El 1 de octubre vence el plazo para la reacreditación en programas de sanidad animal

El 1 de octubre vence el plazo para la reacreditación en programas de sanidad animal

El 1 de octubre vence el plazo para la reacreditación en programas de sanidad animal
Buenos Aires, 23 septiembre (PR/20) – El 1º de octubre vence el plazo para que quienes ejercen funciones veterinarias –técnicas y profesionales– realicen su reacreditación en los programas de Sanidad Animal, según la prórroga establecida en la Resolución 474/2020 del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa).

Puntualmente, deben realizarla quienes se desempeñen como profesionales de ciencias veterinarias –en modalidad privada–, quienes cumplan funciones técnicas, de inspección sanitaria, vacunación, o que oficien como personal operador privado en tareas vinculadas con el bienestar animal y los diferentes programas sanitarios de la Dirección Nacional de Sanidad Animal del Senasa, que se acreditaron con anterioridad al 1º de octubre de 2016..

La vigencia de las acreditaciones es de tres años y se otorga un año de gracia para que se realice la gestión; cumplido ese lapso, el sistema las dará de baja.

El nuevo sistema de reacreditación es gratuito (no tiene costo para quienes sean profesionales y/o desempeñen funciones técnicas) y por internet, dado que se realiza enteramente a distancia. Para su implementación, se incorporó una evaluación con la modalidad de encuesta o “check list” que, una vez completada, se validará automáticamente y actualizará los datos previamente registrados en el sistema

Para inscribirse se debe ingresar a través de la página web de la AFIP, con clave fiscal y seguir estos pasos:

•Ingresar a “SAC”, el Sistema de Administrador de Cursos (aplicaciones en azul)
•Completar los datos personales y laborales (por ejemplo, si es una función técnica o laboral)
•Ir a Cursos – Inscripción a cursos DNSA – Consultar.
•Inscribirse (lupa) al curso de reacreditación que se desee.
•Cursos – Consulta de inscripciones realizadas – Examen (checklist)

Se debe tener en cuenta que las y los vacunadores, ISA u otras personas que desempeñan funciones técnicas con acreditación en garrapatas deben indicar en “Actividad” que son técnico/a, al completar los datos profesionales.

Asimismo, se encuentra disponible en la página web del Senasa la Biblioteca para quienes cuenten con la acreditación en Sanidad Animal, donde se encuentra información, normativa y material complementario necesarios para el examen.

Se trata de un espacio de consulta permanente para todas las personas acreditadas. Esta modalidad seguirá disponible para profesionales que deban reacreditarse en el momento que tengan vencida su acreditación.

Para obtener más información, las personas interesadas pueden consultar la página web del Senasa o escribir un correo electrónico a: acreditados.dnsa@senasa.gob.ar

Primicias Rurales

Fuente: SENASA

Presentan clones de álamos y sauces seleccionados para la Patagonia

Presentan clones de álamos y sauces seleccionados para la Patagonia

Buenos Aires, 21 septiembre (PR/20) — Con el objetivo de ampliar y mejorar la disponibilidad de cultivares adaptados al sur de la Patagonia, un equipo de investigadores de la Estación Experimental Agroforestal del INTA en Esquel –Chubut– inscribió en el Registro Nacional de Cultivares del Instituto Nacional de Semillas (INASE) tres clones de sauce y cuatro de álamos.

Los siete cultivares se destacan por la buena aptitud que poseen como cortinas rompevientos, uno de los usos más difundidos de estas especies en la región.

De acuerdo con Ivana Amico, especialista del Área Forestal del INTA Esquel y quien participó en el proceso de selección y descripción, “la inscripción de estos clones nos permite difundir material vegetativo de álamos y sauces identificados y seleccionados y, en el mediano plazo, incrementar la calidad y la productividad de las plantaciones de Salicáceas en la Patagonia”.

Luego de un trabajo de más de 20 años, la Estación Agroforestal Esquel del INTA inscribió los sauces denominados ‘Ragonse 524-43 INTA’ y los mimbres ‘Arroyo Blanco’ y ‘Aldea Escolar’; y los álamos balsamíferos ‘Trevelin’, ‘Futaleufú 125’ y ‘Pañilef’ y el álamo negro ‘F. Vert de Garonne Sehuil’.

