¿Cómo acceder a créditos hipotecarios en dólares y a tasa fija en Estados Unidos?

¿Cómo acceder a créditos hipotecarios en dólares y a tasa fija en Estados Unidos?

Asesoró Gastón Schneider, Socio fundador de QKapital

Buenos Aires, 17 enero (PR/22) — Estados Unidos es uno de los destinos elegidos por los argentinos para hacer negocios, veranear, e incluso para radicarse en búsqueda de nuevas oportunidades. Su estabilidad económica, sumado a la seguridad jurídica y normativa hace que cada vez más argentinos se interesen en el país americano para invertir sus ahorros en el mercado del real estate.

En línea con esta tendencia crece la demanda de créditos hipotecarios. Ya sea para uso residencial o comercial, es aconsejable que los extranjeros que deseen acceder a un crédito hipotecario cuenten con el asesoramiento de especialistas en el tema para que los guíen durante todo el proceso. Si bien no es imposible acceder a los mismos, es conveniente que quienes lo necesiten se asesoren para conocer todas las características de cada plan de financiamiento, la tasa aproximada, plazos de amortización para los extranjeros, y todas las características de cada plan ofrecido. Dado que muchas entidades bancarias sólo otorgan créditos a ciudadanos norteamericanos calificándolos mediante documentación distinta a la que un cliente extranjero puede conocer y presentar, por eso la intervención de un tercero puede ser necesaria para dar con el capital que se necesita en dólares y con el plan más adecuado para su inversión.

En este sentido, existen empresas que tienen la misma licencia que las instituciones financieras tradicionales y facilitan el acceso a créditos hipotecarios para extranjeros que buscan invertir en Estados Unidos. El rol de estas compañías es asesorar a los interesados para obtener el mejor crédito de acuerdo a sus características y necesidades; y actuar como intermediarios con los bancos que son quienes en definitiva otorgan los créditos. Con la figura de un intermediario la operación se vuelve más sencilla, puesto que actúa como un respaldo para las entidades bancarias a la hora de aceptar los créditos.

De esta manera, es posible acceder a créditos que promedian entre los US$ 500 mil y los US$ 700 mil, aunque pueden ser a partir de los US$100 mil, a plazos con tasa fija o variable. Para esto, existen diversos programas de financiamiento desde el 50 % hasta 80 % del monto de la propiedad con una tasa de interés anual en dólares de entre el 3% y 3,5 %. Todo esto, vuelve muy atractivo el acceso a los créditos ya sea para comprar una vivienda para residir en ella, como para quienes buscan una propiedad con la intención de alquilarla que logran un retorno promedio del 7% en dólares con una variación según la zona en que se ubica el inmueble.

Para acceder a los créditos en Estados Unidos, el interesado debe poder demostrar su liquidez en cuentas bancarias por fuera de la Argentina y su capacidad de pago para garantizar que podrá hacerse cargo de las cuotas. Por la estabilidad económica y la diferencia cambiaria, los argentinos que eligen estos préstamos en Miami para invertir en real estate buscan asegurarse una inflación controlada que les permita tener una idea más concreta respecto de cuál será su ganancia. Los argentinos prefieren resguardar el capital en una inversión segura y conservadora; y esta es una muy buena manera de hacerlo.

Estados Unidos necesita de la inversión extranjera y los bancos están dispuestos a desembolsar millones de dólares en hipotecas para colaborar en el crecimiento y fortalecimiento del país. Sólo en Florida, el año pasado se generaron US$ 8.000 millones a clientes internacionales. Entre agosto de 2020 y septiembre de 2021, los canadienses, colombianos y argentinos en ese orden eran los que más invertían, tendencia que se modificó ocupando los argentinos hoy el primer lugar en inversiones allí, sobre todo en Miami. Según estimaciones, los argentinos invierten aproximadamente US$ 3.000 millones anuales en compras en real estate en toda la Florida. Una de las principales razones por las cuales este es el destino más buscado: impuesto inmobiliario del condado donde está ubicada la propiedad más bajo, cercano al 2% anual.

