No hay sustentabilidad sin seguridad jurídica, ni respeto a la propiedad privada

No hay sustentabilidad sin seguridad jurídica, ni respeto a la propiedad privada

Buenos Aires, 22 de octubre (PR/20).- En virtud de los hechos de público conocimiento relativos a la toma ilegal y usurpación de tierras en distintos puntos de nuestro territorio, desde la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid) repudiamos toda acción que avasalle los derechos y obligaciones establecidos por nuestras leyes.

El Art. 17. de nuestra Constitución Nacional expresa que la propiedad es inviolable, y ningún habitante de la Nación puede ser privado de ella sino en virtud de sentencia fundada en ley. La expropiación por causa de utilidad pública debe ser calificada por ley y previamente indemnizada. Sólo el Congreso impone las contribuciones que se expresan en el Artículo 4º. Ningún servicio personal es exigible, sino en virtud de ley o de sentencia fundada en ley (…) La confiscación de bienes queda borrada para siempre del Código Penal argentino. Ningún cuerpo armado puede hacer requisiciones, ni exigir auxilios de ninguna especie. Asimismo, el Artículo 14 de nuestra Carta Magna establece que todos los habitantes de la Nación gozan del derecho de usar y disponer de su propiedad.
En la misma línea, creemos es fundamental el cumplimiento del Art 14 bis, que establece que la Ley deberá garantizar la protección integral de la familia (…) y el acceso a una vivienda digna.
Confiamos en la lucha honesta por el cumplimiento de nuestros derechos ciudadanos, pero estamos convencidos que la misma debe realizarse en el marco que establece nuestro sistema legal, sin avasallar los derechos de nuestros conciudadanos.
Como Institución que vela por una producción agropecuaria sustentable, creemos que no hay sustentabilidad posible sin seguridad jurídica. La propiedad privada es un pilar fundamental para alcanzar el desarrollo sostenible con equidad al que todos los argentinos aspiramos, paradójicamente su defensa protege a los más débiles de la sociedad, no a los más fuertes.
Desde Aapresid apelamos a la resolución por vía legal de dichos conflictos en pos de garantizar el pleno derecho de los ciudadanos.

Primicias Rurales

Fuente: aapresid

Carnes: Se requieren de políticas activas que corrijan los problemas y alienten las inversiones

Carnes: Se requieren de políticas activas que corrijan los problemas y alienten las inversiones

Por: Daniel Urcía*

Buenos Aires, 19 octubre (PR/20) — Desde Fifra se piden señales claras como la baja en los derechos de exportación a la carne, su quita para la venta al extranjero de cueros crudos, correcciones en la aplicación del IVA y la autorización de tests rápidos para costos más bajos.

Las faenas siguen a buen ritmo, tanto la de bovinos como la de porcinos y también es bueno el nivel de abastecimiento de carne al mercado interno y a la exportación lo que significan buenas noticias para el sector y para la economía nacional.

En los primeros 9 meses del año la faena de vacunos acumula 10,5 millones y la de porcinos 5,23 millones de cabezas. Eso permite proyectar para todo el año una faena vacuna de más de 14 millones y de casi 7 millones de porcinos.

Como dijimos en el mes anterior, esto ayuda y sostiene los mayores costos internos y la pérdida de valor de subproductos, pero no genera expectativas de inversiones.

Para consolidar el sector se necesitarían señales claras y precisas por parte del Gobierno.

Es alentador que el Consejo Agroindustrial Argentino y las autoridades nacionales tengan en la agenda el tema “carnes” pero, en paralelo, que no se hayan disminuidos los derechos de exportación porque cierto sector del gobierno tema por el impacto que esa medida podría generar en los precios del mercado doméstico, neutraliza y casi que desmotiva las inversiones en el sector.

Además, la demora injustificada en la promulgación del decreto que exime del pago de derechos de exportación a los cueros crudos bovinos implica menos ingresos para el sector, menos divisas para el país y menos empleo.

El mercado interno está muy bien abastecido, en volumen suficiente de carne bovina, porcina y aviar, superando el consumo per cápita los 115 kg/habitante/año (52 de carne vacuna, 48 de carne aviar y 17 de carne porcina).