“Los álamos se destacan por la forma, el crecimiento, la sanidad, la calidad del fuste, la resistencia al viento y, algunos de ellos, poseen buena aptitud de madera”, señaló Amico y agregó: “En el caso de los sauces, además de los usos como cortina y madera, también son útiles para otros fines, como fijación de riberas, biomasa, obtención de leña, postes, varillas y mimbre. El clon Aldea Escolar se destaca por poseer excelentes cualidades como mimbre”.

Los clones se encuentran en el vivero forestal del Campo Experimental Agroforestal Trevelin del INTA y están disponibles para ser usados en la región.

“En el mediano y largo plazo, esperamos que los resultados de este trabajo pueden llegar a tener un impacto en el sector productivo de viveristas, prestadores de servicios forestales, productores y aserraderos de la región”, expresó Amico.

20 años de investigación

Inscribir un nuevo clon, no es una tarea sencilla. De hecho, este desarrollo fue realizado en dos etapas: primero se hizo un trabajo de introducción, selección de clones en el Vivero del Campo Experimental Trevelin y evaluación a campo. Luego, entre el 2009 y el 2019, se realizó la descripción morfológica y fenológica gracias a la colaboración de Helga Kirner –especialista de la Facultad de Ingeniería Forestal (UNPSJB)– y del equipo del Vivero Forestal del Campo Experimental Trevelin.

“Los clones inscriptos fueron caracterizados en base a más de 60 descriptores morfológicos y fenológicos en plantas de vivero y en árboles adultos”, indicó Amico quien añadió que este trabajo se realizó en el marco del Proyecto Nacional de Mejoramiento Genético Forestal del INTA, de Proyectos Regionales de la Estación Experimental Esquel y de un Proyecto de investigación aplicada, donde se trabajó en conjunto con la Cátedra de Botánica Forestal de la Facultad de Ingeniería Forestal de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco –UNPSJB– sede Esquel. Además, se contó con el financiamiento de la Secretaría de Bosques de Chubut mediante un Proyecto de Bosques Comunales de la Municipalidad de Trevelin.

Principales características de los álamos y sauces inscriptos

Ragonese 524-24 INTA: Sauce de fuste recto y copa medianamente estrecha. Se destaca por su buena forma, rápido crecimiento y resistencia al frío y viento. Recomendado para cortinas rompevientos.

Aldea Escolar: Sauce mimbre de porte bajo y ramoso. Muy rápido crecimiento inicial y excelente calidad como mimbre. Recomendado para cortinas bajas de protección, contención de cursos de agua y para ser usado para leña y mimbre.

Arroyo Blanco: Sauce mimbre recomendado para cortinas de protección y para contener cursos de agua. Muy rústico. Su madera puede ser aprovechada en construcciones rurales y leña y sus varas tienen buena calidad para ser usadas como mimbre. Es muy melífero.

Futaleufú 125: Álamo balsamífero que se destaca por su rápido crecimiento inicial, su sanidad, resistencia al frío y al viento. Copa amplia y piramidal. Recomendado para establecer cortinas rompevientos en la Patagonia Andina.

Pañilef: Álamo balsamífero de mediano porte y copa piramidal. Se destaca por su temprana brotación y su resistencia al frío. Recomendado para establecer cortinas rompevientos en la Patagonia Andina.

Trevelin: Álamo balsamífero de gran porte, fuste resto y copa amplia y globosa. Recomendado para establecer cortinas rompevientos y bosquetes de reparo en la Patagonia Andina.

F Vert de Garonne Sehuil: Álamo negro de fuste recto y copa estrecha. Se destaca por su vigor, resistencia al frío y al viento. Recomendado para establecer cortinas rompevientos en toda la Patagonia.

Primicias Rurales

Fuente: NA

Agricultura lanza el “Programa de Formación Profesional para pymes de alimentos”

Agricultura lanza el “Programa de Formación Profesional para pymes de alimentos”

Buenos Aires, 18 septiembre (PR/20) — Con el objetivo de mejorar las capacidades de negocios en pequeñas y medianas empresas agroalimentarias, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación creó el Programa Federal de Formación Profesional para pymes de alimentos.

