El Ministerio de Desarrollo Productivo asigna un cupo específico de $300 millones en créditos subsidiados para la vitivinicultura

El Ministerio de Desarrollo Productivo asigna un cupo específico de $300 millones en créditos subsidiados para la vitivinicultura

Mendoza, 23 octubre (PR/20) — El Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación anunció una línea de financiamiento del BICE para inversión productiva que tendrá hasta 7 años de plazo y una tasa máxima del 24% durante los primeros 24 meses, a partir de la bonificación de tasa que aporta el Fondo Nacional de Desarrollo Productivo (FONDEP).

Y por primera vez, dentro del monto total se asignó un cupo exclusivo del 15% del total ($300 millones) para financiar inversiones en el sector vitivinícola, desde la producción de uvas para vinificar, vender en freso o pasas, a la elaboración de vinos, espumantes y la fabricación de jugo concentrado o mosto.

El lanzamiento de estos créditos estuvo encabezado por el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, el secretario de la Pequeña y Mediana Empresa y de los Emprendedores, Guillermo Merediz, y el titular del BICE, José Ignacio de Mendiguren.

La asignación de un cupo específico de financiamiento para inversión es parte del plan del Gobierno Nacional de impulso a las exportaciones vitivinícolas anunciado para llegar a los U$S1.000 millones de ventas al exterior de vinos fraccionados; y se suma al aumento de más del 100% en los reintegros a las exportaciones recientemente otorgado. Todas estas medidas, que fomentan la inversión productiva y la competitividad del sector, se vienen trabajando de forma articulada entre el Ministerio de Desarrollo Productivo, Cancillería, los gobiernos de las provincias vitivinícolas y la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR).

La línea BICE de Inversión Productiva tendrá un monto total de $2.000 millones, hasta 7 años de plazo y hasta dos de gracia. El FONDEP subsidiará 12 puntos de tasa durante los primeros tres años, sobre la tasa Badlar Privada + 6 puntos. Asimismo, se establece que en los primeros 24 meses la tasa final para las empresas no podrá superar el 24% anual. Las empresas podrán pedir hasta $75 millones.

También se presentó la línea BICE Internacionalización, con un cupo total de 35 millones de dólares para créditos de prefinanciación de exportaciones con un plazo de hasta 6 meses. Los primeros exportadores (o que no realizaron exportaciones en los últimos 3 años) podrán solicitar un monto de hasta 200 mil dólares y contará con tasa del 4%. En el caso de los exportadores frecuentes, podrán pedir hasta 300.000 dólares, con una tasa del 4,5%.

Esta línea contará además con el respaldo de garantías de FOGAR, con un desembolso en una primera etapa de $250 millones, que permitirá acompañar en un 100% créditos por un total de $1.000 millones en los casos de primeros exportadores o exportadores no frecuentes. Las empresas solicitantes también podrán acceder a la línea a través del aval de Sociedades de Garantías Recíprocas o de Fondos de Garantías Provinciales.

“Vale la pena recordar que hace un año la tasa de interés a la que debían financiarse las empresas era del 80, 90 o 100 por ciento anual. Obviamente ninguna empresa podía sobrevivir con semejante tasa de interés y cuando cae el financiamiento cae la producción, la inversión, se reduce el empleo y la economía entra en un período recesivo. Eso es lo que queremos revertir. Por eso estamos muy contentos de que el BICE haya recuperado su rol porque es un Banco que está para financiar la producción de las Pymes, de las industrias, y hoy con esta línea recupera ese rol histórico para el cual había sido creado y del cual se había desviado en los últimos años”, dijo el ministro de Desarrollo Productivo de la Nación, Matías Kulfas.

Y añadió: “Es fundamental que estas pymes y muchas más aumenten su capacidad exportadora porque son la garantía de que tengamos los dólares genuinos que necesitamos y por eso es por lo que las apoyamos tanto desde el financiamiento. Y además ésta trabaja con el reciclado de plásticos, en esta idea de la economía circular y de la economía verde que tanto avanzan en el mundo y que acá en Argentina tienen que fortalecerse”.