Las existencias del trigo a comienzos de enero son las más altas de la historia

Las existencias del trigo a comienzos de enero son las más altas de la historia

Por Alberto Lugones – Iván Vacilievich – Julio Calzada de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR)
Rosario, 13 enero (PR/22) — Con el correr de los últimos días de diciembre el avance de la cosecha de trigo se dio con buen ritmo. Según el último relevamiento del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca (MAGyP), las trilladoras ya avanzaron sobre el 99% de las 6,7 M has totales.
Este registro se encuentra apenas 2 puntos porcentuales por encima de lo sucedido un año atrás.
Al mismo tiempo, debido a los buenos resultados en términos de rindes la producción se acerca a niveles de récords históricos. En parte, esto puede evidenciarse en el elevado volumen que presentaron las existencias en plantas de acopio, industria y exportación en los datos para enero de 2022 que con 12,1 Mt a enero de 2022 superan en cerca de 2,9 Mt al registro del año pasado. Además, este volumen supera al promedio de los últimos 5 años (7,8 Mt) en aproximadamente un 53,6%.

Por otra parte, según los datos de la agencia marítima NABSA S.A. los despachos de grano en diciembre totalizaron 1,9 Mt, superando en un 134% el registro de diciembre del 2020, en parte debido a los conflictos gremiales que afectaron los embarques en dicho mes y en parte gracias a la recuperación productiva de la campaña en curso. Así, si se compara lo sucedido en el mes pasado ciclos anteriores, puede afirmarse que se encontró por encima de los períodos 2016/17 y 2017/18, mientras que se mantuvo por debajo de los 2 siguientes.

Durante la última semana y en la plaza local, el mercado de trigo se mantuvo mayormente constante en cuanto a participantes activos y a posiciones abiertas de compra, aunque en materia de precios la tendencia fue mayoritariamente bajista. En la jornada de ayer la oferta del cereal en moneda local para la descarga en el tramo disponible se ubicó en $ 24.000/t, por debajo de los US$ 240/t que llegaron a ofrecerse abiertamente en el comienzo de la semana anterior.

Para las entregas en los meses de febrero y marzo, los ofrecimientos por parte del sector exportador se ubicaron en torno a los US$ 232/t y US$ 235/t, registrando una merma de US$ 6/t y US$ 5/t respectivamente para cada posición en comparación al mismo día de la semana previa. Luego y para el tramo comprendido entre mayo y julio, se generalizaron ofertas en torno a los US$ 237/t, resultando en una caída de US$ 5 en relación a la semana próxima pasada.

En cuanto a la evolución de los precios pizarra otorgados por la Cámara Arbitral de Cereales de Rosario y si se realiza una comparación en términos interanuales, se observa un incremento de US$ 12,5/t, es decir, una suba del 6% respecto al mismo momento del año previo. De esta forma, si tenemos en cuenta los valores históricos desde la campaña 2012/13, el cereal se encuentra a un 8% por detrás del máximo registrado a mediados de mayo del 2018 (US$ 258/t).

Respecto al mercado internacional, en el mercado de Chicago se registraron cotizaciones bajistas en las últimas semanas.

El máximo valor que se presentó para el contrato de mayor volumen operado en el último mes fue de US$ 299,4/t el 23 de diciembre, mientras que los valores actuales de estos contratos son de US$ 273,6/t, lo cual resulta en una disminución de casi un 9% en cuestión de dos semanas.  No obstante, debe destacarse que estas cotizaciones se asemejan a las que se encontraban hace 8 años (4 enero de 2013) atrás cuando los valores a esta misma altura del año eran de US$ 274,6/t. Asimismo, teniendo en cuenta que, además, el valor de estos contratos de trigo hace 10 años (6 de enero de 2011) era de US$ 290/t, puede afirmarse que las cotizaciones actuales se encuentran en el tercer valor más alto históricamente para esta altura del año.

En adición, la diferencia respecto a los valores que teníamos en el 2021 es cercana a los US$ 35/t, lo cual implica un alza interanual del 15%.

