas cerca del surco de siembra.
Figura 4. Efecto de la desorción de glifosato por dosis crecientes de fósforo en el desarrollo de la parte aérea y raíces de soja convencional.


Estos hechos me dejaron preocupado, por saber qué efectos deletéreos estaban ocurriendo en las plantas, y al mismo tiempo triste, por no saber cómo neutralizarlos. Afortunadamente, por una serie de acontecimientos fortuitos, finalmente pude conseguir una explicación satisfactoria para la causa de estos daños y de cómo sanarlos.

NEUTRALIZACIÓN DE LOS EFECTOS TÓXICOS DEL GLIFOSATO

La primera pista para la explicación de este fenómeno la obtuve al leer el último artículo del Profesor Malavolta, publicado en la revista Better Crops, del IPNI, EEUU, en 2007. En ese artículo, había una foto de árbol pecamino con deficiencia nutricional atribuida al elemento níquel, que fue corregida por medio de pulverización foliar con sulfato de níquel. Mi sospechosa era que se trataba de toxicidad de glifosato, y no de deficiencia de níquel. En viaje a los Estados Unidos visité al autor de la foto, el Dr. Bruce Wood (USDA, Byron, Georgia) y conocí su estación experimental. En la oportunidad, pude constatar que mi sospechosa era real: muchas plantas del local estaban contaminadas por el glifosato. Por otra parte, por mi invitación, el Dr. Wood estuvo en Brasil, donde visitó cafetales con síntomas de intoxicación de glifosato y, de pronto, afirmó que los síntomas eran similares a los de la deficiencia de níquel (Figura 5). En aquel momento, encerraba mi búsqueda de años, al entender que daños causados por el glifosato podrían ser neutralizados con pulverizaciones de níquel. Esto ocurrió dos meses antes de mi retiro.

Figura 5.  A la izquierda, planta de pecan que recibió pulverización de níquel sólo en las ramas del lado derecho, con respuestas visibles después de 14 días. A la derecha, comentario del Dr. Bruce Wood para los síntomas de toxicidad de glifosato en el café: “estoy 99% convencido que estos síntomas son de deficiencia de níquel”.

Después de mi retiro, en noviembre de 2007, tuve un año sabático para decidir mis actividades futuras. A finales de 2008 fui aprobado en el curso de graduación en nutrición humana, pues tenía como objetivo estudiar los efectos del glifosato en la salud humana. A mediados de 2009 abandoné el curso, pues me decepcionó con la calidad de algunos profesores y la precariedad de los laboratorios. Pero el principal motivo de esta renuncia fue el deseo de probar los efectos del níquel en las culturas. A partir de ahí tuve la felicidad de establecer una asociación con una empresa especializada en la producción de fosfito, la cual tenía un equipo químico con un excepcional nivel de conocimiento. Juntos rápidamente desarrollamos formulaciones foliares de fosfitos acompañados de los cationes Ni, Mn, Zn, Cu y Mg. Estos productos se probaron en los frutales cítricos y en los cafetales, con resultados impresionantes. De la misma forma, se realizaron pruebas con soja y maíz.

Esta actividad fue desarrollada para 2015, período de gran aprendizaje, con muchas pruebas de campo y visitas a los cultivos donde estos productos fueron aplicados.

Lo que más me sorprendió fue constatar que, en general, tanto los cultivos de soja RR, como las convencionales, están con un sistema radicular atrofiado, muy dañado. Mi estimación (grosera) es que, actualmente, sólo el 30% de los cultivos de soja RR tienen raíces sanas, vigorosas y profundas.

¿Qué estaría perjudicando el desarrollo radicular de los cultivos?
La respuesta más probable sería la compactación del suelo. Sin embargo, creo más en las causas químicas que impiden el enraizamiento: deficiencia de boro, toxicidad de aluminio y toxicidad de glifosato, pues todas ellas llevan a la menor síntesis de AIA – hormona fundamental para el crecimiento de raíces. Los papeles del B y del Al en la síntesis de EIA ya se explicaron en los tópicos respectivos. En cuanto al glifosato, mi hipótesis sería que el níquel actúa como catalizador en la síntesis de EIA a partir del triptófano formado por la vía del ácido chiquímico (Figura 6) y así su alta reactividad con el glifosato (Tabla 1) podría causar su deficiencia.
 