Eso permite que los precios se adecúen en función de las leyes de la oferta y demanda, atendiendo tanto al mercado doméstico y a la exportación. La mejor demostración ha sido lo que sucedió en el sector porcino. El valor del cerdo se recuperó sustantivamente siguiendo el aumento del valor del maíz y, sin embargo, no se vieron menguadas las ventas. Algo similar deberá suceder cuando la hacienda terminada en los feedlots adecúe sus precios al alza que permitirán corregir los mayores costos de la invernada y de la alimentación con su debido correlativo en el precio de la carne a nivel de carnicerías.

Está claro, y debemos entender, que Argentina es un país con serios problemas en su económica donde el mercado de carnes es el mejor ejemplo de transparencia en la composición del producto final y de la hacienda por la cantidad de oferentes y demandantes. Toda intervención del Estado lo único que generaría es mayor distorsión y desaliento de inversión. Los antecedentes del pasado que favorecieron la liquidación del stock vacuno en un volumen similar al rodeo ganadero del Uruguay nos enseñaron eso y, una década después, no logramos recuperar ese stock.

Las condiciones ambientales, como por ejemplo la sequía que afecta a una enorme región y a diferentes actividades productivas, condiciona la actividad. A eso, no debemos sumarles incertidumbres de políticas cambiantes. El sector demostró que puede sobrevivir sin políticas activas pero no ocurre lo mimos ante políticas destructivas.

Mientras tanto el Covid se siguen difundiendo y el mejor método de prevención es la realización de testeos. Desde el sector industrial se intentó acordar con laboratorios de provisión de test rápidos a un bajo costo y asegurando la intervención para su realización de profesionales de la salud a os efectos de proteger de los trabajadores y asegurar la continuidad de la producción; pero los intereses de unos pocos hicieron que esto no sea posible su instrumentación y la falta de una respuestas contundentes del ministerio de Salud hacen que esa solución no sea posible. El test se debe pagar hasta 10 veces más de lo que se pagaría en la compra directa, esto implica que en lugar de hacer testeos semanales se deban hacer a un ritmo muy inferior y por ende la detección a tiempo también se ve dificultada.

Con respecto a las cuestiones impositivas hemos solicitado al presidente y vicepresidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda como a todos los diputados nacionales por las provincias de Córdoba, Santa Fe y Entre Rios, la inclusión en la Ley de Presupuesto Nacional la corrección en la Ley de IVA de la alícuota aplicable al servicio de faena. Anhelamos e imploramos que den tratamiento a nuestra solicitud, no representa impacto fiscal y es una solución técnica a un problema operativo que contribuye a la informalidad.

(*) Presidente de Fifra

Primicias Rurales

Fuente: Fifra

Estudio analiza cuánto invierte la agroindustria en la Argentina: U$S 9.160 millones anuales

Estudio analiza cuánto invierte la agroindustria en la Argentina: U$S 9.160 millones anuales

Por Julio Calzada y Federico Di Yenno*
Rosario, 16 octubre (PR/20) — Hemos procedido a estimar, de manera aproximada, la inversión anual que realiza el sector agroindustrial en la economía de Argentina, la cual alcanza un valor aproximado de U$S 9.160 millones. No se contabilizan aquí las erogaciones que realizan los productores agropecuarios para implantar los 6 cultivos principales (soja, maíz trigo, girasol, cebada y sorgo) y el resto de los cultivos y productos. La inversión del sector comprende erogaciones en construcciones, maquinarias y equipos de transporte.

Gran parte de la inversión que se hace en la economía argentina, año tras año, corresponde a construcciones tanto residenciales como no residenciales. Según datos del INDEC, el 62 % de la inversión del año 2019 fueron asignados a construcciones. El resto de la Formación Bruta de Capital Fijo (FBCF) se agrupa en maquinaria, equipos y transporte.

Esta clasificación surge de las consideraciones que se toman en la medición de las cuentas nacionales, elaboradas por el INDEC. En el artículo se toma el concepto de FBCF análogo al de inversión. Según estos cálculos, en el año 2019 la inversión total alcanzó un valor de 60.213 millones de dólares.

