Diferencias entre pollo orgánico y pastoril

Diferencias entre pollo orgánico y pastoril

Por Alejandro Maglione

Buenos Aires, 19 de septiembre (PR/19) -El tema de la calidad de los pollos que comemos ya se ha puesto serio. Luego que Soledad Barruti escribiera su libro “Malcomidos”, donde dedica a los criaderos de pollos varias páginas que muestran una realidad tremenda, en líneas generales, sobre las prácticas de crianza, se impone informar lo más sencilla y adecuadamente posible a los consumidores sobre algunas denominaciones.

En mi caso me interioricé sobre un proyecto en marcha de pollos orgánicos y pastoriles en la localidad de Carlos Keen en la provincia de Buenos Aires, que tiene un nombre comercial que me pareció muy entrador: Cocorokeen.

Realmente Argentina padece un problema de etiquetados, porque uno encuentra todo un poco mezclado, pero si se analiza cuidadosamente las diferencias son muy claras.

Partamos de la base que todo lo que amerite ser certificado orgánico debe tener una trazabilidad orgánica en todo el proceso, comenzando porque se usan pollos de los que se denominan de “crecimiento lento”. Esto expresa que el tiempo de crianza es de 81 días. Aquí aparece una primera diferencia que impacta en su costo, hay que esperar más días para su faena y el tiempo es dinero. En el caso de este establecimiento se usan los pollos de la línea “Campero” que se obtienen en el INTA de Pergamino

Se usa para la crianza alimentos certificados orgánicos, todavía difíciles de conseguir en nuestro país. En el pollo orgánico, entonces, el costo de este rubro en el producto final impacta en un 80% del precio, que a su vez tiene un costo 50% más caro que el alimento normal que se usa con los pollos comunes. Entre otras cosas, el alimento que se utiliza no puede contener productos genéticamente modificados. Otro dato poco conocido.

Los animales tienen, cuando el clima lo permite, 6 horas diarias de “pastoreo”, que consiste en liberarlos en terrenos con pastos, protegidos por enormes jaulas móviles, que se colocan porque no deben tener contacto con aves silvestres que pueden contagiarlos con, por ejemplo, la dramática “gripe aviar”.

Siempre en la crianza orgánica, no está permitido el uso de antibióticos, en caso de ser necesarios pasan a ser considerados animales convencionales a pesar de todos los cuidados anteriores y no serán certificados como tales.

Existen 4 certificadoras de calidad orgánica en el país. En el caso de Cocorokeen tienen contratada a “Food Safety”. Aquí aparece otro costo: la certificación impacta un 1% más en el precio final del producto.

El pastoril tiene de diferente que admite ser alimentado con productos genéticamente modificados. Tiene también su período diario de “pastoreo”. El tiempo de crianza baja de 56 a 63 días. Se usa una genética denominada “Cobb” que permite una ganancia de peso más rápida. Comparte sí con el orgánico ese tratamiento de mayor espacio de crianza.

Hay algo que también impacta a la hora de comparar un pollo orgánico de uno pastoril: en el primer caso el sabor es intenso y en el segundo es más suave. En ambos casos las genéticas que se utilizan dan como resultado final un producto con menos grasa.

No nos detenemos demasiado en comparaciones con el pollo industrial porque realmente las diferencias con este tipo de crianzas son enormes. El bienestar de los animales es incomparable. Su contacto con la naturaleza. Su tiempo de crianza. En la industria se utilizan promotores de crecimiento, que si bien están permitidos, es uno de los puntos claves para los críticos de la crianza industrial. En toda la cadena alimentaria, la presencia de hormonas de crecimiento ha sido objeto de interminables e interesados debates.

También habrá que seguir trabajando con algunas cadenas de comercialización que pareciera que no son totalmente controladas y esos “pollos de campo” que aparecen en las “carnicerías amigas” suelen no tener la más mínima trazabilidad. Un tema seguramente para otra nota.

Conclusión: lea bien las etiquetas de los pollos que compre. Sepa que lo que le indican es que se trata de productos diferenciados por distintos motivos, entre los que va desde la utilización de más o menos metros cuadrados para la crianza de un animal, a su libre acceso o no a la naturaleza; con un tipo de alimentación que impacta tanto en la calidad como el sabor resultante.