A su turno, De Mendiguren expresó: “Hoy lanzamos dos líneas de crédito que representan más que dos líneas de crédito. Son líneas que simbolizan por dónde vemos la salida de esta situación de crisis que vive el país a causa de la gestión anterior y la pandemia. La salida es invirtiendo a largo plazo, creciendo y produciendo más. La salida es exportando más y con más agregado de valor”.

“Es muy importante para las economías regionales y para la vitivinicultura en particular poder contar con financiamiento accesible, una condición indispensable para invertir, generar trabajo y ser más competitivos”, destacó José Alberto Zuccardi, presidente de COVIAR, quien agradeció y destacó el cupo específico objetivo para la vitivinicultura y la posibilidad de que tanto productores de uva como elaboradores de vinos y mosto puedan acceder a estos créditos y otra línea para impulsar la internacionalización pyme, con foco en la reactivación productiva, la generación de empleo y el ingreso de divisas.

Acerca de COVIAR:

La Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR) es un organismo público-privado que gestiona y articula las acciones necesarias para cumplir con los objetivos del Plan Estratégico Argentina Vitivinícola 2020 (PEVI), asumiendo el desafío de transformar el sector vitivinícola y potenciar, con visión estratégica, sus fortalezas y oportunidades en el mercado global del vino, del jugo concentrado de uva, de las pasas y uvas de mesa. Promueve la organización e integración de los actores de la cadena productiva, la innovación de productos y procesos que acrecientan el valor agregado del sector, con la finalidad de ganar, mantener y consolidar mercados externos, consolidar el mercado interno argentino y lograr el desarrollo sostenido del sector. Más información en http://coviar.com.ar/

Primicias Rurales

Fuente: COVIAR

 

El Gobierno oficializó los nuevos precios para la hoja verde de yerba mate y la canchada

El Gobierno oficializó los nuevos precios para la hoja verde de yerba mate y la canchada

Buenos Aires, 22 octubre (PR/20) — La Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación fijó hoy en 24.390 pesos la
tonelada de hoja verde puesta en secadero y en 92.690 pesos la tonelada de yerba mate canchada, también puesta en secadero.
Los nuevos valores entrarán en vigencia mañana y se extenderán hasta el día 31 de marzo de 2021, tal como lo establece la
Resolución 113/2020 de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, publicada hoy en el Boletín Oficial.
La Resolución se enmarca en el procedimiento de fijación de precios para la materia prima establecido en la Ley 25.564, en la
cual se indica que los mismos deben ser establecidos por unanimidad por el Directorio del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) y que, en caso de no lograrse ese consenso, los valores serán fijados por la Secretaría de Agricultura Ganadería y
Pesca de la Nación.
“El incumplimiento del resultado del arbitraje establecido por la presente resolución será pasible de las sanciones dispuestas en el Título X de la Ley Nº 25.564, que serán sustanciadas y aplicadas por el INYM”, dice la Resolución.
La decisión lleva la firma de Julián Echazarreta, secretario de Agricultura de la Nación.

Primicias Rurales

Fuente: NA

Es falso que el Blue no refleje necesariamente la realidad argentina

Es falso que el Blue no refleje necesariamente la realidad argentina

Buenos Aires, 20 octubre (PR/20) — El Ministro de Economía dijo que el dólar paralelo informal no reflejaba la realidad de la Argentina. Es posible que no sea la realidad que él considera; pero su percepción es muy distinta a la de los argentinos que hoy huyen del peso ante un Banco Central (BCRA) que no cesa de financiar al gobierno, que además le quita poder adquisitivo a la moneda en la cual cobran su sueldo y que en este momento tiene en su bolsillo.

Cuando se hacen comparaciones históricas del dólar Blue, ¿quién decide cuál es el momento pasado que tenía la misma combinación de riesgo país, aumento de la oferta y caída de la demanda de pesos? De hecho, como se observa en el gráfico que se acompaña, en los ´80s, antes y durante las hiperinflaciones se observan valores de Blue que “inflacionados” (o sea, sumándole la inflación para traerlos a valores actuales) son similares o más altos que los actuales.