Por otra parte, debido a que los niveles de precios actuales se encuentran entre los valores más elevados de los últimos 10 años, se ha reducido la competitividad de las exportaciones de Estados Unidos. Dicho país se encuentra atravesando la peor campaña en cuanto a exportaciones desde el ciclo 2015/16.

Asimismo, los compromisos encuentran una tendencia de baja comercialización en los últimos meses, por lo cual, las ventas externas del corriente año comercial también podrían llegar a ubicarse por debajo de las que ventas generadas hace 6 años atrás. Esto, evidentemente ha condicionado las cotizaciones de los contratos operados en Chicago, generando una tendencia bajista en las últimas semanas.

Primicias Rurales
Fuente: BCR
Vendimia 2022: El gobierno nacional anunció una línea de créditos a tasa bonificada para productores, bodegueros y cooperativas

Vendimia 2022: El gobierno nacional anunció una línea de créditos a tasa bonificada para productores, bodegueros y cooperativas

Buenos Aires, 13 enero (PR/22) — El Gobierno Nacional dispuso a través de los ministros de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez; de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; y del presidente del Banco de la Nación Argentina, Eduardo Hecker, una línea de crédito con una bonificación de 7 puntos sobre las vigentes que se destinarán para la financiación de gastos de cosecha y acarreo de uva y/o de elaboración de productos vitivinícolas de la Vendimia 2022.

Al respecto, el titular de la cartera agropecuaria, Julián Domínguez, remarcó: “el Presidente Alberto Fernández nos encomendó trabajar todos los días por los productores, para seguir desarrollando sus capacidades”. Además, destacó que “la vitivinicultura está creciendo con mucha fuerza tanto a nivel nacional como internacional”.

A su turno, el ministro Matías Kulfas afirmó: “Trabajamos todos los días en implementar medidas que lleguen a todo el país. Las PyMEs son el eje de la producción y el trabajo. Por eso, ofrecemos herramientas de asistencia técnica y capacitación para su crecimiento y abaratamos el financiamiento llevando las tasas a niveles muy bajos. Estamos convencidos de que estas políticas industriales, de desarrollo y financiamiento son clave para potenciar a la industria vitivinícola y generar más trabajo”.

En tanto, el presidente del Banco de la Nación Argentina (BNA), Eduardo Hecker, ratificó el apoyo al sector vitivinícola y apuntó a la decisión de “respaldar las necesidades y oportunidades de crecimiento de las MiPyMEs y ofrecer las herramientas necesarias a los distintos eslabones de la producción vitivinícola”.

La línea está dirigida a productores, bodegueros y cooperativas. Estará disponible a partir de las próximas semanas y hasta el 30 de junio. Se podrá solicitar un monto equivalente a 2.000 salarios mínimos, vitales y móviles, de acuerdo a la capacidad crediticia del solicitante. El plazo de devolución es de hasta 300 días.

El monto total de la financiación será de 1500 millones de pesos. La bonificación de 7 puntos de la tasa vigente se realizará a través del Fondo Nacional de Desarrollo Productivo (FONDEP).

En ese sentido, el titular de la SEPyME, Guillermo Merediz, señaló: “El desarrollo de las economías regionales es central para el crecimiento del país. Por eso, trabajamos con los gobiernos locales para acompañar el entramado productivo de cada lugar”.

Finalmente, el Presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura, Martín Hinojosa, indicó que “es una línea que permite que el sector se fortalezca, tenga financiamiento rápido y accesible para levantar la cosecha”.

Los productores y bodegas elaboradoras podrán informarse en las sucursales del Banco de la Nación Argentina y en el Centro de Ayuda Pyme que posee el Ministerio de Desarrollo Productivo en la sede del INV en calle San Martín 430 de la Ciudad de Mendoza.

Primicias Rurales

El impacto de la seca: mientras el Estado cobra retenciones, los productores pierden US$ 2.930 millones

El impacto de la seca: mientras el Estado cobra retenciones, los productores pierden US$ 2.930 millones

Por

Buenos Aires, 13 enero (PR/22) — El estrés hídrico de verano hizo caer la proyección de cosecha de soja y maíz 9 y 8 millones de toneladas, respectivamente.