Y ahora sí, no hable de pollos más o menos caros, hable de pollos más o menos costosos, sabiendo que como en tantas otras cosas de la vida, lo caro es aquello cuyo precio no se justifica con lo que se recibe finalmente, costoso termina significando que a pesar de que pague un poco más estoy recibiendo una calidad muy superior al supuestamente “más barato”.

Primicias Rurales

Más de 40 empresas de alimentos orgánicos presentaron sus productos a compradores extranjeros

Más de 40 empresas de alimentos orgánicos presentaron sus productos a compradores extranjeros

Participaron productores de 15 provincias y de CABA. Se concretaron más de 100 reuniones bilaterales.

El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, conjuntamente con la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional (AAICI), llevó adelante una ronda de negocios en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires con la participación de 43 empresas nacionales elaboradoras de productos orgánicos.

Las reuniones se realizaron en los salones del Palacio San Martín los días 3 y 4 de este mes, con la participación de 5 importadores y distribuidores internacionales de alimentos, provenientes de Bélgica, Corea, Holanda, Japón y Nueva Zelanda. Los productos orgánicos más demandados en las entrevistas comerciales fueron: aderezos, arroz, arvejas, carnes, cereales, damascos, derivados de maní, harina de trigo, maní, manzanas, mermeladas, pasas de uva y peras.

Las empresas argentinas procedieron de las siguientes provincias: Buenos Aires, CABA, Catamarca, Chaco, Chubut, Córdoba, Entre Ríos, Jujuy, La Pampa, La Rioja, Mendoza, Neuquén, Río Negro, Salta, Santa Fe y Tucumán. La oferta de productos orgánicos, en su mayoría regionales incluyeron: aceite de oliva y aceitunas, cereales, legumbres, frutas frescas y deshidratadas, aderezos, mermeladas, harinas, jugos de frutas, miel y vinos.

El mercado internacional de alimentos orgánicos creció un 12%, en el último año. Los principales mercados son Estados Unidos y la Unión Europea, y se destacan China, el sudeste asiático y Medio Oriente como mercados emergentes. Esto es una gran ventaja para nuestro país, que tiene una oferta contra estación para estos países de alto consumo; sumado a un sistema de control prestigioso y confiable que garantiza la excelente calidad de este tipo de productos muy valorados en el exterior.

Las rondas de negocios crean un puente entre oferta y demanda, un ámbito que permite a los productores locales presentar su oferta exportable y negociar de manera directa con compradores interesados en sus productos.

Durante las dos jornadas se efectuaron 134 reuniones bilaterales, de las que surgió un gran interés y contactos avanzados para la venta de productos orgánicos, donde las intenciones de negocio manifestadas por los compradores fueron de USD2.925.000.

En esta línea de trabajo, a través de la Dirección Nacional de Alimentos y Bebidas, dependiente de la Secretaría de Alimentos y Bioeconomía, trabaja en la difusión y organización de convocatorias abiertas en ferias, misiones internacionales y rondas de negocios, hasta fin de año, en el rubro de agroalimentos.

Cabe destacar que cartera agropecuaria nacional y la AAICI acordaron otorgar un descuento del cincuenta por ciento (50%) en los costos de participación para las Rondas de Negocios y para una (1) Feria Comercial Internacional durante el año 2019, para aquellas pymes (de acuerdo a la clasificación vigente), que posean el Sello de Calidad “Alimentos Argentinos, Una Elección Natural” (en los términos contenidos en la Ley N° 26.967 y la Resolución N° 392/05).

Para acceder a las convocatorias vigentes, ingrese aquí

Para mayor información: proyectosagroalimentarios@magyp.gob.ar

Primicias Rurales

Cultivos de cobertura, compost y carbono.

Cultivos de cobertura, compost y carbono.