La iniciativa se articula desde la Secretaría de Alimentos, Bioeconomía y Desarrollo Regional y las distintas contrapartes provinciales y organismos e instituciones, para el dictado de los ciclos de conferencias y charlas, de manera virtual, y presencial, en los casos en los que sea posible de acuerdo con el contexto de pandemia por el COVID-19.

“Este es un programa pensado para fortalecer el sentido federal. Estamos alineados con las estrategias provinciales que impulsan el crecimiento de nuestras pymes agroalimentarias para acompañarlas y que puedan aprovechar estas herramientas que hoy ponemos a disposición de modo federal”, destacó el ministro Basterra.

La primera de las actividades de formación será desarrollada a partir del 23 de septiembre, a través de un ciclo de conferencias de formación empresaria.

El objetivo es brindar a los participantes herramientas que permitan optimizar la gestión comercial, contribuyendo a mejorar su competitividad y perdurabilidad en el tiempo de los emprendimientos.

La propuesta es gratuita y con cupos limitados y comprende la realización de 12 videoconferencias que se realizarán a través de la plataforma Zoom, durante los meses de septiembre, octubre y noviembre. Cada encuentro, que durará aproximadamente 1 hora, contará con la presencia de disertantes de reconocida experiencia en el sector pyme.

Acerca de la producción de alimentos en Argentina

En nuestro país, la producción de alimentos comprende un universo de 15.000 empresas, de las cuales el 98% son Pymes y representan el 41% de las exportaciones totales de Argentina a más de 180 destinos. Esos establecimientos proveen cerca de 400 mil puestos de trabajo formal que generan un firme arraigo federal y requieren un acompañamiento desde lo productivo, pero también en la formación de capacidades en el territorio, que no es otra cosa que la adaptación de las estructuras a los nuevos cambios tecnológicos, en los hábitos y patrones de consumo y requerimientos de los consumidores, y las exigencias propias de los marcos regulatorios.

En ese contexto, el programa federal de capacitación, referido a la temática de alimentos, involucra el desarrollo de competencias profesionales y gerenciales para atender las exigencias de los mercados, y se complementa con un programa vinculado a la implementación de normas de calidad -cuyo lanzamiento está previsto para los primeros días de octubre- dirigido a 200 empresas pymes del sector.

Información sobre el Programa de Formación Profesional para pymes de alimentos:

Para cada una de las conferencias virtuales, las y los interesados deberán inscribirse en la sección de eventos del sitio web Alimentos Argentinos, donde se encuentran las fechas, los temas de cada actividad y sus periodos de inscripción:

www.alimentosargentinos.gob.ar/HomeAlimentos/Capacitacion/eventos

El lanzamiento del Programa se realizará el 23 de septiembre. Además, se llevarán a cabo las dos primeras actividades:

– 16 hs. ¡Pensá HOY en el MAÑANA de tu negocio! ¿Cómo cambiarán las necesidades y las expectativas de tus clientes luego del COVID-19? A cargo de Manuel Sbdar.
Inscripción: del 11 al 22 de septiembre a las 14 hs.
– 17 hs. ¡Cambiaron las reglas del juego, cambiá tu forma de negociar! ¿Qué nuevas herramientas y rutinas de negociación necesitás poner en práctica, al interior de tu empresa o entre empresas relacionadas, para llevar adelante la incertidumbre y la complejidad? A cargo de Natalia Bernardoni.
Inscripción: del 11 al 22 de septiembre a las 14 hs.

Más información:
E-mail: capacitaciondna@magyp.gob.ar
Tel: 4349-2026/2090

Primicias Rurales

Fuente: Minagri

Resguardo de la salud de los consumidores de frutas y hortalizas en La Pampa

Resguardo de la salud de los consumidores de frutas y hortalizas en La Pampa

Santa Rosa, La Pampa, 15 septiembre (PR/20) – En su objetivo de resguardar la salud de los consumidores, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) verificó la inocuidad de frutas y hortalizas en tres depósitos mayoristas habilitados para tal fin, ubicados en la localidad de General Pico, provincia de La Pampa.

