Una historia conocida: El desacople de los precios internacionales y los domésticos

Buenos Aires, 22 de enero (PR/21) .-  Próximo a asumir el actual gobierno, a través de diferentes voceros, se manifestó -en su momento- interesado en el “desacople de los precios internacionales y los domésticos”, así se planteó desatar las tarifas de energía de los precios internacionales del sector. La propuesta se trasladaba también a la discusión por los alimentos, donde buscarían generar una desvinculación entre los citados precios, para evitar que cualquier movimiento en la cotización del dólar impacte en la inflación –se dijo-, e incluso un actual integrante del Gabinete llego a proponer la recreación de la Junta Nacional de Granos.
Una de las formas clásicas de desacoplar los precios globales de los precios locales es a través de los derechos de exportación (DEX), conocidos como “retenciones”. El instrumento, cuestionado por la Organización Mundial de Comercio y comprometido a la baja en el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea, formo parte de las estrategias en análisis, consistentes en volver a la fórmula de un porcentaje centrado en los alimentos, lo cual se cumplió y actualmente está vigente con una fuerte suba en las alícuotas. Ahora bien la crisis económica y la suba imparable de los precios internacionales de los commodities agrícolas, ha llevado otra vez a reactualizar la política del desacople y el riesgo de reiterar severos errores del pasado.

El cisne negro

Es cierto que la realidad, le presento al Ejecutivo un cisne negro: “el COVID-19”, lo cual genero circunstancias extremadamente negativas que estuvo enfrentando durante casi todo el año 2020, tales como: a) los efectos de la crisis cambiaria iniciada a mediados de 2018, b) las medidas de aislamiento que afectaron negativamente la actividad económica, lo que llevo a que en el segundo trimestre del año el producto bruto interno tocó un mínimo histórico, llevando el nivel de ingreso a valores equivalentes a los de 1975, c) políticas de expansión del gasto con una capacidad de financiamiento mínima, d) el proceso de reestructuración de la deuda pública, y e) el financiamiento vía emisión monetaria de las medidas compensatorias, lo cual genero severos desequilibrios en el mercado cambiario, que deben ser resueltos en el corto o mediano plazo.

Retenciones

Como expectativa, probablemente se pueda esperar que el PIB recupere durante 2021 la mitad de lo perdido en 2020. La inflación tendería a alcanzar guarimos mucho mayores, en un año político, y se podría pensar en una probable recuperación de la demanda, la flexibilización de algunos precios y una incierta evolución de los tipos de cambio oficial y su brecha con los dólares alternativos.
Volviendo a las retenciones, técnicamente denominadas Derechos de Exportación, son un arancel que se aplica a las exportaciones. Ahora bien, las retenciones obviamente tienen efectos en el frente de la recaudación, de desacople de los precios domésticos de los internacionales, para algunos economistas la generación de dos tipos de cambio efectivos que servirían para estimular la inversión industrial, además de “planchar” los precios internos, etc.
Ahora bien, la experiencia en el pasado, demostró que las retenciones (DEX) aplicadas en sector energético y en el agropecuario no generaron el primer efecto, aportaron una suma enorme de divisas a las arcas fiscales, sin que dicha bonanza haya sido destinada al mejoramiento del país y en cambio redujo sustancialmente la superficie y el volumen de la producción.
Así dichos impuestos «impactan negativamente sobre la oferta del sector, contrayendo su producción”. Si esta baja, entonces ingresan menos divisas y la economía se resiente. Si la oferta se contrae y entran menos dólares, los precios de los productos suben o, en el peor de los escenarios, va a generarse desabastecimiento.-

Fragilidad extrema

En la actualidad en ciertos productos como la soja y sus derivados, el “desacople” real y efectivo, lleva a que el productor perciba un tercio del precio del producto en el mercado internacional, medido en dólares estadounidenses billete.-

Se puede pensar que el actual incremento de los precios de los commodities a nivel internacional, lleve a que se verifique el fenómeno conocido como la “enfermedad holandesa”?

La enfermedad holandesa es un fenómeno económico que se refiere a los efectos nocivos del aumento repentino en los ingresos de un país.
La enfermedad holandesa suele relacionarse con el descubrimiento de nuevas fuentes de recursos naturales. No obstante, puede ocurrir con el desarrollo de cualquier actividad que genere un aumento importante de los ingresos en divisas, como es el caso del aumento del precio de los productos de origen agropecuario.