De acuerdo a un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), incluso con la recuperación de los precios, la pérdida de ingresos netos del sector productor ya asciende a US$ 2.930 millones, lo que redundará en menos fletes, menos servicios financieros y de intermediación, menos consumo. En total, el impacto sobre la economía argentina se estima en US$ 4.800 millones, o un 1% de su PBI potencial.

En el frente externo, las exportaciones de los principales productos de los complejos soja y maíz caerán en 13 millones de toneladas. Si valorizamos las exportaciones netas del sector a los precios actuales, se estima que dejarán de ingresar al país US$ 2.665 millones, una caída del 10% respecto al total estimado al cierre del año pasado.

Además, el Estado dejará de recaudar impuestos por US$ 1.440 millones, de los cuales US$ 1.040 millones corresponde a menor ingreso tributario por derechos de exportación, y el resto a otros impuestos.

Cómo se calcularon las pérdidas por la sequía

A continuación, el informe completo de la Bolsa de Comercio de Rosario (Autores: Lic. Emilce Terré – Jefa Departamento de Información y Estudios Económicos, Ing. Cristián Russo – Jefe GEA – Guía Estratégica para el Agro, Lic. Federico Di Yenno – Analista de Mercado – Dpto. Información y Estudios Económicos , Lic. Tomás Rodríguez Zurro – Analista de Mercado – Dpto. Información y Estudios Económicos, Lic. Guido D’Angelo – Analista de Mercado – Dpto. Información y Estudios Económicos, Ing. Florencia Poeta – Analista de Producción – GEA, Dr. Julio Calzada – Director de Información y Estudios Económicos, Patricia Bergero – Sub-directora de Información y Estudios Económicos).

1- Pérdidas directas estimadas del sector productivo

Si bien el estrés hídrico en Sudamérica ha dado sostén a los precios internacionales de los commodities agrícolas, esta suba no resulta suficiente para compensar la menor producción y los costos del sector productor. La caída de rindes en un contexto de suba de costos resulta demasiado aguda, arrojando pérdidas netas por US$ 2.900 millones.

Del lado de los costos totales, en tanto, se observa un aumento promedio de US$ 78 por cada hectárea sembrada con soja, y de US$ 98 por cada hectárea sembrada con maíz. Si bien parte de los insumos ha sido comprado con anterioridad escapando al aumento en productos tales como la urea, otra gran porción de los costos logísticos y comerciales se abonan al momento de levantar el grano a los precios vigentes en ese momento.

Con estos números, el productor propietario de la tierra ha perdido en términos netos US$ 139 por cada hectárea que sembró con soja de primera, y US$ 93 por cada hectárea que sembró con soja de segunda. En el caso del maíz la pérdida asciende a US$ 221 por hectárea que implantó con maíz temprano, y US$ 390 dólares por hectárea sembrada con maíz tardío.

En el caso del productor rentista, las pérdidas respecto a lo esperado al inicio de la campaña son aún más dramáticas: US$ 245 por hectárea de soja temprana y US$ 136 en el caso de la soja que sigue a un trigo u otro cultivo de invierno. En maíz, la caída del margen neto asciende a US$ 319 por cada hectárea destinada al grano de primera y US$ 312 por cada hectárea que sembró con maíz tardío. Para él, los lotes que destinó a variedades de primera tanto de la oleaginosa como del cereal le acarrearán un margen neto negativo en el ciclo en desarrollo; es decir, los ingresos no alcanzarán para cubrir sus costos.