Cabe recordar que los gobiernos de entonces no cesaban de gastar de más y no contaban con financiamiento; por lo que lo hacían mayormente con recursos del BCRA, reservas e impuesto inflacionario. Llegó un momento en que la gente se hartó de que les quitaran poder adquisitivo a sus ahorros en pesos y dejó de demandar la moneda nacional; lo cual derivó en la hiperinflación de 1989.

Aldo Abram, Director Ejecutivo en la Fundación Libertad y Progreso indica que “Un riesgo país de más de 1.400 puntos porcentuales es una señal de que los nuevos bonos emitidos para el reciente canje de deuda serán reestructurados en el mediano plazo y con una quita tan importante como la que ya tuvieron. Mientras que los valores actuales de los dólares paralelos están reflejando el enorme riesgo de quedarse en una moneda que va rumbo a depreciarse fuertemente en un contexto de crisis. O sea, no hay nada incoherente en las cotizaciones de los mercados argentinos. El problema es que descuentan que el actual gobierno seguirá con el actual rumbo económico; por eso el valor de nuestra moneda y de los activos argentinos señalan una buena probabilidad de una crisis en el corto o mediano plazo”.

El Director de LyP agregó: “Sería una muy mala noticia que el Ministro Guzmán y el actual gobierno no interpreten el mensaje que les está dando el mercado. Entiendo que intenten explicarle a quienes operan en ellos que consideran que están equivocados. Sin embargo, cuando hay una enorme cantidad de gente opina distinto y que podría perder mucha plata si estuvieran errados, sería necio no evaluar qué posibilidad hay de que tengan razón. Eso permitiría buscar las soluciones adecuadas”.

El economista en jefe de la Fundación, Iván Cachanosky, aclaró “Es posible que algunas de las medidas que toman traigan alguna tranquilidad coyuntural, pero sólo permitirán ganar tiempo. La única forma de evitar llegar a una crisis es resolver los problemas de fondo de la Argentina y avanzar en las reformas estructurales que hace décadas están pendientes”.

En la web de la Fundación se encuentran las propuestas de reformas del Estado, tributaria, federalismo fiscal, desregulación y laboral que hay que realizar. https://www.libertadyprogreso.org/politicas-publicas/

Primicias Rurales

Fuente: Fundación Libertad y Progreso

¿Quién tenía la soja?

¿Quién tenía la soja?

Cordoba, 20 de octubre (PR/20) .-Hace unas horas el Ciara-Cec, dieron a conocer un informe, en el que detallan que en la semana posterior a la entrada en vigencia de la baja de retenciones, los envíos de aceite superan en 35% a los embarques de todo septiembre y los de harina equivalen al 88% del mes precedente, representando ingresos por un poco más de u$s620 millones.
El aceite de soja, entre el 6 y el 14 de octubre las totalizaron 303.975 toneladas y la harina de soja, totalizó 1.185.247 toneladas contra un volumen de registros durante todo septiembre de 1.342.768 toneladas.
Para poder elaborar esa cantidad de aceite y harina de soja, la industria utilizó 1.500.000 tn de granos de soja por lo que para calzar los negocios concretados en dicha semana tendría que haber comprado ese volumen de soja a la producción. Pero si observamos el cuadro 1, la compra fue de tan solo 591 toneladas.

Esto deja claramente demostrado que la soja la tenía en su poder y gran parte comprada la industria de molienda de soja. Teniendo en cuenta la diferencia entre lo que tendría que haber comprado y lo que realmente compró (Cuadro 2) y con un precio FOB Comprador Spot de 448 U$S/tn observaremos que por esta acción la industria tuvo 20 millones de dólares en una semana.

Por lo tanto, la que aprovechó la rebaja de las retenciones y más aún el diferencial entre la exportación del poroto y los subproductos de soja fue sin duda el sector industrial.