Origen de la enfermedad holandesa

En la década de los 60, en Holanda hallaron grandes reservas de gas natural en el Mar del Norte, lo que generó un aumento importante de sus riquezas y, por ende, mayor ingreso en divisas por la explotación del gas.
Contrario a lo que podría pensarse sobre las consecuencias del aumento de la riqueza, algunos fueron negativos para el país, teniendo fuertes repercusiones en segmentos económicos importantes, a esta paradoja del ingreso se la conoce como “la enfermedad holandesa”.

Una historia conocida: El desacople de los precios internacionales y los domésticos

El Productor y la recuperación

Finalizando, sería deseable que los gobernantes actuales consideren las experiencias propias del pasado, y generen políticas que favorezcan la inversión en los sectores más competitivos y con más rápida recuperación, en un plan a mediano y largo plazo.

Solo pensar en redistribución de ingresos vía aumentos en las retenciones a la producción, usar instrumentos como fideicomisos, u otras alternativas, etc., ha demostrado que solo un integrante de la cadena productiva es el que soporta toda la presión, ineficiencia y reducción de sus ingresos, no importa cómo se denominen ni en donde se originen: el productor, y es justamente desde el donde debe pensarse la recuperación duradera

Fuente: Hector Tristan | Tristan y Asociados | Fuente: Horizonte A

Primicias Rurales

Fuente: agronegocios

El cuento no se termina: en 2021 China seguirá comprando más carne vacuna

El cuento no se termina: en 2021 China seguirá comprando más carne vacuna

Por Nicolas Razzetti

Buenos Aires, 21 de enero (PR/21) .- El peso de China en el mercado mundial de la carne vacuna es cada vez mayor. Y eso a pesar de que se estima que este año el gigante asiático tendrá una recomposición de su producción porcina.

De acuerdo con un reciente informe del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), el comercio global de carne vacuna llegará a las 10,8 millones de toneladas, de las cuales 2,8 millones irán hacia China, provenientes sobre todo de los países sudamericanos. En términos interanuales el incremento en sus importaciones de carne vacuna sería del 3,5%.

El mercado chino representará entonces en 2021 el 26% del total del comercio mundial de carne vacuna y a la vez duplicará en compras al segundo mayor importador del ranking, Estados Unidos, que comprará unas 1,4 millones de toneladas de carne vacuna el año que se inicia. Es decir: uno de cada cuatro kilos exportados este año irán a parar a China.

Para la Argentina es un dato crucial que China mantenga e incremente sus importaciones de carne vacuna, ya que en 2020 se batieron récords de exportación del alimento, con unas 920 mil toneladas embarcadas, de las cuales el 75% tuvieron ese destino. Es decir, lo que suceda con China es crucial para el sostenimiento de este flujo de negocios, que el año pasado aportó divisas por unos 2.500 millones de dólares.

El consultor uruguayo Rafael Tardáguila de Fax Carne indicó: “El aumento en importaciones será moderado, pero es un nuevo crecimiento al fin y se da en un proceso de incremento o recomposición de su producción de cerdos. China será el destino excluyente en el comercio internacional de carne bovina, duplicando a Estados Unidos, cuyas compras caerán 8%”.

Al país asiático le viene faltando todo tipo de carne por la crisis que sufrió desde 2018 su rodeo porcino a causa de la difusión de la Peste Porcina Africana, que obligó a la matanza de millones de animales. Por eso este año tendrá un déficit de 12 millones de toneladas de carne de cerdo. Se calcula que producirá 43,5 millones de tonelada, cuando hace 3 años llegaba a 55 millones.

Pero además de tener un déficit productivo crece el consumo de su población, lo que se traducirá en más importaciones de la especie vacuna, que se multiplicaron por 3 en los últimos 5 años, al pasar de 900 mil a las mencionadas 2,8 millones de toneladas previstas para este año.

En cuanto al consumo interno de las tres carnes, según la estimación del USDA, crecerá más de 3% el de carne bovina, 11,6% el de carne porcina y 1,3% el de pollos

Fuente: Bichos de Campo

Primicias Rurales

«DESACOPLE» y PRECIOS de los ALIMENTOS en tu MESA

«DESACOPLE» y PRECIOS de los ALIMENTOS en tu MESA

Por Monica Ortolani | Tonica Online | Docente de Agroeducación

“El aumento del precio internacional de los granos es la mejor noticia para la mesa de los argentinos”, dice la Federación de Acopiadores

“El aumento del precio internacional de los granos es la mejor noticia para la mesa de los argentinos”, dice la Federación de Acopiadores

Buenos Aires, 12 enero (PR/21) — No existe país donde el aumento de los precios de sus exportaciones sea considerado un problema, cuando, por el contrario, es una bendición.
El fisco recaudará más de U$S 2.400.000.000 millones por encima de lo presupuestado en materia de retenciones gracias a esta suba. Al mismo tiempo, ingresarán al Banco Central más de U$S 5.000.000.000 millones adicionales por mayores exportaciones del sector.
Con el 5% del aumento extra del ingreso por retenciones, el Estado podría regalarles a las empresas avícolas el maíz equivalente a dos meses de actividad.