Figura 6. Efecto del glifosato y de los micronutrientes en la ruta del ácido chiquímico, con reflejos en el crecimiento de raíces y brotaciones nuevas y en la defensa de la planta contra plagas y enfermedades (Fuente: Adaptada de Graham, R.D. & Webb, M.J.(Ed.) Micronutrients in Agriculture, SSSAP (1991)

Por lo tanto, el crecimiento exuberante observado por Bruce Wood en pecón, así como por mí en café, cítricos, soja y algodón, podría ser explicado por la mayor producción de EIA, resultante de la fertilización foliar con Ni. También llamo atención al cobre, el segundo nutriente que presenta más probabilidades de ser complejo por el glifosato, pues su deficiencia puede comprometer la resistencia de la planta contra enfermedades.

Tabla 1. Constantes de estabilidad (logK) del glifosato y del EDTA con iones metálicos.

En 2013, en el 17o Coloquio Internacional de Nutrición de Plantas en Estambul, tuve la prueba definitiva de que el glifosato puede causar deficiencia de níquel en las plantas.

En trabajo desarrollado por el equipo del Profesor Ismail Cakmak, de la Universidad Sabanci, Turquía (J. Agric. Food Chem. 2013, 61, 8364−8372) Plántulas de trigo (no RR) recibieron dosis equivalentes al 0,5% y 1,0% de la dosis letal de glifosato, acompañadas o no de la aplicación foliar de níquel. Se observó que el efecto negativo del glifosato sobre el desarrollo de las plantas de trigo disminuyó con la aplicación de Ni foliar (Figura 7)

Figura 7. Efecto del níquel en el crecimiento de trigo, en tratamientos con y sin pulverización de dosis no letales de glifosato, (0,5% y 1,0% de la dosis recomendada de glifosato en la desecación).

Posteriormente, las semillas cosechadas en el experimento fueron sometidas a la prueba de germinación y vigor,que muestra que el efecto del glifosato permaneció en las mismas, acarreando menor porcentaje de germinación y menor altura de las plantas de semillero, cuando comparadas al tratamiento sin glifosato. En la Tabla 2 se observa que las semillas originadas de plantas que fueron sometidas a la aplicación de glifosato acompañada de la aplicación foliar de níquel presentaron respuestas casi similares a las del testigo.

Creo que esta información es de gran importancia para los productores de semillas de soja, considerando que el níquel es más exigido por las leguminosas que por las gramíneas, como se muestra en la Tabla 3. Esto también se aplica al nutriente molibdeno.
 
Tabla 2. Efecto del níquel en la germinación y vigor de semillas de trigo originadas de plantas con y sin contaminación de glifosato.

Tabla 3. Contenidos de micronutrientes en la parte vegetativa y en las semillas de altramuz (tremoço) y centeno..

La aplicación foliar de productos a base de fosfitos con Ni, Mn, Zn y Cu en el cultivo de la soja, se mostró efectiva en la disminución de la incidencia de raíces mal formadas, en comparación con el tratamiento sin la aplicación de estos productos (Figura 8). Este resultado positivo fue debido principalmente al Ni, pues los otros micronutrientes eran normalmente utilizados.

Figura 8. Efecto de tratamiento foliar con fosfitos de Ni, Mn, Zn y Mg en el desarrollo de raíces de soja.  Crédito da foto: Tsuioshi Yamada.

FUNCIONES DEL NÍQUEL EN LAS PLANTAS
El principal papel del níquel en las plantas es el de catalizador de muchas enzimas, como: ureasa, superóxido dismutasa, [NiFe] hidrogenasas, metil coenzima M reductasa, monóxido de carbono dehidrogenasa y acetil coenzima La síntesis. Además, muchas proteínas y péptidos (cerca de 500) están unidas al Ni. El Ni afecta la actividad de enzimas críticas en rutas bioquímicas fundamentales de la planta, como el ciclo de C y N y también de los metabolitos secundarios, con reflejo positivo en el mecanismo de defensa de las plantas contra enfermedades (Fonte: Wood, B., 2007. O níquel tem fundamental importância na nutrição mineral e na defesa das plantas contra doenças. Informações Agronômicas n°. 119).

RESPUESTAS DE LAS PLANTAS AL NÍQUEL

En Brasil, creo que fue Orlando Carlos Martins (información personal), en 2006, quien primero probó el efecto del níquel en la producción y calidad de las semillas de soja. Se obtuvo una respuesta consistente de la soja a la dosis de 250 g ha-1 de sulfato de níquel, o 50 g ha-1 del elemento Ni, con un aumento medio de 6,2 sc ha-1 en la productividad de la soja (Tabla 4).