Ahora bien, fuera del menor rinde con el que deberán costearse los insumos, impuestos y servicios para cada hectárea cosechada, debe considerarse el costo de implantación en las hectáreas que se sembraron, pero no serán trilladas como consecuencia de la pérdida total de plantas. Según estimaciones de GEA ello asciende a 800.000 hectáreas en el caso de la soja, y 227.200 en maíz (computando sólo el incremento de área no cosechada entre las proyecciones de diciembre y enero, asumiendo que el resto puede reutilizarse para picado, silaje y otros). Sobre esta superficie se imputan como pérdidas el 70% del costo en insumos más siembra y pulverización en soja, y el 80% de los mismos en maíz (asumiendo que al no trillarse el resto de las erogaciones no se harán efectivas).

En el cómputo global de las pérdidas para el sector productor, asumiremos que el 50% de la producción se realiza bajo arrendamiento y el 50% en campo propio. Con este supuesto, y ponderando por el hectareaje sembrado a nivel nacional de soja y maíz temprano y tardío, se tiene que las pérdidas totales directas para los hombres y mujeres de campo como consecuencia del complicado estado de los cultivos ya ascienden a US$ 2.900 millones a enero 2022.

2-Pérdidas globales para la actividad económica nacional

El menor ingreso del sector productivo a causa de la pérdida de producción redunda en menos viajes de fletes, menos servicios financieros y de intermediación, menos demanda al sector constructor, etc.; en definitiva, menos inversión y consumo que terminan impactando sobre la actividad económica general.

Utilizando el coeficiente de Leontieff estimado en base a la matriz insumo-producto simplificada que la OCDE estimó para Argentina en 2019, este efecto multiplicador del agro sobre la actividad económica nacional puede estimarse en 1,6. Es decir, por cada $1 que sube (baja) la demanda de bienes finales del sector Agricultura, Silvicultura y Pesca, la actividad económica crece (cae) en $1,64. De este modo, la pérdida de ingresos por US$ 2.926 millones del sector primario impactará en una caída del Producto Bruto Interno argentino de US$ 4.799 millones; ello es, un 1% del PBI potencial estimado para la Argentina en 2022 según el Fondo Monetario Internacional, el cual asciende a U$S 483.765 millones.

Para mayor detalle, entre los impactos económicos negativos por las pérdidas de ingreso del sector productor se están computando los directos, indirectos e inducidos  como ser:

  • a)Incremento en los costos forrajeros para las cadenas de ganados y carnes
  • b)Menor actividad en el transporte
  • c)Menor consumo de Gas-Oil en el transporte automotor de cargas
  • d)Posibles caídas en las ventas de maquinaria agrícola, equipamiento, pick-ups y rodados
  • e)Probables menores ventas de insumos en las próximas campañas
  • f)Menores ingresos en el sector de prestadores de servicios de almacenaje y acondicionamiento
  • g)Menores ingresos brutos de los contratistas rurales al levantar la cosecha por caídas en los rindes
  • h)Menor actividad en el complejo industrial oleaginoso
  • i)Menores ingresos para los prestadores de servicios asociados a la mercadería exportada
  • j)Caída en los ingresos percibidos por los prestadores de servicios portuarios y/o sobre las embarcaciones
  • k)Problemas en el cumplimiento de los contratos de arrendamiento de campos
  • l)Problemas en el cumplimiento de los pagos del sistema financiero y problemas para refinanciación de deudas. Necesidad de contar con un mayor apalancamiento financiero en la próxima campaña
  • m)Posible afectación en la calidad de la semilla para la próxima campaña
  • n)Posible afectación de la calidad comercial de soja para exportación
  • o)Efectos macroeconómicos diversos

3-Caída del ingreso de dólares en concepto de exportaciones agroindustriales

Estimando los Balances de Oferta y Demanda para el maíz, la soja y sus subproductos, se corrige a la baja la proyección de exportaciones de poroto de soja y el procesamiento de la oleaginosa en 3,3 y 2,1 millones de toneladas. Estos dos conceptos se ubicarían finalmente en 4 Mt y 36,4 Mt, respectivamente, como consecuencia de la menor producción a raíz de la sequía. En el caso del maíz, la previsión de exportaciones para la campaña 2021/22 cae de 41,1 millones de toneladas, a 33,5 millones.