Frente a las circunstancias que rodearon la decisión del Gobierno de cerrar por dos meses las declaraciones de ventas al exterior, la Federación de Acopiadores propone el siguiente análisis:
Escenario: La sociedad está sufriendo mucho por la presencia de un hecho imprevisto como es el COVID-19 y los costos de su lucha. Esto ha trastocado la vida cotidiana de todos y ha hundido profundamente la economía.
Muchos años de recesión, aumento sostenido de la pobreza, caída fortísima del PBI, elevadísimo desempleo, éxodo de empresas, niños sin clases, inversión neta negativa y, toda una Argentina en estado de agotamiento físico y psíquico, exigen a la clase política y a los dirigentes la mayor mesura en sus actos, equilibrio en las palabras y un profundo conocimiento de los problemas que se deben enfrentar.

La historia juzgará quiénes fueron los que apostaron por la cordura, la paz social, la defensa de los intereses comunes y del futuro de los argentinos por encima de meras prebendas sectoriales.

Conocimiento y verdad: Creemos que el Sr. Presidente de la Nación debería apartar de su cargo a quien le comenta que un argentino paga el asado igual que un ciudadano alemán, cuando Argentina ocupa el quinto puesto, entre 103 países, de la carne más barata del mundo.

También falsean la verdad y generan discordias quienes afirman que los productores argentinos venden los granos en dólares a los precios internacionales, cuando por el maíz reciben $ 17.900 por tonelada y el precio internacional FOB es de U$S 253 por tonelada. En tanto, por la soja cobran $ 29.900 la tonelada con un precio internacional de U$S 550 por tonelada.

Estas afirmaciones atentan claramente contra la figura y envergadura presidencial, además de generar enconos y enfrentamientos estériles.

Los hechos: Haber cerrado las declaraciones de ventas al exterior durante enero y febrero con el propósito de asegurar el abastecimiento interno cuando, según el Ministerio de Agricultura, hay más de 10 millones de toneladas de maíz y una necesidad interna de 5,7 millones de toneladas -o según los privados una necesidad de 3,4 millones-, exime de cualquier comentario sobre la razonabilidad de la medida.

El problema no radica en los stocks o precios elevados, lo verdaderamente importante es el quebrantamiento de los mecanismos de ahorro e inversión y la crisis de confianza entre actores del mercado interno.

Ambos factores inducen a ahorrar en mercadería y a comercializar con actores que minimicen los riesgos y plazos de cobranza. Nadie quiere vender sus granos en pesos y cobrar a los 60 días.

Por otro lado, debemos resaltar que hay muchos consumos que no tienen problemas de abastecimiento al haber armado redes de confianza y provisión. No se pueden sostener mecanismos de comercialización “just in time” de acuerdo a las necesidades de los compradores. Los abastecimientos a la industria deben ser estratégicamente programados.

El mensaje: queremos decirle al Sr. Presidente de la Nación que la suba del precio de los granos es la mejor noticia que podría recibir nuestra economía y la mesa de los argentinos. No hay país donde el aumento de los precios de sus exportaciones sea considerado como un problema, al contrario, es una bendición.

El fisco recaudará más de U$S 2.400.000.000 por encima de lo presupuestado en materia de retenciones gracias a esta suba. Al mismo tiempo, ingresarán al Banco Central más de U$S 5.000.000.000 millones adicionales por mayores exportaciones del sector.

Como ejemplo y como dato para dimensionar y tomar conciencia sobre los efectos positivos del aumento de los precios de los granos, podemos afirmar que con el 5% del aumento extra del ingreso por retenciones se les puede regalar a las empresas avícolas el maíz equivalente a 2 meses de actividad. Al mismo tiempo, se pueden diseñar mecanismos que defiendan la mesa de los argentinos vulnerables sin distorsionar ni achicar los mercados granarios y evitando los inexplicables derroches de subsidios al consumo de quienes no lo necesitan.