Tabla 4. Efecto de las dosis de sulfato de níquel en la productividad de la soja (Orlando Carlos Martins, comunicação pessoal, 2006).

Orlando comentó que “no logró entender la razón del aumento de productividad obtenido con la dosis de 250 g ha-1 de sulfato de níquel, pues había hecho una pulverización previa con una dosis de níquel en todas las parcelas, incluso en el testigo, para asegurar nutrición adecuada. Descartó, así, la hipótesis del níquel estar actuando como micronutriente. En el caso de la soja, el aumento de la productividad en la soja podría estar relacionado con el mayor control del óxido, ya que, aunque se han hecho pulverizaciones con fungicidas específicas para el control del óxido, este control generalmente no es total, reducción de productividad, principalmente porque las hojas del tercio inferior de la planta no reciben la dosis suficiente de fungicida para un control efectivo. De ahí surgió la siguiente cuestión: ¿el níquel podría estar actuando también sobre el óxido de la soja, como ya constatado en la cultura del trigo, y, con ello, reduciendo las pérdidas de productividad de soja? Al final, un aumento medio de productividad de 6,2 sc ha-1, como verificado en el ensayo, es bastante expresivo ”

Podemos afirmar que el investigador tenía razón, como demuestran los trabajos de  Bruce Wood, da USDA, Byron-GA, e de Tiago Tezotto, da UNIFEOB, São João da Boa Vista, SP.

Otra información importante, en el trabajo de Orlando Carlos Martins, fue el efecto de la aplicación foliar de Ni en el contenido de Ni de la semilla (Tabla 5). Se observa que el contenido de Ni en las semillas aumentó en 10 veces, de 0,3 ppm en el testigo a 3,2 ppm en la dosis de 250 g ha-1 de sulfato de níquel. La concentración de Ni en las semillas no fue afectada con las otras dosis probadas de Ni.

Tabla 5. Efectos de dosis de sulfato de níquel en el contenido de Ni en la semilla de soja. (Orlando Carlos Martins, 2006. Informação pessoal).

Creo que el contenido de Ni en la semilla, cerca de 3 ppm, es el gran diferencial de las empresas llamadas “de marca”, en relación a las demás empresas, porque el Ni puede mejorar la germinación y el vigor de la semilla, dispensando así el replantamiento del cultivo. Este contenido es del mismo orden de grandeza que la de otra leguminosa, el altramuz, como se ve en la Tabla 3.

En Lavres et al., 2006 (Frontiers in Environmental Science, volume 4, artigo 37) se concluye que el suministro de Ni a través de semillas es una estrategia viable, ya que este elemento puede aplicarse junto con el Co y el Mo, todos asociados en el proceso de la fijación biológica de nitrógeno (FBN). La dosis de 45 mg de Ni por kilogramo de semilla aumentó la FBN en un 12%, la producción de granos en un 84% y la producción de masa seca de la parte aérea en el 51%.

RECOMENDACIÓN DE LA DOSIS DE NÍQUEL

No existe todavía, en Brasil, una recomendación oficial para el suministro de níquel para los cultivos. En la práctica, las dosis más adoptadas en el cultivo de la soja son: (a) para el tratamiento de semillas: 2 a 3 g de Ni en 50-60 kg de semillas; (b) para aplicación foliar: 10 a 50 g ha-1 de Ni.
CONCLUSIÓN
En esta serie de artículos, apunté el mal desarrollo o atrofia de las raíces como la principal causa que afecta el rendimiento del cultivo de la soja. Como ocurre de manera generalizada, la denominé de Síndrome de las Raíces Atrofiadas. Como hipótesis, considero tres posibles causas de tal problema: toxicidad de aluminio, deficiencia de boro y toxicidad de glifosato. En la Figura 9 sobre posibles causas y sugerencias presentes para la corrección de este síndrome

(1) calado para reducir la saturación por aluminio a menos del 5% y aumentar el contenido de Mg a más de 8  mmolc.dm-3 hasta 100 cm de profundidad;
(2) elevar el nivel de B a 0,5 ppm en el perfil del suelo, hasta 100 cm de profundidad;

(3). promover la alta productividad de maíz y de gramíneas de cobertura;
(4). aplicar Ni en el tratamiento de semillas y también vía foliar;
(5). aguardar al menos 30 días entre la desecación con glifosato y la siembra de los cultivos y
(6). inocular el suelo con Trichoderma y Bacillus subtilis, pues hay relatos en la literatura que el glifosato afecta también a la microbiota del suelo.