En la metodología de Valverde (2018) se aplica una participación de la inversión del sector agricultura y pesca, al 9,5 % del total de la inversión en maquinarias y equipos y un 6,8 % de la inversión en construcción no residencial. Como se considera que la agroindustria abarca sectores manufactureros, de transporte y de comercio adicionales, en base a las participaciones de las actividades incluidas en Coremberg (2018), se aproxima la participación de la agroindustria en la inversión de maquinarias y transporte en el orden del 20,8 % y del 11,8 % de la construcción total.

Aplicando estas participaciones a los datos brutos del INDEC, sumados a la inversión en otros activos, se arriba a una inversión total del sector del orden de los 9.160 millones de dólares en el año 2019.

Este valor se trata de una aproximación puntual a la inversión realizada por el sector agroindustrial en el año 2019. Si tomamos el método de aproximación descrito en el párrafo anterior, se puede aproximar la inversión del sector agroindustrial para el período 2004-2019. Para una estimación más precisa se debería replicar la metodología de Valverde (2018) utilizando y agregando los sectores desde las fuentes de información primarias que componen el sector agroindustrial y calcularlos para todo el período determinado.

En base a los datos obtenidos de manera preliminar, se puede inferir que la inversión de la agroindustria tuvo una fuerte correlación con el VA agregado del sector. Esto quiere decir que, a medida que el campo y la industrialización de estos productos fueron generando un mayor valor agregado, se ejecutaron las inversiones necesarias para seguir incrementando y mantener esta producción año a año.

Por otro lado, se puede notar en la serie una caída importante en los valores calculados para el año 2018 y 2019. La reducción en la inversión de estos años tuvo que ver con varios factores que se unieron en su momento, tales como:

a) la sequía más importante de los últimos 50 años, en el año 2018;
b) el aumento en la tasa de interés doméstica;
c) menores precios internacionales de los commodities, comparado con el ciclo 2011-2014;
d) el aumento en el tipo de cambio y el incremento en los derechos de exportación en diversos sectores de la matriz agroexportadora.

En el año 2019, cabe resaltar, que a pesar de la mayor producción agrícola, la inversión del sector siguió disminuyendo. La caída de la inversión del sector en los años 2018 y 2019 se puede corroborar con otros indicadores, como el patentamiento de comerciales pesados y camiones, la venta de maquinaria agrícola o las importaciones de bienes de capital en general.

En el Informativo semanal N° 1.927 se definió al “Sector Agroindustrial” como al conjunto de actividades de la agroindustria propiamente dicha como así también a la actividad primaria, que permite la obtención de las materias primas necesarias para su procesamiento.

La agricultura, la ganadería, la apicultura, la acuicultura, la pesca, la silvicultura y la explotación forestal integran el sector primario de la economía, que comprende las actividades productivas de obtención de materias primas destinadas al consumo o a la industria, a partir de los recursos naturales.

La agroindustria es la actividad económica que comprende la industrialización y comercialización de productos agropecuarios, forestales y biológicos. Tiene a su cargo la fundamental tarea de transformar los productos generados en el sector primario, agregando valor a los mismos.

Por su importancia relativa, esta actividad es estratégica para el desarrollo económico y social de la República Argentina y tiene un gran potencial de crecimiento. Agrupadamente, el conjunto de empresas que trabajan cotidianamente en la agroindustria son pilares fundamentales para asegurar un mayor nivel de producción, agregado de valor, exportaciones y empleo con su consiguiente impacto positivo en la distribución del ingreso y la equidad social.

En la literatura reciente se encuentran dos trabajos en donde se calcula la FCBF por diferentes sectores. Uno elaborado por Coremberg (2009) realizado en el marco del proyecto ARG ARKLEMS y el trabajo de Valverde (2018) realizado en el marco del proyecto LA-KLEMS coordinado por CEPAL y financiado por el BID. En el trabajo más reciente, el que se utilizó como base, Valverde (2018) calcula la FBCF del sector agrícola y pesca en base a diferentes datos sectoriales: los Informes Sectoriales de Maquinaria Agrícola del INDEC, los Informe de la Industria de Maquinaria Agrícola del INDEC, el Informe del Sector de Maquinaria Agrícola de la Provincia de Santa Fe, cuadros de oferta – utilización del INDEC, Presupuesto de la Administración Nacional – Gastos por finalidad, función y naturaleza económica y Cuentas Ahorro – Inversión en base devengado del Ministerio de Hacienda. El valor del mismo se encuentra presentado en el gráfico adjunto acompañado de la evolución del valor agregado del sector agrícola, todo medido en dólares estadounidenses corrientes.