Además, la proyección de despachos de harina y aceite de soja, productos estrella de la Balanza Comercial argentina con el exterior, caen de 26,2 a 24,8 Mt y de 5,6 a 5,3 Mt, respectivamente. Valorizando los volúmenes de exportación estimados al inicio de la campaña a los precios vigentes en ese entonces, y las cantidades proyectadas a la fecha a los precios vigentes, de modo de netear el efecto “menor cantidad” con el de los “mayores precios”, se tiene que la caída en la estimación de exportaciones de los principales productos de los complejos soja y maíz asciende a US$ 2.209 millones. Por otro lado, el ajuste de la oferta doméstica disponible hará necesario recalcular las importaciones requeridas de poroto de soja, que aumentarían en US$ 456 millones.

De este modo, el ajuste de 13 millones de toneladas en exportaciones provoca que la proyección del ingreso de dólares total por ventas al exterior de poroto, harina y aceite de soja más maíz implique una pérdida neta de ingreso de dólares por US$ 2.665 millones, lo que equivale al 10% de lo proyectado al mes de septiembre.

4-Caída en la recaudación tributaria como consecuencia de la sequía

Con una presión tributaria promedio del 30% del PBI, la pérdida global de US$ 4.800 millones estimada en el presente análisis implicaría una merma en la recaudación de impuestos nacional, provincial y municipal que alcanzaría los US$ 1.440 millones a causa del estado dramático de los cultivos.

Analizando específicamente el ingreso tributario en concepto de derechos de exportación, si se computa de las exportaciones estimadas totales para la campaña lo que aún resta vender al exterior (es decir, restando las ventas ya efectivizadas según surge del registro de Declaraciones Juradas de Venta al Exterior) y se estima su distribución mensual en base a indicadores estacionales, al valorizarlas por el FOB vigente para cada período se tiene que por el complejo soja dejarán de recaudarse US$ 833 millones, en tanto que por exportaciones de maíz la caída asciende a otros US$ 205 millones. En total, a causa de la sequía, el Estado Nacional dejará de recaudar derechos de exportación por US$ 1.038 millones.

Primicias Rurales

Fuente: Agrofy News

Las exportaciones de los principales complejos agrícolas crecieron casi un 11% en 2021

Las exportaciones de los principales complejos agrícolas crecieron casi un 11% en 2021

Por Guido D’Angelo – Emilce Terré
Rosario, 13 enero (PR/22) — De acuerdo con datos de CIARA – CEC, en 2021 la liquidación de divisas superó cómodamente los US$ 32.000 millones, llegando a su máximo nivel en la historia. De esta manera, se consolida un crecimiento interanual del 62% respecto del año 2020 y un 31% por encima del anterior récord histórico del año 2011.

Para explicar este resultado, el auge de precios internacionales ha sido importante para llegar a este robusto nivel de ingreso de dólares al país. No obstante, el impulso productivo del agro también ha tenido un rol fundamental para llegar a los elevados niveles de comercio exterior que se vieron el año pasado.

Con datos preliminares del mes de diciembre, el año 2021 cierra con un venturoso nivel de exportaciones. Los complejos más exportadores del agro (Soja, Maíz, Trigo, Cebada y Girasol) superaron nuevamente las 100 millones de toneladas exportadas. Este dato representa un alza del 10,8% respecto a las 90,6 Mt exportadas por estos complejos en el año 2020.

Dentro de este grupo se destaca con especial preponderancia el Complejo Maíz, que campaña tras campaña viene sumando más superficie sembrada. Con este contexto, en el año 2021 superó las 40 Mt enviadas al exterior, logrando así su mayor volumen exportado de la historia.

El Complejo Soja también mostró un sostenido dinamismo en su comercio exterior, con alzas del 16,2% en los despachos de harina de soja y del 8,7% para el aceite de soja. De esta manera, estos productos totalizaron exportaciones por 27,8 Mt y 5,8 Mt respectivamente el año pasado.