Figura 9. Tres posibles causas químicas del síndrome de las raíces atrofiadas y sugerencias para su corrección.

Finalizando, sugiero a los consultores ya los productores que recolecten al azar 100 plantas en un lote de la propiedad y calcule el índice de plantas con raíces atrofiadas o IRA%. No quedaría sorprendido si también encuentran más del 70% de plantas con raíces atrofiadas. Creo que las sugerencias anteriores pueden ayudar mucho a mitigar este problema.

Síndrome de las raíces atrofiadas III. Toxidez de glifosato
Síndrome de las raíces atrofiadas II. Deficiencia de boro
Síndrome de las raíces atrofiadas I. Toxicidad del aluminio
Primicias Rurales
Fuente: Engormix
Golpeada por la crisis del mercado energético, la producción de  biodiesel en Argentina cae a un mínimo en 10 años

Golpeada por la crisis del mercado energético, la producción de biodiesel en Argentina cae a un mínimo en 10 años

Buenos Aires, 13 noviembre (PR/20) –La producción de biodiesel de 1,1 millón de toneladas en lo que va del año es el volumen más bajo de la década.
Con un precio de referencia fijado en $ 48.533 la tonelada a partir de octubre, el diferencial entre biodiesel y aceite de soja
cayó a la mitad desde principios de año, sostuvo hoy un estudio de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).
Según datos de la Secretaría de Energía de la Nación, la producción de biodiesel de septiembre fue de 106.2014 toneladas,
con una caída interanual del 50% y el volumen más bajo para ese mes desde el año 2008.
La producción de biodiesel ha sido altamente volátil en Argentina, sujeta a cambios tanto en la política comercial
doméstica (como ser en el corte obligatorio) como externa, especialmente alteraciones en el acceso a los mercados
internacionales y competitividad respecto a los combustibles fósiles.
En este sentido, resulta claro que este 2020 la crisis del mercado energético le imprimió un duro golpe al sector, indicó el
informe.
Las medidas de confinamiento que buscaron contener el avance de la pandemia de Covid-19 significaban, en la práctica, que el movimiento de personas –y asimismo de muchas mercancías- se desplomase.
Los stocks de petróleo se acumularon hasta llenar todo espacio disponible de almacenaje y en abril se da el hito del precio de
referencia del petróleo crudo cayendo a terreno negativo.
Ese mismo mes, la producción de biodiesel en Argentina fue de apenas 44.0793 toneladas, el volumen mensual más bajo desde enero de 2009.
“Si se analiza ahora la producción acumulada mensual por año calendario, a septiembre de 2020 inclusive el output total alcanza 1,1 millones de toneladas, medio millón de toneladas por detrás del acumulado a la misma altura del 2019 y debajo también de los niveles mínimos de la última década”, añadió el análisis.
El cambio de patrón se produce en el mes de abril, ya que hasta marzo la industria venía trabajando a un ritmo superior al del año anterior.
Sin embargo, desde entonces no ha podido remontar el nivel de actividad y un único mes (julio) se superó la marca del mismo
período del 2019.
Del lado de los precios, a un valor de referencia establecido en $ 48.533 la tonelada a partir de abril, se observa una erosión
de la rentabilidad de la industria de biodiesel respecto a la evolución del precio del aceite de soja.
“Tomando los valores promedio del mercado interno en base a los datos volcados en SIO Granos y expresando ambos en dólares para una mejor comparación, puede verse que la brecha entre ambos se redujo un 50% en lo que va del año”, dijo la BCR.

Primicias Rurales

Autora: Emilce Terré de la Bolsa de Comercio de Rosario

Crean gel de propóleos para tratar infecciones en la piel

Crean gel de propóleos para tratar infecciones en la piel

Tucumán, 10 noviembre (PR/20) — Elaborado por las abejas, el propóleo tiene una composición que depende de las plantas que rodean la colmena. Este insecto lo elabora de las resinas de los brotes y los emplea para sellar su colmena y protegerla de bacterias, hongos e insectos.

A partir de caracterizarlo y estudiarlo “pudimos determinar que el propóleo inhibe el crecimiento de bacterias Gram-positivas y Gram-negativas y, los niveles de concentración que se necesitan para producir la inhibición, son bajos”, explicó María Inés Isla, investigadora y directora del Instituto de Bioprospección y Fisiología Vegetal (INBIOFIV) dependiente del CONICET y de la Universidad Nacional de Tucumán, y docente investigadora de la Facultad de Ciencias Naturales e Instituto Miguel Lillo.