Fuente: Ing. Agr. Néstor Roulet

Primicias Rurales

En septiembre hubo una caída del 10 % en la actividad  inmobiliaria rural

En septiembre hubo una caída del 10 % en la actividad inmobiliaria rural

Buenos Aires, 19 octubre (PR/20) — La Cámara Argentina de Inmobiliarias Rurales (CAIR) difundió hoy que en septiembre se registró una caída del 10 por ciento en la actividad del sector salvo por el aumento de la puesta de campos a la venta.
El informe que acompaña a la difusión del índice de medición de CAIR indicó que “el mercado se desarrolla bajo una enorme incertidumbre económica con un fuerte aumento en la percepción negativa de la actividad economía en general”.
Así el índice “InCAIR del mes de septiembre marcó un leve descenso de la actividad del sector inmobiliario rural luego de ser declarado el inicio del aislamiento social, preventivo y
obligatorio a fines de marzo”.
“Recordemos que hasta agosto la actividad mostró variables alentadoras de forma ininterrumpidas”, sostuvo el reporte.
El valor de agosto del índice fue de 46,97 puntos mientras que el de septiembre llegó a caer hasta 42,07, lo que representa un 10 por ciento de baja en la actividad inmobiliaria rural.
“La brecha cambiara y el denominado impuesto a las grandes fortunas impactan de forma negativa en el sector. Sin embargo, se notó un aumento en la oferta de campos a la venta”, dijo el análisis.
La base del InCAIR es de 97,5 puntos, que corresponde en forma histórica a su pico máximo registrado en septiembre del año 2011.
El InCAIR se conforma, principalmente, por resultados de la encuesta mensual de actividad efectuada entre socios de todo el país de la Cámara y cantidad de avisos publicitarios de campos en venta o alquiler en los principales medios gráficos de tirada nacional y regionales.
Además se toman en cuenta las operaciones rurales realizadas en el período analizado y las búsquedas y consultas efectuadas por inversores en la web de CAIR.

Primicias Rurales

Fuente: CAIR

Argentina, en el puesto 12 entre los mayores agroexportadores del planeta

Argentina, en el puesto 12 entre los mayores agroexportadores del planeta

Buenos Aires, 19 octubre (PR/20) — En la antesala al Congreso Internacional 2020 de Coninagro, evento que se realizará el 9 de noviembre vía streaming y cuyo eje tratará sobre Alimentos sustentables en Argentina, surge la premisa de ratificar que Argentina puede y debe exportar más, puesto que si bien ocupa el décimo segundo puesto entre los mayores exportadores del planeta, también es uno de los diez países con menor participación de las exportaciones (considerando todos los rubros) en su producto bruto en el mundo.

Pero para exportar más, el sector por el cual se puede incrementar exportaciones es claramente el que ya es más competitivo: la agroproducción.

Argentina es un relevante actor en el comercio internacional de agroalimentos. Efectivamente el sector agroalimenticio es el mayor exportador en Argentina (genera casi dos tercios del total de bienes exportados desde nuestro país) y es el único que obtiene superávits comerciales intra-sectoriales generosos, lo que muestra su capacidad internacional. Mientras las exportaciones argentinas en todo concepto y en todos los rubros sumados explican solo 0.3% del total mundial; las agroexportaciones argentinas específicamente generan algo más de 2% del total de este sector en particular en todo el mundo.

Así, la competitividad exhibida por el sector agroproductivo es 6 veces mayor que la competitividad total de las exportaciones argentinas sumados todos los sectores (el análisis se efectuó en base a datos comparados de INDEC y la OMC).

El sector agroexportador argentino es 6 veces más competitivo que las exportaciones sumadas de todos los demás rubros, revela el informe de Coninagro.

Así, como punto de partida para más exportaciones, debe decirse que el aparato agroexportador argentino es el más competitivo de nuestra economía. Algo más del 60% del total de bienes exportados por nuestro país (total que supone unos 65.000 millones de dólares en 2019) responde a este sector.

Potencial de crecimiento

¿Por qué es posible advertir que Argentina puede exportar más desde la agroproducción? Pues debido a una serie de factores que inclusive están ligados a la historia y cultura, a cualidades naturales, un ecosistema virtuoso de inversión, incentivos, capital intelectual, iniciativa; relevantes empresas que articulan con miles de productores a través de arquitecturas vinculares espontáneas y virtuosas y una relación con los mercados internacionales que, a la vez que reporta éxitos comerciales, opera como retroalimentador del círculo virtuoso de aceleración.