La coordinadora de Inocuidad del Centro Regional La Pampa–San Luis del Senasa Romina Jáuregui, encabezó las tareas de su equipo de trabajo, en el marco del Sistema de Control de Frutas y Hortalizas (Sicofhor) del Senasa.

Estas actividades forman parte de los planes de monitoreo que realiza el organismo anualmente para verificar que los productos vegetales que se comercializan no excedan los límites máximos de residuos de fitosanitarios, ni microbiológicos, asegurando de esta manera la inocuidad de estos alimentos, es decir, que no representan un riesgo para la salud de quien los consuma.

Para ser habilitados, este tipo de depósitos deben inscribirse en los registros nacionales del Senasa y renovar dicha inscripción antes del 31 de julio de cada año, según lo normado por la Resolución 637/2011.

Las inscripciones e inspecciones del Sicofhor también alcanzan a los centros de re expedición, establecimientos de lavado y desinfección de envases plásticos reutilizables destinados al embalaje de frutas y hortalizas frescas, empresas industrializadoras y /o elaboradoras de frutas frescas y secaderos.

A través del Decreto 815/1999, el Senasa también es responsable de la fiscalización de los productos de origen vegetal en la etapa de producción y acopio, teniendo además competencia sobre el tráfico federal (distribución y comercialización en todo el país), importación y exportación de productos, subproductos y derivados de origen vegetal.

Con este tipo de acciones, el organismo estatal nacional verifica la inocuidad de los alimentos para asegurar en la mesa de los consumidores alimentos que no representen riesgos para la salud.

Primicias Rurales

Fuente: Senasa

Capacidad de secuestro de carbono de los suelos pampeanos

Capacidad de secuestro de carbono de los suelos pampeanos

Autor/es: Roberto Alvarez y Gonzalo Berhongaray

Introducción

La Pampa, 15 de setiembre (PR/20).- Los suelos pueden usarse como sumideros de carbono atmosférico mitigando el calentamiento global (Minasny et al., 2017). Esto ha determi- nado que se realicen numerosos estudios para establecer cómo la actividad antrópica puede compensar las pérdidas de carbono debidas al uso del suelo (Sanderman et al., 2017). Común- mente se ha estimado cuánto carbono pueden secuestrar los suelos asumiendo que los sistemas naturales, como pastizales o bosques, represen- tan el máximo nivel de carbono que un suelo puede almacenar (Sperow, 2016). La diferencia entre el carbono en suelos cultivados y naturales representaría el potencial secuestro de carbono que se podría lograr (Don et al., 2011).

A medida que aumenta el contenido de la fracción fina del suelo (arcilla + limo < 20 μ), aumenta la cantidad de carbono orgánico protegido de la mineralización (Six et al., 2002). Los efectos del uso y del manejo del suelo son menores sobre esta fracción estabilizada que sobre el carbono de las fracciones lábiles (Chung et al., 2008). Se han generado modelos capaces de estimar la capacidad de secuestrar carbono estable del suelo en función de su textura (Six et al., 2002). Muchos sistemas naturales tienen nive- les de carbono menores a la capacidad de car- bono estimada de esta manera (Wiesmier, 2014; Cheng et al., 2018). Los modelos de estimación de la capacidad de carbono se han perfec- cionado recientemente y permiten establecer cuánto carbono puede secuestrar un suelo en la fracción estabilizada (Feng et al., 2013). La dife- rencia entre la capacidad de carbono y el nivel de carbono que el suelo efectivamente contiene se ha denominado el déficit de carbono. Un uso eficiente de recursos con el fin de secuestrar carbono lleva a la necesidad de determinar qué

suelos son lo que tienen mayor déficit de carbo- no. En ellos deberían concentrarse los esfuerzos de manejo orientados a incrementar el nivel de carbono orgánico. Nuestro objetivo fue estimar el déficit de saturación de carbono de los suelos pampeanos, qué factores lo regulan y generar un mapa del déficit a nivel de la Región Pampeana.