Los resultados expresados “sugieren que la formulación tópica podría usarse como un producto apiterapéutico, antioxidante y antibacteriano”, resaltó Luis Maldonado, jefe de grupo Agroindustrias, Agregado de Valor, Mercados y Socioeconomía del INTA Famaillá –Tucumán–.

Esta formulación tópica “mostró buenos resultados en el ensayo de liberación de los principios activos mediante el uso de la celda de Franz”, una prueba para medir la liberación del fármaco a partir de cremas, pomadas y geles, recientemente publicado por el equipo de profesionales en un artículo científico publicado en Journal of Apicultural Research.

Si bien el propóleos está incorporado en el código alimentario argentino como un suplemento dietario, “en la Argentina resulta un producto natural muy poco aprovechado a diferencia de lo que sucede en Brasil, que lo comercializa y exporta a diferentes lugares del mundo”, indicó Maldonado.

Además de caracterizarlo, “lo que nos propusimos era otorgarle un valor agregado y hemos alcanzado, entre otros desarrollos, este gel hidroalcohólico con propóleos argentinos”, señaló Isla. Al referirse a este hidrogel con extracto de propóleos que mantuvo su estabilidad química, física y microbiológica, así como sus propiedades biológicas durante más de 1 año de almacenamiento.

A partir de evaluar la actividad del propóleos en estudios in vitro y en diferentes tipos de ensayos conocidos como bioautográficos, los investigadores pudieron observar que tenía actividad frente a varios microorganismos.

Otros ensayos permitieron analizar la concentración necesaria del extracto de propóleos para inhibir el crecimiento de microorganismos o la concentración necesaria para eliminarlo. En lo que se conoce como concentración inhibitoria y bactericida mínima.

En el trabajo publicado por Isla y Maldonado, junto con Ana Lilia Salas, Iris Catiana Zampini, Myriam Arias, María Inés Nieva Moreno, Antonella Santillán Deiú, Walter Bravo, todos del INBIOFIV, CONICET, Facultad de Ciencias Naturales e IML – UNT, Florencia Correa Uriburu (becaria INTA-CONICET) y Virginia Salomón, del INTA Famaillá, se presentaron los resultados de desarrollo del hidrogel antibiótico y antioxidante que contiene extracto de propóleo nacional.

 

“Se buscará transferir este conocimiento en un desarrollo comercial que se trabajará y llegará al mercado a través de organizaciones presentes en la provincia, como es el caso de la Cooperativa Apícola Norte Grande”, indicó Maldonado.

Desde el INTA ya se avanza junto con la cooperativa y la universidad en la construcción de una planta piloto para la industrialización de éste y otros productos que esperan por su transformación y certificación sanitaria.

En lo que se conoce como la ecorregión del monte y exclusiva de la Argentina, por arriba de los 1.400 metros SNM, “nos encontramos con propóleos con calidad biológica excelentes”, dijo Isla.

En el caso del propóleos del Valle Calchaquí, se demostró que contiene los mismos compuestos químicos que la resina de la jarilla -chalconas, flavonoides y ácidos fenólicos- y, además, los investigadores encontraron en ellos la presencia de restos de tejidos vegetales de jarilla, lo cual confirma que las abejas usan la resina de esta planta para fabricar el propóleos. Con utilidad en etnobotánica y en prácticas tradicionales, actualmente se lo considera una fuente de fitoterapia.

Producto regional

Con la idea de regionalizar los efectos del producto el equipo de investigación utilizó bacterias Gram-positivas, como Staphylococcus aureus, y Gram-negativas presentes en la zona y que causan infecciones. Las muestras para el estudio fueron cedidas por el Hospital de Clínicas “Presidente Dr. Nicolás Avellaneda” de la ciudad de San Miguel de Tucumán.

Cada nosocomio o región “cuenta con estos patógenos que son característicos y con determinado perfil de resistencia”, indicó Isla y agregó: “Los centros de salud nos ceden una muestra de esa cepa que presentan resistencia y que ocasionan infecciones intrahospitalarias”.

Esto permitirá que este desarrollo se aplique en “infecciones provocadas por bacterias que no son resistentes a antibióticos comerciales hasta aquellas que sí lo son”, destacó la investigadora y reconoció que ²los propóleos inhiben el crecimiento de un amplio espectro de aislamientos clínicos que causan infecciones de piel y de tejidos blandos”.