Por eso, si se ubica a Argentina en un ránking general de exportadores de todos los productos en el mundo ocupamos el lugar 51 en el planeta. Pero en materia de agroexportaciones en particular Argentina está en el selecto lote de los 15 mayores exportadores del planeta. Se muestra la lista con datos de 2018 que coloca a Argentina como el 12vo mayor.

Hoy hay un grupo de empresas que ya tiene capacidad de crecimiento en este rubro y del que puede esperarse más aun: más de la mitad de las 25 principales empresas exportadoras argentinas son agroalimenticias. Y de las 100 mayores exportadoras argentinas de todos los rubros 57 son agroexportadoras. Y de las 1000 mayores exportadoras más de la mitad pertenecen a este rubro.

Asimismo, con mejores condiciones productivo-comerciales se podrían permitir más exportaciones de más empresas de estos sectores: para ello sería bueno obtener equilibrios macroeconómicos, mejores regulaciones, más apertura de mercados, mejora en el financiamiento -otro de los ejes que abordará el Congreso de Coninagro a celebrarse en noviembre-, una más calificada asistencia técnica, la inversión en la generación de valor. Todo ello podría permitir un salto en este sector que ya muestra competitividad.

En ese sentido, el titular de Coninagro, Carlos Iannizzotto opinó que: «resulta fundamental diagramar una plataforma que apunte a aumentar la producción, incrementar el valor agregado, generar empleo y promover las exportaciones». A lo que agregó: «desde el sector cooperativo agrícola estamos seguros de que todo se construye en el marco del diálogo, apostando a la sinergia público-privada y en pos del desarrollo para todas las economías del país, con una visión federal, inclusiva y sostenible».

Perspectivas de exportación y el aporte de las Economías Regionales al aparto productivo

Pueden nombrarse 30 complejos (producción primaria más actividad de manufactura posterior) exportadores de origen agroproductivo que ya pueden crecer en su performance sobre lo que exportan hoy.

Ese conjunto de 30 complejos, concepto que abarca más que el término «sector» porque también incluye alimentos, comienza con un primer lote con potencial sobre el ya exitoso resultado de hoy (y que puede exportar más). En ellos se destacan 7 complejos: el sojero (en el primer semestre de 2020 exportó 7.626 y creció aun en medio de la pandemia mundial un 28% en relación la mismo periodo del año anterior), el maicero (3.322 millones exportados en el primer semestre de 2020, creciendo un 12%), el triguero (1.850 millones exportados en el primer semestre de 2020 habiendo crecido 6,8%), el de carnes y cueros (exportó en el primer semestre 1.606 millones de dólares), el pesquero (exportó 844 millones en el primer semestre), el de maní (465 millones en el primer semestre) y el de la cebada (424 millones en el primer semestre).

Pero hay un segundo conjunto de 14 complejos que pueden crecer más porque ya producen con calidad (y exportan) pero con mejores condiciones podrían generar más valor y más volumen: son los de uva (423 exportados millones en el primer semestre de 2020), lácteos (404 millones), girasol (377 millones), forestal (291 millones), limón (262 millones), peras y manzanas (253 millones), avícola (179 millones), ajo (141 millones), porotos (119 millones), miel (97 millones), arroz (80 millones), papa (78 millones), otras hortícolas (68 millones) y tabaco (68 millones).

Y para completar hay mucho potencial en otros nueve complejos que aún exportan montos no tan altos pero que pueden crecer en buena forma: otras frutas (64 millones), azúcar (50 millones), productos olivícolas (46 millones), garbanzos (46 millones), té (39 millones), yerba mate (37 millones), equinos (31 millones), otros cítricos (25 millones) y arándanos (14 millones).

En general estos 30 complejos muestran atributos: calidad natural, buenos procesos productivos, producto final ya calificado en mercados externos, empresas (la mayoría, Pyme) con historia, reputación internacional, cumplimento de normas de calidad y de seguridad alimentaria, y buenas cadenas de abastecimiento locales para garantizar la producción.

Para mejorar requieren condiciones macroeconómicas y mesoeconómicas que les permitan un salto de volumen y escala, de marketing externo, de generación analizas trasfronterizas, de inversión y de sostenimiento en el comercio exterior.

Primicias Rurales

Fuente: Revista Chacra