Por Susan V. Fisk

Salinas Valley, Monterey County 08 de agosto( PR/19) – Se sabe desde hace tiempo que la materia orgánica del suelo beneficia a los agricultores. El carbono en esta materia orgánica actúa como fuente de alimento para los microbios del suelo, que luego proporcionan otros nutrientes a los cultivos. Los microbios, los insectos y las pequeñas criaturas del suelo producen materiales que pueden mejorar la estructura del suelo y la retención de agua. Es un ecosistema saludable que todo agricultor quiere fomentar.

La medición de los cambios en la materia orgánica del suelo puede ser un desafío en suelos labrados intensamente que se utilizan para la producción de vegetales. Incluso en sistemas de producción con menos perturbación del suelo, la materia orgánica del suelo cambia lentamente. Pero, Eric Brennan y Veronica Acosta-Martinez están probando enzimas del suelo como indicadores tempranos de mejoras en la salud del suelo en un estudio de sistemas a largo plazo.

Brennan maneja el estudio en un área de California conocida como la “Ensaladera del mundo”. El Valle de Salinas tiene sistemas de producción de vegetales orgánicos de alto aporte. “Las granjas en Salinas generalmente necesitan producir dos o más cultivos de hortalizas por campo anualmente para ser rentables”, dice Brennan. “Esta intensidad de producción complica la adopción del cultivo de cobertura de invierno. Es por eso que muchos agricultores en esta región prefieren usar compost para agregar grandes cantidades de materia orgánica al suelo ”.

Específicamente, el equipo comparó los sistemas agrícolas que recibieron diferentes cantidades y tipos de materia orgánica. Las fuentes eran de compost y cultivos de cobertura. Recientemente publicaron sus resultados en el Soil Science Society of America Journal .

“Nuestros resultados sobre la actividad de las enzimas del suelo ilustran la importancia de los cultivos de cobertura frecuentes en la producción de vegetales orgánicos intensivos en labranza”, dice Brennan. “Esto plantea preguntas sobre la sostenibilidad de los sistemas vegetales orgánicos y convencionales si los cultivos de cobertura rara vez se utilizan. Necesitamos encontrar estrategias innovadoras para ayudar a los agricultores a aumentar el cultivo de cobertura. Se demuestra que la práctica mejora la salud del suelo. También proporciona otros beneficios, como la reducción de la lixiviación de nitrógeno en el agua subterránea ”.

No es que los agricultores orgánicos o convencionales en esta región estén en contra del cultivo de cobertura. Es que su uso puede complicar muchos aspectos de la producción de vegetales.

Eric Brennan tomando una muestra de suelo.

Eric Brennan trabajando en el campo. Crédito: Jason Brennan

El estudio de Brennan mostró que el cultivo de cobertura anualmente, sin importar el tipo de planta que se cultive, beneficia enormemente el suelo. El estudio encontró que los aportes anuales de compost tienen beneficios relativamente pequeños. Hubo un aumento en la actividad microbiana con el compost, pero no tanto como con los cultivos de cobertura anuales.Hay algunas advertencias en el estudio. Esta investigación se realizó en un suelo arenoso arcilloso en el Valle de Salinas. Los agricultores orgánicos en diferentes regiones pueden tener resultados diferentes. El uso de diferentes tipos de fertilizantes también podría afectar los resultados.

 “El creciente cuerpo de información de esta prueba a largo plazo desafía la noción demasiado simplista de que el manejo orgánico certificado mejora la salud o la calidad del suelo”, dice Brennan. Agrega que los estándares orgánicos del USDA requieren que las granjas certificadas demuestren que sus prácticas de labranza y cultivo mantienen o mejoran las condiciones del suelo. Esto se refiere a factores físicos, químicos y biológicos. También se refiere a minimizar la erosión del suelo, que puede empeorar con la labranza intensiva.

El equipo espera que la investigación futura se centre en diferentes tipos de suelo, como suelo arcilloso o franco. Evaluar los cambios en incrementos más cortos también proporcionaría datos útiles. Los datos de la enzima del suelo cuentan una parte de la interesante historia de este experimento a relativamente largo plazo.

Lea más sobre esta investigación en el Soil Science Society of America Journal . Esta investigación fue financiada principalmente por el USDA-ARS, pero también recibió 2 años de financiación inicial de una subvención de cultivos especializados del Departamento de Alimentos y Agricultura de California. 