Por favor, no veamos un problema donde está la solución. Demos la bienvenida al aumento de los precios internacionales, consolidemos el proceso de incremento de la producción de maíz y generemos mecanismos inteligentes de ayuda a los necesitados.

Sr. Presidente, escuche a los que conocen del problema, están en su Ministerio de Agricultura y en los eslabones de la cadena productiva.

Primicias Rurales

Fuente: Federación de Acopiadores

 Expectativas en el sector inmobiliario

 Expectativas en el sector inmobiliario

Por el arquitecto Guillermo Cervini, titular de BPK, Director de El Salvaje, Chacras Marítimas

Buenos Aires, 6 de enero (PR/21).- La salida paulatina de la pandemia y el movimiento económico en busca de nuevas inversiones presenta un próspero escenario para el 2021. Después de un año en donde el PBI bajó aproximadamente 12 puntos, la mayoría de las industrias deberán plantear una recuperación que incluya la industria inmobiliaria.
La construcción es un motor que impulsa y tiene un círculo virtuoso que moviliza a diversas
actividades y hoy es una oportunidad porque los valores se han reacomodado y los precios ofrecen
una baja sustancial convirtiendo a la construcción en un verdadero refugio de valor.
Con respecto a los desarrollos inmobiliarios, se divisa una reactivación de la demanda de la mano
de un probable blanqueo de dólares, créditos hipotecarios y una caída de los precios de la
construcción medidos en dólares. De esta manera, se multiplican las alternativas de inversión tanto para quienes consideran el ladrillo como una reserva de valor como para los que buscan un cambio de estilo de vida. Hay un rebrote de la actividad constructiva gracias a que un segmento de la población invierte en ladrillos dado que tiene necesidades de vivienda y dólares disponibles. El
sector atrae inversiones de quienes tienen excedente de pesos y dólares ya que el ladrillo no es
sólo una opción de resguardo de capital sino de mejor rentabilidad.
Las dificultades para ahorrar en dólares impulsaron un aumento de la demanda de desarrollos en
pozo y lotes para edificar, beneficiándose los proyectos residenciales premium y barrios privados.
El aislamiento impuso nuevos hábitos a la hora de pensar qué y dónde comprar o vender,
acelerando paralelamente el crecimiento suburbano. Con una mayor preocupación por la salud y la
seguridad, la necesidad de entornos de menor densidad y más espacio solo ha crecido. La
población comenzó a contemplar como prioridad el hábitat natural y la calidad de vida, buscando el
diferencial en hogares con mayor amplitud, contacto con el verde y el teletrabajo. Un mercado 100% de consumidor final que dirige su énfasis hacia la sostenibilidad con miras no sólo al verano sino también al resto del año.
Nuestro sector se caracteriza por una gran resiliencia, debiendo brindar permanentemente
creatividad, innovación, profesionalización y experiencia. Ejemplo de ello es la oferta de viviendas “llave en mano a precio cerrado”, como la que ofrece desde hace años BPK SA a través de El Salvaje, Chacras Marítimas, www.elsalvaje.com.ar, una propuesta atractiva de inversión rápida que permite convertir pesos en dólares, con facilidades de pago y variadas opciones de financiación.
Se trata del primer desarrollo sustentable de la costa con 400 hectáreas, emplazado entre el campo y el mar a tan solo cuatro horas de la Capital Federal, representando una alternativa ideal en este nuevo escenario tanto para esta generación como para quienes planifican un retiro temprano.
Es ahora donde la industria de bienes raíces tiene la oportunidad de tomar la iniciativa en el uso de
habilidades de planificación y estrategias de inversión para remodelar los entornos de trabajo y
estilos de vida. A ello se suma la incorporación de formatos virtuales que se han convertido en
herramientas en la nueva normalidad, utilizando funciones de transmisión en vivo y en redes
sociales. Jornadas de recorridos a puertas abiertas con acceso a la información que permite al
cliente migrar cómodamente hacia las transacciones.
Las proyecciones para este año en cuanto a cantidad de operaciones serán positivas. La clave es
la confianza y definitivamente una buena propuesta para el consumidor

Primicias Rurales

Fuente:

Rascando silos de soja en USA. El rally sigue y sigue.

Rascando silos de soja en USA. El rally sigue y sigue.

Celina Mesquida – RJO’Brien | Directora de Agroeducación | Especial para Agroeducación