Se considera que para tener una verdadera dimensión de la inversión del sector agroindustrial en Argentina, no sólo debemos tomar el aporte del valor agregado del sector agropecuario y pesca, sino también se debe tomar el aporte a la producción de las etapas manufactureras que conforman el sector agroindustrial y por lo tanto, agregan valor a estos productos primarios aguas abajo. En la metodología de Valverde (2018), sólo se ha hecho un cálculo de la FBCF para el sector manufacturero de manera agregada. En posteriores trabajos se podría reproducir esta metodología para obtener la inversión del sector agroindustrial, utilizando las fuentes primarias de datos para inferir el aporte del sector a la formación bruta de capital de toda la economía.

*Economistas de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR)

Primicias Rurales

Fuente: Informativo Semanal de la BCR

La Sociedad Rural y CRA advierten contra las usurpaciones de tierras y la actitud del Gobierno

La Sociedad Rural y CRA advierten contra las usurpaciones de tierras y la actitud del Gobierno

Buenos Aires, 16 octubre (PR/20) — La Sociedad Rural Argentina (SRA) y Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) salieron hoy a alertar sobre las usurpaciones de la tierra y la actitud “negligente” del Gobierno.
En sendos y diferentes comunicados, CRA y SRA defendieron el derecho a la propiedad privada en el país.
“Desde CRA venimos alertando de una larga ocupación y la violencia que en ella se ha desatado muestra de manera innegable la caótica situación que ha alcanzado la ocupación ilegal de tierras, para presionar luego de haber consolidado su ocupación violenta”, indicó la entidad que conduce el entrerriano Jorge Chemes.
Además señaló que “si los perjudicados son productores, el Estado y las Provincias, con pocas excepciones, se desentienden del asunto pretendiendo que ello sea un conflicto entre privados, cuando está claro, que se trata del quebrantamiento de derechos otorgados por la Constitución Nacional y que ello sucede bajo la inacción del Estado”.
Para la Confederación “el que piense que éste es un problema de los grandes estancieros se equivoca. El que piense que éste es un problema de los extranjeros se equivoca. Y el que piense que éste es un problema exclusivo de los que tienen campo también se equivoca”.
Además calificó de “inadmisible” el “silencio y la inacción de la política para con ellos, los títulos de propiedad los otorga la provincia entonces deja de ser un problema entre privados para ser un tema de política de Estado que debe ser urgentemente atendido”.
La SRA, por su parte, conducida por Daniel Pelegrina expresó, una vez más, su alarma ante la creciente sucesión de hechos violatorios de la propiedad privada”.
“Muchos de ellos agravados por el uso de métodos violentos e intimidatorios, que han tenido lugar en diversas provincias y regiones de nuestro país, así como por la relativización de ese
derecho inalienable exhibida por algunos sectores del oficialismo y otros actores de la sociedad civil”, añadió la Sociedad Rural.
“Instamos a los tres poderes del Estado, y a todos los niveles de Gobierno, a utilizar los mecanismos constitucionales y legales con que cuentan y que les ha conferido el pueblo soberano para hacer valer y respetar la propiedad privada en todos los rincones de la Patria, a su integridad y la de todos aquellos ciudadanos que ostentan derechos legítimos”, indicó la institución rural.

Primicias Rurales

Fuente: CRA y SRA

El bioetanol, golpeado tanto en el NOA como en la Región Pampeana

El bioetanol, golpeado tanto en el NOA como en la Región Pampeana

Por Valentina Rossetti*

Buenos Aires, 16 octubre (PR/20) — Con 14 años transcurridos desde la sanción de la Ley N°26.093, la industria del bioetanol para corte de naftas cuenta actualmente con 18 empresas, de las cuales 6 utilizan maíz como materia prima y 12 lo obtienen a partir de la caña de azúcar.