Para ver un video de 5 minutos de Eric Brennan explicando el Salad Bowl of the World, visite https://www.youtube.com/watch?v=M-8tCXXKqNA

Primicias Rurales

Fuente: American Society of Agronomy

Taller sobre carbono orgánico en el suelo en Agroindustria

Taller sobre carbono orgánico en el suelo en Agroindustria

Acciones en el marco del Plan Nacional de Suelos Agropecuarios. Dos jornadas consecutivas de transferencia científica junto a especialistas.
La Secretaría de Gobierno de Agroindustria, a través de la Subsecretaría de Agricultura, organizó junto a The Nature Conservancy (TNC) y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), un workshop sobre carbono orgánico en suelo (SOC, por su sigla en inglés) para uso en desarrollo sostenible. El encuentro, denominado “Nature Conservancy Soils Revealed Workshop” culminó hoy en la sede de la cartera nacional y contó con la participación de profesionales nacionales e internacionales.

El subsecretario de Agricultura, Luis Urriza, que encabezó el taller, resaltó “la importancia que tienen los suelos en la captura del carbono y cómo esto contribuye a la mitigación del cambio climático a través de la implementación de las Buenas Prácticas”.

Argentina ya avanzó a través de FAO, en la elaboración de un completo mapa sobre las reservas de carbono en los suelos. En tanto, la Subsecretaría de Agricultura, juntamente con el INTA, comenzó el monitoreo del carbono de suelos en forma sistemática. Estas acciones se enmarcan el Plan Nacional de Suelos Agropecuarios.

Los objetivos del taller fueron obtener la opinión de varios grupos sobre el trabajo realizado e identificar potenciales casos de estudio en el país. Se utilizará la plataforma web “Soils Revealed” (Suelos revelados), que informa sobre la situación y las tendencias de SOC. Este material es usado por gobiernos, desarrolladores y representantes agrícolas.

En el caso particular del Workshop, las actividades estuvieron centradas en analizar el estado y las tendencias del carbono orgánico en suelo, con miras a su uso en relación al cambio climático y desarrollo sostenible. Se trabajó en la definición de metas y puntos críticos vinculados para avanzar en la identificación de acciones futuras.

Participaron representantes de diferentes áreas de las Secretarías de Agroindustria y de Ambiente y Desarrollo Sustentable, técnicos del INTA, de la Convención de las Naciones Unidas para el Combate contra la Desertificación (UNCCD), de la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático (UNFCCC) y de ISRIC – World Soil Information.

Por el sector privado y ONG estuvieron directivos del Grupo de Productores del Sur (GPS), AAPRESID, Bayer, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, TNC de Argentina y Vizzuality, entre otros.

Primicias Rurales
La producción orgánica argentina, segunda en el ranking mundial detrás de Australia

La producción orgánica argentina, segunda en el ranking mundial detrás de Australia

Buenos Aires, 14 julio (PR/19) — La producción orgánica en la Argentina cuenta ya con 3,2 millones de hectáreas certificadas, lo que representa un crecimiento interanual del 12% y que coloca al país, segundo en el ranking mundial, detrás de Australia.
En la Argentina, esta actividad es desarrollada por 1366 productores primarios, reúne a 1590 operadores certificados totales y llegó a representar exportaciones por 165.867 toneladas.
Además abastece a un mercado interno en pleno crecimiento, de modo que la producción orgánica representa hoy una alternativa posible y rentable que agrega valor a los alimentos argentinos y abre nuevas oportunidades comerciales a los productores.
En este sentido, la Secretaría de Gobierno de Agroindustria de la Nación congregó a la 65ª Reunión de la Comisión Asesora para la Producción Orgánica, ámbito donde se encuentran representadas todas las instituciones, tanto públicas como privadas, que trabajan para aumentar la competitividad de este sistema de producción.
Durante el encuentro, que contó con la presencia del secretario de Alimentos y Bioeconomía, Andrés Murchison, y la directora Nacional de Alimentos y Bebidas, Mercedes Nimo, fueron analizados los principales temas vinculados actualmente con el sector.
Se habló sobre los avances en el control de la importación de alimentos orgánicos, desarrollos en el control de la venta de productos declarados como “orgánicos” pero que incumplen la normativa oficial.
También se abordó el estado de situación de las negociaciones sobre orgánicos con la Unión Europea, Suiza y Estados Unidos y los progresos del Plan Estratégico para el Fomento y Control de la Producción Orgánica al 2030.
En tanto, fue debatida la situación actual y necesidades vinculadas con las semillas orgánicas, entre otros temas como la presentación de la Guía Práctica para el Desarrollo Provincial y Regional de la Producción Orgánica.
El encuentro fue calificado por Mercedes Nimo como “paso trascendente para que el Plan Estratégico forme parte de la agenda cotidiana de cada una de las empresas y que a su vez, éstas puedan plantearle a las autoridades cuestiones concretas, claras y consensuadas”.