Materiales y Métodos

Se utilizaron datos de un estudio regional en el cuál fueron muestreados 82 establecimientos distribuidos en la Región Pampeana. En cada establecimiento se seleccionaron sitos bajo diferentes usos del suelo: arboledas, controles nunca cultivados, pasturas implantadas, lotes bajo cultivos de granos y bajos hidromórficos pas- toreados. La ubicación de los establecimientos, la estrategia del muestreo y los métodos analíticos usados pueden encontrarse en Berhongaray et al. (2013). En este trabajo no se utilizaron datos de las arboledas (ver abajo) por lo que 296 sitios fueron incluidos en el análisis totalizando 1045 muestras de suelo. La temperatura y precipitación media anual de los sitos se estimó por interpo- lación kriging usando datos de 50 observatorios meteorológicos (Alvarez et al., 2018). La capaci- dad de carbono de los suelos se estimó con el modelo de Feng et al. (2013) ajustado a suelos con predominancia de minerales 2:1:

Capacidad de carbono (mg g-1 suelo) = 0.84 x (arcilla + limo < 20 μm) (g 100 g-1 suelo)

Debido a que en las muestras se midió limo to- tal (2-50 μm) y no limo fino (2-20 μm) está fracción se estimó. Para ello se correlacionó el contenido de ambas fracciones en 780 horizontes de suelos pampeanos con datos tomados de GeoINTA (2018). El modelo de regresión ajustado (y = 0.676*x1.01) permitía una muy buena estimación de la fracción < 20 μm usando como predictor la fracción < 50 μ (R2= 0.92).

El contenido de carbono estabilizado en la fracción fina de la capa superficial del suelo se estimó promediando los resultados del me- ta-análisis de Gregorich et al. (2006) y el muestreo regional de Wiesmeier et al. (2014). Estos prome- dios fueron 79% para suelos cultivados y 69% para pastizales. Para bosques, no se calculó un coeficiente promedio debido a la gran dispar- idad entre ambos estudios y ese uso del suelo se excluyó del presente trabajo. Para estimar la variación en profundidad de esa fracción estabili- zada se usaron datos de 14 suelos locales (Ojeda et al., 2018). Los perfiles de la relación (carbono orgánico particulado/carbono orgánico total) x 100 variaron entre 18% y 24% sin una clara ten- dencia en profundidad por lo que se aplicó el valor medio del coeficiente de estabilización en superficie a todas las capas de suelo. El déficit de saturación se calculó como la diferencia entre la capacidad de carbono y el carbono estabi- lizado en la fracción fina del suelo. La relación de saturación se calculó como (carbono en la fracción fina/capacidad de carbono) x 100. Los resultados se expresaron como stocks de carbo- no afectando la concentración de carbono por la densidad aparente de cada estrato de suelo. El mapa de saturación de carbono de la Región Pampeana se elaboró usando una librería de datos de textura, contenido de carbono orgánico y usos del suelo a nivel de partido previamente elaborada (Berhongaray et al., 2013) usando métodos similares a los aplicados a nivel de sitio.

Métodos de regresión simple y múltiple se usaron para relacionar variables. La variable dependiente fue el déficit de saturación y los predictores fueron el contenido de partículas finas del suelo, la profundidad, el pH, la conductividad eléctrica, la temperatura y la precipitación del sitio y el uso del suelo como variable categórica. El carbono orgánico total no fue testeado como predictor debido a su fuerte correlación con las otras variables (Berhongaray et al., 2013). Se testearon términos lineales, cuadráticos e inter- acciones (Colwell, 1994) que se incluyeron en los modelos solo si eran significativos (P< 0.05) o incrementaban el R2 en 1% o más. La selección de predictores se hizo por forward stepwise y se chequeó la autocolinealidad de los predictores por el VIF (Neter et al., 1990). La performance de los modelos se analizó usando IRENE (Fila et al.,

2003). Modelos mixtos se emplearon para testear diferencias en el déficit de saturación entre usos del suelo (Littell et al., 1998). El establecimiento se tomó como efecto aleatorio y el uso como efecto fijo (P< 0.05), anidando la profundidad dentro del tratamiento debido a la no indepen- dencia de datos tomados de un mismo perfil. Variables de clima y suelo se testearon como covariables. Los promedios se separaron por contraste lineales.