Para el Complejo Trigo, los precios sí compensaron una caída en las cantidades exportadas. En este sentido, el tonelaje exportado de productos trigueros pasó de 11,6 a 10,7 Mt, cayendo un 7,4%. No obstante, la mejora de precios hace que este complejo cierre el 2021 con exportaciones superiores a US$ 3.000 millones, más de un 15% por encima del comercio exterior del año 2020.

El Complejo Cebada, por su parte, creció más de un 7% en sus exportaciones, superando las 3 Mt en el año que acaba de terminar. La cebada forrajera fue el principal producto exportado por el complejo, con 1,5 Mt exportadas. Completan el complejo agroexportador la cebada cervecera y la malta, con 0,9 y 0,6 Mt, respectivamente.

El Complejo Girasol, finalmente, completa el total y sus exportaciones se estiman en torno a 2 Mt para el año 2021. El comercio exterior del girasol se dividió en torno a un 10% para semilla, 50% en pellets y un 40% restante en aceite.

En resumen, al elemento exógeno de suba internacional de precios se le adiciona el no menor efecto endógeno de cantidades, explicado por la performance a largo plazo del sector agroindustrial. Facilitar este crecimiento tendencial de la inversión, producción y comercialización de productos primarios y manufacturas de origen agropecuario permitirá amortiguar en el futuro los vaivenes en la cotización internacional de los productos que Argentina más y mejor exporta.

Primicias Rurales

Fuente: Bolsa de Comercio de Rosario (BCR)

Economías Regionales: Desde enero rige la reducción en las alícuotas de los derechos de exportación

Economías Regionales: Desde enero rige la reducción en las alícuotas de los derechos de exportación

Buenos Aires, 12 de enero (PR/22) .- El ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación informa que a partir de enero entró en vigencia la reducción en las alícuotas de los derechos de exportación de las economías regionales.

A partir del incremento del procesamiento y la generación de valor de las materias primas, los derechos de exportación de muchos de estos productos se redujeron al 0%, cuando en 2019 las alícuotas trepaban hasta el 12%. Se trata de productos con gran potencial de generación de puestos de trabajo que implican un bajo o nulo impacto en los precios internos. El objetivo es fortalecer la producción, la creación de empleo, el arraigo y las exportaciones.ESTRUCTURA  ARANCELARIAPara el maíz pisingallo, se redujo la alícuota al 0%. En el caso de grasas y aceites, se redujo al 0% para productos regionales como aceites de tung, ricino, uva, así como de cera de abejas. Algunos productos de la molinería tienen ahora alícuotas del 0%. Se incluyó en esta categoría harinas de avena, centeno, garbanzo, lenteja, porotos, granos perlados o triturados de avena, copos de papa, fécula de papa y mandioca, entre otros, que estaban tributando al 4,5%.Por otro lado, se bajó a 0% los derechos de exportación preparaciones de pepinos, hongos, arvejas, maíz dulce, espárragos, alcauciles, palmitos, entre otros, y jaleas, mermeladas y purés de membrillo, mango, peras, manzanas, entre otros.Descendió a 0% los derechos de exportación de las semillas para siembra de distintas especies hortícolas, para siembra de lino, nabo o colza, algodón, ricino, mostaza, cártamo, cáñamo, amapola, pino, eucalipto, melón, alfalfa, trébol blanco y rojo, festuca, lolium, lotus, agropiro, entro otros. También, de plantas aromáticas o medicinales, como la manzanilla. En el caso de plantas vivas y productos de la floricultura como bulbos, esquejes, árboles y arbustos de especies ornamentales y de la fruticultura, entre otros, se estableció una baja en los derechos de exportación al 0%.  A su vez, se redujo a 0% los derechos de exportación de algunas mercaderías que revistan la condición de ecológicos, biológicos u orgánicos.Se fijó el esquema arancelario de lanas sucias y cardadas, así como de pelos de guanaco, vicuña, cabra, entre otros productos, entre 3% y 5% respectivamente.También se contempló la reducción de los derechos de exportación de todo el complejo del maní que de acuerdo a su proceso pueden ver una reducción en las alícuotas, incluso hasta llegar al 0%.
Primicias Rurales