Primicias Rurales

NA

La producción orgánica reunida para avanzar en el plan estratégico 2030

La producción orgánica reunida para avanzar en el plan estratégico 2030

La importancia de Argentina en el ranking mundial y las posibilidades que se abren para el sector sobre la base de la planificación sostenida.

La Secretaría de Gobierno de Agroindustria de la Nación congregó a la 65ª Reunión de la Comisión Asesora para la Producción Orgánica, ámbito donde se encuentran representadas todas las instituciones, tanto públicas como privadas, que trabajan para aumentar la competitividad de este sistema de producción.

Durante el encuentro, que contó con la presencia del secretario de Alimentos y Bioeconomía, Andrés Murchison, y la directora Nacional de Alimentos y Bebidas, Mercedes Nimo, fueron analizados los principales temas vinculados actualmente con el sector, entre ellos:

-Los avances en el control de la importación de alimentos orgánicos.
-Desarrollos en el control de la venta de productos declarados como “orgánicos” pero que incumplen la normativa oficial.
-Estado de situación de las negociaciones con la Unión Europea, Suiza y Estados Unidos.
-Semana de los Alimentos Orgánicos 2019.
-Los progresos del Plan Estratégico para el Fomento y Control de la Producción Orgánica en los países miembro de las CIAO al 2030.
-Situación actual y necesidades vinculadas con las semillas orgánicas.
-Presentación de la Guía Práctica para el Desarrollo Provincial y Regional de la Producción Orgánica.
“Expo Orgánica y Agroecológica” del NOA en el marco de la “VI edición de ExpoProductiva”, Catamarca.
Proyecto de huerta orgánica con el Servicio Penitenciario Federal, Proyecto de desarrollo de la PO en Merlo y Fundación Margarita Barrientos.
Avances en el Plan Estratégico del sector de la Producción Orgánica Argentina. Resultados del Primer Camp de Ideación Orgánico.

En referencia a este último punto, cabe recordar que el “Primer Camp de Ideación Orgánico”, se llevó a cabo hace poco más de una semana y marcó un avance sustancial para el diseño definitivo del Plan Estratégico para el sector. El secretario Andrés Murchison agradeció especialmente a todos los presentes por el trabajo llevado a cabo durante ese encuentro, que oportunamente fue calificado por la directora Mercedes Nimo como “paso trascendente para que el Plan Estratégico forme parte de la agenda cotidiana de cada una de las empresas, y que a su vez éstas puedan plantearle a las autoridades cuestiones concretas, claras y consensuadas”.

Producción orgánica en números
La Secretaría de Gobierno de Agroindustria de la Nación promueve la producción orgánica en nuestro país, que cuenta ya con 3,2 millones de hectáreas certificadas, lo que representa un crecimiento interanual del 12% y que lo coloca segundo en el ranking mundial, detrás de Australia.

En Argentina, esta actividad es desarrollada por 1.366 productores primarios, reúne a 1.590 operadores certificados totales y ha llegado a representar exportaciones por 165.867 toneladas, abasteciendo además a un mercado interno en pleno crecimiento, de modo que la producción orgánica representa hoy una alternativa posible y rentable que agrega valor a nuestros alimentos y abre nuevas oportunidades comerciales a los productores.

Primicias Rurales
Fuente: Agroindustria