Resultados y Discusión

La variabilidad de las condiciones de clima y suelo fue enorme entre los sitos de muestreo y ha sido descripta anteriormente (Alvarez et al., 2018; Berhongaray et al., 2013). El déficit de saturación aumentó en sitios de alta temperatura (R2 = 0.30) y decreció con la precipitación (R2 = 0.18), pero la variable determinante fue la textura. A medi- da que aumentaba el contenido de partículas finas del suelo aumentaba el déficit (R2 = 0.70). Otras variables tuvieron escaso o nulo impacto sobre el mismo. La profundidad también tuvo un alto impacto (Figura 1). Mientras que la textura media y la capacidad de carbono no mostraron una clara tendencia en profundidad, el déficit de saturación estaba muy estratificado como contraparte de la estratificación del contenido de carbono orgánico de las muestras. A mayor profundidad, mayor déficit de saturación. Hubo diferencias significativas (P< 0.05)  en el déficit de saturación entre usos del suelo en el orden bajos hidromórficos > suelos cultivados > pasti- zales. Integrando el estrato 0-1 m, la relación de saturación promedio fue del 23%.

Un modelo de regresión múltiple permitió expli- car la mayor parte de la variabilidad del déficit de saturación:

Def. sat. (t ha-1) = -135 + 2.3 (arcilla+limo < 20 μ)   + 0.45 prof. (cm) + 8.2 temp. (ºC)         – 0.029 Lluvia (mm) + 5.8 Bajos – 4.2 Pastizales                          (ec. 1)

El modelo tuvo muy buena performance con ordenada no diferente de 0 y pendiente no di- ferente de 1 (Figura 2).

El déficit de saturación de los suelos pampea- nos copió el gradiente textural de la región (Figura 3).  El déficit se incrementó del sudoeste al nores- te. En la Región Semiárida, el déficit era bajo y en

la porción más húmeda y con suelos más finos se incrementó. Comparando partidos con ubicaciones extremas el déficit de sa- turación llegó a incrementarse en un orden de magnitud. En promedio para toda la región el estrato 0-25 cm puede secuestrar un 20% de la capacidad total de secuestro de carbono en el primer metro del perfil. Esta capacidad es muy grande llegando a cientos de toneladas de carbono por hectárea en la Pampa Ondulada y áreas circundantes.

Figura 1. Box plot de textura, carbono orgánico, carbono estabilizado en la fracción fina y déficit de saturación de los suelos muestreados (n = 296) en relación a la profundidad de la capa de suelo. Se grafican los percentiles 5, 25, 50, 75 y 95.

Figura 2. Relación entre el déficit de saturación observado en suelos pampeanos y el estimado por el modelo de regresión de la ec. 1.

El gradiente textural fue el principal controlador del déficit de saturación en la Región Pampeana. Los suelos más are- nosos estaban cerca de la saturación de carbono mientras que suelos de textura fina tienen una alta capacidad de secuestro de carbono. Resultados similares han sido reportados en otras áreas (Wiesmier et al., 2014; Di et al., 2017). En el caso de suelos de textura franco arcillo limosa del noreste de la región, el secuestro potencial de carbono equivale a 2-3 veces el nivel actual de carbono. Los estratos profundos del suelo son los que poseen mayor capa- cidad de secuestro de carbono debido a su bajo nivel de materia orgánica. Por de- bajo de 25 cm de profundidad se puede secuestrar un 80% del potencial total de secuestro de los suelos. Efectos climáticos como los detectados en la Pampa han sido reportados en estudios regionales en Alemania (Wiesmier et al. 2014) y se deben a los efectos conocidos del clima sobre el balance de carbono del suelo. A mayores precipitaciones aumenta el input de car- bono en restos vegetales y a mayor tem- peratura se acelera la mineralización de la materia orgánica, impactando ambos procesos el nivel de carbono secuestrado en el suelo y en contraparte, sobre el déficit de saturación. Posiblemente en los bajos el déficit de saturación es mayor a otros usos del suelo debido a la baja productividad primaria neta de estos sitios (Paruelo et al., 2010), mientras que en suelos agrícolas las pérdidas de carbono debidas al uso agrícola pueden justificar su mayor déficit respecto de pastizales (Berhongaray et al., 2013). Sin embargo, éstos últimos tampoco estaban saturados de carbono en la fracción estable y en el caso de sitios con texturas finas aún los pastizales pampeanos tienen alta capacidad de secuestrar carbono.