El propóleo que derivó en este desarrollo del gel hidroalcóholico pertenece a la región de Cuyo, más precisamente a la provincia de Mendoza, y forma parte del trabajo de caracterización que abarca a todo el país.

De manera que el propóleos estudiado presenta muy buenas propiedades y actividades, aunque no se trata del único con estas características, sino que existen otros que cuentan con potencialidades que “son iguales o mejores”, coincidieron los profesionales.

Se trata de un producto cuya calidad depende de la flora que visitan las abejas. Esto llevó a los investigadores a entender la caracterización de la calidad química y biológica para “poder asesorar a los apicultores y señalarles cuáles son las zonas que cuentan con una biodiversidad para la producción de propóleos de calidad”, resaltó Maldonado.

Cabe destacar que cada propóleos tiene una composición química diferente ya que son los metabolitos los que se las otorgan y pueden emplearse en desarrollos de productos como el gel hidroalcóholico.

Una investigación de 20 años

Esta línea de investigación “abarca la caracterización físico química de prácticamente los propóleos de todo el país”, resaltó Maldonado, dando a entender la importancia de un trabajo con énfasis en la actividad biológica de esos propóleos. La conformación de la propoleoteca es el resultado de más de 20 años de investigaciones y ensayos en distintas regiones país.

Tanto Maldonado como Isla coincidieron en que “es un producto que en Argentina no lo aprovechamos como sí sucede en otros países” que lo comercializan, ya no como producto crudo, sino como fitoterapéuticos o en otras presentaciones disponibles para el mercado.

“Si bien los propóleos se producen de forma natural en las colmenas, también existen métodos para producirlos y con mejor calidad ya que no están expuestos a posibles contaminantes”, explicó Maldonado.

Esta investigación cuenta con el apoyo del Consejo de Investigación de la Universidad Nacional de Tucumán, el CONICET, la ANPCyT y el Programa de Apicultura del INTA.

Primicias Rurales

Fuente: INTA Informa

Monitoreo en la red de trampas para la plaga picudo del algodonero en la provincia de Chaco

Monitoreo en la red de trampas para la plaga picudo del algodonero en la provincia de Chaco

Resistencia, Chaco, 10 noviembre (PR/20) – El monitoreo permanente del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) en las 300 trampas de picudo del algodonero ubicadas en 9 departamentos de la provincia de Chaco, constató la baja presencia del insecto con respecto a años anteriores.

La situación es consecuencia de los trabajos de destrucción de rastrojos realizado por los productores, a lo que se agregan factores climáticos como las heladas y la intensa sequía que se produjo desde el otoño hasta fines de octubre.

Cada semana, agentes del Centro Regional Chaco-Formosa del Senasa monitorean las estaciones con las 300 trampas ubicadas estratégicamente en lotes de algodón que se encuentran en los departamentos O’ Higgins, Fontana, Comandante Fernández, Quitilipi, Independencia, Maipú, 9 de Julio, 12 de Octubre y Almirante Brown. Por mes realizan un total de 1200 monitoreos.

El comienzo de la nueva campaña algodonera en la provincia del Chaco se caracteriza por tener un vacío sanitario prolongado debido a que las lluvias recién llegaron a finales de octubre y allí comenzó de manera tardía la siembra del cultivo de algodón.

La fecha de siembra de algodón obligatoria en la provincia del Chaco es desde el 1 de octubre al 30 de noviembre, según lo establecido en la Resolución Senasa N° 74/2010, que fija además, la obligatoriedad de la destrucción de rastrojos.

Con esta medida se pretende lograr un vacío sanitario de 90 días sin cultivo en el lote para cortar el ciclo del picudo del algodonero, concentrar el ciclo del cultivo y de esta manera controlar al insecto.

“Las bajas precipitaciones durante el otoño, invierno y principios de primavera y las heladas tardías provocaron que no haya rebrote del cultivo, lo que generó un vacío sanitario más largo y que el picudo no disponga de alimentos para sobrevivir hasta esta campaña. Sin dudas que, la menor cantidad de individuos de picudo, es una ventaja de cara al nuevo ciclo que se está iniciando”, explicó Julio González, agente de la oficina Saenz Peña del Senasa.

Para evitar que las poblaciones de picudo aumenten en las próximas etapas del cultivo se recomienda a los productores: colocar trampas, monitorearlas de forma permanente y realizar controles donde exista presencia del insecto para disminuir las poblaciones y propiciar rendimientos significativos en la producción de algodón.

Primicias Rurales

Fuente: Senasa