El primer grupo se concentra en la Región Pampeana, con 3 plantas en Córdoba, 2 en San Luis y 1 en Santa Fe. El segundo grupo se radica en el NOA, con 7 plantas en Tucumán, 2 en Jujuy y 2 en Salta; la restante a base de caña de azúcar es la excepción a la regla, una planta santafesina que fue reactivada en 2019, luego de décadas sin funcionar

Luego de un 2019 recesivo, la pandemia y las decisiones adoptadas para contenerla han ocasionado una importante contracción en el consumo de naftas y por ende de bioetanol.

Así, la producción de este biocombustible acumula al mes de agosto de 2020 (último dato disponible) una disminución del 27% interanual.

La industria a base de caña de azúcar ha sido relativamente más afectada, con contracciones en la producción que se encuentran entre el 30% (Tucumán) y el 51% (Jujuy); en cambio, la Región Pampeana, donde se radica la industria que utiliza maíz como materia prima, acumula caídas menores, del 9% en Córdoba y del 20% en San Luis

Después de numerosos reclamos de las cámaras empresarias, el Gobierno autorizó una suba del 10% en el precio del litro de bioetanol, llevándolo de $29,8 a $32,8 para caña y maíz.

A pesar de esta mejora, el precio que fija la Secretaría de Energía se encuentra muy atrasado respecto a costos de producción claves.

Tomando como referencia la producción a base del cereal, el litro de bioetanol subió un 20% en los últimos 12 meses (incluyendo el reciente aumento), contra un 73% la tonelada de maíz, materia prima que representa alrededor del 60% de los costos de producción; tomando un período más largo, entre enero de 2012 y octubre de 2020, el biocombustible acumula una suba de 729% contra una de 1.754% en la tonelada de maíz.

(*) Informe de Coyuntura, IERAL, Fundación Mediterránea

Primicias Rurales

Trabajo post pandemia: cambios que llegaron para quedarse

Trabajo post pandemia: cambios que llegaron para quedarse

Por Martín Tapia*.
Buenos Aires, 11 octubre (Especial para NA) — El mundo del empleo se ha visto completamente transformado por la pandemia.
En pocos meses, las organizaciones y las personas se han adaptado al teletrabajo, una mayor digitalización de los procesos, nuevas normativas de seguridad e higiene para poder operar y la lista sigue.
Con proyectos de vacuna cada vez más firmes, vale preguntarse qué cambios permanecerán en el mundo pospandemia.
La tecnología y la innovación han adquirido una mayor importancia para hacer frente a esta realidad y sus desafíos, actuales y futuros.
Necesitábamos un suceso de esta magnitud para comprender que es posible mudar a toda una organización a la virtualidad y seguir operando, o incluso, mejorando los niveles de productividad respecto de la oficina.
Un suceso que da cuenta de este cambio cultural es que la Universidad Nacional de Córdoba lanzó una Diplomatura en Gestión de Teletrabajo con el objetivo de brindar herramientas para que las personas puedan desempeñarse de manera eficiente y saludable en esta modalidad.
La pandemia, además, aumentó la demanda de soluciones digitales que permitan agilizar y simplificar procesos, como los recibos digitales y las video entrevistas.
Ambas, hay herramientas que cuentan con una mayor valoración tanto de las empresas como de los candidatos. Prueba de ello es que las entrevistas por video son consideradas como una opción muy seria para acceder a un empleo por 7 de cada 10 postulantes, más que antes del surgimiento del Covid-19, según un relevamiento propio.
Algo que muchos se preguntan, es cómo se organizará el transporte una vez que se levanten las medidas de aislamiento y más personas vuelvan a trabajar a la oficina.
De acuerdo con una encuesta propia, más del 40% de los consultados planea utilizar su auto o bicicleta particular para trasladarse mientras que el 14% espera que el empleador le brinde movilidad propia para realizar el trayecto.
Otro fenómeno que notamos en este sentido es que cada vez más organizaciones solicitan que los candidatos vivan cerca de su lugar de trabajo.
Esta situación extraordinaria nos ha puesto a prueba y ha demostrado el alto poder de adaptación que pueden tener las personas y las organizaciones frente a una realidad sin precedentes.
Nadie sabe bien cuándo el coronavirus dejará de ser un protagonista tan importante en nuestras vidas.
Lo que ha quedado en claro es que el presente y el futuro nos exigen una transformación permanente de la que nadie está exento.
(*) Gerente de calidad e innovación de Grupo Gestión.

Primicias Rurales

Fuente: NA