Se estimó que la capacidad potencial de secuestrar carbono de la Región Pampeana es equivalente al C-CO2 que produce Argentina en 330 años por quema de combustibles fósiles (World Bank, 2018). No sería esperable que mu- chos suelos puedan alcanzar su capacidad de carbono, pero si se aplican prácticas de manejo tendientes a secuestrar carbono, la región es un sumidero de carbono muy importante. La Pampa Ondulada y las áreas circundantes son las que tienen mayor potencial de secuestro debido a su clima húmedo y textura fina y es en esta subregión donde los esfuerzos para aumentar el carbono del suelo pueden generar mayores resultados. Se trata de un área de alto potencial de rendimiento (De Paepe et al., 2013) donde las mejoras tecnológicas que impacten la produc- tividad de los suelos pueden llevar al secuestro de carbono.

Figura 3. Mapa del déficit de saturación de los suelos pampeanos.

Referencias bibliográficas

Primicias Rurales

Fuente: Engormix

El 1 de octubre vence el plazo para reacreditarse en programas de sanidad animal

El 1 de octubre vence el plazo para reacreditarse en programas de sanidad animal

La reacreditación es destinada para veterinarios/as y técnicos/as de todo el país cuya acreditación se haya realizado antes del 1 de octubre de 2016.

Buenos Aires, 9 septiembre (PR/20) — El 1 de octubre de 2020 vence el plazo para que técnicos/as y veterinarios/as en los programas de Sanidad Animal realicen la reacreditación, según la prórroga establecida en la Resolución 474/2020 del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa).

Deben realizar la reacreditación veterinarios/as privados/as, técnicos/as, inspectores/as sanitarios/as, vacunadores/as u otros/as operadores/as privados/as que desempeñan tareas vinculadas con el bienestar animal y los diferentes programas sanitarios de la Dirección Nacional de Sanidad Animal DNSA) del Senasa que realizaron su acreditación con anterioridad al 1 de octubre de 2016.

La vigencia de las acreditaciones es de tres años y se otorga un año de gracia para que se realice dicha gestión; cumplido ese lapso, el sistema la dará de baja.

“Los profesionales acreditados constituyen una parte fundamental de la DNSA, porque realizan tareas a campo de sus distintos programas sanitarios. Contamos con un nuevo sistema de reacreditación, que se puede realizar desde la casa o lugar de trabajo del profesional”, afirmó Fiorella Arienti, referente de capacitación de la DNSA del Senasa.

El nuevo sistema de reacreditación es gratuito (no tiene costo para el o la profesional y/o técnico/a) y por internet, dado que se realiza enteramente a distancia. Desde el 26 de mayo hasta el día de la fecha, se registran más de 9500 reacreditaciones.

Para su implementación, se incorporó una evaluación con la modalidad de encuesta o “check list” que, una vez completada, se validará automáticamente y actualizará los datos previamente registrados en el sistema.

Para inscribirse se debe ingresar a través de la página web de la AFIP, con clave fiscal y seguir estos pasos:
• Ingresar a “SAC”, el Sistema de Administrador de Cursos (aplicaciones en azul)
• Completar los datos personales y profesionales (técnico/a o veterinario/a)
• Ir a Cursos – Inscripción a cursos DNSA – Consultar.
• Inscribirse (lupa) al curso de reacreditación que se desee
• Cursos – Consulta de inscripciones realizadas – Examen (checklist)
Se debe tener en cuenta que si se es vacunador/a, ISA o Técnico/a Acreditado/a en garrapatas, al completar los datos profesionales se debe indicar en Actividad que se es técnico/a.

Asimismo se encuentra disponible en la página web del Senasa la Biblioteca para el acreditado en Sanidad Animal, donde hay información, normativa y material complementario necesarios para el examen. Se trata de un espacio de consulta permanente para todos los acreditados.

Esta modalidad seguirá disponible para los/as profesionales que deban reacreditarse en el momento que tengan vencida su acreditación.

Para obtener más información, los/as interesados/as pueden consultar la página web del Senasa o escribir un correo electrónico a: acreditados.dnsa@senasa.gob.ar

Primicias Rurales

Fuente: SENASA